Entradas

Un estudio confirma que la personalidad influye en el consumo de drogas

La asunción de riesgos está relacionada con el consumo de alcohol, cocaína o cannabis, y es más probable que se desarrollen adicciones a estas sustancias.

Óscar M. Lozano, profesor de la Universidad de Huelva, ha hecho un estudio analítico realizado con pacientes consumidores/as de drogas de esta provincia, sobre la relación existente entre el consumo de drogas y los rasgos de la personalidad, tales como las diferencias por género. Su intervención ha tenido lugar en las ‘Jornadas Nacionales de Patología Dual y Género’, organizadas por la Sociedad Española de Patología Dual y la Fundación de Patología Dual, con la colaboración del Plan Nacional Sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y la Excma. Diputación Provincial de Huelva.

El profesor ha destacado atisbos diferenciales en cuanto al género, y es que algunas facetas como la insensibilidad o la desconfianza son más notorias en los hombres, mientras que las mujeres destacan en otros rasgos como la evitación del daño y la intimidad. La combinación de puntuaciones elevadas en estas facetas de la personalidad conforman los trastornos.

Determinadas facetas o rasgos de personalidad son más relevantes en los hombres consumidores de drogas, como la insensibilidad o la asunción de riesgos.

Sin embargo, M. Lozano destaca que el sexo no nos ayuda a explicar por completo el hecho de que se produzca una adición a una sustancia u otra. Sin embargo, otros matices como la asunción de riesgos sí que está muy relacionada con el consumo de alcohol, la cocaína o el cannabis.

“Las intervenciones tanto farmacológicas como psicológicas, deben ir encaminadas a conseguir recuperar la normalidad de esos rasgos”, afirma el profesor. “De esta manera, podemos hacer una intervención más focalizada de los y las pacientes. Mientras que de la otra manera atacábamos a los síntomas o comportamientos, ahora abordamos las bases de la personalidad disfuncional”.

Este cambio en el ángulo de estudio, centrando como nuevo objetivo facetas de la personalidad en lugar de los trastornos, supone un cambio importante en el trabajo de las patologías, en función de si esas facetas son  más pronunciadas o leves, lo que trae consigo un gran avance en el estudio social.

 

Fuente original: consalud.es

Hasta un cuarto de los pacientes con cáncer consume marihuana

  • Nuevo estudio publicado en la edición digital temprana de ‘Cancer’, una revista revisada por partes de la Sociedad Americana de Cáncer, el análisis reveló que la legalización también aumentaba la probabilidad de uso entre los pacientes.

Un nuevo estudio realizado en un centro de cáncer en un estado con marihuana medicinal y recreacional legalizada encontró que aproximadamente un cuarto de los pacientes encuestados consumió marihuana en el último año, principalmente por síntomas físicos y psicológicos. Publicado en la edición digital temprana de ‘Cancer’, una revista revisada por partes de la Sociedad Americana de Cáncer, el análisis reveló que la legalización también aumentaba la probabilidad de uso entre los pacientes.  imagen

Ocho estados y el Distrito de Columbia han legalizado la marihuana recreativa, y más de la mitad de los estados de Estados Unidos han aprobado leyes que permiten la marihuana medicinal de alguna forma. A medida que la disponibilidad y aceptación del uso de marihuana continúe aumentando, muchos pacientes con cáncer tendrán un mayor acceso a la marihuana durante su tratamiento contra el cáncer.

Se dice que la marihuana puede aliviar los síntomas relacionados con el tratamiento del cáncer, pero los patrones de uso entre los pacientes con cáncer no se conocen bien. Para investigar, Steven Pergam, del Centro de Investigación de Cáncer Fred Hutchinson, en Estados Unidos, y colegas entrevistaron a 926 pacientes en ‘Seattle Cancer Center Alliance’.

El equipo encontró que la mayoría de los pacientes tenían un gran interés en aprender sobre la marihuana durante el tratamiento y el 74 por ciento quería información de los proveedores de cuidado del cáncer. El 66 por ciento había consumido marihuana en el pasado, el 24 por ciento la consumió en el último año y el 21 por ciento la usó en el último mes.

Para mitigar el dolor y las náuseas o por razones psicológicas

La mayoría de los consumidores actuales fumaban o consumían marihuana principalmente por síntomas físicos (como dolor y náuseas) o por razones psicológicas (como hacer frente al estrés, la depresión y el insomnio). El análisis aleatorio de muestras de orina de pacientes mostró que el 14 por ciento tenía pruebas de consumo reciente de cannabis, similar al 18 por ciento de los usuarios que informaron de haber consumido la semana pasada.

Aunque casi todos los encuestados querían más información directamente de sus médicos, la mayoría dijo que tenían más probabilidades de obtener información de fuentes externas al sistema de salud. “Los pacientes de cáncer desean, pero no reciben, información de sus médicos de cáncer sobre el consumo de la marihuana durante su tratamiento, por lo que muchos de ellos están buscando información de fuentes no científicas alternativas”, apunta Pergam.

Este experto hizo hincapié en que la marihuana puede ser peligrosa para algunos pacientes con cáncer o provocar efectos secundarios no deseados. “Esperamos que este estudio ayude a abrir más estudios para evaluar los riesgos y beneficios de la marihuana en esta población, porque si no educamos a nuestros pacientes sobre la marihuana, seguirán recibiendo su información en otra parte”, propone.

 

Artículo publicado en: www.lasdrogas.info

Fuente original: www.infosalus.com

 

El abuso de alcohol pone a la gran mayoría de los/as europeos/as en riesgo de cánceres digestivos

  • La ciudadanía de toda la Unión Europea (UE) consume un promedio de dos bebidas alcohólicas al día, lo que sitúa a loas personas bebedoras en un 21 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal, además de otros cánceres digestivos, según un informe, publicado por ‘United European Gastroenterology’. El documento revela que la ingesta diaria promedio de bebidas alcohólicas es “moderada” (entre una y cuatro bebidas por día) en los 28 estados de la UE, lo que colocaba a estos ciudadanos en un mayor riesgo de cáncer colorrectal y esofágico.

La ciudadanía de toda la Unión Europea (UE) consume un promedio de dos bebidas alcohólicas al día, lo que sitúa a los bebedores en un 21 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal, además de otros cánceres digestivos, según un informe, publicado por ‘United European Gastroenterology’ . El documento revela que la ingesta diaria promedio de bebidas alcohólicas es “moderada” (entre una y cuatro bebidas por día) en los 28 estados de la UE, lo que colocaba a estas personas en un mayor riesgo de cáncer colorrectal y esofágico.

El trabajo reveló que las personas que consumen más de cuatro bebidas alcohólicas al día corren un mayor riesgo de cáncer pancreático, hepático y gástrico. Estos tres cánceres, junto con el cáncer colorrectal y esofágico, son los cinco cánceres digestivos más comunes en todo el mundo, causando casi tres millones de muertes al año y contribuyendo a más de un tercio de las muertes por cáncer en todo el mundo. No se encontró que ningún país de la UE tuviera un consumo leve de alcohol (en promedio, menos de una bebida alcohólica por día per cápita).

El consumo de alcohol en toda la región europea es más elevado que en cualquier otra región del mundo, con más de un quinto de la población europea de más de 15 años bebiendo mucho al menos una vez a la semana. Como resultado, el continente sufre la mayor proporción de enfermedades y muertes prematuras directamente relacionadas con el alcohol.

Poca consciencia de la relación entre el alcohol y el cáncer

A pesar de los altos niveles de consumo en toda Europa, la investigación muestra que hasta el 90 por ciento de las personas no son conscientes de la relación entre el alcohol y el cáncer. A la luz de estas estadísticas alarmantes, parece prioritario abordar el uso nocivo del alcohol en la próxima presidencia estonia del Consejo de la Unión Europea.

Según este documento, a las personas consumidoras les llegan mensajes mixtos sobre unidades recomendadas, vasos y volúmenes de alcohol. Por ello, la UEG pide un enfoque paneuropeo para aportar información clara y coherente sobre los riesgos para la salud de beber alcohol con el fin de ayudar a erradicar la confusión sobre los niveles adecuados de consumo.

El profesor Markus Peck, experto en salud digestiva y miembro del Comité de Asuntos Públicos de la UEG y secretario general de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado, subraya: “Uno de los principales desafíos para abordar los altos niveles de consumo de alcohol es la forma en que el consumo de alcohol está profundamente integrado dentro de la sociedad europea, tanto social como culturalmente. Deben tomarse ahora acciones políticas como precios mínimos y la reducción del acceso al alcohol para prevenir muchas bajas futuras. La investigación tiene que seguir para ayudar a generar datos y permitirnos afinar la actividad política futura“.

El aumento de la presión sobre la industria del alcohol para desarrollar un etiquetado claro y responsable, junto con un endurecimiento de las regulaciones sobre la comercialización del alcohol, son otros pasos importantes esbozados en el informe para ayudar a combatir esta crisis. Francia es un país que lidera el camino en este sentido, donde la comercialización más estricta, junto con las regulaciones sobre beber en el trabajo, han contribuido a una disminución en el consumo de alcohol y la incidencia de cáncer digestivo como resultado.

Fuente original:  http://www.infosalus.com