Entradas

¿Ley seca en las películas?

  • Ver películas con imagenes de alcohol eleva el riesgo de inicio en su uso
  • Los expertos creen que Hollywood debería tomar medidas al respecto

Enumerar las películas y las serie televisivas en las que sus protagonistas consumen alcohol puede resultar interminable. Sin embargo, un grupo de investigadores estadounidenses acaba de sugerir que Hollywood debería optar por imponer las mismas restricciones a este tipo de bebidas como lo hizo en su día con el tabaco.

Un debate que se inicia, precisamente, cuando un grupo de expertos británicos, acaba de anunciar en la revista ‘The Lancet’ que 210.000 personas morirán en Reino Unido de forma prematura en los próximos 20 años por culpa del alcohol.

La nueva recomendación estadounidense se basa en una investigación, recogida en el último ‘British Medical Journal’ en la que han participado 6.522 adolescentes de 10 a 14 años a los que se les ha realizado un seguimiento de dos años. Al parecer, los jóvenes que ven una gran cantidad de películas en las que se ingiere alcohol son dos veces más propensos a iniciarse en su consumo en comparación con los que ven pocos filmes en los que aparezcan este tipo de bebidas.

“Su uso es muy prevalente y representa un factor importante de riesgo de comportamientos sexuales de riesgo, de lesiones y mortalidad por accidentes en la adolescencia y de abuso y dependencia en la edad adulta. Su ingesta o la aparición de marcas de bebidas aparece representado en el 80%-95% de las películas, y beber suele mostrarse como un comportamiento positivo”, introducen los autores, dirigidos por James Sargent, de la Escuela Médica Dartmouth, en New Hampshire (EEUU).

Investigaciones previas con adolescentes de EEUU y Alemania, “han constatado una asociación entre observar la ingesta de bebidas alcohólicas en la gran pantalla y un inicio temprano en su uso. En el estudio alemán, el 80% de la exposición procedía de la distribución internacional de películas de Hollywood, por los que las decisiones tomadas por las productoras de EEUU al respecto podrían tener un impacto en todo el mundo”, insisten los científicos. En su estudio, realizaron encuestas telefónicas a lo largo de dos años. A todos los participantes se les interrogó sobre su consumo de alcohol y los factores potencialmente influyentes como: visualización de películas, consumo paterno en el hogar, uso con los amigos, disponibilidad de alcohol en el domicilio, entre otros.

532 películas

Los jóvenes tuvieron que realizar una selección de 50 películas de las que habían visto entre las 100 consideradas de más éxito en EEUU en cada uno de los cinco años precedentes a la investigación, además de 32 que se encontraban entre las de más recaudación en el primer trimestre de 2003.

Un equipo de personal especializado se encargó de codificar las 532 películas y anotar el número de segundos en los que los protagonistas bebían alcohol o aparecían las marcas de las bebidas. Teniendo en cuenta las películas que los jóvenes habían visualizado, los datos demuestran que, por lo general, visualizaron en la gran pantalla 4,5 horas imágenes con alcohol, aunque este tiempo aumentó hasta 8 horas en un buen número de jóvenes.

“Cerca de uno de cada 10 tenía alguna propiedad (camiseta, gorra…) de la marca de una cerveza, vino… mientras uno de cada cuatro (23%) afirmó que sus padres bebían en casa, al menos una vez a la semana. Incluso un 29% confesó que el alcohol estaba disponible en su domicilio“, detalla el ensayo.

Un dato preocupante es el que hace referencia a que en los dos años de estudio la proporción de jóvenes que se inició en la bebida pasó del 11% al 25%. También aumentó el número de los que consumían cinco o más copas de forma frecuente: del 4% al 13%.

Tras tener en cuenta los factores que podían influir en los resultados, el estudio sugiere que los que vieron más películas en los que sus protagonistas bebían tenían el doble de posibilidades de iniciarse en su consumo y poseían hasta un 63% más de probabilidades de empezar a beber en exceso que los que visualizaron menos filmes con este tipo de contenido.

Otros factores que también influyen en el inicio en el consumo fue que los padres “bebieran en casa, y la disponibilidad de alcohol en el hogar”, reza el ensayo.

“Creemos que los resultados podrían indicar dos tipos de procesos. El inicio se produce porque el joven trata de ir contra las normas además de buscar sensaciones nuevas, por eso prueba el alcohol. Sin embargo, los padres pueden comunicar normas sobre el consumo y controlar su comportamiento, además de que las bebidas no estén disponibles en el hogar. La progresión en su uso depende de que cuánto se utilice el alcohol en el entorno, de si los compañeros hacen uso de él, etcétera”, reconocen los investigadores.

Salud pública

“Aunque las tabacaleras tienen prohibido colocar sus cigarrillos en las películas de EEUU, no sucede lo mismo con el alcohol. La mitad de los filmes contiene al menos una marca de estas bebidas. En la medida en que la visualización de estos productos en la gran pantalla sirve para aumentar la prevalencia de la ingesta de alcohol, poner límites en las películas también podrían contribuir a reducir su consumo”, concluyen los investigadores.

Defienden, también, que es importante recordar “las implicaciones para la salud global que tiene la representación de comportamientos de riesgo en las películas de Hollywood”.

Publicado en: elmundo.es

Metoxetamina: sustancia de reciente aparición “Research Chemical”.

Es una sustancia  de reciente aparición “Research Chemical”.

El poco conocimiento que existe sobre los efectos que provocan los Research Chemical en la salud de las personas, requiere que, antes de consumir, se tengan en cuenta una serie de precauciones (pautas de reducción de riesgos)

Introducción:

La Metoxetamina es una arilciclohexilamina de efectos principalmente disociativos.

Prácticamente toda la información de la que se dispone proviene de experiencias personales de usuarios relatadas en foros, y en muy pocos casos ha sido posible asegurar que la sustancia consumida era realmente Metoxetamina. No se dispone de ningún estudio sobre esta sustancia, ni con animales de experimentación, ni con humanos. Por ello, pocas afirmaciones científicas pueden hacerse sobre este compuesto. Aunque se pueden arrojar algunos datos, los posibles riesgos de consumir esta sustancia son virtualmente desconocidos.

La metoxetamina se ha vendido como ketamina en España.

Nombres y estructura química:

Nomenclatura IUPAC:  (RS)2-(3-methoxyphenyl)-2-(ethylamino)cyclohexanone

Otros nombres: 3-metoxi-2-Oxo-PCE, 2-(ethylamino)-2-(3-methoxyphenyl)cyclohexan-1-one

La estructura molecular de la Metoxetamina es bastante parecida a la Ketamina. Difieren en el grupo N-terminal, que en la ketamina es un metily en la metoxetamina es un etil, y en el substituyente del radical fenil, que en la ketamina es un átomo de cloro en posición 2 y en la metoxetamina es un grupo metoxi en posición 3.

Historia:

2010: primera mención de consumo humano.

2011: primera publicación en la literatura científica describiendo el uso de esta sustancia [1].

Presentación:

Se suele presentar en forma de polvo, supuestamente de color blanco-cristalino.

Vías de administración, dosis y tiempos:

Quienes han consumido Metoxetamina, en general han utilizado la  vía oral, nasal, intramuscular o sublingual. También se han descrito usos intravenosos y rectales. Una dosificación (orientativa) propuesta en Erowid sería la siguiente:

Vía sublingual:

Umbral: 3-10 mg.

Baja: 8-25 mg.

Media: 15-50 mg.

Fuerte: +40 mg.

Vía nasal:

Umbral: 5-20 mg.

Baja: 20-50 mg.

Media: 40-80 mg.

Fuerte: +100 mg.

Es aconsejable empezar  con una dosis umbral y luego ir aumentando progresivamente la dosis si se considera oportuno, puesto que las dosificaciones aquí indicadas son muy aproximadas. Es recomendable utilizar una báscula de precisión para dosificar esta sustancia. Reportes de casos individuales sugieren que la vía sublingual sería más activa que la vía nasal, y que la vía oral precisa de dosificaciones similares a las vías sublingual y nasal. Ambos hechos son bastante inusuales por lo que necesitan ser confirmados.

Parece que la duración de los efectos podría ser aproximadamente la siguiente:

Vía sublingual:

Duración total: 3-5 horas

Subida: 15-30 min.

Meseta: 60-120 min.

Bajada: 60-120 min.

Vuelta al estado habitual / postefectos: 2-48 horas

Vía nasal:

Duración total: 2-4 horas

Subida: 10-30 min.

Meseta: 60-120 min.

Bajada: 60-120 min.

Vuelta al estado habitual / postefectos: 2-48 horas

Vía intramuscular:

Duración total: 2-3 horas

Subida: 5-20 min.

Meseta: 40-90 min.

Bajada: 30-120 min.

Vuelta al estado habitual / postefectos: 2-48 horas

Efectos:

Algunos consumidores han descrito bastantes similitudes con la ketamina, mientras que otros valoran los efectos como sustancialmente diferentes.Aunque  ambas substancias sean disociativos de la misma clase química, son substancias distintas. Algunos usuarios experimentados de ketamina, acostumbrados a sus efectos, pueden tener reacciones negativas con la metoxetamina, y por lo tanto recomendamos que las primeras veces se ajusten a dosis bajas. Algunas muestras de ketamina analizadas por EC resultaron ser metoxetamina,  por esta razón recomendamos que los usuarios de ketamina analicen sus muestras antes de consumirla, o como mínimo empiecen tomando dosis bajas antes de saber sus reacciones  a cada muestra concreta

Los efectos de la metoxetamina varían para cada persona. Normalmente en la subida, los usuarios sienten una ligera sedación, un relajamiento de los músculos, y posiblemente un poco de euforia y estimulación dopaminérgica. Si la dosis es más alta, suele haber una introspección psicodélica, casi como si uno cayera dentro de sí mismo y viera diferentes contenidos psicológicos.

En dosis altas, la metoxetamina causa alucinaciones visuales y auditivas. Uno puede sentirse físicamente anestesiado y también desorientado. Es mejor tumbarse en un sitio cómodo para reducir el riesgo de  caídas, hacerse daño y no sentirlo. Las dosis altas también suelen generar efectos visuales fuertes.  Es recomendable intentar respirar tranquilamente y cerrar los ojos. Algunos sienten que están cayendo o hundiendo dentro del abismo de la mente. Uno debe intentar dejarlo fluir, sin luchar contra los sentimientos y la experiencia de una manera general. En el caso del consumo de dosis altas, se recomienda que haya alguien más que se asegure de la seguridad física de quien ha consumido.  Según las referencias de algunos usuarios parece ser que las dosis altas suelen provocar efectos de larga duración, incluso mucho más que la ketamina.

Otros efectos descritos: sentimiento de calma y serenidad, euforia, estado de ánimo positivo, rememoración vívida de sueños y recuerdos, distorsión o pérdida de contacto con el mundo exterior, visuales con ojos cerrados y abiertos, disociación mente-cuerpo, cambios en la percepción del tiempo.

A nivel físico, se han descrito: sudoración, aumento de la frecuencia cardíaca, analgesia, náuseas, vómitos, ansiedad y pánico.

La Metoxetamina, al igual que la Ketamina, parece tener potencial de dependencia. Muchos usuarios hablan de consumo compulsivo y superior al inicialmente previsto.

Complicaciones, efectos secundarios graves y emergencias:

Se han descrito pérdidas de conciencia y depresión cardiorespiratoria con el uso de Metoxetamina. No se sabe gran cosa acerca de efectos secundarios graves, muy probablemente no porque la Metoxetamina no los tenga, sino porque esta sustancia ha sido muy poco consumida y nada estudiada.

El riesgo de accidente físicos es uno de los peligros más importantes de esta substancia, por la disociación de la mente-cuerpo y la insensibilidad y falta de control físico que genera, especialmente en dosis altas. Mantener al usuario en un ambiente seguro y cómodo es fundamental.

No hay antídoto conocido ni protocolos de tratamiento específico en urgencias para una sobredosificación de metoxetamina.

Efectos a largo plazo:

Se desconocen por completo los efectos a largo plazo del consumo de esta sustancia.

Farmacología:

A día de hoy no se dispone de ningún estudio  realizado con  humanos. Quizás actúe mediante antagonismo NMDA y inhibición de la recaptación de Dopamina [1].

Es posible que, como otros disociativos, también sea un leve agonista delμ-opióide [2,3].

Contraindicaciones:

  • Niños, mujeres embarazadas o en período de lactancia.
  • Si se padece alguna enfermedad de la circulación o del corazón (arritmias cardíacas, glaucoma, hipertensión, historial previo de aneurismas, infartos o accidentes cerebrovasculares).
  • Si se padecen enfermedades del hígado o del riñón, diabetes o hipoglucemia.
  • Si se padece algún tipo de trastorno psicológico o se está pasando por una mala racha.
  • Si se han de conducir vehículos o manejar maquinaria peligrosa.
  • El consumo de Metoxetamina, al igual que muchas otras sustancias, podría estar contraindicado con el de algunos fármacos, entre los cuales posiblemente estén los compuestos IMAOS.

Consideraciones para reducir riesgos:

Hay que extremar las precauciones dado lo poco que se sabe acerca de esta sustancia.

  • Estar en un lugar físicamente seguro pues uno puede perder el control del cuerpo y accidentarse.
  • No se sabe cuál de las vías entraña menos riesgo. Por similitud con otras sustancias, quizás la vía menos arriesgada sería la oral y la más arriesgada la intravenosa. En caso de usar la vía esnifada, será recomendable utilizar un rulo personal e intransferible para evitar el contagio de enfermedades como la Hepatitis C.
  • La redosificación   puede incrementar el riesgo de toxicidad y de sobredosis accidentales.
  • Dosis demasiado altas o demasiado seguidas podrían producir un considerable entorpecimiento corporal (pérdida del equilibrio, de los reflejos, etc.) que pueden suponer un importante riesgo de caídas y accidentes. Para evitarlo será necesario cuidar la dosificación y espaciar suficientemente las tomas, y evitar moverse en espacios en los que pueda resultar fácil caerse o en los que una caída pueda entrañar grandes riesgos (escaleras, calle, etc.).
  • Evitar las mezclas, en particular con depresores (alcohol, ketamina, benzodiazepinas , opiáceos y GHB…) ya que pueden aumentar los efectos indeseados.
  • Por ser una substancia  de reciente aparición, no hay información sobre daños a largo plazo, y por lo tanto se recomienda no consumir muchas dosis ni regularmente, espaciando los consumos.  
  • El uso continuado probablemente favorezca el desarrollo de tolerancia y dependencia, así como la posible aparición de trastornos físicos y psicológicos.
  • Si un amigo sufre durante el consumo paranoias o alucinaciones, intenta llevarle a un lugar tranquilo y sin ruidos, para procurar que se calme. Asegúrale que lo que le está sucediendo es un efecto inducido por la sustancia que ha consumido, y que no durará para siempre. Si tiene una crisis de pánico, pídele que comience a respirar lentamente, haciendo entrar el aire por la nariz y expulsándolo por la boca, o ayudándose de una bolsa (si dispones de una). Si la situación no se resuelve en un tiempo razonable, tiende a empeorar o la persona presenta comportamientos violentos o auto lesivos pide atención médica.
  • Los servicios sanitarios no contactan automáticamente con la policía. Por ello es importante que les informes qué sustancias se han consumido, ya que esta información podría ser crucial para salvar la vida  de la persona afectada.

Legislación:

A Noviembre 2011, parece que la metoxetamina no está fiscalizada en ningún país.

Análisis:

En el servicio de análisis de Energy Control se han analizado hasta el 25/11/11 un total de 19 muestras que presentaban una composición de metoxetamina. De estas 14 fueron entregadas como metoxetamina, 3 como ketamina y 2 como mefedrona. De las muestras que entraron como metoxetamina solo una estaba adulterada con cafeína. De las muestras que entraron como ketamina 2 llevaban metoxetamina y mefedrona y 1 llevaba metoxetamina, mefedrona, MDMA y cafeína. Las dos muestras que entraron como mefedrona llevaban mefedrona y metoxetamina.

Links web:

http://www.erowid.org/chemicals/methoxetamine/methoxetamine.shtml

www.bluelight.ru

Bibliografía:

[1] Ward J, Rhyee S, Plansky J, Boyer E. Methoxetamine: a novel ketamine analog and growing health-care concern (letter to the editor). Clinical Toxicology (2011), 49, 874–875.

[2] Lednicer D, VonVoigtlander PF, Emmert DE. 4-Amino-4-arylcyclohexanones and their derivatives, a novel class of analgesics. 1. Modification of the aryl ring. J Med Chem. 1980 Apr;23(4):424-30.

[3] Lednicer D, VonVoigtlander PF, Emmert DE. 4-Amino-4-arylcyclohexanones and their derivatives, a novel class of analgesics. 2. Modification of the carbonyl function.. J Med Chem. 1980 Apr;24(4):404-8.

Información obtenida de la web de  Energy Control.

Estudio sobre “Ocio nocturno, consumo de drogas y sexualidad”

 

Estamos poniendo en marcha un estudio piloto en colaboración con el Proyecto Malva en el que intentaremos conocer la interacción del ocio nocturno, el consumo de alcohol y otras drogas y las agresiones sexuales. Por eso necesitamos la colaboración de estudiantes universitarios y universitarias que cumplimenten un breve cuestionario.

Para colaborar solo tienes que ir al siguiente enlace y contestar. Sólo te llevará un par de minutos!

Versión Castellano

Versión Catalán

 MUCHAS GRACIAS POR VUESTRA COLABORACIÓN