Entradas

Ola de calor + alcohol = las peores resacas del año

  • Si no bebes agua, te vas a encontrar peor

Este viernes es el segundo día de la ola de calor: 34 provincias tienen aviso por riesgo de altas temperaturas y en 15 de ellas el riesgo es importante. Se trata del sexto día de temperaturas inusualmente altas y la situación persistirá hasta el domingo, como explica EL PAÍS.

Ante este escenario, muchos pueden caer en la tentación de defenderse con bebidas alcohólicas frías: cerveza, sangría, tinto de verano… Para despertar al día siguiente con la desagradable sorpresa de un resacón de campeonato. A menudo se tiene la sensación de que con el calor la resaca es incluso peor que en invierno. Pero ¿es así? ¿El alcohol afecta más cuando la temperatura es más alta?

Así no te hidratas

“Cuando hace calor, el organismo tiende a deshidratarse”, explica el doctor David Rodríguez, profesor de la Universidad de Salamanca y autor del libro Alcohol y cerebro. “Perdemos mucho líquido, ya que el sudor ayuda a bajar la temperatura de nuestro cuerpo”. Perdemos agua sin darnos cuenta y aunque no lo parezca, al no haber gotas o sudoración continua”. A esto se le une que nuestro metabolismo está más activo, “ya que nuestro mecanismo de termorregulación tiene que trabajar más” para mantener la temperatura corporal.

El alcohol pone trabas a ambos procesos: por un lado, es diurético, lo que contribuye aún más a la deshidratación, ya que eliminamos más agua al orinar; por el otro, “estamos sometiendo al metabolismo al procesamiento de una sustancia extra”, con lo que dificultamos su trabajo.

Además de eso y como tenemos calor, es fácil “beber más cantidad”, con lo que entramos en un círculo vicioso que acaba al día siguiente con dolor de cabeza, náuseas y lamentos. Todo esto se ha de sufrir a 38 grados, sumando un nuevo inconveniente: “Al malestar propio le unes el malestar externo”.

Y si al calor habitual le sumamos una ola de calor, nos encontramos con que “hay que extremar las medidas”.

La cerveza no sustituye al agua

Por mucho que la cerveza o el tinto de verano estén fríos, lo que realmente funciona para combatir el calor es el agua. “Tenemos que mantenernos hidratados y evitar la exposición al sol, lo que parece bastante lógico. También ayudan las comidas ligeras. Es mejor comer más veces al día, pero menos cantidad cada vez, que hacer comidas copiosas”.

Es cierto que la cerveza, por ejemplo, tiene mucha agua y se sirve fría, pero también tiene alcohol: “No podemos usar las bebidas alcohólicas como un sustituto del agua”.

De hecho, aparte de propiciar las resacas, las bebidas alcohólicas pueden incrementar el riesgo de sufrir un golpe de calor. Esto ocurre cuando el organismo no puede regular su temperatura y llega a los 40 grados. Es más fácil que se dé esta situación, explica Rodríguez, si en lugar de ayudar al metabolismo con agua, le damos más trabajo con una de estas bebidas, que además contribuyen a la deshidratación.

Entonces, ¿no puedo beberme una cervecita?

Aunque a menudo se dice que el alcohol en pequeñas cantidades tiene efectos positivos, Rodríguez es muy escéptico. El posible beneficio a dosis bajas (el equivalente a una copa de vino) es dudoso y solo se aplicaría al sistema cardiovascular. Es mejor caminar 30 minutos al día que beberse esa copa y es mejor comer uvas que beber vino tinto.

No es que Rodríguez esté por implantar la ley seca, solo quiere que afrontemos su consumo sin excusas: “Siempre que queremos beber alcohol lo intentamos justificar con alguna finalidad. Hay que ser honestos y admitir que nos gusta”.

Lo siento, pero ya he pedido una caña, ¿ahora qué hago?

Una vez hemos decidido que a pesar de todo queremos una cerveza, tenemos que ser lo suficientemente sensatos como para recordar que necesitamos hidratarnos y que las bebidas alcohólicas no nos van a servir.

Es decir, si vamos a beber, también tenemos que acordarnos del agua. Por ejemplo, podemos beber entre copa y copa, ya que “mientras bebemos agua, no bebemos alcohol”, y beber agua antes de acostarnos. Beber más lentamente también ayuda a que las resacas sean más llevaderas.

“La hidratación no palía los efectos del alcohol -advierte Rodríguez-, pero es saludable y necesaria en sí misma”. No es que nos vayamos a encontrar mejor si bebemos agua, sino que aún nos encontraremos peor si no la bebemos.

De todas formas, Rodríguez desconfía de estas estrategias porque cuando bebemos nos cuesta más ponerlas en práctica. Beber afecta especialmente a la corteza prefrontal, que es la región del cerebro que planifica y evalúa riesgos y beneficios. Cuando bebemos, su actividad es mucho menor, por lo que tomamos decisiones haciendo valoraciones a corto plazo. Es decir, “tenemos más relajado el sistema de tolerancia” y no vemos ningún mal en tomarnos una copa más. En conclusión, “es muy difícil establecer límites”.

“El alcohol no es recomendable en ninguna dosis -avisa-. La OMS dice que cuanto menos bebamos, mejor. Y hay que tener en cuenta que la cantidad de la dosis influye sobre los efectos y que además es una sustancia adictiva”.

Fuente original: www.elpais.com

¿Cómo bebemos? Gráficos que explican el consumo de alcohol en España

  • Un 10% de los españoles bebe a diario; entre los hombres, la cifra sube al 15%

La Unión Europea (UE) es la región del mundo donde más se bebe, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España “todos los parámetros evolucionan favorablemente y en el ranking europeo estamos por debajo de la media, pero las leves mejoras se producen a un ritmo tan lento que no nos puede complacer”, como dice a Verne Francisco Babín, delegado del Gobierno para el Plan Nacional Sobre Drogas. “Estamos muy preocupados”, reconoce cuando habla sobre todo de consumo en adolescentes, donde observa “una permisividad y tolerancia tremendas”.

El alcohol, como recuerda Babín, puede derivar en adicción y “es el factor de riesgo modificable” que más enfermedades genera. Pero además de problemas en el sistema digestivo -que afectan sobre todo al hígado- y en el circulatorio -corazón, hipertensión, etc-, su consumo está asociado a accidentes de circulación vial y comportamientos lesivos, como pueden ser peleas y agresiones.

La OMS tiene una herramienta para que calcular si bebemos más de la cuenta, aunque aclara que “la situación ideal para la salud es no beber nada”. Babín lo confirma e insiste sobre todo en el riesgo para la población adolescente, para quienes “cualquier alcohol tiene efectos en la maduración y no hay dosis segura”.

En el siguiente gráfico puedes explorar el consumo medio de los españoles según las estadísticas de 2015 del Observatorio Español de las Drogas y las Toxicomanías. En él se observa, por ejemplo, cómo la población más adulta masculina -entre 45 y 64 años- es la que más instituido tiene el hábito. Según Babín, “entre las personas que acuden a un centro de desintoxicación, hay más personas mayores por consumo de alcohol que de cualquier otra sustancia”.

El preocupante consumo de las chicas

El 78% de los adolescentes han bebido antes de los 18. Antes era el 84%, pero esa variación o el leve descenso en las borracheras “no nos puede complacer”, insiste Babín. Un tercio (32,2%) de los chavales de entre 14 y 18 años se ha dado un atracón de beber en el último mes, según la encuesta sobre Alcohol y Drogas en España (EDADES) del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT).

En 20 años ha caído la prevalencia en las categorías de consumo más moderado, pero a la vez, ha aumentado la intensidad en las veces en que se bebe. Si en 1994 el 16% reconocía haberse emborrachado en el último mes, en 2014 el dato subía al 22%.

Las adolescentes, desde hace tiempo, presentan un mayor riesgo que los chicos en su consumo de alcohol (y también en tabaco y medicamentos). “No hay aún una estrategia nacional para afrontar este problema”, dice el delegado del Gobierno, que explica sin embargo que está previsto desarrollarla mientras el Ministerio de Sanidad patrocina programas específicos.

La muerte de una niña de 12 años por un coma etílico en noviembre recordó la dificultad de muchos padres para evitar que sus hijos adolescentes beban alcohol. Algunos expertos, como Ignacio Calderón, director general de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) han publicado consejos para los padres y madres para prevenir su consumo.

El Ministerio, explica Babín, trabaja en un nuevo marco legislativo junto a acciones de prevención “con evidencia científica” para “ganar esta batalla”. “A los chicas y chicos muy jóvenes no podemos pedirles que se autoprotejan; hay que evitar que el alcohol llegue a sus manos”, dice. Para eso, señala, hace falta la implicación de los padres y la comunidad educativa, pero también de quienes venden alcohol o quienes se puedan encontrar a chavales bebiendo en la calle.

Fuente: elpais.com

14º Certamen creativo ‘Un dedo de espuma, dos dedos de frente’

La Asociación de Cerveceros de España organiza la decimocuarta edición del certamen “Un dedo de espuma, dos dedos de frente”, con el objetivo de desarrollar la creatividad de la campaña educativa que tiene como finalidad concienciar a los y las jóvenes mayores de edad sobre el consumo responsable y moderado de cerveza.

Las ideas ganadoras constituirán la campaña que se difundirá a través de redes sociales, medios de comunicación y digitales. Categorías:

  • Audiovisual: Producción de un vídeo de 15 – 20 segundos que será difundido a través de medios digitales y redes sociales. Los canales para participar en esta categoría son YouTube e Instagram.
  • Gráfica: Gráfica que se distribuirá a través de medios digitales y redes sociales. El canal para participar en esta categoría es el microsite de Un Dedo de Espuma o la aplicación alojada en Facebook www.facebook.com/cervecear.
  • Fotografía: Fotografía que se distribuirá a través de medios digitales y redes sociales. El canal para participar en esta categoría es Instagram.
  • Microrrelato: Tweet de 140 caracteres que posteriormente se distribuirá a través de medios digitales y redes sociales. El canal para participar en esta categoría es Twitter.

En todos los casos y en cualquiera de las categorías en las que se participe, debe destacarse, aunque no textualmente, esta idea: “La cerveza se debe consumir siempre con moderación y responsabilidad“. Además, deberá reflejarse, aunque no necesariamente de manera textual, alguna o algunas de las siguientes ideas sobre la cerveza:

  • Es una bebida arraigada en nuestra cultura.
  • Es una bebida ligada a nuestras tradiciones.
  • Es una bebida que refresca.
  • Es una bebida que se disfruta con amigos y familiares.

Los trabajos no podrán haber sido premiados ni seleccionados en otros certámenes o concursos. Deberán ser íntegramente originales y no podrán transformar obras de terceros.

 Convoca

Asociación de Cerveceros de España

 Requisitos

Podrán participar en el certamen aquellos jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años (ambos inclusive), españoles o extranjeros residentes en España. Quedan excluidos en la participación de este certamen todas las personas empleadas en la asociación organizadora y en la agencia de comunicación colaboradora, así como sus familiares.

 Dotación
Premios del jurado: Audiovisual: 3.000 euros. Gráfica: 2.000 euros. Fotografía: 1.500 euros. Microrrelato: 1.000 euros.
Más información

Desde el 10 de mayo a las 12:00 horas hasta el 25 de julio de 2016 a las 12:00 del mediodia, estará abierto el plazo de participación en el concurso.

Más información: 91.384.67.79/0 info@undedodeespuma.es

Twitter: @Cervecear

 Dirección

Asociación de Cerveceros de España

www.cervecear.com

Fuente: injuve.es