Entradas

Estos son algunos de los efectos de las drogas sobre la sexualidad

Drogas y sexo forman una mezcla explosiva se mire por donde se mire. “Los aparentes e iniciales ‘beneficios eróticos’ de las drogas esconden un dramático fin de la erótica. Las drogas, además, no mejoran la capacidad de seducción, ni la relación entre los sexos, sino que más bien la deterioran. El balance entre beneficio y riesgo es demoledor para la erótica y el arte de amar de las personas”, comenta Santiago Frago, director médico del Instituto de Sexología y Psicoterapia Amaltea, en Zaragoza.

“Los conocimientos que se tienen sobre los efectos de las drogas en la sexualidad son, desgraciadamente, muy escasos y dispares; de la misma manera que es difícil separar los efectos químicos de los psicológicos.  El hecho cierto es que no hay efectos generales sexuales de las drogas, sino particulares derivados de la singularidad y personalidad de los individuos y del efecto de las mismas a corto, medio o largo plazo”, dice el especialista en Sexología.

Según Frago, el tipo de consumo constituye una variable fundamental de cara a evaluar el efecto de las drogas para con la respuesta sexual. “No es lo mismo un consumo fortuito que intermitente, ocasional, habitual o compulsivo. Lo realmente preocupante de las drogas no es tanto la adicción física y psicológica que acarrean, sino las personalidades compulsivas cuyos comportamientos obligan a ciertas personas a realizar algo que va en contra de sus intereses y que no pueden evitar hacerlo; sin olvidar la tendencia al policonsumo”.

La tendencia actual, en algunas personas, es consumir drogas de tipo euforizantes para practicar sexo.
Fuente: http://www.cuidateplus.com

¿Son diferentes los efectos sobre la sexualidad según las drogas que se consuman? “Sí. Las diferencias fundamentales son los efectos iniciales (relajación o euforia), aunque con todas las sustancias se facilita una desinhibición. La tendencia actual es consumir drogas del segundo tipo (euforizantes), ligadas, por lo general, a prácticas sexuales masivas y con menos vínculo emocional”, responde Daniel Anadón Mateo, psiquiatra de la Clínica Nuestra Señora de La Paz (Madrid), de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Los expertos detallan, a continuación, qué efectos tienen las drogas sobre la respuesta sexual, tanto masculina como femenina:

Alcohol

Es un mito que el alcohol sea afrodisíaco”, afirma Frago, comentando que “hay un aparente aumento del deseo erótico tras una ingesta alcohólica moderada, pero la realidad es que dificulta el orgasmo femenino y precipita la disfunción eréctil en el hombre.  Por no hablar de los  conflictos de pareja que se derivan tras la ingesta abusiva del alcohol, puesto que exacerba las conductas celosas y predispone a la violencia”.

En palabras de Anadón, “el alcohol a bajas dosis tiene un efecto desinhibidor y aumenta la autoestima sexual. A dosis moderadas y altas ya es depresor, y a largo plazo disminuye la testosterona, la hormona de crecimiento y aumentan los estrógenos”. Aportando un poco de historia, este experto recuerda que “William Masters y Virginia Johnson -unos de los primeros sexólogos- ya averiguaban en 1983 que concentraciones muy bajas de alcohol tienen un suave efecto intensificador del deseo, la excitabilidad y la erección, pero con las concentraciones en sangre correspondientes a dos o tres copas de licor las erecciones se ven levemente suprimidas y la eyaculación, retardada”.

Con el paso del tiempo, prosigue Anadón, el consumo de alcohol hace que disminuyan las neuronas hipotalámicas que producen la oxitocina implicada en la respuesta sexual de ambos sexos. Ésta es la causa de la alta frecuencia de anorgasmia en hombres y mujeres bebedores. En concreto, del 30 al 40 por ciento de las bebedoras presentan trastornos de la excitabilidad a largo plazo  y el 15 por ciento anorgasmia. Además, la bebida excesiva puede alterar las hormonas y bloquear la ovulación.

Derivados del cannabis: marihuana y hachís

Respecto a las sustancias derivadas del cannabis, como marihuana y hachís, “se han constatado casos de mujeres con disminución de la lubricación vaginal, lo que en ocasiones hace el coito más doloroso. Su consumo continuado suele conducir al desinterés por el sexo”, destaca el director médico de Amaltea.

Por su parte, Anadón refiere que “el cannabis aumenta la percepción sensorial y provoca distorsiones en la noción del tiempo, pero el 15 por ciento de las mujeres se queja de sequedad vaginal. El consumo prolongado puede reducir también los niveles de testosterona y el líquido seminal, así como el funcionamiento ovárico en las mujeres”.

Cocaína

La cocaína, explica Frago, da lugar a un efecto controvertido en relación a la respuesta sexual: “Su uso esporádico puede incrementar las sensaciones corporales, pero su uso habitual provoca, en ocasiones, disfunción eréctil y priapismo (erección dolorosa y permanente), así como una importante pérdida del deseo sexual. Esta droga ha demostrado ser un potente anestésico local, reduciendo la sensibilidad genital, además de magnificar las conductas celotípicas -celos fuera de control-”.

Al respecto Anadón explica que con la cocaína “existe la idea de que es un potente estimulante sexual, lo que no es cierto, aunque sea un euforizante y dinamizante que ayuda a iniciar cualquier contacto”. El experto aporta los siguientes datos: “El 62 por ciento de los hombres adictos a la cocaína sufrían disfunción eréctil, según un estudio del psiquiatra estadounidense James Cocores publicado en 1988. El 60 por ciento de las fumadoras de crack eran anorgásmicas y el 72 por ciento de los hombres sufrían disfunción eréctil. La adicción ‘sexo-coca’ cada día es más frecuente por este efecto facilitador de las relaciones”.

Anfetaminas

Según el psiquiatra de la Clínica Nuestra Señora de La Paz, las anfetaminas producen insomnio en ambos sexos, un incremento del rendimiento físico e intelectual y gran euforia. “De ahí que actúen sobre las sensaciones orgásmicas. Pero hay efecto rebote, impidiendo mantener la erección durante varias horas en hombres, y elevando los riesgos cardiacos en ambos sexos”.

Heroína

“Si hablamos de la heroína, se sucede una inhibición del orgasmo y eyaculación, deseo sexual inhibido y fracaso eréctil en el varón. En la mujer aparece la anorgasmia, falta de deseo y alteraciones menstruales”, indica Frago.

Nicotina

Incluso la nicotina, sustancia adictiva contenida en el tabaco, puede tener efectos sobre la sexualidad. “Estrecha las arterias y facilita la disfunción eréctil en el hombre, así como los problemas de lubricación en la mujer”, concluye Frago.

Publicado originalmente por Ana Callejo Mora, el día viernes 9 de marzo de 2018 en www.cuidateplus.com

Un estudio confirma que la personalidad influye en el consumo de drogas

La asunción de riesgos está relacionada con el consumo de alcohol, cocaína o cannabis, y es más probable que se desarrollen adicciones a estas sustancias.

Óscar M. Lozano, profesor de la Universidad de Huelva, ha hecho un estudio analítico realizado con pacientes consumidores/as de drogas de esta provincia, sobre la relación existente entre el consumo de drogas y los rasgos de la personalidad, tales como las diferencias por género. Su intervención ha tenido lugar en las ‘Jornadas Nacionales de Patología Dual y Género’, organizadas por la Sociedad Española de Patología Dual y la Fundación de Patología Dual, con la colaboración del Plan Nacional Sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y la Excma. Diputación Provincial de Huelva.

El profesor ha destacado atisbos diferenciales en cuanto al género, y es que algunas facetas como la insensibilidad o la desconfianza son más notorias en los hombres, mientras que las mujeres destacan en otros rasgos como la evitación del daño y la intimidad. La combinación de puntuaciones elevadas en estas facetas de la personalidad conforman los trastornos.

Determinadas facetas o rasgos de personalidad son más relevantes en los hombres consumidores de drogas, como la insensibilidad o la asunción de riesgos.

Sin embargo, M. Lozano destaca que el sexo no nos ayuda a explicar por completo el hecho de que se produzca una adición a una sustancia u otra. Sin embargo, otros matices como la asunción de riesgos sí que está muy relacionada con el consumo de alcohol, la cocaína o el cannabis.

“Las intervenciones tanto farmacológicas como psicológicas, deben ir encaminadas a conseguir recuperar la normalidad de esos rasgos”, afirma el profesor. “De esta manera, podemos hacer una intervención más focalizada de los y las pacientes. Mientras que de la otra manera atacábamos a los síntomas o comportamientos, ahora abordamos las bases de la personalidad disfuncional”.

Este cambio en el ángulo de estudio, centrando como nuevo objetivo facetas de la personalidad en lugar de los trastornos, supone un cambio importante en el trabajo de las patologías, en función de si esas facetas son  más pronunciadas o leves, lo que trae consigo un gran avance en el estudio social.

 

Fuente original: consalud.es

El Congreso crea una Subcomisión que estudiará el uso terapéutico del cannabis

La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes la creación de una Subcomisión que analizará la posible regulación en España del uso terapéutico del cannabis y derivados, basándose en las experiencias en otros países y en la evidencia científica hasta ahora disponible sobre sus beneficios.

La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes la creación de una Subcomisión que analizará la posible regulación en España del uso terapéutico del cannabis y derivados, basándose en las experiencias en otros países y en la evidencia científica hasta ahora disponible sobre sus beneficios. 

La iniciativa parte de una proposición no de ley impulsada por Ciudadanos en abril y ha salido adelante con el apoyo de todos los grupos parlamentarios salvo PNV, que ha votado en contra porque “están ya saturados de subcomisiones” en la Cámara Baja, según ha precisado el diputado Joseba Agirretxea.

El objetivo de la formación ‘naranja’ es que se elabore un informe sobre el estado y situación del uso del cannabis y sus derivados en tratamientos terapéuticos, que contenga un diagnóstico con unas propuestas y conclusiones que pueda servir para la elaboración de un proyecto de Ley que regule esta materia en España, como ya se ha hecho en Canadá, Estados Unidos o Alemania.

Sobre todo, según recogen en la exposición de motivos, cuando hay estudios que han demostrado que puede servir para prevenir las náuseas y vómitos asociados a numerosos tratamientos, o puede estimular el apetito necesario en algunas patologías como el sida o los procesos oncológicos.

Asimismo, en la esclerosis múltiple ha demostrado presentar una importante aplicación al ser capaz de mejorar el dolor neuropático y la espasticidad, mientras que en la epilepsia también es utilizada como remedio para combatir las crisis convulsivas.

No obstante, admiten que la medida cuenta con profesionales a favor y detractores y recuerdan que “el empleo del cannabis como herramienta terapéutica depende esencialmente del contexto en el que se emplee, así como la variabilidad de su composición según la especie de planta que se utilice”.

La Subcomisión deberá presentar un informe en un plazo máximo de seis meses desde que se constituya, para lo que podrá llevar a cabo cuantas comparecencias sean necesarias, de representantes del ámbito sanitario, expertos nacionales e internacionales, sociedadescientíficas, asociaciones o plataformas de profesionales sanitarios y pacientes.

Subcomisión sobre el acceso a medicamentos

Por otro lado, la Comisión de Sanidad también ha dado el visto bueno a la creación de otra subcomisión que analizará el actual sistema de innovación y acceso a medicamentos, a propuesta de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, que en ese caso ha contado con la abstención del Grupo Popular.

El objetivo es analizar y evaluar los nuevos modelos de financiación de medicamentos y proponer directrices defuturo para mejorar el acceso del Sistema Nacional de Salud (SNS) a los nuevos medicamentos coste-efectivos y con alto impacto presupuestario.

Asimismo, buscan sentar las bases de una estrategia “amplia y ambiciosa” de transparencia en la investigación y desarrollo (I D) realizada con fondos públicos bajo los principios de transparencia, rendición de cuentas y priorización de los criterios de interés público; y analizar la situación actual del modelo biomédico español, europeo y global de forma conjunta, precisando el papel de España en el diseño de alternativas que favorezcan una I D más vinculada a las necesidades de salud de la población.

Su creación nace tras los problemas recientes con el acceso a los nuevos tratamientos para la hepatitis C y después de que la factura farmacéutica de las comunidades autónomas ascienda, según datos de marzo del año pasado, a 8.900 millones de euros. En este caso, la Subcomisión tiene nueve meses para elaborar su informe.

Fuente: lasdrogas.info

Fuente original: infosalus.com