Entradas

Cómo empezar a hablar de sexo seguro con tus hijo/as

Las estadísticas reflejan que el 40% de los embarazos en el mundo no son deseados. En España se registran 11,42 gestaciones adolescentes por cada 1.000

Un embarazo no deseado puede pasar a cualquier edad. Incluso niñas de hasta solo 11 años pueden quedarse embarazadas bien porque no entienden que los cambios que están ocurriendo en su cuerpo pueden causar un embarazo, bien porque están expuestas a abusos de personas mayores que ellas o bien porque no han desarrollado todavía la capacidad de entender que sus conductas de riesgo pueden derivar en un embarazo.

Las estadísticas reflejan que el 40% de los embarazos en el mundo no son deseados. Entre adolescentes de 15 a 19 años en países desarrollados, Estados Unidos es el líder con 41,08 embarazos por cada 1.000 adolescentes, seguido por Nueva Zelanda con 28,75 por cada 1.000 e Inglaterra y Gales con 26,02 por cada 1.000 directamente detrás. En España se registran 11,42 embarazos de adolescentes por cada 1.000 embarazos. Italia y Suecia están en la cola con 6,94 y 6,16 por cada 1.000, respectivamente.

Los y las adolescentes de entre 13 y 16 años se encuentran en el epicentro de la etapa egocentrista y están concentrados en el presente, sin importarles las consecuencias de sus actos. Además, este grupo de edad está expuesto a la manipulación sexual cuando intentan salir de su grupo para juntarse con chicos mayores. En ocasiones, para ser aceptados en estos grupos, se ven obligados a hacer cosas que no quieren y que tienen fatales consecuencias.

Los y las adolescentes de más edad pueden que no usen correctamente los métodos anticonceptivos o es posible que el uso y abuso de drogas y alcohol les ponga en situaciones donde no sean capaces de tomar la mejor decisión o incluso de decidir si deben usar algún método anticonceptivo. Además, como consecuencia de estas conductas de alto riesgo, este grupo de adolescentes está expuesto a episodios de violencia sexual.

Los y las adolescentes de entre 13 y 16 años se encuentran en el epicentro de la etapa egocentrista

Todos los estudios revelan que la mayor parte de los embarazos no deseados se producen durante la adolescencia. De acuerdo con estadísticas de Estados Unidos, los y las adolescentes de mayor edad, entre 18 y 19 años, tienen una tasa de embarazos no deseados del 83% , la mayor de todos los grupos de edad. A continuación, están los y las chicas de entre 15 y 17 años con un 79% y finalmente el grupo de jóvenes adultos/as, con edades de entre 20 y 24 años, con un 64%.

La edad ideal para hablar con nuestros/as hijos/as

Más importante que hablar de anticonceptivos a una determinada edad, los padres y madres pueden ayudar a sus hijos/as a evitar un embarazo no deseado hablandoles sobre el respeto a su propio cuerpo y al de los y las demás desde muy pequeños/as. Enseñar a los y las niñas a utilizar los nombres correctos para referirse a sus genitales desde pequeños/as puede eliminar el estigma negativo relacionado con la sexualidad, darles confianza sobre sus propios cuerpos y reducir el riesgo de abuso sexual al evitar que se convierta el cuerpo humano en un juego o un juguete. Además, si enseñamos a los niños y las niñas que sus cuerpos son privados y que solo pueden ser vistos por sus padres o por el médico, les haremos ver la importancia que tiene su cuerpo y les estaremos ayudando a decidir qué es bueno y qué es malo para su cuerpo.

Los y las adolescentes con menos probabilidades de tener un embarazo no deseado tienen normalmente una relación de confianza con uno/a o más personas adultas

A medida que los niños y las niñas van creciendo podemos continuar con la educación sobre el respeto a su cuerpo comentandoles los casos de sexualidad explícita o hipersexualización que vemos todos los días a nuestro alrededor. Hablar con los niños y las niñas, con un lenguaje apropiado a cada edad, sobre los mensajes explícitos que vemos en vídeos musicales, anuncios, programas de televisión y en vídeos, memes y redes sociales en Internet les ayudarán a entender que lo que ven en esas imágenes no es lo que nuestra familia considera apropiado ni está de acuerdo con nuestros valores. Estas imágenes se pueden utilizar para educar tanto a niños como a niñas. Poco a poco los niños y las niñas se acostumbran a cuestionar los mensajes que reciben, a consultar con los padres cuando ven algo que no está de acuerdo con los valores que les enseñan en casa y, con el tiempo, aprenden a tomar sus propias decisiones en relación con imágenes de contenido sexual explícito.

Por último, durante la adolescencia, cuando las personas jóvenes son más independientes, los padres les deben hablar directamente sobre los riesgos de tener relaciones sexuales y sobre las alternativas que tienen a su disposición si deciden tener relaciones sexuales para reducir los riesgos que pueda tener en su salud física, mental y emocional y en su vida social. Está demostrado que una buena relación entre el/la adolescente y sus padres y en especial entre las chicas con sus madres, previene las relaciones sexuales tempranas, ayuda a retrasar la edad de iniciación sexual y promueve prácticas sexuales más seguras como el uso de preservativo o la precaución ante infecciones.

Cómo empezar a hablar de sexo seguro con tus hijos

Si los padres y las madres han educado a sus hijos/as sobre el respeto a su propio cuerpo y al de los y las demás será mucho más fácil entablar la conversación sobre los métodos anticonceptivos. Las conversaciones sobre anticonceptivos deben empezar antes de la menstruación en el caso de niñas y de la pubertad en el caso de los niños.

¿Cómo debería desarrollarse la conversación?

Es importante tener en cuenta que hablar con hechos consumados puede resultar intimidatorio y además es contraproducente. La clave es respeto mutuo, confianza, paciencia, privacidad y tiempo para explorar los sentimientos del y la adolescente sin juzgar. Los padres deben crear un entorno seguro donde el hijo o hija se sienta a gusto conversando con ellos de este tema.

Si los padres han educado a sus hijos sobre el respeto a su propio cuerpo y al de los demás será mucho más fácil entablar la conversación sobre los métodos anticonceptivos

Por ejemplo, es mejor preguntar “¿Cada cuanto tienes relaciones sexuales?” que “¿Estás teniendo relaciones sexuales?”. En la primera opción, damos por sentado que el/la joven es activo/a sexualmente y por lo tanto puede contestar la pregunta diciendo la frecuencia o simplemente diciendo que no tiene relaciones. La segunda alternativa da por supuesto que el/la joven no es activo/a sexualmente por lo que le obligamos bien a mentir o bien a admitir que efectivamente está teniendo relaciones. La primera alternativa es más fácil para el chico o chica y permite abrir una conversación. En el segundo caso exigimos una confesión y levantamos una pared entre padre e hijo/a.

¿Cuantas veces hay que sacar el tema?

Los padres y madres deben empezar con este tema mucho antes de lo que creen y revisitarlo con frecuencia. En los momentos en los que una película, programa, o vídeoclip haga referencia a la sexualidad, los padres pueden aprovechar la ocasión para informar y educar a sus hijos/as. El respeto por tu propio cuerpo y por el de los demás debe ser un tema de conversación constante que se mezcle con otras partes de su educación. La sexualidad no debe ser un tema tabú. La sexualidad forma parte de la esencia de cada persona y debería abordarse, de manera adaptada a cada edad, durante la niñez y adolescencia. Si evitamos el secretismo entorno al sexo, fomentamos que los niños y ls niñas se dirijan a adultos de su confianza en búsqueda de consejo y ayuda.

La sexualidad no debe ser un tema tabú y forma parte de la esencia de cada persona

Muchos y muchas adolescentes conocen los anticonceptivos que existen, pero se arriesgan con la marcha atrás. ¿Cómo concienciarles para que no lo hagan?

Como hemos dicho antes, el egocentrismo propio de los adolescentes hace que vivan el momento y no se preocupen de las consecuencias a largo plazo de sus actos. Por eso, cuando los adolescentes están comenzando a ser sexualmente activos, se guían por sus instintos y deseos, sin prestar atención a las consecuencias (enfermedades de transmisión sexual, embarazo o estigmatización social). Una buena manera de aumentar las probabilidades de que usen anticonceptivos correctamente es hablar con ellos antes de que se encuentren en estas situaciones irreversibles, intentar solucionar algunos problemas antes de que aparezcan, y ayudarles a salir de situaciones de riesgo en las que se ven obligados a hacer algo que no quieren.

Como padres ymadres, lo único que podemos hacer es facilitarles las herramientas. Son ellos/as los/as que tienen que estar lo suficientemente motivados/as como para usarlas. Para inculcarles que hay que pensar antes que actuar y así permitirles la transición entre la adolescencia y la edad adulta, tenemos que comunicarles los valores familiares y las expectativas que tenemos y debemos ayudarles a entender que algunas veces las consecuencias de sus acciones no son reversibles.


La situación socioeconómica y el nivel de desarrollo físico y emocional

Los embarazos no deseados varían en función de la situación socioeconómica. Las mujeres con menos recursos tienen más embarazos no deseados. De hecho, en el periodo 1994-2001 el número de embarazos no deseados aumentó un 44% entre mujeres consideradas por debajo del umbral de la pobreza mientras que descendió entre mujeres con ingresos dos veces por encima de este umbral.

Cuando hablamos de embarazos no deseados siempre tenemos la combinación del desarrollo físico por un lado y algún otro factor social como nivel económico, situación familiar o nivel educativo por el otro lado. Todos y todas las adolescentes son susceptibles de encontrarse en una situación de embarazo no deseado tanto por el egocentrismo propio de esta edad que les lleva a tener mayor tolerancia para conductas de alto riesgo como por su falta de experiencia a la hora de tomar decisiones y también por su limitada capacidad de pensamiento abstracto.

Obviamente, aquellos y aquellas jóvenes procedentes de familias desestructuradas, con poca supervisión, con hábitos de consumo de drogas o alcohol que impactan su capacidad de razonar, que se juntan con otros y otras jóvenes que practican conductas de alto riesgo, y que no cuentan con una persona adulta de referencia que les pueda ayudar y guiar, cuentan con pocos recursos para tomar las decisiones adecuadas. Es más probable que estos/as jóvenes tengan problemas, incluido un embarazo no deseado.

Los y las adolescentes con menos probabilidades de tener un embarazo no deseado tienen normalmente una relación de confianza con una o má personas adultas, saben dónde buscar ayuda cuando la necesitan, se encuentran en entornos seguros, sin riesgo de abuso, no consumen alcohol ni drogas y desarrollan su vida dentro de una estructura familiar que les permite cierta independencia pero con límites para que estén protegidos/as y tengan una referencia. Esto crea una situación donde el y la joven conoce sus posibilidades, sus límites, tiene un concepto claro de quién es y cuál es su sitio tanto en la familia como en la sociedad a la vez que entiende sus derechos y obligaciones en ambos casos.

Fuente original: www.elpais.com

28 de septiembre, Día Internacional por el Acceso al Aborto Legal y Seguro

Ya en el 2012 la Organización Mundial de la Salud alertó sobre el aumento de abortos inseguros en los países en desarrollo:

  • Las complicaciones de un aborto mal practicado constituyen una de las principales causas de muerte materna tras provocar hemorragias o infecciones fatales.
  • Los abortos realizados por personal no capacitado o en entornos sin los recursos médicos y de higiene mínimos ponen en riesgo la vida y salud de miles de mujeres cada año, explicó la agencia de la ONU.
  • La incidencia de abortos inseguros es mucho mayor en los países donde la práctica es ilegal porque esta restricción lleva a las mujeres a recurrir a instancias clandestinas.
  • En América Latina, el 95% de los abortos son inseguros. Según la OMS, hasta 2008, la tasa mundial de abortos era de 28 por cada mil mujeres, una cifra que prácticamente no ha cambiado desde 2003. En cambio, el porcentaje de abortos inseguros aumentó un 5%, a 49%, en el periodo 1995-2008, lapso durante el cual el número de abortos en los países en desarrollo se incrementó de 78% a 86%.
  • Cada día se realizan 55.000 abortos inseguros en el mundo, 95 por ciento en países en vías de desarrollo, los cuales son responsables de una de cada ocho muertes maternas.
  • Mundialmente por cada siete nacimientos se lleva a cabo un aborto inseguro. Se calcula que el aborto inducido -en forma clandestina y condiciones inseguras- es la causa de una de cada tres muertes maternas en la región y de aproximadamente 800 mil hospitalizaciones por año.

Organizaciones internacionales en defensa de los Derechos Humanos señalan que el acceso al aborto seguro y legal puede salvar la vida y facilitar la igualdad de las mujeres. “Las decisiones de las mujeres en materia de aborto no tienen que ver solamente con sus cuerpos en términos abstractos, sino que, en términos más amplios, se encuentran relacionadas con sus derechos humanos inherentes a su condición de persona, a su dignidad y privacidad” añade Human Rights Watch.

En el mundo existen distintos niveles de penalización del aborto, pero está demostrado que la existencia de más o menos abortos no está en relación a la penalización, pues hay países en que la interrupción del embarazo está totalmente permitida y sin embargo los abortos son una mínima proporción.

Según análisis de la Organización Mundial de la Salud, el riesgo de muerte materna es cuatro veces mayor en las adolescentes menores de 16 años que en las mujeres de entre 20 y 30 años. Otros problemas de salud física y mental son también significativamente mayores entre las niñas de corta edad con embarazos precoces e indeseados.

Campaña 28September, Día de Acción para el Acceso al Aborto seguro y legal

 

Historia

28 de septiembre, Día de Acción para el Acceso al Aborto seguro y legal tiene su origen en América Latina y el Caribe, donde los grupos de mujeres se han movilizado alrededor de 28 las dos últimas décadas para exigir a sus gobiernos despenalizar el aborto, para facilitar el acceso al aborto seguro y asequible servicios y para terminar con el estigma y la discriminación hacia las mujeres que deciden tener un aborto.

El nombre original de la campaña en América Latina y el Caribe es Campaña 28 de Septiembre por la Despenalización del Aborto, que continúa hasta el día de hoy cada vez mayor en la fuerza y ​​el compromiso por parte de las y los defensores de los derechos de las mujeres en la región.

La fecha – el 28 de Septiembre – fue elegida en conmemoración de la abolición de la esclavitud en Brasil, que ahora se recuerda como el día del “vientre libre” exigiendo el aborto seguro y legal para todas las mujeres.

En 2011 la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos (RMMDR)tomó el 28 de septiembre al nivel mundial en solidaridad con el movimiento de mujeres en América Latina y en reconocimiento del hecho de que el acceso al aborto seguro y legal sigue siendo negado por muchas mujeres en muchos países:

  • En la mayoría de los países africanos el aborto está prohibido, ya sea por completo o sólo se permite para salvar la vida de la madre.
  • En algunos países asiáticos abortar está permitido por la ley, en la mayoría, sin embargo, sigue siendo muy restringido, e incluso legal, las mujeres tienen que lidiar con los altos costos y falta de acceso a servicios de aborto apropiado.
  • Varios países europeos y cada vez más los Estados Unidos se enfrentan a feroces ataques de los grupos de la oposición que desean restringir la libertad reproductiva de las mujeres mediante la imposición de restricciones legales y financieras, proyectar un mayor estigma y discriminación y obstruir aún más el acceso a los servicios de aborto.

Todos los factores mencionados constituyen graves obstáculos para las mujeres para ejercer plenamente sus derechos humanos

En el año 2012 Septiembre 28 – el Día de Acción Global para la seguridad y el Aborto Legal -recibe un reconocimiento mundial y está siendo tomada en conjunto hacia adelante por la RMMDR junto con la Campaña Internacional por el Derecho de las Mujeres a Aborto Seguro unidos por las principales redes regionales y globales de SSR, numerosos socios nacionales y activistas de base.

¿Cómo funciona esta campaña?

28 días de acción mundial para tener acceso a las formas de aborto legal y a las actividades de campaña realizadas por la Campaña Internacional por el Derecho de las Mujeres al Aborto Seguro, que tiene como objetivo construir un movimiento internacional para promover el acceso universal al aborto seguro y legal, como una mujer de de salud y de derechos humanos.

Como parte de la Campaña Internacional, RMMDR se involucra en septiembre 28 actividades de campaña anuales, llevadas a cabo por los miembros de la campaña y la RMMDR, así como aliados en todo el mundo.

28 de septiembre es un Día de Acción! Este día es una excelente oportunidad para la movilización de las comunidades y la organización de reuniones de manera que desde diferentes lugares en el mundo nuestra demanda va a ser escuchada claramente – el acceso al aborto seguro, legal y accesible! #IResistWePersist!

Materiales de la campaña

Fuente: www.tribunafeminista.org

Lo que querías saber sobre el aborto y no te atrevías a preguntar

El Museo de la contracepción y el aborto, fundado en Viena en 2007, es la colección más exhaustiva del mundo de métodos y objetos utilizados por el ser humano para evitar el nacimiento de otros seres humanos. Hace poco realicé una visita guiada con Christian Fiala (foto de abajo), fundador del museo y médico abortista, y esto es lo que me contó mientras caminábamos por la exposición.

Por supuesto, hay una historia que explica por qué empecé a trabajar en este campo [del aborto y la contracepción], que es un tema muy tabú en Austria —e incluso más en la región alpina del Tirol, donde se negaron a alquilarnos un piso a mi novia y a mí por no estar casados—.

Por aquel entonces, yo había empezado a ir a la escuela de medicina y me sorprendió que muchos de mis compañeros no conocieran formas de protegerse contra las enfermedades de transmisión sexual o de evitar embarazos no deseados, a pesar de su formación profesional.

Cómo introducir un pesario antiguo en el cuello del útero

Tras pasar unos años en Tailandia, donde vi morir mujeres a diario a causa de abortos autoinducidos que no salieron bien, decidí tomar cartas en el asunto. Quería ayudar y apoyar a las víctimas, y educar a sus parejas sobre los riesgos y las posibilidades existentes, en especial cuando no se contempla la paternidad.

En Austria la legislación nacional sobre el control de la natalidad es muy conservadora e hipócrita. Por eso, el objetivo principal del museo es informar a los visitantes sobre el control de la natalidad, sobre la horrible historia del aborto a lo largo del tiempo y las absurdas creencias que la rodean.

Izquierda: un condón hecho con una vejiga de pez, del tipo que se cree que utilizaba el rey Minos de Creta en el 1200 AC. Derecha: la leyenda reza, “Condones Diva, hechos de goma sedosa. ¡Estirando mi condón protegido legalmente!”

Viajo mucho, y durante varias conferencias y visitas a especialistas de todo el mundo con los que he hecho amistad, he recopilado información y objetos fascinantes. Antes de que Charles Goodyear inventara el primer condón de caucho natural vulcanizado en 1855, la gente utilizaba todo tipo de cosas como método anticonceptivo: vejigas de pez, apéndices de oveja y tripas de animales.

La sensación era muy natural, pero no eran fiables.

Ducha francesa con aspecto de jarra de cerveza.

En Europa, después del sexo solían utilizarse duchas vaginales como anticonceptivo. Por supuesto, esta medida era totalmente ineficaz.

En la década de 1900 se utilizaban esponjas como diafragmas, e incluso se inyectaba orina en lombrices para comprobar si se había producido un embarazo. Eso tampoco funcionaba demasiado bien. A partir de 1945, y hasta 1965, se utilizaban ranas como una forma muy común y relativamente fiable de test de embarazo.

Al igual que a las lombrices, a las ranas se les inyectaba orina de una mujer que se creía que estaba embarazada. Si la rana desovaba, significaba que la hormona humana que estimula la ovulación estaba presente en la orina.

En la década de 1960, el test empezó a cambiar un poco. Un agente anticonceptivo especialmente absurdo eran las bebidas gaseosas. Hay documentos que prueban que, desde principios del siglo XX hasta la década de 1950, se usaba Coca-Cola como ducha vaginal espumosa para después del sexo. Obviamente, no resultaba nada práctica ni eficaz ya que, al contrario de lo que se suponía, el ácido carbonatado no daña el esperma.

Este es un invento muy tonto: un tapón de madera para la uretra. Por muy ridículo y peligroso que parece, muchos soldados podrían haberlo utilizado. No puede decirse nada positivo de eso.

Hasta más o menos 1900, el método principal para controlar la natalidad era matar a los bebés tras el parto. Desde entonces, durante unos 70 años, se convirtió en una práctica habitual la interrupción ilegal del embarazo entre el cuarto y el quinto mes.

Esto sigue haciéndose en muchos países desarrollados. A partir de la década de 1970, se introdujo la legalización de la interrupción quirúrgica del embarazo hasta el décimo mes. En la década de 1990 se desarrolló el aborto medicinal hasta la sexta semana de embarazo. Hoy día, la mejor forma  de control de la natalidad es simplemente la prevención.

Antes de que el aborto fuera legal, muchas mujeres de toda Europa morían a causa de las brutales prácticas que llevaban a cabo para intentar abortar.

Se ha utilizado todo tipo de sustancias y objetos imaginables para provocar abortos.

Lavadora manual reverberante de Bosch, útil en cualquier hogar.

Los utensilios del hogar que vibraban mucho, como este de Bosch para lavar la ropa, se utilizaban para provocar el aborto. En este caso, se colocaba el aparato sobre la barriga y se accionaba.

Herramientas para practicar abortos del Museo de Criminología de Dresde

Hasta 1975, el hospital medio tenía tres salas principales. Los departamentos de ginecología y obstetricia tenían el mismo tamaño que los actuales y eran tan importantes como lo son hoy día. En cambio, la sala séptica era tan grande como las otras dos y en ella se atendía a mujeres con sepsis y toxemia, es decir, a las que se habían envenenado con la esperanza de conseguir abortar.

Hay que tener en cuenta el grado de impotencia y de tensión psicológica que las mujeres fértiles tenían que soportar en esa época. La experiencia del parto era increíblemente traumática y podía llevarlas a un nivel de desesperación inimaginable en la actualidad. La gente sigue negando con la cabeza mientras visita el museo porque el público occidental ya no conoce esos miedos existenciales.

A menudo se utilizaban jabones para practicar abortos ilegales. Se introducían en el útero para provocarlos, aunque, desgraciadamente, eso solía acarrear la muerte de las mujeres.

Se intentaron muchas cosas, pero el 99,9 por ciento de los intentos eran en vano. El 0,01 por ciento que funcionaba se consideraba una verdadera revolución, como la píldora. Casi al mismo tiempo que se introducía la píldora a principios de la década de 1960, empezaron a desarrollarse los primeros métodos de barrera.

La aparición de la píldora, la primera forma de pseudodominación humana de la fertilidad biológica, se considera el segundo logro más importante de la historia de la humanidad —el primero es el control del fuego—.

Gracias a los métodos anticonceptivos eficaces, podemos administrar la fertilidad en nuestras vidas y no al contrario, que es lo que pasaba antes. La gente no se da cuenta de que antes de que existieran los anticonceptivos, una mujer se quedaba embarazada nada menos que 15 veces entre los 15 y los 50 años.

Varias máquinas de condones en Alemania y Austria

Cualquier formación sociocultural desde 1960 no habría sido posible sin los métodos anticonceptivos químicos. No estaríamos aquí, porque tendríamos niños que cuidar. La revolución sexual de 1968 se habría acabado después de nueve meses.

Por ponerte un ejemplo, hace poco vino a nuestra clínica una chica de 17 años para interrumpir su embarazo. Ya tenía dos hijos. Nunca había usado protección y ahí tenemos el resultado: la naturaleza hace su trabajo.

Izquierda: La leyenda dice, “Mujer, eres libre. Tus días no fértiles este año.” Derecha: aparato para calcular los días en cuestión.

Nunca ha habido tantos métodos de control eficaz de la natalidad como en la actualidad y, sin embargo, la mayoría de las mujeres prefieren un “método natural”. Resulta paradójico. No quieren productos químicos ni hormonas.

Lo que estas mujeres olvidan es que lo “natural” es tener 15 embarazos no deseados. A menudo se percibe la naturaleza como un paraíso por todos deseado, pero es una ilusión. La naturaleza es brutal y despiadada. Le importa una mierda el individuo.

Ramitas y tubos de plástico usados para provocar el aborto y retirados de los úteros de mujeres en el hospital de Mulago, en Uganda, en 2003.

Desde que abrimos nuestra clínica abortista en Viena en 2003, y con la posterior apertura del museo en 2007, ha habido muchas manifestaciones frente al edificio por parte de fanáticos de Human Life International y de otros grupos cristianos. Se dedican a aterrorizar a nuestras pacientes, aunque las cosas se han calmado un poco desde que está interviniendo la policía.

Desgraciadamente, no es posible hablar con esta gente de forma objetiva. Están, por así decirlo, limitados psicológicamente. Ni siquiera es posible entablar un debate normal. Ese es el verdadero problema. No el aborto, sino el hecho de que, hasta la fecha, se permita a personas como estas manifestarse frente a nuestra clínica y asustar a mujeres que necesitan ayuda. Incluso he recibido amenazas de muerte anónimas.

Pero dejemos de hablar de gente como esa. No ayuda a la causa. No se puede culpar a los ignorantes de leer el diario equivocado. Lo único importante es que las mujeres que necesitan ayuda la reciban de profesionales con experiencia.

Material gráfico, pies de foto y exposiciones ofrecidas por el Museo de la contracepción y el aborto.

Fotos por Veronika Mathes

 

Fuente: http://www.vice.com/es