Entradas

Radiografía sexual de España.

  • La sociedad española ha roto muchos tabúes y miedos en torno al sexo

  • A pesar de los avances, las ETS siguen aumentado de forma progresiva

  • La gran asignatura pendiente sigue siendo la educación sexual desde el colegio

La realidad, ahora, se ve con otros ojos. El abanico de la sexualidad se ha abierto y las formas e incluso los patrones en la sociedad española han dado un cambio importante en las últimas décadas. La revolución sexual ha llegado. Así lo constatan diferentes expertos consultados por ELMUNDO.es en el Día Mundial de la Salud Sexual. No obstante, estos especialistas señalan un punto negro en nuestro país que debe mejorar: la educación sexual.

“El país ha avanzado mucho en muy poco tiempo: se han superado muchos miedos, muchos tabúes, y la mujer ha pasado a tener un papel más protagonista y activo. El cambio social es un hecho”, expresa Ezequiel Pérez Campos, miembro del patronato de Fundacion de la Sociedad Española de Contracepción (SEC).

Seguramente, muchos españoles se acordarán de más de una peripecia que tuvieron que hacer hace años para conseguir un preservativo. Hoy en día, eso ya no es un problema, y la concienciación de tener que usarlo ha aumentado considerablemente en los últimos años. “Ahora conseguir un preservativo es mucho más accesible, ya sea en las farmacias, supermercados o máquinas expendedoras. Hace 30 años todo esto era impensable”, comenta Carlos de la Cruz, responsable de los programas de Educación Sexual del Ayuntamiento de Leganés y director del máster oficial en Sexología de la Universidad Camilo José Cela de Madrid.

A pesar de ello, todavía sigue existiendo mucha falta de conciencia y se producen demasiadas infecciones. Según mantiene de la Cruz, hoy en día muchos jóvenes piensan en el preservativo como modo de evitar un embarazo, y no para protegerse frente a las ETS porque “creen que es cosa de otros”. Por eso, dice, hay que empezar a mirar desde nuestros propios ojos. Eso sí, la parte positiva, según de la Cruz, es que “ahora las ETS ya no son un tema tabú. Se conocen, se habla de ellas, se sabe lo que son y sobre todo, tienen visibilidad”.

Aumento de ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual)

“Todas las ETS , absolutamente todas, están aumentando de forma progresiva y continuada“, afirma José Luis Blanco, especialista del servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona.

Según datos recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se infectan 448 millones de personas en todo el mundo de cuatro enfermedades sexuales curables: clamidia, sífilis, gonorrea y tricomoniasis. Por ejemplo, las cifras de la clamidia en España, según los últimos datos apuntados por los expertos, rondan los siete-ocho casos por 100.000 habitantes. Por su parte, los casos que aparecen al año de gonorrea son de cinco a 10 episodios por cada 100.000 habitantes, cifra que no desentona con la incidencia en Europa.

Lo mismo que el virus del papiloma humano (VHP, por sus siglas en inglés), que en España ocupa el mayor número de las consultas de ETS. Puede manifestarse de muchas maneras, pero en forma de verrugas genitales son sin duda la más frecuente.

El motivo del aumento de estas ETS tiene, según Blanco, un claro ‘culpable’: la relajación en cuanto a los métodos de protección. “La gente se ha relajado principalmente porque la incidencia del sida ha disminuido considerablemente en los últimos años gracias a los nuevos tratamientos que existen. Es una enfermedad que afortunadamente somos capaces de controlar y por ello la gente ya no le tiene miedo y, además, ya no tiene el estigma a nivel social que tenía antes, sobre todo entre los hombres que tienen sexo con hombres”, explica.

Por ello, es muy importante concienciar a la sociedad en general de la importancia de usar medidas de protección y “de evitar las sustancias tóxicas”, agrega el experto, ya que según diferentes estudios la ingesta de alcohol o de drogas aumenta la probabilidad de tener una relación sexual de riesgo. Además, también es muy importante que los centros de enfermedades de transmisión sexual se doten de sistemas para mejorar los diagnósticos y las pruebas de prevención.

La educación: la gran lacra

Pero sin duda, la gran lacra de los españoles y en la que coindicen todos los expertos consultados por este periódico, sigue siendo la educación sexual. Actualmente, la ‘Ley Wert’ no contiene en el curriculum escolar contenidos de educación sexual como tal.

“La educación sexual tiene que existir”, asegura Pérez Campos. Tiene que haber contenidos adecuados para cada edad, para que los niños obtengan una buena formación que les proporcione no sólo conocimientos sino también recursos para que puedan ser asertivos y sepan, de este modo, poder decidir libremente. “Esconder la educación sexual no fomenta más que tabúes, y la sexualidad hay que vivirla con normalidad, claridad y conocimiento”, mantiene el experto.

Del mismo modo, opina de la Cruz: “Se necesita una educación sexual con mayúsculas“. Si un niño aprende a querer, a respetar y a cuidar su cuerpo, también tendrá y vivirá una sexualidad libre y cuidada, en definitiva, “se cuidará de tener también una buena salud sexual”. Hay que sacar, mantiene, el foco de lo urgente y llevarlo a lo importante, es decir, hay que trabajar la sexualidad desde todos los aspectos, concluye Pérez Campos, porque “la sexualidad, si se vive libremente, sin tabúes y con respecto al otro y a uno mismo, ayuda mucho a mantener una buena salud en general”.

 

 

Fuente: elmundo.es

Cunnilingus en “prime time”.

Beatriz Gimeno analiza las diferentes reacciones que ha suscitado que Michael Douglas atribuya su cáncer de boca a la práctica del sexo oral, y celebra que la polémica haya servido para visibilizar a una práctica sexual apenas representada en los medios.

Hace unas semanas el actor Michael Douglas concedió una entrevista al periódico inglés The Guardian. En ella aseguraba que su cáncer de garganta se originó debido al virus del papiloma humano (VPH) contraído por practicar sexo oral. Esta declaración por parte de una persona con una enorme proyección pública no podía pasar desapercibida y, efectivamente, no lo hizo. A mí me sorprendió que la mayoría de las reacciones suscitadas en las redes sociales fueran negativas, no leí nada positivo acerca de una cuestión que, a mi parecer, tiene más aristas de lo que parece.

Me pareció positivo que el cunnilingus se visibilizara, aunque lo hiciera en estas circunstancias. El silencio sobre el sexo oral recibido por las mujeres es casi total en las representaciones sexuales habituales, en el cine, en la televisión e incluso en el porno. Cuando en cualquier película aparece una escena de sexo, lo que vemos es un coito en el que ella siempre disfruta, y mucho. Sexo oral es, para la mayoría, una felación. El cunnilingus es una práctica invisibilizada porque, de alguna manera, rompe con el sexo normativo que prescribe que la mujer se pone al servicio del placer del hombre; normalmente se entiende que en ese ponerse al servicio del placer de él, ella encontrará el suyo. Naturalmente no es así, pero así nos lo cuentan, y así lo recogen la mayoría de las representaciones sexuales que nos llegan. Además, ese “ponerse al servicio de” incluye que si alguien se pone de rodillas es ella, y no él. El sexo se sigue pensando, por supuesto, en términos jerárquicos, y ofrecer placer sin recibirlo sigue siendo cosa de mujeres. Por otra parte, cuando se habla del cunnilingus se hace casi siempre en tono de broma. Por lo general, las mamadas serán lo que sean pero no suelen ser objeto de broma; son siempre una cosa seria. 

En las escenas de sexo vemos un coito en el que ella siempre disfruta, y mucho. Sexo oral es, para la mayoría, una felación.El cunnilingus es una práctica invisibilizada porque rompe con la prescripción de que la mujer se pone al servicio del placer del hombre.

Así ocurrió también en los comentarios que se hacían en las redes sociales acerca de las declaraciones de Michael Douglas. Estos comentarios se pueden dividir en dos grupos. Los negativos pero que se lo toman a broma, y los que se lo toman en serio, aunque también lo valoran de manera negativa. Entre los primeros, muchos eran del tipo: “Claro, como al vejestorio no se le empina…” Y había muchos otros que se referían a Michael Douglas como “maricón”. Para los primeros, practicar el cunnilingus es propio de hombres mayores que no pueden recurrir a la práctica heterosexual por excelencia, el coito. Es decir, se ofrece sexo oral a las mujeres cuando no se les puede ofrecer sexo “normal”, cuando uno ya es tan viejo que tiene que recurrir a estas cosas para poder tener sexo porque es incapaz de tener una erección, cosa que se supone de mucho más valor que el cunnilingus. Por otra parte, un viejo está mucho más propenso a humillarse ante una chica, ya que a su edad no puede aspirar a mucho más si quiere tener sexo. Es lo que creían quienes opinaban que la culpa de lo que le ha pasado a Michael Douglas la tiene el empeñarse en casarse con una mujer como la suya. Suponemos entonces que Catherine Zeta-Jones estaría mucho más contenta si dispusiera de un marido con una potente erección.

Por tanto, sexo oral sólo cuando el pene no funciona bien, como último recurso. Y siempre considerado algo gracioso, banal, sexo de segunda categoría, no verdadero sexo. Lo más curioso es que entre quienes opinaban así había algunas feministas, lo que en mi opinión demuestra lo naturalizado que tenemos el coito como auténtico sexo heterosexual y la poca importancia que le damos a las prácticas sexuales en la determinación o significación del género.

En cambio, en los comentarios que calificaban al actor de maricón, está claro que lo que se considera normal es que en caso de que se chupe algo, esto sea un pene. Cuando comenté la noticia en mi trabajo, la mayoría de la gente dijo sin especial mala intención: “no sabía que Michael Douglas fuese gay”, es decir, suponían que el actor había contraído el VPH practicando felaciones a otros hombres. Como he dicho, sexo oral es siempre una felación. A mis compañeros de trabajo no se les pasaba por la cabeza la idea de que las mujeres pueden recibir sexo oral y no sólo darlo. A la mayoría no le parecía lógico que un hombre heterosexual, famoso y rico además, y por tanto sin problemas para tener las mujeres que quiera, se “rebaje” a practicar sexo oral a una mujer. A un hombre sí porque estas son cosas que hacen los gais.

Algunas feministas hablan de criminalización del cunnilingus y de la vuelta al mito de “la vagina dentada”; otros piensan que se la criminalización se hace extensiva a todo sexo oral. No les falta razón, viendo lo que ha publicado el ABC.

El segundo grupo, el de los que hacían comentarios serios, está compuesto por los que piensan que con esta noticia se está intentando criminalizar el sexo oral. Y entre estos también podemos distinguir dos tipos de comentarios. Están por una parte algunas feministas que piensan que toda la información ofrecida es alarmista y tendenciosa; que de lo que se trata es de criminalizar el cunnilingus específicamente y hablan de la vuelta al mito de “la vagina dentada”, la vagina como foco de inmundicia, una imagen tradicional de nuestra misógina cultura. Y por otro lado están los que piensan que esta criminalización se pretende hacer extensiva a todo el sexo oral, a cualquier práctica que no sea el coito normativo. A estos no les falta cierta razón en cuanto a que es verdad que algunos medios conservadores se han lanzado por la pendiente de relacionar sin más cáncer y sexo oral. El ABC va claramente en ese sentido, con un artículo que cita un estudio (que no cita nadie más) en el que se asegura que la infección con el virus del papiloma humano (VPH) ha superado como causante de cáncer oral al tabaco y el alcohol. La redacción de esta noticia es un ejemplo de mal periodismo porque, después de afirmar esto, más adelante afirma lo contrario; además, toda la información que ofrece contradice a la información científica más confiable. Para quienes están seriamente preocupados por las posibilidades reales de desarrollar cáncer a partir del contagio del virus del papiloma humano que se transmite muy a menudo a través de la práctica del sexo oral, la web de Materia ofrece una información precisa y ajustada.

En todo caso, es mejor no frivolizar con este tema. Yo recuerdo que cuando llegó el sida en los ochenta, también pensábamos que era algo que se decía para criminalizar el sexo gay y muchas asociaciones se negaron en un principio a realizar campañas de prevención por esta razón. No nos lo creímos. Pero eran otros tiempos. Las enfermedades de transmisión sexual no son una broma y muchas de ellas son muy serias. El sexo seguro no es de ahora ni se refiere sólo al VIH. Pero respecto al cáncer de garganta o boca y al VPH, parece que por ahora no hay que cambiar hábitos ni preocuparse en exceso. Álvaro Vives, responsable del departamento de infecciones de transmisión sexual de la Fundación Puigvert de Barcelona dice:  “No está nada claro cómo llega el virus allí (a la garganta). Asegurar que es a través del sexo oral es una animalada”. Y de hecho, considera que el sexo oral “es el más seguro, en especial el cunnilingus”. Así que tan sólo hay que tomar precauciones adecuadas al nivel de riesgo. Una de estas precauciones, ya lo sabemos, es el uso de preservativos. Y acompañando a la visibilización del cunnilingus estos días hemos podido ver en la televisión algo hasta ahora invisible, preservativos femeninos. Es verdad que yo no soy muy partidaria de ellos ya que creo que el nivel de riesgo es perfectamente asumible, pero eso es una decisión personal y, además, depende de muchos otros factores. En todo caso, y para variar un poco, ahí ha estado el cunnilingus durante unos días, en ‘prime time’ y eso sí me parece buena cosa.

Fuente:Pikaramagazine.com

1a foto: Steve Rhodes

2a foto: Cómeme./ Anjelkaido

Uno de cada de cada cuatro cánceres de garganta los provoca la VPH

Uno de cada cuatro cánceres de garganta en España está causado por el virus del papiloma humano (VPH). Es la conclusión de un estudio conjunto de los hospitales madrileños La Princesa, Puerta de Hierro, Ramón y Cajal y Doce de Octubre, que apunta además que su pronóstico es mejor que el provocado por el alcohol y el tabaco, porque responde mejor a la quimioterapia y a la radioterapia.

Tras analizar muestras de 102 pacientes de cáncer de orofaringe tratados en los cuatro hospitales madrileños entre el 2000 y el 2009, la investigación, que se ha presentado en el Congreso Europeo de Radioterapia y Oncología, cuya apertura ha tenido lugar en Barcelona con la presencia de más de 5.000 asistentes de todo el mundo, señala que el 26,7% de los casos eran causados por el VPH y el resto, el 73,3%, eran atribuidos al consumo excesivo de tabaco o alcohol.

El VPH se relaciona principalmente con los cánceres de cuello uterino y de ano, pero las investigaciones de los últimos cuatro años apuntan que, transmitido por vía sexual oral, tiene también incidencia con los tumores de orofaringe. El estudio presentado este jueves cifra por primera vez en España la incidencia del VPH en el cáncer de garganta, que es similar a la de otros países europeos, pero inferior a la de EEUU (50%).

Según la primera firmante del estudio, Laura Cerezo, del Hospital Universitario La Princesa de Madrid, la diferencia con la marca estadounidense se explica porque, en este país, se iniciaron antes las campañas antitabaco, reduciendo así el riesgo de sufrir cáncer, aunque últimamente han aumentado los tumores de faringe causados por VPH por cambios en conductas sexuales, como el sexo oral o las parejas múltiples.

En España, el cambio es más reciente, ya que “casi todos los pacientes han sido fumadores y la incidencia del VHP es menor”, según ha añadido la experta en una conferencia de prensa. A diferencia del cáncer de cuello uterino, que sólo afecta a mujeres, el VPH provoca tumores orofaríngeos en ambos sexos, con una mayor incidencia en los varones.

Según Cerezo, se desconoce por el momento si la vacuna que se administra para prevenir el carcinoma de cuello uterino en niñas de 9 a 14 años es eficaz para los casos de VPH en garganta. El estudio demuestra que, a los seis años de tratamiento, los pacientes infectados con el virus tienen un mayor índice de curación, ya que en el 54,6% de los casos ha desaparecido el tumor, mientras que en el grupo de fumadores y bebedores el porcentaje de curados es sólo del 46,6%.

Asimismo, la tasa de supervivencia de los infectados por el VPH a los tres años de tratamiento es mayor (67,4%) que la del el resto de pacientes (49,7%). Según la investigadora, este fenómeno se explica porque los pacientes con el virus son más jóvenes (40-55 años) y menos fumadores. En España, más de dos millones de mujeres sufren el virus.

Fuente: publico.es

Imagen: representación del virus del papiloma humano