Entradas

“El LSD permite asomarse a las honduras de la psique”

Hoy hace 75 años

La humanidad se conoce mejor a sí misma gracias a Albert Hofmann, el químico que halló el LSD, sustancia psicoactiva que agitó todas las artes (música, pintura, literatura, cine…) y áreas del conocimiento (filosofía, psicología, psiquiatría, neurología, tecnología…). El ordenador y el iPhone quizá existan por el LSD que dinamizó la creatividad de Gates y Jobs. Hofmann murió en el 2008 con 102 años, tras una vida de autoexperimentación: así halló hace hoy 75 años el LSD…, sin descartar que fuese el LSD quien le hallase. Bouso (www.icees.org) prologa, anota y epiloga LSD. Cómo descubrí el ácido y qué pasó después en el mundo (Arpa), memorias que Albert Hofmann escribió en 1978.

José Carlos Bouso, doctor en Farmacología y psicólogo.
Colab.LV | Foto: Llibert Teixidó

¿Qué pasó el 19 de abril de 1943, hace hoy 75 años?

Un científico hizo un viaje en bicicleta en Basilea (Suiza). Y por eso hoy es el día mundial de la Biclicleta.

¿Quién viajó y dónde?

Albert Hofmann: se desplazó desde los laboratorios de la industria farmacéutica Sandoz hasta su domicilio, a cuatro kilómetros.

¿Quién era Albert Hofmann?

Un químico de 37 años: volvía a casa tras ingerir una pequeñísima dosis (¡un cuarto de millonésima de gramo!) de la sustancia que había aislado en el laboratorio…

¿De qué sustancia se trataba?

Dietilamida del ácido lisérgico (LSD25), que obtuvo del cornezuelo del centeno, un hongo que parasita cereales. ¡Los efectos fueron potentísimos sobre su psique!

¿Qué le pasó a Hofmann?

Pese a que se movió rápido, tuvo sensación de inmovilidad. Ya en su casa, todo se distorsionaba, los muebles parecían vivos y amenazantes… Y su ego se disolvía, lo que le aterrorizó: creyó que enloquecía para siempre o que iba a morir.

¿Qué más sintió?

Le acompañaba su ayudante, Susi Ramstein: llamó a un médico, que vio que estaba normal en lo físico. Hofmann no perdió la conciencia: al pánico siguió felicidad, gratas formas y colores. Ya calmado, se acostó.

¿Y al día siguiente, qué?

Se sentía limpio y radiante, el desayuno sabía mejor que nunca, ¡el mundo parecía recién creado! Todo refulgía y estaba vivísimo, por dentro y por fuera. Sintió un renacer.

¿Y cómo reaccionó a eso?

Lo dio a probar a sus colegas, para describir efectos. Susi Ramstein lo ingirió tres veces, la que más: la gran aportación de esta chica de 21 años merece todo el reconocimiento.

Aquí queda dicho. ¿Qué fue de Susi?

Dejó Sandoz, ¡y nunca más se supo! Adoro a Susi, que si viviese tendría hoy 96 años.

Quizá sea psicofarmacólogo por ella…

Los efectos del LSD sobre la psique humana ampliaron las fronteras del conocimiento: seguimos investigando su incidencia en neurociencia, psiquiatría, psicoterapia, como místico-mimético…

¿Místico-mimético?

Induce la vivencia de trascender tiempo y espacio, y de dilución del ego en el cosmos. Y de que todo está bien.

¿Pero no estaba prohibido el LSD?

Sandoz se asustó y dejó de producirlo, y en los años sesenta Nixon declaró a Timothy Leary enemigo público número uno.

¿Quién era Timothy Leary?

Un psicofarmacólogo californiano que guió una serie de experimentos colectivos con LSD, convencido de su poder terapéutico. El gobierno temió que espoleara un movimiento juvenil subversivo…

¿Y acaso no lo fue el hippismo?

La contracultura adoptó el LSD en los sesenta, como antes el Hollywood glamuroso (Cary Grant declaró que le había beneficiado), y como antes la psicología clínica.

¿Y hoy, dónde tenemos al LSD?

Superados decenios de tabú científico, volvemos a testar psicofármacos como LSD, MDMA, psilocibina, ibogaína, ayahuasca… para coadyuvar en procesos psicológicos.

¿Con qué utilidad?

Terapia del estrés postraumático, o de pareja, o de cierto autismo, o de adicciones, o de enfermos terminales… O vía de autoconocimiento (siempre con un buen guía).

¿Qué aspecto le interesa más a usted?

Sus beneficios sobre la salud pública.

¿Cómo?

Son drogas cuyos efectos sobre la conciencia pueden ayudar a depender menos de otros psicofármacos y a mejorar la salud general.

¿Cómo interactúan el LSD y la psique humana?

El LSD ve en tu psique como ve el telescopio en astronomía y el microscopio en biología.

¿Qué me permite ver?

Te asoma a los procesos profundos de la psique. Induce un estado expandido de conciencia transitorio que después recuerdas, y eso coadyuvará a transformar de forma permanente tu personalidad en tu beneficio.

¿En qué dosis es venenoso el LSD?

¡Imposible morir de sobredosis!

Se ha usado como droga recreativa, ­lúdica…

El contexto siempre interfiere en la experiencia: puede ser muy ingrata o muy grata. Movilizó la creatividad de muchos artistas.

Los Beatles cantaron al LSD en Lucy in the sky with diamonds, ¿verdad?

El LSD penetró la cultura: inspiró a músicos (Hendrix, Dylan, Stones, Pink Floyd, Grateful Dead…), pensadores (Aldous Huxley, Arthur Kostler…), literatos (Ernst Jünger, Ken Kesey…), psicólogos y psiquiatras (Stanislav Grof…), inventores (Gates, Jobs)…

¿Qué me dice de los científicos?

Francis Crick y Kari Mullis, uno premio Nobel por describir la doble hélice del ADN, y el otro por la reacción en cadena de la polimerasa, se ayudaron con LSD.

¿Qué fue de Albert Hofmann?

Jovial y vital, autoexperimentó hasta casi el final de sus días, a sus radiantes 102 años. ¡Fue un titán del humanismo y la ciencia!

 

Publicado por  el 19 de abril de 2018 para http://www.lavanguardia.com/lacontra

Publicacion original en http://www.lavanguardia.com/lacontra/20180419/442714844661/el-lsd-permite-asomarse-a-las-honduras-de-la-psique.html

¿Café o Cerveza? ¿Cuál es «mejor» para estimular tu creatividad?

Con cierta frecuencia las labores creativas requieren de condiciones específicas. Hay quienes ordenan su espacio de trabajo de cierta forma, con ciertos libros a la mano, con un bolígrafo y un lápiz y con otros accesorios que necesitarán eventualmente. Hay quienes trabajan rodeados de plantas y otros en habitaciones suficientemente iluminadas (preferentemente con luz natural). Asimismo, es común que algunos no puedan comenzar si antes no han bebido un par de tazas de café o, por otro lado, si en el ínterin no han bebido uno o dos vasos de cerveza. Otros como Bukowski sostienen, en cambio, que nada de esto es útil.

Sea como fuere, entre las bebidas, el café y la cerveza son quizá las más usuales para acompañar las tareas que requieren de cierto nivel de innovación mental. Como sabemos bien, la cafeína estimula nuestro cerebro y nos “despierta”, lo cual nos sirve si necesitamos mantenernos atentos. El alcohol, por su parte, desinhibe, flexibiliza los límites que nos hemos impuesto y hace que atrevernos parezca más fácil de lo que creemos cuando estamos sobrios —de nuevo, efectos que crean un ambiente propicio para la generación de ideas.

Ryoko Iwata, del sitio I Love Coffee, elaboró recientemente este infográfico en el que compara café y cerveza para saber qué bebida elegir para favorecer nuestra creatividad.

cafe_cerveza

Iwata parte de las zonas del cerebro en donde se incuban las ideas y adonde llegan tanto la cafeína como los elementos estimulantes del alcohol: el córtex cerebral en el caso de la cerveza y los receptores de adenosina en el caso del café. Cuando el alcohol inunda el córtex (el cual se encarga de las operaciones relacionadas con el lenguaje, el pensamiento y la interacción), entonces el cerebro se libera de las preocupaciones cotidianas y se muestra dispuesto a trabajar en un solo asunto. Con el café, la cafeína sustituye a la adenosina y como consecuencia nuestra mente obtiene una carga repentina de energía.

Pero, como también sabemos, existen algunos efectos secundarios negativos. Después de dos cervezas la atención inicial se perderá y el empeño que tuvimos al inicio se disolverá en el nihilismo que viene con el alcohol. El café nos mantendrá en sobriedad, pero necesitaremos una dosis creciente para conseguir los efectos que alguna vez alabamos.

Fuente: http://pijamasurf.com