Entradas

Marihuana y regla: los porros como solución al dolor menstrual

Existen incluso supositorios vaginales contra la dismenorrea. Pero, ¿funcionan?

Ilustración por Aina Carrillo vía Matthew Brodeur/Unsplash y Hey Paul Studios/Flickr

Aunque el compuesto químico predominante —y más conocido— del cannabis es el tetrahidrocannabinol (THC), la planta tiene más de 400 sustancias, algunas de ellas con propiedades terapéuticas y medicinales demostradas. Y, aunque estas propiedades no han sido suficientes para conseguir su legalización en algunos países, como el nuestro, cada vez son más los productos terapéuticos que contienen derivados del cannabis.»La investigación científica con cannabinoides es difícil por las interferencias de tipo moral derivadas de las leyes antidroga. Pero hay que priorizar aquellas investigaciones en las que hay efectos terapéuticos demostrados, como en algunas epilepsias infantiles, náuseas por quimioterapia, dolor neuropático, enfermedades neurodegenerativas, efectos antitumorales…», afirma el Doctor Fernando Caudevilla, experto en cannabis, cocaína y drogas de síntesis, conocido en la deep web como Doctor X.

Si hablamos de productos relacionados con la salud femenina, algunos colectivos, como Foria, formado por pacientes de tratamientos a base de marihuana medicinal y personal sanitario y con sede en Estados Unidos, apuestan por el cannabis como herramienta para acabar con los dolores menstruales. En su página web venden supositorios vaginales con THC y CBD desde el año 2016. Aseguran que no tiene efectos psicotrópicos y que, simplemente, tiene propiedades antiespasmódicas y analgésicas.

El Doctor Mariano García de Palau, Director Médico de Kalapa Clínic, una plataforma de información especializada en tratamientos con cannabinoides cuenta que, de momento, no es posible su adquisición en España. «Su contenido en THC es superior al 0,2%, así que este tipo de supositorios son ilegales actualmente y no se pueden comercializar de manera legal en nuestro país», concluye.

Pero, ¿cómo actúan en el organismo? ¿Cómo se relaciona la marihuana con la menstruación? ¿Puede el cannabis ayudar a las chicas que sufren de dolores muy fuertes durante el periodo?

«Si una usuaria recreativa habitual prefiere mejorar su dolor menstrual a través del cannabis, no podemos negar esa experiencia personal»

El Doctor Fernando Caudevilla afirma que «no existe ningún estudio científico publicado que sugiera que el cannabis o alguno de sus componentes sea un tratamiento eficaz para los dolores menstruales, ni tampoco sus mecanismos de acción sugieren un efecto en este sentido. El tipo de dolor en el que los cannabinoides tienen eficacia demostrada es en el que se produce por afectación directa de los nervios (llamado dolor neuropático) y que aparece en enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis múltiple, compresiones de raíces nerviosas por tumores o hernias, o en el denominado fenómeno fantasma (que consiste en sentir dolor en un miembro amputado)».

«Sin embargo», añade Caudevilla, «es cierto que el dolor es una experiencia personal y subjetiva. Las cremas de antiinflamatorios tienen poca eficacia frente a la vía oral en todos los estudios, pero sin embargo me he encontrado con ancianos que dicen que lo que mejor le va para la artrosis es la crema. En ese caso concreto me parece adecuado continuar el tratamiento y sería irresponsable recetar otro, así que, de la misma forma, si una usuaria recreativa habitual prefiere mejorar su dolor menstrual a través del cannabis, no podemos negar esa experiencia personal», concluye.

Ilustración por Aina Carrillo vía Max Stantworth/Flick y Marie-Lan Nguyen/Wikimedia Commons

El doctor Mariano García de Palau, por su parte, sostiene que los cannabinoides como el THC y el CBD tienen efectos analgésicos, antiinflamatorios y espasmolíticos si son administrados a mujeres con dismenorrea, que es el nombre científico del dolor menstrual extremo.

«El THC y CBD son útiles en el tratamiento del dolor menstrual, tanto administrados por vía oral-sublingual, como en formulaciones para aplicar a nivel local intravaginal», comenta.

«Estos cannabinoides poseen propiedades antiinflamatorias que se potencian con su uso conjunto, y mejoran los procesos inflamatorios que acontecen durante la menstruación, que evidentemente provocan dolor. También el dolor mejora con el tratamiento, ya que las propiedades analgésicas de los cannabinoides están comprobada en estos procesos, aunque la respuesta dependerá de las características de cada paciente. Además, podemos aportar un efecto espasmolítico, que reduce el dolor cólico que aparece durante la menstruación en muchos casos».

«Los cannabinoides no son los analgésicos más potentes, y tampoco los antiinflamatorios más efectivos, pero ciertamente nos pueden aportar un efecto muy interesante con muy poca toxicidad», matiza el Director Médico de Kalapa Clínic. La recomendación del Doctor Caudevilla es que «en ningún caso el cannabis sea un tratamiento de elección en alguien que no lo utiliza para fines recreativos, ya que existen muchas alternativas distintas de seguridad y eficacia comprobada».

«Algunos estudios sugieren que los cannabinoides pueden tener eficacia contra la endometriosis —aparición de tejidos del útero en otros órganos— y que a veces se confunde con dismenorrea, aunque solo se han realizado algunas pruebas en animales», comenta el Doctor Caudevilla.

«Nadie critica a la parte de la industria cannábica que presenta al cannabis como una panacea. El cannabis es natural como el veneno de serpiente o la Amanita phaloides»

Y, para rematar, critica a aquellos que abrazan todo lo que nace de la industria cannábica solo porque emplea «sustancias naturales». «Se suele criticar a la industria farmacéutica —muchas veces de forma justificada— pero nadie critica a la parte de la industria cannábica que presenta al cannabis como una panacea. El cannabis es natural como el veneno de serpiente o la Amanita phaloides. Pero lo natural no es, por definición, mejor o peor que los medicamentos».

Respecto a si su consumo de manera lúdica puede llegar a influir en el ciclo menstrual, como ocurre con otras drogas, el doctor afirma que «no hay pruebas de que el consumo de cannabis altere el ciclo menstrual, al contrario que sucede con, por ejemplo, la heroína. Sí se sabe que puede alterar la fertilidad, pero los estudios proceden de animales a los que se administran dosis masivas y sus conclusiones no son aplicables a humanos».

Artículo publicado el día 20 de abril de 2018 por Ana Iris Simón para www.vice.com; ilustración de Aina Carrillo

Publicacion original: https://www.vice.com/es/article/9kgmke/marihuana-para-el-dolor-menstrual

“El LSD permite asomarse a las honduras de la psique”

Hoy hace 75 años

La humanidad se conoce mejor a sí misma gracias a Albert Hofmann, el químico que halló el LSD, sustancia psicoactiva que agitó todas las artes (música, pintura, literatura, cine…) y áreas del conocimiento (filosofía, psicología, psiquiatría, neurología, tecnología…). El ordenador y el iPhone quizá existan por el LSD que dinamizó la creatividad de Gates y Jobs. Hofmann murió en el 2008 con 102 años, tras una vida de autoexperimentación: así halló hace hoy 75 años el LSD…, sin descartar que fuese el LSD quien le hallase. Bouso (www.icees.org) prologa, anota y epiloga LSD. Cómo descubrí el ácido y qué pasó después en el mundo (Arpa), memorias que Albert Hofmann escribió en 1978.

José Carlos Bouso, doctor en Farmacología y psicólogo.
Colab.LV | Foto: Llibert Teixidó

¿Qué pasó el 19 de abril de 1943, hace hoy 75 años?

Un científico hizo un viaje en bicicleta en Basilea (Suiza). Y por eso hoy es el día mundial de la Biclicleta.

¿Quién viajó y dónde?

Albert Hofmann: se desplazó desde los laboratorios de la industria farmacéutica Sandoz hasta su domicilio, a cuatro kilómetros.

¿Quién era Albert Hofmann?

Un químico de 37 años: volvía a casa tras ingerir una pequeñísima dosis (¡un cuarto de millonésima de gramo!) de la sustancia que había aislado en el laboratorio…

¿De qué sustancia se trataba?

Dietilamida del ácido lisérgico (LSD25), que obtuvo del cornezuelo del centeno, un hongo que parasita cereales. ¡Los efectos fueron potentísimos sobre su psique!

¿Qué le pasó a Hofmann?

Pese a que se movió rápido, tuvo sensación de inmovilidad. Ya en su casa, todo se distorsionaba, los muebles parecían vivos y amenazantes… Y su ego se disolvía, lo que le aterrorizó: creyó que enloquecía para siempre o que iba a morir.

¿Qué más sintió?

Le acompañaba su ayudante, Susi Ramstein: llamó a un médico, que vio que estaba normal en lo físico. Hofmann no perdió la conciencia: al pánico siguió felicidad, gratas formas y colores. Ya calmado, se acostó.

¿Y al día siguiente, qué?

Se sentía limpio y radiante, el desayuno sabía mejor que nunca, ¡el mundo parecía recién creado! Todo refulgía y estaba vivísimo, por dentro y por fuera. Sintió un renacer.

¿Y cómo reaccionó a eso?

Lo dio a probar a sus colegas, para describir efectos. Susi Ramstein lo ingirió tres veces, la que más: la gran aportación de esta chica de 21 años merece todo el reconocimiento.

Aquí queda dicho. ¿Qué fue de Susi?

Dejó Sandoz, ¡y nunca más se supo! Adoro a Susi, que si viviese tendría hoy 96 años.

Quizá sea psicofarmacólogo por ella…

Los efectos del LSD sobre la psique humana ampliaron las fronteras del conocimiento: seguimos investigando su incidencia en neurociencia, psiquiatría, psicoterapia, como místico-mimético…

¿Místico-mimético?

Induce la vivencia de trascender tiempo y espacio, y de dilución del ego en el cosmos. Y de que todo está bien.

¿Pero no estaba prohibido el LSD?

Sandoz se asustó y dejó de producirlo, y en los años sesenta Nixon declaró a Timothy Leary enemigo público número uno.

¿Quién era Timothy Leary?

Un psicofarmacólogo californiano que guió una serie de experimentos colectivos con LSD, convencido de su poder terapéutico. El gobierno temió que espoleara un movimiento juvenil subversivo…

¿Y acaso no lo fue el hippismo?

La contracultura adoptó el LSD en los sesenta, como antes el Hollywood glamuroso (Cary Grant declaró que le había beneficiado), y como antes la psicología clínica.

¿Y hoy, dónde tenemos al LSD?

Superados decenios de tabú científico, volvemos a testar psicofármacos como LSD, MDMA, psilocibina, ibogaína, ayahuasca… para coadyuvar en procesos psicológicos.

¿Con qué utilidad?

Terapia del estrés postraumático, o de pareja, o de cierto autismo, o de adicciones, o de enfermos terminales… O vía de autoconocimiento (siempre con un buen guía).

¿Qué aspecto le interesa más a usted?

Sus beneficios sobre la salud pública.

¿Cómo?

Son drogas cuyos efectos sobre la conciencia pueden ayudar a depender menos de otros psicofármacos y a mejorar la salud general.

¿Cómo interactúan el LSD y la psique humana?

El LSD ve en tu psique como ve el telescopio en astronomía y el microscopio en biología.

¿Qué me permite ver?

Te asoma a los procesos profundos de la psique. Induce un estado expandido de conciencia transitorio que después recuerdas, y eso coadyuvará a transformar de forma permanente tu personalidad en tu beneficio.

¿En qué dosis es venenoso el LSD?

¡Imposible morir de sobredosis!

Se ha usado como droga recreativa, ­lúdica…

El contexto siempre interfiere en la experiencia: puede ser muy ingrata o muy grata. Movilizó la creatividad de muchos artistas.

Los Beatles cantaron al LSD en Lucy in the sky with diamonds, ¿verdad?

El LSD penetró la cultura: inspiró a músicos (Hendrix, Dylan, Stones, Pink Floyd, Grateful Dead…), pensadores (Aldous Huxley, Arthur Kostler…), literatos (Ernst Jünger, Ken Kesey…), psicólogos y psiquiatras (Stanislav Grof…), inventores (Gates, Jobs)…

¿Qué me dice de los científicos?

Francis Crick y Kari Mullis, uno premio Nobel por describir la doble hélice del ADN, y el otro por la reacción en cadena de la polimerasa, se ayudaron con LSD.

¿Qué fue de Albert Hofmann?

Jovial y vital, autoexperimentó hasta casi el final de sus días, a sus radiantes 102 años. ¡Fue un titán del humanismo y la ciencia!

 

Publicado por  el 19 de abril de 2018 para http://www.lavanguardia.com/lacontra

Publicacion original en http://www.lavanguardia.com/lacontra/20180419/442714844661/el-lsd-permite-asomarse-a-las-honduras-de-la-psique.html

Estos son algunos de los efectos de las drogas sobre la sexualidad

Drogas y sexo forman una mezcla explosiva se mire por donde se mire. “Los aparentes e iniciales ‘beneficios eróticos’ de las drogas esconden un dramático fin de la erótica. Las drogas, además, no mejoran la capacidad de seducción, ni la relación entre los sexos, sino que más bien la deterioran. El balance entre beneficio y riesgo es demoledor para la erótica y el arte de amar de las personas”, comenta Santiago Frago, director médico del Instituto de Sexología y Psicoterapia Amaltea, en Zaragoza.

“Los conocimientos que se tienen sobre los efectos de las drogas en la sexualidad son, desgraciadamente, muy escasos y dispares; de la misma manera que es difícil separar los efectos químicos de los psicológicos.  El hecho cierto es que no hay efectos generales sexuales de las drogas, sino particulares derivados de la singularidad y personalidad de los individuos y del efecto de las mismas a corto, medio o largo plazo”, dice el especialista en Sexología.

Según Frago, el tipo de consumo constituye una variable fundamental de cara a evaluar el efecto de las drogas para con la respuesta sexual. “No es lo mismo un consumo fortuito que intermitente, ocasional, habitual o compulsivo. Lo realmente preocupante de las drogas no es tanto la adicción física y psicológica que acarrean, sino las personalidades compulsivas cuyos comportamientos obligan a ciertas personas a realizar algo que va en contra de sus intereses y que no pueden evitar hacerlo; sin olvidar la tendencia al policonsumo”.

La tendencia actual, en algunas personas, es consumir drogas de tipo euforizantes para practicar sexo.
Fuente: http://www.cuidateplus.com

¿Son diferentes los efectos sobre la sexualidad según las drogas que se consuman? “Sí. Las diferencias fundamentales son los efectos iniciales (relajación o euforia), aunque con todas las sustancias se facilita una desinhibición. La tendencia actual es consumir drogas del segundo tipo (euforizantes), ligadas, por lo general, a prácticas sexuales masivas y con menos vínculo emocional”, responde Daniel Anadón Mateo, psiquiatra de la Clínica Nuestra Señora de La Paz (Madrid), de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Los expertos detallan, a continuación, qué efectos tienen las drogas sobre la respuesta sexual, tanto masculina como femenina:

Alcohol

Es un mito que el alcohol sea afrodisíaco”, afirma Frago, comentando que “hay un aparente aumento del deseo erótico tras una ingesta alcohólica moderada, pero la realidad es que dificulta el orgasmo femenino y precipita la disfunción eréctil en el hombre.  Por no hablar de los  conflictos de pareja que se derivan tras la ingesta abusiva del alcohol, puesto que exacerba las conductas celosas y predispone a la violencia”.

En palabras de Anadón, “el alcohol a bajas dosis tiene un efecto desinhibidor y aumenta la autoestima sexual. A dosis moderadas y altas ya es depresor, y a largo plazo disminuye la testosterona, la hormona de crecimiento y aumentan los estrógenos”. Aportando un poco de historia, este experto recuerda que “William Masters y Virginia Johnson -unos de los primeros sexólogos- ya averiguaban en 1983 que concentraciones muy bajas de alcohol tienen un suave efecto intensificador del deseo, la excitabilidad y la erección, pero con las concentraciones en sangre correspondientes a dos o tres copas de licor las erecciones se ven levemente suprimidas y la eyaculación, retardada”.

Con el paso del tiempo, prosigue Anadón, el consumo de alcohol hace que disminuyan las neuronas hipotalámicas que producen la oxitocina implicada en la respuesta sexual de ambos sexos. Ésta es la causa de la alta frecuencia de anorgasmia en hombres y mujeres bebedores. En concreto, del 30 al 40 por ciento de las bebedoras presentan trastornos de la excitabilidad a largo plazo  y el 15 por ciento anorgasmia. Además, la bebida excesiva puede alterar las hormonas y bloquear la ovulación.

Derivados del cannabis: marihuana y hachís

Respecto a las sustancias derivadas del cannabis, como marihuana y hachís, “se han constatado casos de mujeres con disminución de la lubricación vaginal, lo que en ocasiones hace el coito más doloroso. Su consumo continuado suele conducir al desinterés por el sexo”, destaca el director médico de Amaltea.

Por su parte, Anadón refiere que “el cannabis aumenta la percepción sensorial y provoca distorsiones en la noción del tiempo, pero el 15 por ciento de las mujeres se queja de sequedad vaginal. El consumo prolongado puede reducir también los niveles de testosterona y el líquido seminal, así como el funcionamiento ovárico en las mujeres”.

Cocaína

La cocaína, explica Frago, da lugar a un efecto controvertido en relación a la respuesta sexual: “Su uso esporádico puede incrementar las sensaciones corporales, pero su uso habitual provoca, en ocasiones, disfunción eréctil y priapismo (erección dolorosa y permanente), así como una importante pérdida del deseo sexual. Esta droga ha demostrado ser un potente anestésico local, reduciendo la sensibilidad genital, además de magnificar las conductas celotípicas -celos fuera de control-”.

Al respecto Anadón explica que con la cocaína “existe la idea de que es un potente estimulante sexual, lo que no es cierto, aunque sea un euforizante y dinamizante que ayuda a iniciar cualquier contacto”. El experto aporta los siguientes datos: “El 62 por ciento de los hombres adictos a la cocaína sufrían disfunción eréctil, según un estudio del psiquiatra estadounidense James Cocores publicado en 1988. El 60 por ciento de las fumadoras de crack eran anorgásmicas y el 72 por ciento de los hombres sufrían disfunción eréctil. La adicción ‘sexo-coca’ cada día es más frecuente por este efecto facilitador de las relaciones”.

Anfetaminas

Según el psiquiatra de la Clínica Nuestra Señora de La Paz, las anfetaminas producen insomnio en ambos sexos, un incremento del rendimiento físico e intelectual y gran euforia. “De ahí que actúen sobre las sensaciones orgásmicas. Pero hay efecto rebote, impidiendo mantener la erección durante varias horas en hombres, y elevando los riesgos cardiacos en ambos sexos”.

Heroína

“Si hablamos de la heroína, se sucede una inhibición del orgasmo y eyaculación, deseo sexual inhibido y fracaso eréctil en el varón. En la mujer aparece la anorgasmia, falta de deseo y alteraciones menstruales”, indica Frago.

Nicotina

Incluso la nicotina, sustancia adictiva contenida en el tabaco, puede tener efectos sobre la sexualidad. “Estrecha las arterias y facilita la disfunción eréctil en el hombre, así como los problemas de lubricación en la mujer”, concluye Frago.

Publicado originalmente por Ana Callejo Mora, el día viernes 9 de marzo de 2018 en www.cuidateplus.com