Entradas

1 de diciembre: Día Mundial de la lucha contra el SIDA

«En este Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, exhorto a los dirigentes de todo el mundo a unirse en pro de nuestra causa común. Ya hemos comenzado a dar un giro a la situación y nos hemos fijado un objetivo audaz. Acabemos con el SIDA, todos juntos, antes de 2030.»

— Secretario General Ban Ki-moon

 

La celebración del Día Mundial de la lucha contra el SIDA es una oportunidad para convertir a las personas en nuestra prioridad y cerrar la brecha en el acceso a los tratamientos y servicios.

Acabar con la epidemia del sida para el año 2030 es posible, pero sólo si logramos que todas las personas, en todos los lugares del mundo, tengan acceso a los servicios que precisan: prevención, tratamiento, atención y apoyo.

  • Cerremos la brecha en las pruebas diagnósticas de VIH, para que 19 millones de personas que desconocen su estado serológico positivo puedan finalmente acceder a servicios de apoyo.
  • Cerremos la brecha en el acceso al tratamiento contra el VIH, para que 35 millones de personas que viven con el virus dispongan de medicamentos que salvan vidas.
  • Cerremos la brecha en el acceso de los niños a las medicinas, para que todos los menores que viven con el VIH reciban el tratamiento correspondiente. Tan solo un 24% tiene acceso actualmente.
  • Cerremos la brecha en el acceso a los servicios, para que todas las personas puedan formar parte de la solución a este problema.
¿Cómo puedes ayudar a cerrar la brecha?

Cierra la brecha en el test diagnóstico: Hazte la prueba del VIH y conoce tu situación.

Cierra la brecha en cuanto a la ubicación: Descubre dónde se manifiestan estas desigualdades en tu ciudad o país.

Cierra la brecha en la educación: Participa y ofrece tu apoyo a las organizaciones locales de lucha contra el sida.

Cierra la brecha en la financiación: Haz donaciones a organizaciones de lucha contra el sida.


La meta recogida en los Objetivos de Desarrollo del Milenio relativa a la reducción de la epidemia del sida se ha alcanzado antes de la fecha límite fijada, el año 2015. Pero la carrera continúa para lograr el acceso universal al tratamiento del VIH.

10 objetivos para 2015

  • Reducir a la mitad la transmisión sexual del VIH, sobre todo entre jóvenes, homosexuales y trabajadores sexuales.
  • Eliminar la transmisión vertical del virus del VIH y reducir a la mitad el número de muertes maternas relacionadas con esta enfermedad.
  • Prevenir todos los casos de infección entre jóvenes drogadictos.
  • Acceso universal al tratamiento antirretroviral a todas las personas seropositivas que reúnan las condiciones necesarias para recibirlo.
  • Reducir a la mitad el número de muertes causadas por la tuberculosis entre las personas seropositivas.
  • Garantizar que todas las personas y los hogares afectados por el VIH sean tenidos en cuenta en las estrategias nacionales de protección social y tengan acceso a los servicios básicos de asistencia y apoyo.
  • Reducir a la mitad el número de países con legislación y prácticas punitivas en materia de la transmisión del VIH, prostitución, consumo de drogas u homosexualidad, que obstaculizan las respuestas efectivas.
  • Reducir a la mitad el número de países que aplican restricciones a la entrada, la estancia o la residencia de personas seropositivas.
  • Abordar las necesidades específicas de las mujeres y las niñas en materia de VIH en al menos la mitad de las respuestas nacionales.
  • Alcanzar la tolerancia cero frente a la violencia de género.

Fuente: un.org

VIH: la prevención pide paso

Es inevitable. Cada cierto tiempo, se lee un nuevo avance, un nuevo hallazgo prometedor para el control e incluso la cura de la infección por VIH. Pero, mientras las publicaciones sobre estos avances -que normalmente se dan en animales o en las fases más tempranas de la investigación en humanos- se suceden, en paralelo con el avance en farmacología que permite soñar con un tratamiento antirretroviral no diario en un futuro, la realidad se empeña en echar un jarro de agua fría en forma de datos estadísticos.

Así, todavía se infectan más personas en el mundo de las que reciben tratamiento antirretroviral. Con esa tendencia, invertir el curso de la epidemia parece una misión imposible. Y se pone de manifiesto que, ahora más que nunca, es necesario centrarse en la prevención de la infección y la transmisión del virus, sin menosprecio al resto de investigación.

Por esta razón,  se celebra en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) la primera conferencia científica dedicada exclusivamente a la prevención biomédica del VIH, Investigación en VIH para la prevención (HIV R4P, de sus siglas en inglés), a la que asistirán más de 1.300 personas y en la que se presentarán los últimos avances en torno a la prevención de la infección.

«¿Estamos perdidos en la dirección correcta?», se preguntaba ayer en un seminario para periodistas previo a la reunión Helen Rees, del Wits Reproductive Health and HIV Institute de Johannesburgo (Sudáfrica) y una de las coanfitrionas del congreso. La dirección correcta parece clara desde que, en 2010, Science nombrara hallazgo científico del año al estudio que mostraba que la administración inmediata, con independencia de la carga viral, de antirretrovirales a personas seropositivas con parejas seronegativas, reducía en un 96% el riesgo de transmisión del virus.

Pero para que todos los seropositivos tomen tratamiento antirretroviral hay una serie de barreras que hay que superar, señaló Rees. En primer lugar, los obstáculos económicos, en un momento en que, según reseñó, uno de los organismos que más financiaban, PEPFAR, «está de capa caída», algo similar a lo que les ocurre a muchas otras entidades de este tipo. Pero, además, es importante reconocer que la infección no se transmite a todos los grupos por igual. Como muestra, un dato de su propia ciudad. Aunque la tasa de infección por VIH es extremadamente elevada en Sudáfrica, cercana al 20%, es en algunos grupos de riesgo donde los niveles se disparan. En las trabajadoras sexuales de la capital, por poner solo un ejemplo, se llega al 80%.

Por esta razón, la investigadora destacó que no solo se trata de administrar antirretrovirales, sino de combinar todas las estrategias que han mostrado eficacia para la prevención, a saber: la terapia preexposición, que ha mostrado su eficacia en diversos grupos pero que, puntualizó Rees, no lo ha hecho aún en el grupo para el que sería más necesario en África, las mujeres jóvenes; la circuncisión, que ha demostrado sin fisuras su utilidad y que, a pesar de ello, apenas ha llegado a una cuarta parte de los adultos que podrían beneficiarse de ella y el tratamiento de enfermedades de transmisión sexual, que ha demostrado influir positivamente en la reducción de la transmisión del VIH.

Para Rees, es en estas medidas en las que hay que gastar el dinero destinado a la prevención. La experta cree que hay algo «en lo que se está fallando» y es en la comunicación. «Lo que está claro que no funciona, y se sigue haciendo, es decirle a las mujeres que no se pueden fiar de nadie y que tienen que utilizar preservativo porque nunca se sabe, ese mensaje no reduce la transmisión», apuntó.

Uno de los autores del estudio que demostró cómo la administración de tratamiento antirretroviral reducía la transmisión de la infección, Myron Cohen, de la University of North Carolina, alertó por su parte de otras barreras para la implantación generalizada de esta medida de prevención. Ni el inicio precoz de los posibles efectos secundarios, ni el posible incremento de gasto absoluto ni la hipotética posibilidad de desarrollo de resistencias le parecen a este investigador razones suficientes para no poner en tratamiento «en cuanto quieran» a cualquier persona infectada por el VIH. Así, el experto denunció que en países como Reino Unido aún hay que esperar a una carga viral determinada para comenzar la terapia (en España se puede iniciar antes en función de la decisión del médico), aunque predijo que estos límites pronto caerán por su propio peso. «Todo el mundo tendría que ser tratado inmediatamente», resumió.

Las vacunas también van a protagonizar parte de este congreso. La investigadora Mary Marovich, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU (NIAID) explicó cómo llevan años intentando replicar los resultados de la única vacuna que, hasta el momento, ha demostrado eficacia (aunque limitada), la RV144. Finalmente, nueve lugares en Sudáfrica están a punto de volver a probar el compuesto con ligeras modificaciones, algo sobre lo que habrá noticias en los próximos días.

Fuente: elmundo.es

Arranca el EPF en Girona dentro de la Taula de Salut Jove

El objetivo de esta formación es dar a los y las estudiantes las herramientas y los conocimientos necesarios para que acontezcan agentes de prevención, asesoramiento y concienciación sobre los riesgos asociados al consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, así como fomentar unos hábitos de vida y alimentarios saludables.

epf-girona

Los estudiantes podréis poner en práctica los conocimientos recibidos participando en diferentes acciones de información y concienciación al público joven, en espacios como la Expojove o Barraques de Girona, entre otras.

La Taula de Salut Jove de Girona esta compuesta por Creu Roja Joventut de Girona, UdG Saludable, Estació Espai Jove – Ajuntament de Girona, el Centre Jove – Ajuntament de Girona, la Coordinació Territorial de Joventut en Girona, la Agència de Salut Pública de Catalunya, ACAS, el Consell Català de l’Esport y En Plenas Facultades.

Este pack de 50 horas esta compuesto por 25 horas de formación y 25 horas de práctica, y permite conseguir 2 créditos. Las sesiones formativas tendrán lugar en la sede de Creu Roja de Girona (c/ Bonastruc de Porta, 13), los días 9, 14, 16, 21 y 23 de octubre y el 11 y 13 de noviembre, de 16.00 a 20.00 horas. La parte práctica se concretará con las personas responsables del pack durante las sesiones.

salut-i-festa