Entradas

La Sociedad Española de Salud Pública pide prohibir fumar en coches y en recintos con menores

– La SESPAS reconoce que el problema del tabaquismo ha mejorado en España en los últimos años. Atribuye esta mejora a las políticas que han limitado la promoción y el consumo de tabaco.

La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS)  ha pedido este lunes que se modifique la actual ley que restringe el consumo de tabaco en lugares públicos para que incluya la prohibición de fumar dentro de los automóviles en los que viajen niños y en recintos con presencia de menores.

En una declaración, la SESPAS reconoce que el problema del tabaquismo ha mejorado en España en los últimos años, “ya que la sostenida disminución del consumo de tabaco se ha acompañado de un declive de las enfermedades y muertes que causa, a pesar de que aún no se aprecia entre las mujeres”.

La sociedad científica atribuye esta mejora a las políticas que han limitado la promoción y el consumo de tabaco, y al tratamiento fiscal del tabaco que “se ha ido orientando en un sentido más preventivo”.

Sin embargo, la SESPAS considera que “todavía demasiadas personas sufren y mueren prematuramente por culpa del tabaco”.

La sociedad médica recuerda que las instituciones europeas aprobaron en 2014 una revisión de la directiva sobre productos de tabaco que introducía algunos cambios normativos, entre ellos ampliar las advertencias sanitarias en los paquetes de tabaco y restringir la publicidad de los cigarrillos electrónicos.

Real decreto ley

Todavía demasiadas personas sufren y mueren prematuramente por culpa del tabaco”

La semana pasada, el gobierno aprobó con más de un año de retraso un real decreto ley que transpone a la legislación española algunos aspectos de esta directiva pendientes de transposición, como las restricciones a la publicidad de los cigarrillos electrónicos, norma que han de ratificar ahora las Cortes.

La SESPAS aplaude esta transposición de la directiva europea de 2014 “aunque sea con un año y medio de retraso”, e insta a su aprobación inmediata, por lo que pide “a los diversos grupos parlamentarios que antepongan los intereses de la salud pública a las pequeñas diferencias que al respecto puedan mantener”.

La sociedad científica también pide que la Comisión de Sanidad del Congreso modifique la vigente ley 28/2005 para que incluya la prohibición de fumar en espacios abiertos de gran afluencia como los estadios al aire libre (como ya hizo el Parlamento Vasco), y en el interior de los vehículos ocupados por niños, como han hecho ya otros países.

También reclama extender la prohibición de uso de los cigarrillos electrónicos en todos los lugares en los que está prohibido fumar, como cafeterías y restaurantes, y “adoptar el empaquetado neutro del tabaco que evita que las cajetillas sean un elemento de marketing”.

La SESPAS reconoce “el papel clave” de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados y por ello le insta para que “aproveche esta oportunidad para culminar los esfuerzos legislativos, de manera que se puedan incrementar los beneficios que para la salud de la población han comportado las medidas establecidas”. EFE

 

Fuente: lasdrogas.info

Fuente original: 20minutos.es

 

Más riesgo de fumar entre las personas adolescentes que vapean con alta concentración de nicotina

Incluso aunque sepa a ositos de gominolas y se inhale como un aerosol libre de humo, los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) con mayores concentraciones de nicotina pueden aumentar la frecuencia con la que los y las adolescentes consumen estos productos o fuman cigarros tradicionales, según un estudio de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos. 

 

Incluso aunque sepa a ositos de gominolas y se inhale como un aerosol libre de humo, los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) con mayores concentraciones de nicotina pueden aumentar la frecuencia con la que los y las adolescentes consumen estos productos o fuman cigarros tradicionales, según un estudio de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos. Sus autores/as evaluaron la asociación entre la concentración de nicotina en los cigarrillos electrónicos y el futuro comportamiento de fumar y ‘vapear’ en las pesonas jóvenes.

“Sabemos que fumar es una de las cosas más peligrosas que puedes hacer para tu salud, especialmente si comienzas durante la adolescencia”, señala Adam Leventhal, director del Laboratorio de Salud, Emoción y Adicciones en la Escuela de Medicina Keck de la USC. “Debido a que la nicotina tiene efectos adictivos y que elevan el estado de ánimo, las personas adolescentes que usan e-cigarrillos con concentraciones de nicotina más fuertes pueden estar menos dispuestas a dejar de ‘vapear’ y estar más inclinadas a usar otros productos de nicotina, como los cigarrillos convencionales”, añade Leventhal.

El estudio, publicado este lunes en ‘JAMA Pediatrics’, encontró que el 43 por ciento de los estudiantes de secundaria que consumieron cigarrillos electrónicos con alto contenido de nicotina (18 miligramos por mililitro o más) al inicio del estudio fueron “personas fumadoras frecuentes” durante el seguimiento seis meses después, lo que significa que fumaron cigarros tradicionales al menos tres veces en el último mes. Solo el 10 por ciento de los que usaron cigarrillos electrónicos de baja potencia (1-5 mg/ml de nicotina) y el 6 por ciento de los que usaron cigarrillos electrónicos sin nicotina fueron personas fumadoras frecuentes durante el seguimiento.

En comparación con las personas adolescentes que tomaron cigarrillos electrónicos sin nicotina, aquellas que fumaron cigarrillos electrónicos con alto contenido de nicotina fumaron 14 veces más cigarrillos por día, lo que se traduce en varios cigarrillos por día en promedio. “Sabemos que los adolescentes que fuman cigarrillos electrónicos tienen muchas más probabilidades de convertirse en fumadoras convencionales –dice Leventhal–. Nuestro estudio sugiere que la nicotina en los cigarrillos electrónicos puede ser una razón clave por la cual las personas adolescentes que usan estos dispositivos pasan a fumar más frecuentemente”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estadounidenses, el consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte prevenibles en Estados Unidos. Casi 40 millones de personas adultas en Estados Unidos fuman cigarrillos convencionales, y alrededor de 4,7 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria consumen al menos un producto de tabaco, incluidos cigarrillos electrónicos. Cada día, más de 3.800 personas menores de 18 años fuman su primer cigarrillo.

La nicotina, perjudicial para el cerebro adolescente en desarrollo

La nicotina es altamente adictiva y puede dañar el cerebro adolescente en desarrollo al elevar el riesgo de problemas de atención y depresión, dice Leventhal. Aunque investigaciones previas informaron que la mayoría de las personas adolescentes usaban cigarrillos electrónicos sin nicotina, los resultados de nuestra encuesta y otros estudios que pronto se publicarán muestran que muchas más personas adolescentes están ‘vapeando’ cigarrillos electrónicos con nicotina de lo que originalmente pensamos”, señala Leventhal, profesor asociado de Medicina Preventiva y Psicología en la Escuela de Medicina Keck.

Nuestro estudio indica que las personas adolescentes que inhalan más nicotina pueden tener un mayor riesgo de efectos adversos críticos para la salud, como convertirse en fumadoras habituales de cigarrillos convencionales y ser usuarias habituales de cigarrillos electrónicos”, agrega este investigador.

El estudio incluyó las respuestas de 181 estudiantes entrevistados de diez escuelas secundarias de Los Ángeles, California, Estados Unidos. Los datos iniciales se recopilaron en la primavera del curso de 10° grado mientras que los datos de la encuesta de seguimiento se recogieron seis meses después en el otoño del 11° grado. El uso de un cigarrillo electrónico líquido con altas concentraciones de nicotina se asoció con un uso mayor y más frecuente de cigarrillos electrónicos y cigarrillos normales.

Los líquidos del cigarrillo electrónico se venden en concentraciones de nicotina que oscilan entre 0 mg/ml y más de 25 mg/ml, según los datos recopilados para este estudio. En la encuesta estudiantil, la concentración de nicotina se clasificó como ninguna, baja (1-5 mg/ml), media (6-17 mg/ml) y alta (18 o más mg/ml). Para cada nivel superior en la fuerza de la nicotina, las personas participantes tenían dos veces más riesgo de fumar tres días o más en el mes anterior al seguimiento.

Investigaciones previas sobre cigarrillos electrónicos dirigidas por el equipo de investigación de la Escuela de Medicina Keck revelaron que las perosnas adolescentes que probablemente no habrían fumado cigarrillos si no existieran los cigarrillos electrónicos ahora están ‘vapeando’ y que las personas adolescentes que consumen e-cigarrillos corren un mayor riesgo de convertirse en fumadoras convencionales.

Estos trabajos plantean la preocupación de si los cigarrillos electrónicos pueden desacelerar la caída en picada en todo el país de consumo de tabaco, posiblemente como resultado del aumento en el consumo de cigarrillos electrónicos entre las personas adolescentes, lamenta Leventhal, apuntando que la nicotina puede ser esencial para la transición de ‘vapear’ a fumar en la adolescencia.

 

Fuente: www.lasdrogas.info

Fuente original: infosalus.com