Entradas

Cannabis y menstruación

Si usas el cannabis para estos fines, ten en cuenta qué y cuánta variedad vas a consumir, cuándo lo harás, los niveles de THC y CBD de dicha variedad y no menos importante la vía de administración.

Un elevado porcentaje de mujeres sufren de diversos dolores durante la menstruación, sin importar su rango de edad, condición física o historial médico. Además, para muchas de ellas los peores días son los que preceden al periodo, durante los cuales muestran una serie de síntomas conocidos como síndrome premenstrual. Durante siglos, la marihuana medicinal ha sido utilizada por sus numerosas propiedades terapéuticas, y los dolores del periodo no han sido una excepción. Os proponemos descubrir cómo ayuda el cannabis a combatir estos síntomas y conocer todo lo que debéis saber si decidís utilizarlo para tratarlos de manera natural con esta planta milenaria.

 

El cannabis ayuda a combatir el dolor menstrual – Vía Alchimiaweb

¿Qué es el síndrome premenstrual?

Se conoce como síndrome premenstrual (SPM) al conjunto de síntomas mostrados durante los días que preceden a la aparición del periodo, conocidos también como fase lútea. Entre estos síntomas, destacamos:

  • Dolor en senos
  • Hinchazón estomacal
  • Calambres abdominales
  • Dolor de cabeza
  • Cambios de humor
  • Cansancio o fatiga

Como puede imaginarse, resulta difícil llevar el día a día con normalidad si una sufre estos síntomas, por lo que combatirlos es uno de los principales objetivos de la medicina desde los albores de ésta. No en vano, existen estudios que hablan de un 84% de mujeres sufriendo este tipo de dolores en cada periodo. Y, como sucede con muchas otras condiciones médicas, la marihuana aparece en la mayor parte de farmacopeas ancestrales a nivel mundial como un gran remedio para combatir sus síntomas, principalmente causados por ciertos desequilibrios en los niveles hormonales.

 

Los niveles hormonales fluctúan durante el periodo – Vía Alchimiaweb

Cannabis y dolor menstrual

Las propiedades medicinales de los cannabinoides, especialmente aquellas relacionadas con la reducción del dolor, llevan utilizándose desde milenios atrás. Encontramos testimonios de ello en lugares tan distantes como China o Inglaterra, donde es conocido el caso de la Reina Victoria, a quien su doctor personal J.R. Reynolds le recetaba cannabis para aliviar los dolores menstruales. Veamos a continuación cómo ayuda el cannabis en cada uno de los principales síntomas derivados de la menstruación.

1. Reducción del dolor en los senos

Durante los días previos al periodo, muchas mujeres sufren de dolor o hipersensibilidad en los pechos, algo causado por un aumento en la producción de progesterona, lo que a su vez deriva en hinchazón de los conductos lácteos. Aunque todavía no tenemos estudios concluyentes que relacionen directamente el cannabis con la reducción del dolor en los senos durante esta fase, sí se estima que las bien conocidas propiedades anti-inflamatorias de la marihuana deben ayudar en estos casos.

2. Alivio de los calambres abdominales

Un poco como sucede en el caso anterior, se cree que las propiedades anti-inflamatorias y antiespasmódicas del cannabis – en especial las del THC o tetrahidrocannabinol – pueden ayudar a combatir los calambres abdominales comunes durante los días previos a la menstruación, provocados a nivel hormonal por contracciones en el útero. Algo que, si nos fiamos de los testimonios que encontramos respecto a su uso para tal cometido a lo largo de la historia, no deberíamos dudar. En efecto, un número incontable de pacientes atestiguan un evidente alivio de calambres abdominales, retortijones, náuseas y otros síntomas relacionados con el sistema digestivo gracias al cannabis.

3. Mitigar el dolor de cabeza y las migrañas

Diversos estudios apuntan al cannabis como una eficaz herramienta para tratar los dolores de cabeza y las migrañas. Se ha demostrado también que prácticamente la mitad de mujeres encuestadas relacionan directamente migraña con menstruación, lo que puede explicarse por el brusco descenso en los niveles de estrógeno durante el periodo pre-menstrual, lo que a su vez lleva al cerebro a tener menos recursos para regular la percepción del dolor, que suele sentirse con mayor intensidad. Hay que tener en cuenta que para combatir el dolor de cabeza con marihuana lo mejor es ingerirla mediante comestibles ricos en cannabinoides o usando un vaporizador de cannabis; las sustancias derivadas de la combustión potencian el dolor de cabeza, por lo que fumarlo es contraproducente en este caso.

4. Combatir el insomnio

Muchas mujeres hablan de problemas para conciliar el sueño durante el periodo pre-menstrual y menstrual. Como sucede con los ejemplos anteriores, las propiedades sedativas y narcóticas de muchas variedades de cannabis son ampliamente conocidas, por lo que puede suponer una excelente opción para conseguir un sueño reparador. Según los expertos, este problema vendría causado por un descenso en las tasas de la hormona progesterona (que varía dependiendo de la fase del periodo en la que nos encontremos, cayendo en picado pocos días antes de la aparición del periodo). Como decimos, los efectos del cannabis sobre el sueño son bien conocidos por la comunidad científica, y tanto THC como CBD han demostrado su eficacia para tratar los trastornos del sueño de manera eficaz.

5. Reducción de cambios en el estado de ánimo

Las diversas fluctuaciones en la producción de hormonas durante el periodo pre-menstrual y menstrual causan, a parte de los síntomas anteriormente citados, lógicos cambios en el estado de ánimo de las mujeres, que en ocasiones deben enfrentarse a una auténtica “montaña rusa” emocional, con sensación de ansiedad, stress o depresión. El amplio abanico de efectos del cannabis sobre el organismo, desde el más narcótico al más estimulante, ayudan a compensar dichos cambios de humor y lidiar con ellos más fácilmente, especialmente gracias a las propiedades antidepresivas de los diversos cannabinoides y terpenos.

 

El cannabis influye en el estado de ánimo – Vía Alchimiaweb

El estrógeno durante la menstruación

Pese a que son diversas las hormonas que entran en juego durante este periodo (progesterona, prolactina, cortisol, etc), probablemente es el estrógeno la más importante de ellas. A menudo, y si sois mujeres fumadoras, habréis podido percibir cómo el efecto de la marihuana no es tan fuerte durante los días del periodo. Esto se explica debido al brusco descenso en los niveles de estrógeno, una hormona que afecta directamente a la manera en que nuestro cuerpo reacciona a los cannabinoides. A mayor nivel de estrógeno, mejor puede el organismo absorber compuestos como el THC, por lo que menos cantidad de yerba se necesita para lograr el mismo efecto. No obstante, y como sabemos, el nivel de estrógeno cae durante el periodo, por lo que su absorción por parte del organismo es menos eficaz justo cuando más se necesita.

Además, el estrógeno tiene otra maravillosa propiedad, pues es capaz de impedir la actividad de la enzima FAAH (ácido graso amida hidrolasa). Qué significa esto? Que se libera más anandamida en el organismo, pues una de las tareas de la FAAH es precisamente bloquear su liberación. La anandamida ayuda a combatir la sensación de ansiedad y stress, por lo que un alto nivel de estrógeno refuerza nuestras defensas ante estos síntomas. De esta forma, el estrógeno actúa de manera muy similar a como lo hace un cannabinoide encontrado en la marihuana, el CBD o cannabidiol.

 

Estructura de la anandamida, un endocannabinoide muy útil – Vía Alchimiaweb

 

Sea como sea, y dado que las propiedades terapéuticas del cannabis varían de una planta a otra, así como también las de los individuos, se recomienda que, en caso de usarlo para combatir los síntomas del periodo, se tome nota de qué variedad se consume, cuando se hace, cuanta cantidad, niveles de THC y CBD de dicha variedad y no menos importante la vía de administración. De esta forma seguro que conseguiréis mejores resultados con menos riesgos asociados para tu salud.

Recordad que podéis dejar cualquier comentario o duda que tengáis en nuestro Consultorio Online de Cannabis Terapéutico, donde el Doctor Parés estará encantado de ayudaros.

 

Estudios y publicaciones sobre cannabis y menstruación consultados para la redacción de este artículo:

 

Este artículo fue escrito por el equipo del blog Alchimiaweb el día 6 de febrero de 2018

Adaptado para el público lector del blog En plenas Facultades

Publicación original en: https://www.alchimiaweb.com/blog/cannabis-menstruacion/

 

Marihuana y regla: los porros como solución al dolor menstrual

Existen incluso supositorios vaginales contra la dismenorrea. Pero, ¿funcionan?

Ilustración por Aina Carrillo vía Matthew Brodeur/Unsplash y Hey Paul Studios/Flickr

Aunque el compuesto químico predominante —y más conocido— del cannabis es el tetrahidrocannabinol (THC), la planta tiene más de 400 sustancias, algunas de ellas con propiedades terapéuticas y medicinales demostradas. Y, aunque estas propiedades no han sido suficientes para conseguir su legalización en algunos países, como el nuestro, cada vez son más los productos terapéuticos que contienen derivados del cannabis.”La investigación científica con cannabinoides es difícil por las interferencias de tipo moral derivadas de las leyes antidroga. Pero hay que priorizar aquellas investigaciones en las que hay efectos terapéuticos demostrados, como en algunas epilepsias infantiles, náuseas por quimioterapia, dolor neuropático, enfermedades neurodegenerativas, efectos antitumorales…”, afirma el Doctor Fernando Caudevilla, experto en cannabis, cocaína y drogas de síntesis, conocido en la deep web como Doctor X.

Si hablamos de productos relacionados con la salud femenina, algunos colectivos, como Foria, formado por pacientes de tratamientos a base de marihuana medicinal y personal sanitario y con sede en Estados Unidos, apuestan por el cannabis como herramienta para acabar con los dolores menstruales. En su página web venden supositorios vaginales con THC y CBD desde el año 2016. Aseguran que no tiene efectos psicotrópicos y que, simplemente, tiene propiedades antiespasmódicas y analgésicas.

El Doctor Mariano García de Palau, Director Médico de Kalapa Clínic, una plataforma de información especializada en tratamientos con cannabinoides cuenta que, de momento, no es posible su adquisición en España. “Su contenido en THC es superior al 0,2%, así que este tipo de supositorios son ilegales actualmente y no se pueden comercializar de manera legal en nuestro país”, concluye.

Pero, ¿cómo actúan en el organismo? ¿Cómo se relaciona la marihuana con la menstruación? ¿Puede el cannabis ayudar a las chicas que sufren de dolores muy fuertes durante el periodo?

“Si una usuaria recreativa habitual prefiere mejorar su dolor menstrual a través del cannabis, no podemos negar esa experiencia personal”

El Doctor Fernando Caudevilla afirma que “no existe ningún estudio científico publicado que sugiera que el cannabis o alguno de sus componentes sea un tratamiento eficaz para los dolores menstruales, ni tampoco sus mecanismos de acción sugieren un efecto en este sentido. El tipo de dolor en el que los cannabinoides tienen eficacia demostrada es en el que se produce por afectación directa de los nervios (llamado dolor neuropático) y que aparece en enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis múltiple, compresiones de raíces nerviosas por tumores o hernias, o en el denominado fenómeno fantasma (que consiste en sentir dolor en un miembro amputado)”.

“Sin embargo”, añade Caudevilla, “es cierto que el dolor es una experiencia personal y subjetiva. Las cremas de antiinflamatorios tienen poca eficacia frente a la vía oral en todos los estudios, pero sin embargo me he encontrado con ancianos que dicen que lo que mejor le va para la artrosis es la crema. En ese caso concreto me parece adecuado continuar el tratamiento y sería irresponsable recetar otro, así que, de la misma forma, si una usuaria recreativa habitual prefiere mejorar su dolor menstrual a través del cannabis, no podemos negar esa experiencia personal”, concluye.

Ilustración por Aina Carrillo vía Max Stantworth/Flick y Marie-Lan Nguyen/Wikimedia Commons

El doctor Mariano García de Palau, por su parte, sostiene que los cannabinoides como el THC y el CBD tienen efectos analgésicos, antiinflamatorios y espasmolíticos si son administrados a mujeres con dismenorrea, que es el nombre científico del dolor menstrual extremo.

“El THC y CBD son útiles en el tratamiento del dolor menstrual, tanto administrados por vía oral-sublingual, como en formulaciones para aplicar a nivel local intravaginal”, comenta.

“Estos cannabinoides poseen propiedades antiinflamatorias que se potencian con su uso conjunto, y mejoran los procesos inflamatorios que acontecen durante la menstruación, que evidentemente provocan dolor. También el dolor mejora con el tratamiento, ya que las propiedades analgésicas de los cannabinoides están comprobada en estos procesos, aunque la respuesta dependerá de las características de cada paciente. Además, podemos aportar un efecto espasmolítico, que reduce el dolor cólico que aparece durante la menstruación en muchos casos”.

“Los cannabinoides no son los analgésicos más potentes, y tampoco los antiinflamatorios más efectivos, pero ciertamente nos pueden aportar un efecto muy interesante con muy poca toxicidad”, matiza el Director Médico de Kalapa Clínic. La recomendación del Doctor Caudevilla es que “en ningún caso el cannabis sea un tratamiento de elección en alguien que no lo utiliza para fines recreativos, ya que existen muchas alternativas distintas de seguridad y eficacia comprobada”.

“Algunos estudios sugieren que los cannabinoides pueden tener eficacia contra la endometriosis —aparición de tejidos del útero en otros órganos— y que a veces se confunde con dismenorrea, aunque solo se han realizado algunas pruebas en animales”, comenta el Doctor Caudevilla.

“Nadie critica a la parte de la industria cannábica que presenta al cannabis como una panacea. El cannabis es natural como el veneno de serpiente o la Amanita phaloides”

Y, para rematar, critica a aquellos que abrazan todo lo que nace de la industria cannábica solo porque emplea “sustancias naturales”. “Se suele criticar a la industria farmacéutica —muchas veces de forma justificada— pero nadie critica a la parte de la industria cannábica que presenta al cannabis como una panacea. El cannabis es natural como el veneno de serpiente o la Amanita phaloides. Pero lo natural no es, por definición, mejor o peor que los medicamentos”.

Respecto a si su consumo de manera lúdica puede llegar a influir en el ciclo menstrual, como ocurre con otras drogas, el doctor afirma que “no hay pruebas de que el consumo de cannabis altere el ciclo menstrual, al contrario que sucede con, por ejemplo, la heroína. Sí se sabe que puede alterar la fertilidad, pero los estudios proceden de animales a los que se administran dosis masivas y sus conclusiones no son aplicables a humanos”.

Artículo publicado el día 20 de abril de 2018 por Ana Iris Simón para www.vice.com; ilustración de Aina Carrillo

Publicacion original: https://www.vice.com/es/article/9kgmke/marihuana-para-el-dolor-menstrual

Escocia ofrece compresas y tampones gratis a mujeres sin recursos

Muy pocos países ―si es que hay alguno― ofrecen a las mujeres productos sanitarios gratuitos porque no se consideran necesarios. Pero las mujeres sufren enormes repercusiones cuando no pueden permitirse comprar artículos para su menstruación.

A principios del mes de julio, Escocia se convirtió en uno de los primeros países del mundo en ayudar a las mujeres de bajos ingresos a acceder a productos para la menstruación. El pasado 11 de julio, el gobierno lanzó un programa piloto de seis meses de duración que proporcionará tampones y compresas gratuitos a mujeres y niñas con bajos ingresos que vivan en la ciudad portuaria de Aberdeen.

Según el diario The Independent, al menos 1.000 mujeres y niñas se beneficiarán del programa, que está dirigido por la asociación Community Food Initiatives North East (CFINE), una iniciativa social con sede en Aberdeen. Con este programa, habrá compresas y tampones disponibles en tres institutos, una universidad y varias organizaciones locales.

Un representante de CFINE explicó a The Independent que una mujer puede llegar a gastar a lo largo de su vida más de 5.000 £ (unos 5.500 €) en productos para la menstruación. Se trata de “una suma muy importante para las mujeres con bajos ingresos”, afirmó. “Muchas no pueden permitirse comprarlos y otras utilizan métodos inadecuados o dejan de asistir a clase”.

Un activista que lucha contra la pobreza contó en la emisora de radio BBC Radio Scotland que algunas mujeres tienen que recurrir a calcetines, papel higiénico e incluso papel de periódico cuando tienen la menstruación. “Es literalmente así de grave”, afirmó Ewan Gunn, del Trussell Trust. “Los colegios y universidades proporcionan condones para algo de lo que te puedes abstener, pero no puedes abstenerte de tener el período. Debemos encontrar el modo de solucionar este problema cuanto antes”.

En recientes declaraciones, un portavoz del gobierno indicó que esta iniciativa piloto ayudará a “dar forma al enfoque futuro de este problema en toda Escocia”.

Jennifer Weiss-Wolf, autora del libro de próxima publicación Periods Gone Public: Taking a Stand for Menstrual Equity (La menstruación se muestra en público: posicionamiento a favor de la igualdad menstrual) , ha trabajado en la construcción de una política menstrual equitativa en EE. UU. durante varios años. Afirma que la “pobreza menstrual” es un problema grave, aunque a menudo se deja de lado y no se habla de él debido al estigma y al sexismo. “Resulta emocionante ver cómo un país hace lo que está haciendo Escocia a través del gobierno nacional y lo convierte en una prioridad”, explica a Broadly. “Una de las razones por las que estoy tan centrada en el cambio de políticas frente a otros tipos de activismo es que sinceramente creo que hacemos una valiosa declaración sobre lo que defendemos como personas a través de las leyes que aprobamos. La idea de que Escocia esté realizando esto como iniciativa pública nacional lanza un mensaje muy importante que todos debemos trasladar allá donde vivamos”.

El acceso a los productos sanitarios no es solo cuestión de dignidad humana, según sus palabras, sino también un medio de que las mujeres y las niñas sean capaces de participar en la sociedad de forma efectiva. En Kenia, por ejemplo, la menstruación se menciona como la razón número uno de que las niñas dejen de ir a la escuela. Un reciente informe llevado a cabo por el diario The Independent reveló que las niñas del Reino Unido también faltaban a clase porque no podían permitirse comprar productos para la menstruación.

“Espero ver cómo se reproduce [la labor de entregar gratuitamente tampones y compresas] de todas las formas posibles en todo el mundo”, afirma Weiss-Wolf. “No será igual en Kenia que en EE. UU., en la India y en algunas partes de Europa, pero el sentimiento y las creencias que conllevan hacer de esto una iniciativa con financiación pública deberían importarnos a todos. Todas las mujeres nos enfrentamos a los mismos retos en lo que respecta a la estigmatización de la menstruación”.

“Los productos de higiene femenina son tan necesarios en los lavabos públicos como el papel higiénico”, continúa. “¿Sabes por qué se proporciona papel higiénico en los lavabos públicos? No es porque alguien tenga sensibilidad en un sentido o en otro. Es porque ha sido regulado. Por eso importa tanto la política. En realidad es el reglamento federal OSHA el que exige que varios productos se incluyan en los lavabos públicos… Pero de algún modo, los productos para la menstruación nunca llegaron a formar parte de la lista. ¿Por qué crees que sucede?”.

“Todo el mundo usa papel higiénico públicamente financiado cuando utiliza un lavabo público”, continúa. Sin embargo, de algún modo la necesidad de compresas y tampones más asequibles se ve como un problema independiente y menos importante. Weiss-Wolf considera el problema con esta lógica: “Cualquiera que diga que esto es como si las mujeres pidiéramos un tratamiento especial o nos creyéramos con cierto derecho, entonces le pediría que por favor me reembolsara todo el papel higiénico que yo le he proporcionado a lo largo de los años”.
Notícia original:  https://broadly.vice.com