Entradas

Consejos para consumir drogas con menor riesgo durante las vacaciones de verano

*El contenido de esta publicación ha sido adaptada de su versión original para las personas lectoras de En Plenas Facultades

Si es que es posible…

Fuente: Onmeda

Hay gente que no concibe unas vacaciones sin una semana de bajón existencial posterior a las mismas. Ya sea durante un fin de semana en Berlín cuyo final feliz dependa enteramente de los caprichos de los seguratas del Berghain, una escapada de una semana en Ibiza o un viaje de tres meses por Europa del Este, es muy probable que en algún momento intentes pillar algo de droga.

Teniendo en cuenta que estás en un entorno que no conoces, con unas leyes y una cultura que tampoco conoces, ¿hay alguna forma de conseguir y consumir drogas recreativas de forma segura?

 La respuesta es, sin lugar a dudas, no. Si no quieres problemas, pasa de las drogas cuando estés en un país extranjero, a no ser, claro está, que tu idea de pasarlo bien sea pagar un ojo de la cara para consumir algo que te provoque efectos no deseados.

Naturalmente, la sensatez te abandona en cuanto llevas unas cuantas copas encima. Es entonces cuando la gente hace cosas que no debería. Si vas a comprar y consumir drogas durante tus vacaciones, al menos deberías saber cómo lidiar con los posibles problemas que surjan de la mejor manera posible.

No serviría de nada presentarte una lista de todos los países y su política con las drogas, porque claramente todos ellos tienen la política de “no las consumas, son ilegales”, así que en lugar de eso decidimos contactar con varias personas para que nos contaran su experiencia de consumo de drogas en el extranjero y luego pedimos a unos expertos que nos explicaran qué habían hecho mal los primeros, con la esperanza de que puedas extraer alguna lección con las drogas.

Alex, 25 años

“Fui a Ibiza con diez colegas. Compramos coca, ketamina y pastillas al amigo de un amigo que en la época trabajaba ahí. El tipo nos dijo que llevaba todo el verano vendiendo el mismo material y que no había tenido problemas, por lo que era relativamente seguro. Llevábamos dos días bebiendo, casi sin comer y alternando ketamina y coca cuando empecé a perder la visión y a respirar de forma extraña. Mis amigos me llevaron corriendo al hospital, donde estuve varias horas y luego me dieron el alta, por suerte”.

Chris Brady: Combinar drogas aumenta los riesgos de su consumo, y a veces también los magnifica. Alex ha pasado dos días despierto, a base de alcohol, ketamina y pastillas. Cuanto más consumes, mayores son las posibilidades de tener problemas. Es muy importante descansar, comer bien e hidratarse, y aun más en fines de semana así.

Consumir varios días seguidos aumenta el riesgo de sufrir los efectos negativos, por lo que también es importante tomarse un descanso. Cuando tomas MDMA durante dos días seguidos, experimentarás menos sensación de euforia y solo sentirás los efectos estimulantes debido a la reducción de la serotonina. Comprarla a alguien “de confianza” puede suponer cierta seguridad, pero recuerda que la mayoría de las veces, el amigo del amigo que te pasa la droga suele ser el último eslabón de una larga cadena de personas.

Rowan Sol: Si tienes intención de consumir drogas en el extranjero, es muy importante que tengas un seguro médico de viaje completo. Deberías tenerlo en cualquier caso, pero con más razón si vas a hacer algo que suponga un riesgo mayor para tu salud.

Dan, 26 años

“Viajo bastante, sobre todo por Europa, y por lo general fumo hierba. He llevado hierba conmigo en el avión otras veces, pero da bastante miedo. En el destino pruebo suerte con los camellos de la zona. En la mayoría de los sitios, me limito a pasearme cerca de la estación principal de tren o las zonas turísticas y siempre acabo encontrando a alguien”.

Obviamente, el contrabando internacional de droga está muy mal, y acercarse a un desconocido por la calle para pedirle que te venda algo es una pésima idea.

Chris Brady: Lo que me preocupa de Dan es que puedan arrestarlo por contrabando. Quizá debería plantearse reducir el consumo de marihuana o incluso dejarla por un tiempo.

Sarah, 21 años

“Mi novio y yo estábamos de viaje por Europa del Este e hicimos noche en Praga, donde vimos que se celebraba un evento techno al que queríamos ir. Cuando entramos, un tipo nos ofreció unas pastillas de color rosa. Nos tomamos una cada uno sin pensarlo, pero al cabo de una hora y media seguíamos sin sentir nada. Al final las pastillas nos subieron cuando estábamos de vuelta en el hostal, varias horas después. No sentimos nada de euforia, simplemente no podíamos dormir y teníamos un poco de colocón. Me pasé las ocho horas de viaje en tren a Budapest llorando por el bajón”.

Chris Brady: Obviamente, las pastillas que se tomó Sarah no eran MDMA, y por el tiempo que tardaron en hacer efecto, parece que pudo haber sido una sustancia mucho más peligrosa, como la PMA (parametoxianfetamina). Por otro lado, Sarah se tomó directamente una pastilla entera, lo cual supone ya de por sí un riesgo debido a la altísima pureza y potencia de algunas pastillas de éxtasis. Se han analizado muestras que contenían 300 mg de MDMA, y si Sarah hubiera acabado tomando una de esas entera, podría haber sufrido una reacción muy negativa y peligrosa.

Rowan Sol: En Europa del Este, las anfetaminas suelen ser más baratas y potentes, y la metanfetamina también es mucho más accesible. Por otro lado, estos países tiene menos centros de reducción de daños, por lo que resulta aun más importante ir con cuidado. En todo caso, estés en tu país o fuera, debes aplicar siempre la misma regla: si dudas, pasa. Haz un test de reactivos si puedes y toma conciencia de los posibles peligros de consumir esa droga.

Jade, 23 años

“Hace poco, mi amiga y yo fuimos a Tailandia. Normalmente, si salimos de fiesta tomamos cocaína o pastillas, pero preguntamos por ahí y varias personas nos dijeron que era muy peligroso comprarlas en Tailandia. Ninguna de las dos habíamos probado las setas antes, pero nos dieron unas y al final compramos más y las comimos varias veces. También conseguimos un poco de hierba, pero de turistas, no de camellos”.

Hay sitios de mochileros, cafeterías y tiendas que venden batidos de setas mágicas o pizza “feliz”, con infusión de marihuana. Pero en Tailandia hay penas que van de multas muy cuantiosas a largas condenas en prisión por posesión de marihuana. Según los consejos de viaje de la página del Gobierno del Reino Unido, si te pillan intentando salir de Tailandia con más de 20 gramos de una droga de clase A puedes ser condenado a pena de muerte, así que no hace falta que diga que no lo hagáis. A la mayoría de traficantes importantes “solo” les cae cadena perpetua, pero no es infrecuente que los turistas acaben un tiempo entre rejas por un puñado de pastillas o pagando una multa brutal por estar en posesión de un gramo de cocaína.

Chris Brady: Si bien las setas son una de las drogas más seguras físicamente hablando, no están exentas de riesgos. Consumir cualquier droga psicodélica en un entorno desconocido y poco familiar puede aumentar el riesgo de sufrir un mal viaje. Si es posible, lo mejor es estar con alguien que no se drogue para que cuide de ti en caso de que haya problemas. Cualquiera que se plantee probar las setas debería primero informarse sobre qué aspecto tienen para evitar ser timado o, peor incluso, envenenado.

Publicado por Ethan Shone y traducido por Mario Abad para www.vice.com/es el día 20 de junio de 2018

Fuente original: https://www.vice.com/es/article/qvnm5q/drogarse-en-viaje-vacaciones-consejos

EL TABACO ROMPE CORAZONES

Elija Salud, No Tabaco…

Como cada 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud y todas las entidades asociadas, celebran y promueven el día mundial sin tabaco en el que se dedican los esfuerzos para concienciar a la población sobre los riesgos para la salud que conlleva el consumo de tabaco, promoviendo así políticas eficaces para reducir este hábito.

La exposición al tabaco en cualquiera de sus formas, es la principal causa de muerte que puede ser prevenida en el mundo; actualmente mata a uno de cada diez adultos a nivel mundial. En España, el tabaco es la segunda sustancia psicoactiva más extendida entre la población de 15 a 64 años, registrándose que el 72% ha fumado tabaco alguna vez en su vida. Además, el primer consumo de tabaco se produce a los 16 años por término medio, sin que a lo largo de la serie se hayan contemplado cambios notables en este sentido (EDADES 2015/16).

Tabaco y enfermedades cardiovasculares

El Día Mundial Sin Tabaco 2018 se centrará en el impacto que el tabaco tiene en la salud cardiovascular de las personas en todo el mundo. Es decir, se pretende destacar la relación entre el consumo de productos de tabaco y las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares, y así como aumentar la concienciación de la población en general sobre las consecuencias para la salud cardiovascular del consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno.

Si bien, el consumo de tabaco es un factor de riesgo importante para el desarrollo de la enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular y la enfermedad vascular periférica, hay poco conocimiento general de que el tabaco es una de las principales causas de enfermedades cardiovasculares.

Es por esto que, con esta campaña del Día Mundial Sin Tabaco, se quiere además proporcionar al público en general, a los gobiernos y a otros destinatarios, la posibilidad de comprometerse a promover la salud cardiaca, protegiendo a las personas del consumo de productos de tabaco. Por otro lado, también busca animar a los países a reforzar la aplicación del plan sugerido por la OMS, MPOWER, el que propone medidas para hacer retroceder la epidemiade tabaquismo.

Escrito por Florencia Manns Fuenzalida para En Plenas Facultades

31/05/2018

.

 

Estos son algunos de los efectos de las drogas sobre la sexualidad

Drogas y sexo forman una mezcla explosiva se mire por donde se mire. “Los aparentes e iniciales ‘beneficios eróticos’ de las drogas esconden un dramático fin de la erótica. Las drogas, además, no mejoran la capacidad de seducción, ni la relación entre los sexos, sino que más bien la deterioran. El balance entre beneficio y riesgo es demoledor para la erótica y el arte de amar de las personas”, comenta Santiago Frago, director médico del Instituto de Sexología y Psicoterapia Amaltea, en Zaragoza.

“Los conocimientos que se tienen sobre los efectos de las drogas en la sexualidad son, desgraciadamente, muy escasos y dispares; de la misma manera que es difícil separar los efectos químicos de los psicológicos.  El hecho cierto es que no hay efectos generales sexuales de las drogas, sino particulares derivados de la singularidad y personalidad de los individuos y del efecto de las mismas a corto, medio o largo plazo”, dice el especialista en Sexología.

Según Frago, el tipo de consumo constituye una variable fundamental de cara a evaluar el efecto de las drogas para con la respuesta sexual. “No es lo mismo un consumo fortuito que intermitente, ocasional, habitual o compulsivo. Lo realmente preocupante de las drogas no es tanto la adicción física y psicológica que acarrean, sino las personalidades compulsivas cuyos comportamientos obligan a ciertas personas a realizar algo que va en contra de sus intereses y que no pueden evitar hacerlo; sin olvidar la tendencia al policonsumo”.

La tendencia actual, en algunas personas, es consumir drogas de tipo euforizantes para practicar sexo.
Fuente: http://www.cuidateplus.com

¿Son diferentes los efectos sobre la sexualidad según las drogas que se consuman? “Sí. Las diferencias fundamentales son los efectos iniciales (relajación o euforia), aunque con todas las sustancias se facilita una desinhibición. La tendencia actual es consumir drogas del segundo tipo (euforizantes), ligadas, por lo general, a prácticas sexuales masivas y con menos vínculo emocional”, responde Daniel Anadón Mateo, psiquiatra de la Clínica Nuestra Señora de La Paz (Madrid), de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Los expertos detallan, a continuación, qué efectos tienen las drogas sobre la respuesta sexual, tanto masculina como femenina:

Alcohol

Es un mito que el alcohol sea afrodisíaco”, afirma Frago, comentando que “hay un aparente aumento del deseo erótico tras una ingesta alcohólica moderada, pero la realidad es que dificulta el orgasmo femenino y precipita la disfunción eréctil en el hombre.  Por no hablar de los  conflictos de pareja que se derivan tras la ingesta abusiva del alcohol, puesto que exacerba las conductas celosas y predispone a la violencia”.

En palabras de Anadón, “el alcohol a bajas dosis tiene un efecto desinhibidor y aumenta la autoestima sexual. A dosis moderadas y altas ya es depresor, y a largo plazo disminuye la testosterona, la hormona de crecimiento y aumentan los estrógenos”. Aportando un poco de historia, este experto recuerda que “William Masters y Virginia Johnson -unos de los primeros sexólogos- ya averiguaban en 1983 que concentraciones muy bajas de alcohol tienen un suave efecto intensificador del deseo, la excitabilidad y la erección, pero con las concentraciones en sangre correspondientes a dos o tres copas de licor las erecciones se ven levemente suprimidas y la eyaculación, retardada”.

Con el paso del tiempo, prosigue Anadón, el consumo de alcohol hace que disminuyan las neuronas hipotalámicas que producen la oxitocina implicada en la respuesta sexual de ambos sexos. Ésta es la causa de la alta frecuencia de anorgasmia en hombres y mujeres bebedores. En concreto, del 30 al 40 por ciento de las bebedoras presentan trastornos de la excitabilidad a largo plazo  y el 15 por ciento anorgasmia. Además, la bebida excesiva puede alterar las hormonas y bloquear la ovulación.

Derivados del cannabis: marihuana y hachís

Respecto a las sustancias derivadas del cannabis, como marihuana y hachís, “se han constatado casos de mujeres con disminución de la lubricación vaginal, lo que en ocasiones hace el coito más doloroso. Su consumo continuado suele conducir al desinterés por el sexo”, destaca el director médico de Amaltea.

Por su parte, Anadón refiere que “el cannabis aumenta la percepción sensorial y provoca distorsiones en la noción del tiempo, pero el 15 por ciento de las mujeres se queja de sequedad vaginal. El consumo prolongado puede reducir también los niveles de testosterona y el líquido seminal, así como el funcionamiento ovárico en las mujeres”.

Cocaína

La cocaína, explica Frago, da lugar a un efecto controvertido en relación a la respuesta sexual: “Su uso esporádico puede incrementar las sensaciones corporales, pero su uso habitual provoca, en ocasiones, disfunción eréctil y priapismo (erección dolorosa y permanente), así como una importante pérdida del deseo sexual. Esta droga ha demostrado ser un potente anestésico local, reduciendo la sensibilidad genital, además de magnificar las conductas celotípicas -celos fuera de control-”.

Al respecto Anadón explica que con la cocaína “existe la idea de que es un potente estimulante sexual, lo que no es cierto, aunque sea un euforizante y dinamizante que ayuda a iniciar cualquier contacto”. El experto aporta los siguientes datos: “El 62 por ciento de los hombres adictos a la cocaína sufrían disfunción eréctil, según un estudio del psiquiatra estadounidense James Cocores publicado en 1988. El 60 por ciento de las fumadoras de crack eran anorgásmicas y el 72 por ciento de los hombres sufrían disfunción eréctil. La adicción ‘sexo-coca’ cada día es más frecuente por este efecto facilitador de las relaciones”.

Anfetaminas

Según el psiquiatra de la Clínica Nuestra Señora de La Paz, las anfetaminas producen insomnio en ambos sexos, un incremento del rendimiento físico e intelectual y gran euforia. “De ahí que actúen sobre las sensaciones orgásmicas. Pero hay efecto rebote, impidiendo mantener la erección durante varias horas en hombres, y elevando los riesgos cardiacos en ambos sexos”.

Heroína

“Si hablamos de la heroína, se sucede una inhibición del orgasmo y eyaculación, deseo sexual inhibido y fracaso eréctil en el varón. En la mujer aparece la anorgasmia, falta de deseo y alteraciones menstruales”, indica Frago.

Nicotina

Incluso la nicotina, sustancia adictiva contenida en el tabaco, puede tener efectos sobre la sexualidad. “Estrecha las arterias y facilita la disfunción eréctil en el hombre, así como los problemas de lubricación en la mujer”, concluye Frago.

Publicado originalmente por Ana Callejo Mora, el día viernes 9 de marzo de 2018 en www.cuidateplus.com