Entradas

Re-inicio en la Universidad

Ya va acabando el verano y con ello vuelve a empezar una nueva estación, como todas, cargada de retos. Algunas personas empezarán en la universidad y otras continuarán con sus estudios o con otros y, sea como sea, empezará el calendario de formación.

Entre las nuevas profesoras y profesores, asignaturas, compañeras y compañeros de clase, edificios y aulas, también aparecen otras actividades como conferencias, talleres y cursos que, a veces, tienen que ver con los estudios y, otras veces, no, pero por el motivo que sea, captan nuestra atención.

Así, hay personas que deciden dedicar parte de su tiempo libre en pasar algunas horas más en la universidad y, en este caso, participando en el curso Tria Triar (En Plenas Facultades) en la Universidad de las Islas Baleares, donde se ofrece al colectivo estudiantil universitario información y formación sobre:

  • Las conductas adictivas, sean químicas o no químicas.
  • Los riesgos asociados y las pautas para minimizarlos.
  • Información sobre la perspectiva de género y las violencias sexuales en los espacios de ocio.
  • Las conductas eróticas y sexuales saludables.

Se organiza a través de formaciones teóricas, actividades informativo-preventivas y la dinamización de los Campus Universitarios en los cuales interviene. Esta dinamización se basa en la formación y capacitación de una red de personas agentes de promoción de la salud dentro de cada universidad, las cuales se encargan de desarrollar las actividades dirigidas a multiplicar los mensajes preventivos entre otras personas que también estudian en la universidad, es decir, entre sus iguales.

Ir a la universidad no es sólo aprender teorías, resolver ejercicios, comentar textos y aprobar exámenes; también se trata de crecer emocionalmente y, a veces, es una cuestión de abrir puertas en la consciencia.

Si nos hacemos la pregunta: ¿qué papel representan las personas jóvenes en la sociedad? Podemos responder que la publicidad, las personas adultas y tantas otras fuentes de influencia lanzan mensajes que a veces son contradictorios con la idea que tienen de sí mismas. Así, se aprende a gestionar las emociones en los diferentes espacios en los que nos encontramos y la universidad es uno de ellos. Si no habían aparecido antes, la juventud puede entrar en contacto con unas realidades de consumo de sustancias a las que hacer frente, también al hecho de tomar más decisiones, informarse con ojo crítico, poner límites, resolver dudas, desmontar prejuicios y aceptar realidades que no se les habían mostrado o que se les habían negado, entre otras.

Las experiencias durante estos años han dado lugar a valoraciones por parte de las y los estudiantes, como las siguientes:

“Interactuar en clase y poder hacer dinámicas en el campus”, 2018

“Los debates entre alumnado y docente”, 2018

“Confirmar que la sociedad está poco implicada”, 2018

“Poder poner en práctica los conocimientos teóricos”, 2018

“El cambio de perspectiva que ha dado sobre mis propios conocimientos”, 2018

“Me ha gustado mucho que el taller me haya aportado los conocimientos necesarios para tener una visión más crítica y amplia sobre el mundo de las drogas”, 2018

“Creo que en la UIB hacían falta actividades como estas, ya que muchas personas estudiantes no saben de muchos aspectos de los que nos informaron”, 2017

“Encuentro que es una buena forma de, además de obtener conocimientos, conocer más gente del ámbito universitario”, 2017

Desde aquí queremos dar las gracias a todas las personas estudiantes que han participado de alguna forma en el proyecto, a aquellas personas de las universidades y de las administraciones que nos han apoyado durante todos estos años y sobre todo confiamos en que las semillas que vamos sembrando en ellas, tengan como resultado unas plantas bien resistentes, saludables y sostenibles para la vida que nos toca vivir y disfrutar.

 

Y como muestra, podéis leer unos de los diarios reflexivos que nos envió un estudiante que participó en el curso.

DIARIO DE UN MÓVIL, Antoni Cerdà Fullana

* Imagen ganadora del concurso de fotografía: “Si no paramos de contaminar, este será el futuro. Amina Claire Cadiñanos Chapman”

Autora: Alicia Bustos Vargas, EPF Baleares

Cosas que deberías saber antes de consumir poppers

“Los poppers, limpiacabezales, relajantes anales o como quiera que los llames huelen a disolvente de pintura y provocan una sensación de subidón en la cabeza. Hubo un tiempo, a los veintitantos, en que los consumía mucho y ahora, cada vez que me fallan las sinapsis o sufro una laguna en la memoria a corto plazo, me pregunto cuánto daño irreparable me habrán causado.

El popper es nitrito de amilo, una sustancia química perteneciente a la clase de los nitritos de alquilo. Fue sintetizado por primera vez en 1844 por el químico francés Antoine Balard, quien observó que la sustancia provocaba la relajación de la musculatura lisa y dilataba las arterias. El hallazgo enseguida llevó al uso de la sustancia como remedio para la angina de pecho, una enfermedad provocada por la disminución del retorno venoso.

Hoy día, su uso no es tan medicinal. Los sex shops suelen comercializarlo en pequeños frascos con llamativos nombres como TNT, Thrust o Ram, y etiquetas en las que casi siempre se vende como si fuera un producto inocuo, como ambientador o limpiador de vinilos. Pero nadie usa Thrust para limpiar su chaqueta de piel. De hecho, el consumo de poppers está muy extendido en clubes, sótanos y dormitorios para colocarse y aumentar el placer durante el sexo.

Y es que, quizá con más razón que en otros casos, el nitrito de amilo realmente provoca un subidón. La sangre bombea hacia la cabeza y produce una placentera sensación pulsante y de mareo. El efecto resulta todavía más lógico tras oír las explicaciones de la doctora Aifric Boylan, médica generalista y directora del servicio médico Qoctor.

“El nitrito de amilo relaja la musculatura lisa de las paredes de los vasos sanguíneos, lo que provoca un aumento del flujo sanguíneo hacia el cuerpo”, me explicó por teléfono. “Esto puede producir efectos físicos y mentales que suelen durar unos pocos minutos: euforia, aumento de la libido, desinhibición, mayor sensibilidad en la piel y relajación de las paredes del ano y la vagina”.

Pero cuidado, porque el amilo no es todo maravilla, arcoíris y anos dilatados: el popper también puede ir acompañado de síntomas no tan agradables como dolor de cabeza, de pecho, sangrado de la nariz y disfunción eréctil temporal.

“No hay constancia de que el amilo provoque muchos problemas a largo plazo, pero sí que hay riesgos a corto”, añade Boylan.

“Con el tiempo se puede llegar a desarrollar una reacción alérgica. Otro síntoma raro pero grave es la metahemoglobinemia, es decir, que la sangre deje de transportar oxígeno. Esto puede ser mortal y ocurriría si alguien llegara a tragar popper en lugar de inhalarlo”.

Y tiene razón: en enero del año pasado, un chico de 22 años murió en el festival Rainbow Serpent tras haber ingerido popper. Sin embargo, la mayoría de los problemas asociados al consumo de amilo surgen a raíz de dolencias ya existentes o por la interacción con otras drogas.

“Si una persona es susceptible de sufrir glaucoma —enfermedad caracterizada por la elevada presión sanguínea en los ojos—, el amilo puede empeorar su situación. Asimismo, alguien que tenga problemas circulatorios o de corazón podría sufrir consecuencias impredecibles consumiendo amilo debido a los repentinos cambios de presión sanguínea que este provoca. Y para una persona que esté bajo tratamiento por disfunción eréctil con fármacos como la Viagra, los poppers podrían disminuir gravemente la presión sanguínea y provocar una embolia”.

Como ocurre con cualquier otra sustancia de consumo recreativo, lo mejor es ser prudente. No abuses y procura no mezclar los poppers con otra droga que pudiera agudizar sus efectos.

Pero, ¿seguir estas indicaciones significa que es seguro consumir poppers con moderación? En pocas palabras: tal vez. Depende de quién lo consuma; hay personas que reaccionan peor que otras, pero en cualquier caso, cabe señalar que no hay pruebas que sugieran que esnifar poppers de vez en cuando produzca daños cerebrales.

“Sin duda es menos dañino que muchas otras drogas recreativas y no produce dependencia física”, explica Boylan. “Aunque hay personas que tras consumir una mínima cantidad pueden experimentar efectos secundarios desagradables o cambios en la conducta.”

“Al igual que con cualquier otra droga recreacional, los efectos del popper son impredecibles en cada caso”.

Por Gavin Butler; traducido por Mario Abad

Ilustraciones por Ashley Goodall

Fuente: https://www.vice.com/es/article/3k5j3y/efectos-en-el-cerebro-del-popperPor

La resaca del MDMA se salta un día… ¿Hay forma de eliminarla por completo?

Escrito por: Suzannah Weiss

“Siempre me he considerado suertuda por nunca haber experimentado la típica resaca de MDMA. El día después de consumirlo, no siento la depresión que muchos reportan; me siento cariñosa, abierta, relajada, y osada, casi como si siguiera drogada. Sin embargo, dos días después, me he soltado a llorar sobre cosas tontas como que “tengo demasiado trabajo para ir al parque”, “no me gusta este hotel tanto como el pasado”, y “mi relación puede acabar algún día”.

El MDMA aumenta la actividad en tu sistema de serotonina, el cual es responsable por todas las sensaciones placenteras, y las no tan placenteras como la tensión muscular y el sobrecalentamiento, me dice James Giordano, profesor de neurología y bioquímica del Centro Médico de la Universidad de Georgetown. Cuando pasa el efecto, tu cerebro tiene poca serotonina, lo cual puede llevar a la depresión, irritabilidad y fatiga. “Si agotas este sistema, lo desgastas”, agrega Giordano. “A tu cuerpo le toma un tiempo crear más serotonina y el resultado de esta disminución de serotonina es un bajón”.

Además de los “lunes tristes” que le siguen a un fin de semana de fiesta, algunas personas dicen que les pegan los “martes suicidas” o “la tristeza del martes” con un retraso de dos días. Esto pasa porque el MD aumenta los niveles de serotonina por un periodo muy largo, en especial si lo tomas más de una vez por noche, antes de que sus efectos disminuyan, dice Giordano. A esto se le conoce como un “bajón latente”.

La gente que consume otras drogas (como antidepresivos) o alimentos como el jengibre, comino, o toronja, que afectan la descomposición del MDMA, pueden experimentar una liberación de serotonina más duradera. Además, algunos tienen sistemas de serotonina más resistentes y otros son menos sensibles al MDMA en general, entonces tienen menos probabilidad de que les de un bajón severo.

Fuente: http://www.eljueves.es

La manera en la que consumes la droga tiene mucho que ver. Si estás consumiendo muchas dosis, estás “acumulando la mitad del efecto”, según Giordano. Esto se refiere a la cantidad de tiempo que tu cuerpo necesita para descomponer la mitad de la droga. Por ejemplo, la mitad del efecto del MDMA es de siete horas, así que si tomas una dosis de 100 mg a las 11 PM, la mitad se habrá ido de tu sistema a las 6 AM. Pero si tomas 50 mg a las 11 PM y otros 50 mg a la 1 AM, todavía vas a tener la mitad del efecto de tu segunda dosis en tu sistema a las 8 AM. Además, si consumes otras dosis después de que te haya pegado la primera, liberas más serotonina que si tomaras una sola dosis, ya que no todo queda ligado a tus receptores, y tomar MDMA dos veces te da dos oportunidades para que eso ocurra. Giordano dice que el consumo de varias dosis puede ser una de las mayores razones para el bajón latente (pero tomar una cantidad grande en una sola dosis conlleva sus propios riesgos, como la taquicardia e hiperpirexia).

No hay mucho que se pueda hacer para aliviar una resaca de MDMA, según Giordano, aunque descansar, hidratarse mucho y comer bien ayuda. Los alimentos que tienen cantidades altas de triptófano, como el pavo y los lácteos, pueden ayudar a reponer la serotonina, aunque el cuerpo pueda tardar en absorberlo. El alcohol y otras drogas pueden alterar el sistema nervioso central y dificultar la descomposición de MDMA en el hígado, lo que hace que dure más la resaca.

Como una nota al pie: mi sensación de seguir un poco drogada al día siguiente no es solo una sensación. Mi cuerpo podría seguir liberando cantidades altas de serotonina, me dice Giordano. También significa que mi juicio seguramente está afectado, así que no recomienda tomar grandes decisiones el día después de consumir MD (Eso puede explicar porqué decidí vender mi apartamento y viajar por el mundo el día después de una semana en Ibiza, entonces supongo que tuve suerte de que eso haya salido bien).

La mayoría de los síntomas post-MDMA se van después de un par de días, pero algunos pueden ser peligrosos, como una fiebre o un revoloteo en el pecho. Estos son síntomas del síndrome de serotonina, que puede ser letal si no es tratado.”

Fuente original: https://tonic.vice.com/en_us/article/bj5z5v/mdma-hangover

Publicado en: https://noisey.vice.com/es/article/j5bj5b/la-resaca-guayabo-del-mdma-se-salta-un-dia