Entradas

El Congreso crea una Subcomisión que estudiará el uso terapéutico del cannabis

La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes la creación de una Subcomisión que analizará la posible regulación en España del uso terapéutico del cannabis y derivados, basándose en las experiencias en otros países y en la evidencia científica hasta ahora disponible sobre sus beneficios.

La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes la creación de una Subcomisión que analizará la posible regulación en España del uso terapéutico del cannabis y derivados, basándose en las experiencias en otros países y en la evidencia científica hasta ahora disponible sobre sus beneficios. 

La iniciativa parte de una proposición no de ley impulsada por Ciudadanos en abril y ha salido adelante con el apoyo de todos los grupos parlamentarios salvo PNV, que ha votado en contra porque “están ya saturados de subcomisiones” en la Cámara Baja, según ha precisado el diputado Joseba Agirretxea.

El objetivo de la formación ‘naranja’ es que se elabore un informe sobre el estado y situación del uso del cannabis y sus derivados en tratamientos terapéuticos, que contenga un diagnóstico con unas propuestas y conclusiones que pueda servir para la elaboración de un proyecto de Ley que regule esta materia en España, como ya se ha hecho en Canadá, Estados Unidos o Alemania.

Sobre todo, según recogen en la exposición de motivos, cuando hay estudios que han demostrado que puede servir para prevenir las náuseas y vómitos asociados a numerosos tratamientos, o puede estimular el apetito necesario en algunas patologías como el sida o los procesos oncológicos.

Asimismo, en la esclerosis múltiple ha demostrado presentar una importante aplicación al ser capaz de mejorar el dolor neuropático y la espasticidad, mientras que en la epilepsia también es utilizada como remedio para combatir las crisis convulsivas.

No obstante, admiten que la medida cuenta con profesionales a favor y detractores y recuerdan que “el empleo del cannabis como herramienta terapéutica depende esencialmente del contexto en el que se emplee, así como la variabilidad de su composición según la especie de planta que se utilice”.

La Subcomisión deberá presentar un informe en un plazo máximo de seis meses desde que se constituya, para lo que podrá llevar a cabo cuantas comparecencias sean necesarias, de representantes del ámbito sanitario, expertos nacionales e internacionales, sociedadescientíficas, asociaciones o plataformas de profesionales sanitarios y pacientes.

Subcomisión sobre el acceso a medicamentos

Por otro lado, la Comisión de Sanidad también ha dado el visto bueno a la creación de otra subcomisión que analizará el actual sistema de innovación y acceso a medicamentos, a propuesta de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, que en ese caso ha contado con la abstención del Grupo Popular.

El objetivo es analizar y evaluar los nuevos modelos de financiación de medicamentos y proponer directrices defuturo para mejorar el acceso del Sistema Nacional de Salud (SNS) a los nuevos medicamentos coste-efectivos y con alto impacto presupuestario.

Asimismo, buscan sentar las bases de una estrategia “amplia y ambiciosa” de transparencia en la investigación y desarrollo (I D) realizada con fondos públicos bajo los principios de transparencia, rendición de cuentas y priorización de los criterios de interés público; y analizar la situación actual del modelo biomédico español, europeo y global de forma conjunta, precisando el papel de España en el diseño de alternativas que favorezcan una I D más vinculada a las necesidades de salud de la población.

Su creación nace tras los problemas recientes con el acceso a los nuevos tratamientos para la hepatitis C y después de que la factura farmacéutica de las comunidades autónomas ascienda, según datos de marzo del año pasado, a 8.900 millones de euros. En este caso, la Subcomisión tiene nueve meses para elaborar su informe.

Fuente: lasdrogas.info

Fuente original: infosalus.com

Consecuencias psicológicas en personas con VIH-SIDA

Las personas que viven afectadas con el VIH-SIDA, sufren una serie de consecuencias emocionales que deben ser atendidas a nivel psicológico, de la misma manera que en otras enfermedades crónicas. Sin embargo, no sólo existen efectos psicológicos asociados al miedo que supone esta enfermedad a nivel físico, sino también al fuerte componente de rechazo social que genera.

Al igual que en cualquier enfermedad crónica, existen una serie de consecuencias psicológicas en personas con VIH-SIDA, algunas relacionadas con la amenaza que supone al bienestar del paciente y otras al grave rechazo que genera a nivel social. Por ello, la intervención psicológica es fundamental, y debe contemplar tanto aspectos relacionados directa como indirectamente con la enfermedad.

Si crees que puedes tener alguna infección de transmisión sexual (ITS) porque has tenido prácticas de riesgo, hazte una prueba en una clínica ginecológica. Agenda cita inmediata.

Así, las consecuencias psicológicas en personas con VIH-SIDA se dan tanto en el plano psicológico como social, y pueden provocar gran malestar, interfiriendo en el bienestar de la persona: tristeza o estados depresivos, fatiga, temor, ira, culpa, aumento de violencia familiar por un alto estrés, ruptura de relaciones laborales y familiares, soledad y aislamiento, entre otras.

A continuación vamos a ver qué consecuencias psicológicas son más frecuentes dependiendo de la fase de la enfermedad que se esté viviendo.

Fase previa a la recogida de resultados

Cuando una persona conoce que ha realizado prácticas de riesgo y que puede haber contraído el VIH, puede experimentar un estado de mucha ansiedad, pues existe una gran incertidumbre ante el qué va a ocurrir. Por ello, se puede generar estrés e inquietud hasta que se reciben los resultados.

Fase de diagnóstico del VIH

Cuando el paciente y la familia reciben la noticia del diagnóstico positivo, se pueden vivir una serie de consecuencias emocionales que conllevan un estado de shock, donde ocurren reacciones emocionales muy variadas, dependiendo de los recursos sociales o emocionales con los que se cuente:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Ideas de suicidio
  • Auto-rechazo personal
  • Culpabilidad
  • Problemas de autoestima
  • Problemas sexuales y afectivos
  • Problemas de identidad personal

Pero las consecuencias psicológicas en pacientes con VIH-SIDA van más allá de problemas personales, pues también se extienden al ámbito social y laboral, como la vivencia de discriminación en el trabajo o tendencia al aislamiento, por lo que el contacto con familia y amigos puede disminuir.

Al poco tiempo de haber recibido el diagnóstico, algunos pacientes pasan por una fase de duelo, donde en un inicio puede darse la negación, pasando por una fase de enfado o resentimiento, una fase de tristeza y por último la aceptación del diagnóstico, donde comienza una verdadera adaptación a la nueva condición de vida.

Inicio de la medicación

medicación antirretroviral con lazo rojo

En este momento puede producirse una nueva crisis emocional, tanto en el paciente como en la familia, ya que la enfermedad se hace más real al estar iniciando el tratamiento. En general, la emoción que más domina en esta fase es el miedo, ya que el paciente teme las consecuencias físicas que puede tener.

En muchas ocasiones, ante el miedo que se experimenta se dejan de realizar algunas rutinas y proyectos de vida que antes se tenían, generando aislamiento, ya que se intenta ocultar a otros la situación que se está viviendo.

Los tratamientos antirretrovirales que se llevan a cabo para el VIH debe administrárselos la propia persona de por vida, por lo que es muy importante atender a los procesos emocionales de esta fase, sobre todo para que tome el tratamiento adecuadamente y no repercuta en su calidad de vida, ya que son muy eficaces para frenar el virus y llevar una vida normal.

Sin embargo, actualmente la esperanza de vida de pacientes con VIH es mucho mayor y los medicamentos antirretrovirales son muy eficaces para frenar el virus.

Cada vez hay un mayor control del VIH y una perspectiva más positiva de cara al futuro

El diagnóstico y la adaptación inicial a la enfermedad es un proceso muy complicado para los pacientes que lo están viviendo, ya que pasan por una adaptación a un nuevo estilo de vida y por un proceso de duelo. Sin embargo, de acuerdo con el estudio publicado por la prestigiosa revista Lancet, donde se examinaron 88.000 casos de pacientes con VIH, los resultados ofrecen una perspectiva positiva de cara al futuro en relación al manejo de la enfermedad.

Los nuevos medicamentos tienen menos efectos secundarios y son más eficaces para evitar que el virus VIH se multiplique en el cuerpo. Además, los programas de prevención y detección temprana han mejorado, y el comienzo temprano del tratamiento es clave para tener una vida larga y saludable.

Además, también ha mejorado el tratamiento de otros problemas de salud  y psicológicos relacionados con el VIH.

¿Qué recursos existen si estás pasando por esta situación?

Existen numerosas opciones, desde del apoyo psicológico hasta asociaciones o terapias grupales.

Si acabas de recibir un diagnóstico de VIH, hay numerosas guías que pueden ayudarte inicialmente para comprender más sobre la enfermedad y dónde buscar ayuda que pueda mejorar tu bienestar psicológico. En el siguiente enlace puedes encontrar una guía que puede ayudarte tanto en relación a conocer más sobre la enfermedad sobre diferentes contextos de tu vida que puedes ver más afectados https://www.pwatoronto.org/spanish/pdfs/topic-newly-diagnosed.pdf

Un recurso muy útil donde podrás conocer más personas que se encuentran en tu situación son las asociaciones. En el siguiente enlace podrás encontrar asociaciones que pertenecen a la organización CESIDA, en distintas comunidades autónomas, y así encontrar la más cerca a tu ubicación http://www.cesida.org/quienes-somos/organizaciones/name/asociacion-para-la-ayuda-a-personas-afectadas-por-el-vihsida-omsida/

Si vives en Madrid, existen grupos de personas voluntarias que comparten problemas comunes, ofreciendo apoyo mutuo y compartiendo experiencias. En este enlace puedes ver distintos grupos en diferentes zonas de Madrid para que puedas ponerte en contacto http://www.madrid.org/cs/Satellite?cid=1142331743873&pagename=PortalJoven%2FPage%2FJUVE_contenidoFinalMenuIzquierdo&rootpageid=1142331732221

 

Fuente: www.para-abortar.es

Medicar los sentimientos

  • Interesante reflexión del psicólogo A. Ramírez de Arellano donde denúncia en este artículo la medicalización de los problemas cotidianos.

Recientemente hemos tenido noticia de que los y las españolas estamos entre las personas europeas que más psicofármacos consumimos. En este caso se trata de Valium, Lexatin y Orfidal. El estudio publicado en BMC Psychiatry, se concentra en el uso de medicamentos sin prescripción médica, pero los resultados de la encuesta nacional del Ministerio de Salud sobre el consumo de drogas EDADES, hablan de un incremento muy importante de los hipnosedantes con y sin receta médica, hasta el punto de situarse como la cuarta sustancia más consumida después del alcohol, el tabaco y el cannabis en España.

Algunos analistas han relacionado el incremento de problemas relacionados con la salud mental y el mayor consumo de sustancias con la situación de crisis económica que atraviesa el país.

El tema plantea varias reflexiones:

1ª) El incremento del consumo de psicofármacos puede estar relacionado con el sufrimiento y la ansiedad derivados de la crisis económica por la que atraviesa el país y sus consecuencias.

2º) El sistema sanitario refuerza esta tendencia mediante la prescripción de psicofármacos como opción principal en vez de proveer de recursos psicológicos y psicosociales que han demostrado mayor eficacia que los fármacos sin ninguno de sus efectos secundarios. Sobre todo cuando hablamos de trastornos leves o de aquellos que ni siquiera merecen tal nombre, porque se tratan de sentimientos normales aunque dolorosos como el duelo ante una pérdida, la incertidumbre ante el futuro, la decepción, la tristeza, la intranquilidad, etc.

3º) El enorme mercado legal e ilegal de los psicofármacos está regulado por intereses económicos no siempre compatibles con la promoción de la salud.

4º) Como para prescribir un fármaco hace falta un diagnóstico previo, de un tiempo a esta parte asistimos a la tendencia a diagnosticar muchos estados de ánimo, rasgos de personalidad o manifestaciones de malestar como si se tratasen de un trastorno, de un síndrome o de una enfermedad, haciendo así posible el comienzo de la cadena.

Trastorno por desorden TXD

Al efecto de llamar la atención sobre la excesiva patologización de la vida cotidiana mediante diagnósticos absurdos, traigo a colación un inteligente y simpático trabajo realizado por el ilustre doctor Berstein en el que simula la clasificación diagnóstica de un rasgo personal tan común como el desorden. Nuestro admirado psiquiatra se toma la molestia de seguir escrupulosamente los pasos de las clasificaciones tradicionales, así como el uso de la jerga corporativa con la que se pretende aportar autoridad a algunos disparates.

Autor: Alfonso Ramírez de Arellano Espadero

Fuente: lasdrogas.info