Entradas

Reflexiones sobre sexo, drogas y otros viajes de placer

Y seguimos con el recorrido de “Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de Placer”

Como anunciamos ayer, al fin tenemos nuestro querido libreto, el cual nos brinda orientaciones sobre el uso de alcohol y/o drogas en las relaciones sexuales.

Hoy queremos presentar los capítulos sobre la interacción entre el consumo de alcohol y las relaciones sexuales, así como también la relación que guarda con el uso de algunos estimulantes como la anfetamina (speed) o la cocaína.

Y es que en estos campos, cuando se trata de#Sexo&Drogas, hay muchos mitos rondando y a veces nos confunden.

¡Esperamos que les sea de utilidad!

Empieza el viaje – Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de Placer EPF

 

Alcohol – Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de Placer EPF

 

Speed y Cocaína – Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de Placer EPF

 

 

 

 

 

 

La burundanga cotidiana es el alcohol

Tras la aparición en Malpica de una joven inconsciente, profesionales médicos analizan la acción de las drogas

EMILIO MOLDES

Tras la aparición de una joven inconsciente en Malpica que pudo haber sido drogada con burundanga, se reabrió el debate sobre este tipo de drogas que afectan a la voluntad de las personas. Finalmente la Guardia Civil aseguró que no se encontraron restos de esta sustancia, aunque en las guías médicas de urgencias se establece que la sustancia permanece en sangre entre 2 y 6 horas, y en orina un máximo de 12, informa Cristina Viu, de La Voz en Carballo. Pese a esta alarma lógica, los expertos tienen claro que el enemigo público número uno no es la burundanga.

¿Qué drogas producen una mayor indefensión?

El catedrático de Toxicología de la Universidade de Santiago, Manuel López-Rivadulla, es conciso: hay muy pocos casos reales de burundanga, e hipnóticos como las drogas Z -zolpidem o zopiclona-, así como las benzodiacepinas, son las que provocarían una mayor indefensión «en lo que llamaríamos sumisión química activa», explica. Coinciden en este análisis de los efectos de las benzodiacepinas el psicólogo clínico y director del centro Alborada, Jesús Cancelo, y Carlos Pino, psiquiatra en la Unidad Asistencial de Drogodependencias de Pontevedra. Y ambos concuerdan en la peligrosidad del alcohol, una de las peores drogas.

¿Se detectan casos de burundanga?

«No recuerdo ni una historia clínica de tratamiento por escopolamina», dice Carlos Pino, en relación a la burundanga. Tanto esta como otras como la droga caníbal responden a casos puntuales sin patrón de consumo. Explica este psiquiatra que todas las drogas influyen en la volición, es decir, la voluntad, «quizás algunas más que otras en función de la cantidad, el patrón de consumo o la personalidad previa». Todas, desde el alcohol hasta las benzodiacepinas y los anticolinérgicos -entre los que se incluye la belladona y la escopolamina-, aunque reconoce que estos dos últimos grupos lo hacen de forma clara, al alterar el circuito de recompensa cerebral. En las unidades de atención a la drogodependencia, no obstante, este tipo de adicciones no se ven, sino que la inmensa mayoría son por alcohol, cocaína o cannabis.

El alcohol, en los agresores y en las víctimas

Jesús Cancelo recuerda claramente que no hay que buscar drogas raras o novedosas para encontrar la que los expertos consideran la más dañina, «el alcohol es la más perjudicial según el panel de expertos de la OMS», dice. Y por supuesto que afecta a la voluntad y al comportamiento. Y tanto desde el punto de vista de los agresores como desde las víctimas, «vemos sus efectos a nivel físico, en episodios de violencia, de agresividad, en accidentes de tráfico…». Se trata de una droga depresora del sistema nervioso central que acaba afectando a la capacidad de control de los impulsos «y cuando todavía es mucho peor el alcohol -añade- es con la mezcla de psicofármacos, cuando se mezclan, especialmente con las benzodiacepinas. En esos casos es tremendo porque no hay conciencia de la realidad, se altera e incluso hay problemas de amnesia», indica el psicólogo clínico.

¿Llegan las nuevas drogas a los centros de tratamiento?

«Llevamos años preparándonos porque cada año aparecen setenta nuevas sustancias en el mercado». Pero pese a esto Jesús Cancelo admite que «lo que pueda estar ocurriendo en otras partes del mundo lo desconocemos, pero aquí no vemos ese tipo de consumo. Nuestros adictos no saben ni que existen». Flakka, droga caníbal… sustancias que se consumen de forma puntual y vinculadas al ocio, «pero desde hace años lo que nosotros tenemos en nuestros centros es cocaína, heroína, alcohol y cannabis», concluye. Y es que pese a su normalización y cercanía, el alcohol es una droga que causa estragos.

Escrito y publicado por ELISA ÁLVAREZ  el día 28 de agosto de 2018 para La Voz de Galicia

Fuente original: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2018/08/28/burundanga-cotidiana-alcohol/0003_201808G28P8991.htm  

Así es como la cocaína afecta a la erección y al esperma

*Esta noticia ha sido adaptada para los y las lectores del blog de En Plenas Facultades

Si consumes demasiada cocaína, podrías sufrir priapismo, una erección prolongada y muy dolorosa.

 

Izquierda: Pshere / CC0; Derecha: Indiapicture / Alamy Stock Photo

 

A los penes no les va bien con las drogas. Ya hemos hablado de eso antes, por varias razones, pero principalmente porque los estimulantes como la MDMA y la cocaína funcionan como vasoconstrictores que restringen el flujo sanguíneo, por lo que es probable que tu pene se encoja de una manera casi inconcebible.

Si eres hombre y has consumido este tipo de drogas, seguro que ya lo sabías por experiencia propia. El problema es que la cocaína también hace que algunas mujeres y hombres quieran tener relaciones sexuales. Lo cual no es ideal ni, de hecho, posible cuando tu pito tiene el tamaño de una bellota.

“Un estudio reciente descubrió que, en humanos, el consumo de cocaína aumentaba el deseo sexual, pero disminuía el uso de condones”, explica Mary Samplaski MD, directora de la sección de fertilidad masculina del Instituto de Urología de la Universidad del Sur de California. “Y aunque cada hombre es diferente, para muchos hombres la cocaína dará como resultado una disfunción sexual.

¿Cómo?

“La cocaína puede provocar dificultades al eyacular y reducir el volumen del esperma eyaculado”, me explica la doctora Mandy Tozer, directora médica de CARE Fertility London. “El consumo crónico de cocaína puede provocar priapismo, que es una erección prolongada y dolorosa que con frecuencia requiere atención médica; es una afección grave que puede causar daño permanente al pene”.

Resumiendo: la cocaína te deja en un estado insoportable en el que deseas desesperadamente tener relaciones sexuales, pero no puedes, porque no puedes lograr una erección; hace que sea menos probable que uses condón si por fin logras la erección (por lo tanto, aumenta el riesgo de contraer ETS); también tienes que esforzarte mucho para llegar al orgasmo. Bonificación extra: si te has metido la coca suficiente, es posible que tengas una erección tan dura y prolongada que acabes en el hospital. Y para rematar: la cantidad de espermatozoides se reduce.

El doctor Tozer dice que se ha demostrado que el consumo de cocaína es más común en hombres con un recuento de espermatozoides más bajo, y que el consumo crónico puede provocar un descenso en dicho recuento. Eso sin tener en cuenta que muchas veces la cocaína se consume acompañada de alcohol y tabaco; se sabe que ambas cosas tienen efectos perjudiciales sobre los espermatozoides.

Samplaski agrega: “Un estudio que analizó los efectos de la cocaína en la función y la histología testicular reveló que la cocaína producía una rápida alteración de la producción de esperma, disminuyéndola aproximadamente a la mitad. El consumo de cocaína también disminuyó los niveles de testosterona y se demostró que mata a los espermatozoides, un efecto que puede estar relacionado con sus impactos sobre el flujo sanguíneo”.

Tal vez cuando tenga 35 años y deje de comer pizza para mantenerme saludable, podría querer tener hijos. ¿Qué pasaría si lo lograra, contra todo pronóstico?

“No hay información suficiente sobre la posibilidad de que la cocaína en los hombres pueda causar malformaciones congénitas”, dice Tozer. “Pero se ha demostrado que, en roedores, los espermatozoides pueden actuar como un vector para transportar la cocaína a un óvulo”.

Pensemos un poco sobre el hecho de que los espermatozoides podrían llevar la cocaína a los óvulos.

No es lo ideal, especialmente cuando, según Samplaski, hay estudios que demuestran que “los bebés nacidos de madres que consumen cocaína durante el embarazo sufrieron anomalías neurológicas y de desarrollo considerables”. Al cumplir el año, agrega, los niños mostraban índices de las funciones cognitiva y motora significativamente más bajos. Entonces, aunque no se han establecido pruebas científicas adecuadas —en parte, como me dice Mary, debido al “miedo del paciente de revelar su consumo porque [la cocaína] es una droga ilegal”– parece que la coca puede viajar del esperma al óvulo, por lo tanto tiene un impacto sobre el niño antes de que nazca.

Ahora ya estoy empezando a asustarme. Supongo que tú también. Para más inri, cada vez es más habitual encontrar cocaína con un alto grado de pureza en determinados países de Europa, lo que supone un riesgo mayor. Qué efecto tendrá todo esto en la fertilidad en un futuro cercano solo el tiempo dirá.

Escrito por @tom_usher_ el 08 de agosto de 2018 para VICE Reino Unido. 

Traducido y publicado por y para VICE España el 16 de agostos de 2018

Fuente original en inglés: https://www.vice.com/en_uk/article/ywknvj/this-is-what-does-cocaine-does-to-your-sperm-and-your-dick

Fuente traducida al castellano: https://www.vice.com/es/article/ywknvj/como-afecta-cocaina-pene-esperma