Entradas

La Sociedad Española de Salud Pública pide prohibir fumar en coches y en recintos con menores

– La SESPAS reconoce que el problema del tabaquismo ha mejorado en España en los últimos años. Atribuye esta mejora a las políticas que han limitado la promoción y el consumo de tabaco.

La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS)  ha pedido este lunes que se modifique la actual ley que restringe el consumo de tabaco en lugares públicos para que incluya la prohibición de fumar dentro de los automóviles en los que viajen niños y en recintos con presencia de menores.

En una declaración, la SESPAS reconoce que el problema del tabaquismo ha mejorado en España en los últimos años, “ya que la sostenida disminución del consumo de tabaco se ha acompañado de un declive de las enfermedades y muertes que causa, a pesar de que aún no se aprecia entre las mujeres”.

La sociedad científica atribuye esta mejora a las políticas que han limitado la promoción y el consumo de tabaco, y al tratamiento fiscal del tabaco que “se ha ido orientando en un sentido más preventivo”.

Sin embargo, la SESPAS considera que “todavía demasiadas personas sufren y mueren prematuramente por culpa del tabaco”.

La sociedad médica recuerda que las instituciones europeas aprobaron en 2014 una revisión de la directiva sobre productos de tabaco que introducía algunos cambios normativos, entre ellos ampliar las advertencias sanitarias en los paquetes de tabaco y restringir la publicidad de los cigarrillos electrónicos.

Real decreto ley

Todavía demasiadas personas sufren y mueren prematuramente por culpa del tabaco”

La semana pasada, el gobierno aprobó con más de un año de retraso un real decreto ley que transpone a la legislación española algunos aspectos de esta directiva pendientes de transposición, como las restricciones a la publicidad de los cigarrillos electrónicos, norma que han de ratificar ahora las Cortes.

La SESPAS aplaude esta transposición de la directiva europea de 2014 “aunque sea con un año y medio de retraso”, e insta a su aprobación inmediata, por lo que pide “a los diversos grupos parlamentarios que antepongan los intereses de la salud pública a las pequeñas diferencias que al respecto puedan mantener”.

La sociedad científica también pide que la Comisión de Sanidad del Congreso modifique la vigente ley 28/2005 para que incluya la prohibición de fumar en espacios abiertos de gran afluencia como los estadios al aire libre (como ya hizo el Parlamento Vasco), y en el interior de los vehículos ocupados por niños, como han hecho ya otros países.

También reclama extender la prohibición de uso de los cigarrillos electrónicos en todos los lugares en los que está prohibido fumar, como cafeterías y restaurantes, y “adoptar el empaquetado neutro del tabaco que evita que las cajetillas sean un elemento de marketing”.

La SESPAS reconoce “el papel clave” de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados y por ello le insta para que “aproveche esta oportunidad para culminar los esfuerzos legislativos, de manera que se puedan incrementar los beneficios que para la salud de la población han comportado las medidas establecidas”. EFE

 

Fuente: lasdrogas.info

Fuente original: 20minutos.es

 

Más riesgo de fumar entre las personas adolescentes que vapean con alta concentración de nicotina

Incluso aunque sepa a ositos de gominolas y se inhale como un aerosol libre de humo, los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) con mayores concentraciones de nicotina pueden aumentar la frecuencia con la que los y las adolescentes consumen estos productos o fuman cigarros tradicionales, según un estudio de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos. 

 

Incluso aunque sepa a ositos de gominolas y se inhale como un aerosol libre de humo, los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) con mayores concentraciones de nicotina pueden aumentar la frecuencia con la que los y las adolescentes consumen estos productos o fuman cigarros tradicionales, según un estudio de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos. Sus autores/as evaluaron la asociación entre la concentración de nicotina en los cigarrillos electrónicos y el futuro comportamiento de fumar y ‘vapear’ en las pesonas jóvenes.

“Sabemos que fumar es una de las cosas más peligrosas que puedes hacer para tu salud, especialmente si comienzas durante la adolescencia”, señala Adam Leventhal, director del Laboratorio de Salud, Emoción y Adicciones en la Escuela de Medicina Keck de la USC. “Debido a que la nicotina tiene efectos adictivos y que elevan el estado de ánimo, las personas adolescentes que usan e-cigarrillos con concentraciones de nicotina más fuertes pueden estar menos dispuestas a dejar de ‘vapear’ y estar más inclinadas a usar otros productos de nicotina, como los cigarrillos convencionales”, añade Leventhal.

El estudio, publicado este lunes en ‘JAMA Pediatrics’, encontró que el 43 por ciento de los estudiantes de secundaria que consumieron cigarrillos electrónicos con alto contenido de nicotina (18 miligramos por mililitro o más) al inicio del estudio fueron “personas fumadoras frecuentes” durante el seguimiento seis meses después, lo que significa que fumaron cigarros tradicionales al menos tres veces en el último mes. Solo el 10 por ciento de los que usaron cigarrillos electrónicos de baja potencia (1-5 mg/ml de nicotina) y el 6 por ciento de los que usaron cigarrillos electrónicos sin nicotina fueron personas fumadoras frecuentes durante el seguimiento.

En comparación con las personas adolescentes que tomaron cigarrillos electrónicos sin nicotina, aquellas que fumaron cigarrillos electrónicos con alto contenido de nicotina fumaron 14 veces más cigarrillos por día, lo que se traduce en varios cigarrillos por día en promedio. “Sabemos que los adolescentes que fuman cigarrillos electrónicos tienen muchas más probabilidades de convertirse en fumadoras convencionales –dice Leventhal–. Nuestro estudio sugiere que la nicotina en los cigarrillos electrónicos puede ser una razón clave por la cual las personas adolescentes que usan estos dispositivos pasan a fumar más frecuentemente”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estadounidenses, el consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte prevenibles en Estados Unidos. Casi 40 millones de personas adultas en Estados Unidos fuman cigarrillos convencionales, y alrededor de 4,7 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria consumen al menos un producto de tabaco, incluidos cigarrillos electrónicos. Cada día, más de 3.800 personas menores de 18 años fuman su primer cigarrillo.

La nicotina, perjudicial para el cerebro adolescente en desarrollo

La nicotina es altamente adictiva y puede dañar el cerebro adolescente en desarrollo al elevar el riesgo de problemas de atención y depresión, dice Leventhal. Aunque investigaciones previas informaron que la mayoría de las personas adolescentes usaban cigarrillos electrónicos sin nicotina, los resultados de nuestra encuesta y otros estudios que pronto se publicarán muestran que muchas más personas adolescentes están ‘vapeando’ cigarrillos electrónicos con nicotina de lo que originalmente pensamos”, señala Leventhal, profesor asociado de Medicina Preventiva y Psicología en la Escuela de Medicina Keck.

Nuestro estudio indica que las personas adolescentes que inhalan más nicotina pueden tener un mayor riesgo de efectos adversos críticos para la salud, como convertirse en fumadoras habituales de cigarrillos convencionales y ser usuarias habituales de cigarrillos electrónicos”, agrega este investigador.

El estudio incluyó las respuestas de 181 estudiantes entrevistados de diez escuelas secundarias de Los Ángeles, California, Estados Unidos. Los datos iniciales se recopilaron en la primavera del curso de 10° grado mientras que los datos de la encuesta de seguimiento se recogieron seis meses después en el otoño del 11° grado. El uso de un cigarrillo electrónico líquido con altas concentraciones de nicotina se asoció con un uso mayor y más frecuente de cigarrillos electrónicos y cigarrillos normales.

Los líquidos del cigarrillo electrónico se venden en concentraciones de nicotina que oscilan entre 0 mg/ml y más de 25 mg/ml, según los datos recopilados para este estudio. En la encuesta estudiantil, la concentración de nicotina se clasificó como ninguna, baja (1-5 mg/ml), media (6-17 mg/ml) y alta (18 o más mg/ml). Para cada nivel superior en la fuerza de la nicotina, las personas participantes tenían dos veces más riesgo de fumar tres días o más en el mes anterior al seguimiento.

Investigaciones previas sobre cigarrillos electrónicos dirigidas por el equipo de investigación de la Escuela de Medicina Keck revelaron que las perosnas adolescentes que probablemente no habrían fumado cigarrillos si no existieran los cigarrillos electrónicos ahora están ‘vapeando’ y que las personas adolescentes que consumen e-cigarrillos corren un mayor riesgo de convertirse en fumadoras convencionales.

Estos trabajos plantean la preocupación de si los cigarrillos electrónicos pueden desacelerar la caída en picada en todo el país de consumo de tabaco, posiblemente como resultado del aumento en el consumo de cigarrillos electrónicos entre las personas adolescentes, lamenta Leventhal, apuntando que la nicotina puede ser esencial para la transición de ‘vapear’ a fumar en la adolescencia.

 

Fuente: www.lasdrogas.info

Fuente original: infosalus.com

“Es muy difícil engancharse a las drogas de adultx; nos volvemos adictxs entre los 15 y los 25 años”

El psiquiatra Wilson Compton, uno de los mayores expertos en biología de la adicción, hace hincapié en la importancia de la prevención de las conductas adictivas.

 

El psiquiatra Wilson Compton.
El psiquiatra Wilson Compton. / NIH

 

En Estados Unidos las muertes por sobredosis de drogas superan las causadas por accidentes de tráfico. El problema se ha agravado en los últimos años, en parte por una razón que ha pillado por sorpresa a los expertos porque no se debe al consumo de sustancias ilegales, sino al abuso de fármacos, en concreto de analgésicos opiáceos. Esto “se ha convertido en una epidemia”, aseguró el director adjunto del Instituto Nacional de Drogas de EEUU, el psiquiatra Wilson Compton, en una mesa redonda sobre la adicción en la feria de ciencia europea ESOF2014, en Copenhague.

Compton repasó el estado de conocimiento actual sobre la biología de la adicción, que permite explicar, por ejemplo, por qué los adolescentes se enganchan más fácilmente  que los adultos. También expuso datos que respaldan las medidas sociales preventivas, a pesar de que la adicción tiene un fuerte componente genético: ”Es una enfermedad del cerebro asociada al desarrollo cerebral, y depende de la genética, pero también del ambiente. El cuidado de los padres puede evitar la adicción en un niño susceptible genéticamente”, dijo. E insistió en un mensaje: ”La adicción se puede curar”.

¿Ha logrado ya la neurociencia explicar la adicción?

Hemos aprendido mucho sobre los efectos de las drogas en el cerebro, sobre los circuitos implicados en la conducta adictiva y sobre las áreas cerebrales que intervienen en la decisión de tomar o no  drogas. Sabemos mucho sobre los circuitos de recompensa, sobre la formación de recuerdos y de hábitos. Sabemos que tomar drogas llega a convertirse en un comportamiento automático, algo que hacemos sin pensar. También hemos estudiado los refuerzos negativos, como el estrés y la abstinencia; estos refuerzos son los que conducen a las recaídas.

Ha dicho en su intervención que la adicción es una enfermedad del cerebro asociada al desarrollo. ¿Qué quiere decir?

“El mal uso de fármacos legales es ya la principal causa de muertes por sobredosis en EEUU”

Nos volvemos adictos entre los 15 y los 25 años. Es muy difícil engancharse de adulto. En el cerebro de los adolescentes no han madurado las conexiones entre el sistema de recompensa cerebral, que nos hace querer más de algo que nos gusta, y el sistema límbico, que regula las emociones. Por eso es mucho más difícil para los adolescentes controlar comportamientos placenteros y caer en la adicción. Y por eso debemos mantenerlos alejados de las drogas todo lo posible.

¿Cuándo han descubierto la relación entre cerebro adolescente y adicción?

Es conocimiento que hemos ido acumulando en la ultima década. Y seguimos investigando. Es muy difícil estudiar la adolescencia. Por supuesto, en humanos es caro y complejo, pero incluso en ratas es difícil porque es un periodo muy breve, de semanas.

¿Se traducen los avances en neurociencia en tratamientos más eficaces contra la adicción?

Hay ejemplos de resultados con impacto en la clínica, pero no tantos como nos gustaría. En tratamiento la neurociencia informa por ejemplo la terapia cognitiva, el usar recompensas alternativas para enseñar nuevos hábitos y reforzar los circuitos cerebrales adecuados. Estas técnicas funcionan.

¿Y en cuanto a nuevos fármacos?

Sí, hay abordajes muy nuevos que no están tan bien establecidos como los anteriores, fármacos  como el baclofen, que se basan en los avances en  neurociencia. Y lo mismo ocurre en el tratamiento de la abstinencia.

“Fumar tabaco es la principal causa evitable de enfermedad en EEUU, y en muchos países”

¿Hasta qué punto se puede combatir la abstinencia?

Depende de la sustancia, y de los riesgos médicos, que son muy graves en el alcohol y en los opiáceos. A veces, también los sedantes producen una abstinencia muy grave. En esas situaciones reducimos las dosis poco a poco, o usamos otras sustancias para paliar los síntomas.

Usted ha hecho mucho hincapié también en la prevención.

Es importante que la gente sepa que la prevención es crucial. Por ejemplo, hay datos que muestran su utilidad en mujeres en situaciones sociales de riesgo, sin recursos ni apoyo familiar, que reciben visitas de enfermeras y asistentes sociales desde el embarazo. El seguimiento revela que estas medidas son muy eficaces en la prevención de conductas adictivas.

Ha mencionado los analgésicos. ¿Puede un fármaco legal ser tan peligroso como la heroína?

Los receptores cerebrales para los analgésicos opiaceos y la heroína son los mismos. Nuestro cerebro reacciona de forma parecida ante ellos. Así que sí, existe el riesgo de adicción cuando se toman estos fármacos. En EEUU estamos teniendo una epidemia por la prescripción de fármacos para el dolor, que son sustancias legales. Tenemos ya más gente que muere de sobredosis que en accidentes de tráfico, y dentro de este grupo, los que toman analgésicos opiáceos se han triplicado en la última decada. El mal uso de estos fármacos se ha convertido en la principal causa de muertes por sobredosis, así que es una preocupación muy seria.

Ha recordado en su charla el caso de Philip Seymour Hoffmann, muerto por sobredosis, que volvió a las drogas supuestamente después de tomar un fármaco que le había sido prescrito. ¿Deben los médicos conocer el historial de sus pacientes respecto a las adicciones?

Sin duda, esto es algo que debemos mejorar. No solo el historial de consumo de heroína, también alcohol y tabaco.

¿Qué opina de los cigarrillos electrónicos?

Fumar tabaco es la principal causa evitable de enfermedad en EEUU y en muchos países. Así que si ayudan a los fumadores a dejarlo, estupendo. Pero no es tan simple. Aún no estan claros  los riesgos y beneficios. Podría ser que sus usuarios no dejaran en realidad de fumar sino que compaginaran las dos cosas, y eso no es bueno en absoluto. También es un riesgo que los jóvenes reciban el mensaje de que no son peligrosos, o de que sean la vía que los inicia en el tabaco. Tenemos que seguir investigando.

También ha hablado de genética. ¿Conocemos bien los genes de la adicción?

Conocemos algunos genes implicados, pero es trabajo en curso. Desde luego, está claro que en la adicción hay un fuerte componente genético, pero también ambiental. Por eso funcionan las medidas de prevención y por eso el papel de los padres es tan importante a la hora de evitar la adicción en los adolescentes.

¿Se sale de las drogas?

Lo importante en lo que se refiere a la adicción es que recuperarse es posible. La gente cambia su comportamiento de diversas formas. Hay gente que crece y madura y toma decisiones responsables por su cuenta. Otros necesitan apoyo social. Y otros medicación. Hay formas muy variadas de salir. Lo que tenemos que estudiar es qué funciona para cada uno.

 

Wilson Compton

Wilson Compton es director adjunto del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU. Las responsabilidades de Compton incluyen proporcionar liderazgo científico en el desarrollo, implementación y gestión de las líneas de investigación del NIDA. Antes de su actual puesto, fue director de la división de epidemiología del NIDA desde 2002 hasta 2013, donde supervisó el desarrollo de un estudio poblacional longitudinal a gran escala para evaluar el impacto de las nuevas regulaciones del tabaco en EEUU. Compton fue profesor de Psiquiatría de la Universidad de Washington en Saint Louis, es autor de más de 130 artículos sobre los problemas de abuso de medicamentos en EE.UU.

 

Fuente: http://esmateria.com