Entradas

Ola de calor + alcohol = las peores resacas del año

  • Si no bebes agua, te vas a encontrar peor

Este viernes es el segundo día de la ola de calor: 34 provincias tienen aviso por riesgo de altas temperaturas y en 15 de ellas el riesgo es importante. Se trata del sexto día de temperaturas inusualmente altas y la situación persistirá hasta el domingo, como explica EL PAÍS.

Ante este escenario, muchos pueden caer en la tentación de defenderse con bebidas alcohólicas frías: cerveza, sangría, tinto de verano… Para despertar al día siguiente con la desagradable sorpresa de un resacón de campeonato. A menudo se tiene la sensación de que con el calor la resaca es incluso peor que en invierno. Pero ¿es así? ¿El alcohol afecta más cuando la temperatura es más alta?

Así no te hidratas

“Cuando hace calor, el organismo tiende a deshidratarse”, explica el doctor David Rodríguez, profesor de la Universidad de Salamanca y autor del libro Alcohol y cerebro. “Perdemos mucho líquido, ya que el sudor ayuda a bajar la temperatura de nuestro cuerpo”. Perdemos agua sin darnos cuenta y aunque no lo parezca, al no haber gotas o sudoración continua”. A esto se le une que nuestro metabolismo está más activo, “ya que nuestro mecanismo de termorregulación tiene que trabajar más” para mantener la temperatura corporal.

El alcohol pone trabas a ambos procesos: por un lado, es diurético, lo que contribuye aún más a la deshidratación, ya que eliminamos más agua al orinar; por el otro, “estamos sometiendo al metabolismo al procesamiento de una sustancia extra”, con lo que dificultamos su trabajo.

Además de eso y como tenemos calor, es fácil “beber más cantidad”, con lo que entramos en un círculo vicioso que acaba al día siguiente con dolor de cabeza, náuseas y lamentos. Todo esto se ha de sufrir a 38 grados, sumando un nuevo inconveniente: “Al malestar propio le unes el malestar externo”.

Y si al calor habitual le sumamos una ola de calor, nos encontramos con que “hay que extremar las medidas”.

La cerveza no sustituye al agua

Por mucho que la cerveza o el tinto de verano estén fríos, lo que realmente funciona para combatir el calor es el agua. “Tenemos que mantenernos hidratados y evitar la exposición al sol, lo que parece bastante lógico. También ayudan las comidas ligeras. Es mejor comer más veces al día, pero menos cantidad cada vez, que hacer comidas copiosas”.

Es cierto que la cerveza, por ejemplo, tiene mucha agua y se sirve fría, pero también tiene alcohol: “No podemos usar las bebidas alcohólicas como un sustituto del agua”.

De hecho, aparte de propiciar las resacas, las bebidas alcohólicas pueden incrementar el riesgo de sufrir un golpe de calor. Esto ocurre cuando el organismo no puede regular su temperatura y llega a los 40 grados. Es más fácil que se dé esta situación, explica Rodríguez, si en lugar de ayudar al metabolismo con agua, le damos más trabajo con una de estas bebidas, que además contribuyen a la deshidratación.

Entonces, ¿no puedo beberme una cervecita?

Aunque a menudo se dice que el alcohol en pequeñas cantidades tiene efectos positivos, Rodríguez es muy escéptico. El posible beneficio a dosis bajas (el equivalente a una copa de vino) es dudoso y solo se aplicaría al sistema cardiovascular. Es mejor caminar 30 minutos al día que beberse esa copa y es mejor comer uvas que beber vino tinto.

No es que Rodríguez esté por implantar la ley seca, solo quiere que afrontemos su consumo sin excusas: “Siempre que queremos beber alcohol lo intentamos justificar con alguna finalidad. Hay que ser honestos y admitir que nos gusta”.

Lo siento, pero ya he pedido una caña, ¿ahora qué hago?

Una vez hemos decidido que a pesar de todo queremos una cerveza, tenemos que ser lo suficientemente sensatos como para recordar que necesitamos hidratarnos y que las bebidas alcohólicas no nos van a servir.

Es decir, si vamos a beber, también tenemos que acordarnos del agua. Por ejemplo, podemos beber entre copa y copa, ya que “mientras bebemos agua, no bebemos alcohol”, y beber agua antes de acostarnos. Beber más lentamente también ayuda a que las resacas sean más llevaderas.

“La hidratación no palía los efectos del alcohol -advierte Rodríguez-, pero es saludable y necesaria en sí misma”. No es que nos vayamos a encontrar mejor si bebemos agua, sino que aún nos encontraremos peor si no la bebemos.

De todas formas, Rodríguez desconfía de estas estrategias porque cuando bebemos nos cuesta más ponerlas en práctica. Beber afecta especialmente a la corteza prefrontal, que es la región del cerebro que planifica y evalúa riesgos y beneficios. Cuando bebemos, su actividad es mucho menor, por lo que tomamos decisiones haciendo valoraciones a corto plazo. Es decir, “tenemos más relajado el sistema de tolerancia” y no vemos ningún mal en tomarnos una copa más. En conclusión, “es muy difícil establecer límites”.

“El alcohol no es recomendable en ninguna dosis -avisa-. La OMS dice que cuanto menos bebamos, mejor. Y hay que tener en cuenta que la cantidad de la dosis influye sobre los efectos y que además es una sustancia adictiva”.

Fuente original: www.elpais.com

¿Cómo recuperarse de la resaca?

No hay soluciones mágicas ni universales para aliviar el malestar general después de una, o varias, noches de brindis. Sin embargo, unas pautas pueden ayudar a recuperarnos más rápidamente.

Malestar general, dolor de cabeza, sequedad de boca y molestias gástricas. Quien haya vivido una noche, o varias, de brindis, tragos y diversión reconoce estos síntomas que pueden hacernos prometer no volver a tomar una copa nunca más. En general, esa promesa sólo queda en palabras, pero mientras dura la resaca podemos tomar algunas medidas para intentar recuperarnos.Recolección de testimonios de tres especialistas españoles para conocer cómo podemos recuperarnos de la resaca de manera efectiva. Los médicos son: Alberto Borovia, de la Unidad de Toxicología del Hospital de La Paz de Madrid; Enrique Peña, coordinador del grupo de Trabajo de Digestivo de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria; y la doctora Marta Martínez del Valle, miembro de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.

La ciencia y la resaca 
¿Qué dice la ciencia sobre la resaca? La doctora Marta Martínez del Valle apunta: “Se conoce como “resaca” el conjunto de síntomas que pueden aparecer tras una ingesta alta o superior a lo que es habitual de alcohol. Los síntomas habituales son la cefalea, siendo una de las causas más frecuentes de cefalea secundaria, diarrea, pérdida de apetito, temblor, fatiga y náuseas. También se pueden presentar alteraciones visuales y cognitivas. Hablamos de resaca cuando se dan al menos dos de estos síntomas con la gravedad suficiente como para impedir a quien las padece el desarrollo de actividades cotidianas. Aunque científicamente aún no es concluyente, parece que es el acetaldehido la molécula que desencadena estos síntomas. Este es la sustancia que se produce tras la actuación sobre el mismo de determinados sistemas enzimáticos implicados en la eliminación del alcohol. También existe evidencia de que otras substancias presentes en la composición de las bebidas alcohólicas podrían influir en que estos síntomas aparezcan o en que sean más intensos”.
Sobre porqué hay personas más propensas que otras a padecer resaca, el doctor Enrique Peña indica que “el alcohol se metaboliza (como todo lo que se ingiere) por el hígado y hay personas cuyo sistema enzimático trabaja más rápidamente que el de otras personas, por lo tanto, unas personas se emborracharán antes y otras más tarde”.

Las personas que se denominan “acetiladores rápidos”, se emborracharán más difícilmente que los “acetiladores lentos”, pues el metabolismo del alcohol sucede de forma más rápida y por lo tanto se inactiva el acetaldehido más rápidamente, convirtiéndose en ácido acético. En el grupo de los acetiladores lentos, encontramos a las mujeres y a las personas añosas, pues el sistema enzimático de la gente mayor es también más lento”.

Recomendaciones 
Para evitar o atenuar la resaca, el doctor Enrique Peña aconseja “ingerir alimentos mientras se bebe, ricos en hidratos de carbono y proteínas y mejor comer antes de iniciar la bebida, para mezclar alimentos y bebida y ayudar a su metabolización más lenta. Beber despacio y con moderación. Evitar bebidas oscuras como tequila, whisky y brandy o coñac. Las bebidas blancas como la ginebra o el vodka parece ser que dejan menos resaca. No mezclar bebidas de distintos tipos”.

La cuestión es cuando uno ya tiene resaca. ¿Cómo combatirla? Peña apunta: lo primero que vamos a tener que hacer es mantener una buena hidratación. Es fundamental. Un buen aporte de agua y jugos o bebidas isotónicas, son adecuadas para recuperar líquidos perdidos. Por otra parte, deberemos evitar tomar ciertas bebidas como las ricas en cafeína, pues es un producto diurético y nos haría perder más liquido”.
¿Hay alimentos que son mejores para la resaca? El Doctor Alberto Borobia considera que “en principio con evidencia científica no hay ningún tipo de alimento que ayude a prevenirla y/o pasarlo, aunque la vitamina B12 ayuda. Todos los alimentos que tengan esta vitamina ayudan a reducir los efectos de la resaca pero no hay nada que tenga una evidencia científica”.
Los alimentos ricos en vitamina B12 son las vísceras como los riñones; también las carnes en general, además de los huevos. Entre los pescados que contienen una mayor cantidad de esta vitamina se pueden destacar las sardinas, el atún, y las almejas. La vitamina B12 es de gran importancia para el metabolismo y el mantenimiento de los glóbulos rojos, entre otros.

Preguntas frecuentes

1.    ¿Es bueno tomar antiácidos?
Dr. Borobia: “Si una ingesta aguda importante puede producir microerosiones, la toma de antiácidos puede mejorar esa sintomatología.”

2.    ¿Beber agua ayuda?
Dr. Borobia: “Beber agua en principio podría aumentar la absorción del alcohol, por lo tanto tampoco es bueno. Pero si bebés agua mientras tanto y te llenas el estómago de agua y no de alcohol acabas bebiendo menos alcohol”.

3.    ¿El ibuprofeno y otros antiinflamatorios van bien?
Dr. Borobia: “Como son muchos mecanismos los que condicionan el estado de la resaca, el manejo es puramente sintomático y si te duele la cabeza y te tomas un analgésico lógicamente te va a reducir el dolor de cabeza. También es verdad que si tomas ibuprofeno y tienes microerosiones estomacales por el alcohol se puede agravar esa sintomatología. Es decir que muy bueno tampoco es”.

4.    ¿Algún medio infalible contra la resaca?
Dr. Borobia: “No existe. El consumo agudo de alcohol produce hipoglucemia y para combatirlo hay que consumir glucosa, fructosa o hidratos de carbono, porque se transforman posteriormente en glucosa. El organismo tiene mecanismo de defensa y de ahí que haya personas que tengan ganas de ingerir hidratos de carbono”.
Si bien es importante recordar que durante las fiestas no se termina el mundo y no es imprescindible tomar y comer todo lo que se dispone frente a nuestros ojos, hay que tener presente que recuperarse de la resaca puede tomar, al menos, un día.

 

 

Fuente: ellitoral.com

Más de la mitad de lxs consumidorxs de drogas las toman antes de trabajar

Casi el 10% de los usuarios españoles ha comprado sustancias por Internet, según la Encuesta Global sobre Drogas.

Más de la mitad (un 53%) de los hombres y mujeres que consumen drogas en España lo hacen antes de ir a trabajar. Y tres de cada diez personas que las toman una o dos horas antes de empezar su jornada laboral lo han hecho, además, en los últimos 12 meses. Es una de las conclusiones de la Encuesta Global sobre Drogas (GDS por sus siglas en inglés) 2014, la mayor encuesta anual sobre sustancias adictivas a nivel mundial y realizada en colaboración con varios medios de comunicación de 17 países, Público entre ellos.

Según este estudio, las drogas más utilizadas antes de trabajar son el alcohol, el cannabis, la cocaína y las anfetaminas. Un 20% de los que las consumen entre cuatro y 12 horas antes de entrar a trabajar lo hicieron en el último año y cerca de un 30% reconoció haberlo hecho alguna vez, aunque no en el último año. De hecho, los entrevistados reconocen que gran parte de ese consumo se ha traducido después en resaca. De una muestra formada por 1.318 personas con una media de edad de 30 años, casi el 30% de los que admitieron haberla sufrido en el trabajo después de beber alcohol pasaron el mal trago en el último año. Cerca de un 40% ha reconocido haberla sufrido alguna vez, pero no en los últimos 12 meses. Por otra parte, de entre los consumidores cuyas facultades se han visto seriamente perjudicadas por el efecto de las drogas (cannabis, cocaína, MDMA y anfetaminas) casi un 20% ha pasado por ello en el último año; cerca de un 27%, alguna vez pero no en los últimos 12 meses.

La elevada tasa de consumidorxs de cocaína que han tenido que ser ingresados se debe a la mayor pureza de la droga en España.

La GDS alerta del aumento del uso de drogas en trabajadores —especialmente de la construcción y el transporte— cuyo consumo “puede tener efectos devastadores en el riesgo y la productividad en el empleo”. Aun así, en el estudio se aprecia otro sector en auge: de entre los encuestados que se dedican a la atención al cliente cara a cara, casi la mitad reconoció haber tenido resaca en el puesto de trabajo. La cifra roza el 40% entre científicos, periodistas y trabajadores de la construcción, las finanzas, los seguros y las telecomunicaciones.

El estudio alerta también de la elevada tasa de consumidores de cocaína que han precisado atención médica de emergencia en los últimos 12 meses (casi un 1% de las 388 personas que admitieron haber consumido cocaína en el último año). Además, todos ellos tuvieron que ser ingresados en centros hospitalarios. La GDS relaciona este dato con la “mayor pureza” de este tipo de droga en España en comparación con otros países. Aun así, la mayoría de encuestados consumidores de cocaína (cerca de un 80%) opina que la calidad de esta droga en los últimos años ha descendido.

Aunque la GDS no es una encuesta de población general, sí da una idea de las nuevas tendencias en drogas y de los patrones de uso y compra entre un gran número de usuarios actuales. Una de estas tendencias es la adquisición de drogas por internet, un método que ya ha usado casi el 10% de los encuestados españoles. De ellos, cerca de la mitad compró de esta manera en los últimos 12 meses y un tercio del total empezó a hacerlo en 2012 o 2013. La GDS explica el auge de este sistema de compra porque a menudo ofrece “mayor calidad y mejor precio”.

La GDS ha llevado a cabo dos aplicaciones para “personas que quieren tomar drogas (www.drugsmeter.com) y beber alcohol (www.drinksmeter.com) sin que les afecte psíquicamente”. Estas herramientas proporcionan un análisis personalizado e inmediato sobre el uso de drogas o alcohol. Por otra parte, también ha elaborado un compendio de recomendaciones para consumidores de drogas surgidas de las respuestas de la encuesta.

17 países implicados en la encuesta

Tras varios años de andadura en Reino Unido y Australia, este año la Encuesta Global sobre Drogas ha llegado a España con la colaboración de Público y el proyecto Energy Control de la ONG Asociación Bienestar y Desarrollo. De esta manera, Público forma parte de un proyecto global en el que también participan medios de comunicación tan prestigiosos como el Huffington Post (EEUU), The Guardian y Mixmag (Reino Unido), Fairfax Media (Australia), Libération (Francia), (Alemania), y Der Morgen (Bélgica).

La Encuesta Global sobre Drogas (Global Drug Survey) es una organización independiente fundada por el psiquiatra británico Adam R. Winstock, investigador con una larga trayectoria en el estudio del consumo de drogas, especialmente entre jóvenes, y artículos científicos publicados en las revistas científicas más prestigiosas.

Este año, la Encuesta Global sobre Drogas cuenta con la colaboración de medios de comunicación de 17 países en cuatro continentes. La encuesta, que se realiza online, ha sido traducida a diez idiomas diferentes.