Se pone en marcha la Encuesta Europea por Internet para Hombres que tienen Sexo con Hombres (EMIS 2017)

Con ella se pretende detectar necesidades y establecer recomendaciones, especialmente en lo relativo a la prevención y control del VIH y otras ITS

Dentro del proyecto paneuropeo ESTICOM (sondeos y formaciones europeas para mejorar la salud de la comunidad HSH, en sus siglas en inglés), se ha puesto en marcha la segunda fase del sondeo EMIS (Encuesta Europea por Internet para Hombres que tienen Sexo con Hombres), conocida bajo el nombre EMIS 2017. El proyecto ha sido financiado a través del Programa de Salud de la Comisión Europea 2014-2020.

La primera fase de EMIS fue realizada en 2010 y contó con la participación de más de 13.000 hombres gais y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH) españoles (más de 180.000 en el total de Europa). Entre sus principales hallazgos destacaron la discriminación aún existente en nuestro entorno por la orientación sexual (más del 40% refirieron haber experimentado algún episodio en los 12 meses anteriores a su participación), el grado de uso del preservativo en las relaciones sexuales y la caracterización de la prevalencia de uso de drogas recreativas, el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

El principal objetivo de EMIS 2017 es profundizar en lo ya evaluado en 2010 y generar datos útiles para poder planificar los programas sobre prevención y atención del VIH y otras ITS, además de observar la evolución de cada país en estas áreas comparando los resultados de 2017 con los de 2010.

Otros aspectos que permitirá describir el sondeo serán las prácticas de riesgo de transmisión del VIH, las necesidades en prevención y el uso de los servicios de cribado del VIH y otras ITS por parte de los HSH. Entre los nuevos aspectos que cubrirá la encuesta se incluyen el ChemSex (el uso intencionado de drogas en las relaciones sexuales) y la profilaxis preexposición frente al VIH (PrEP). El ChemSex ha generado una gran preocupación en los últimos años como consecuencia de los potenciales problemas asociados al consumo problemático de drogas en las sesiones de sexo. Tanto es así que algunas ciudades como Barcelona y Madrid han incorporado el abordaje del ChemSex entre sus planes de salud pública.

Mientras que a nivel de cada uno de los países se contempla que EMIS 2017 será una herramienta clave para el diseño de programas estatales, en el plano internacional puede tener más interés como análisis de la evolución de la epidemia del VIH y de los datos epidemiológicos del resto de ITS, así como también para evaluar el impacto epidemiológico de las diversas pautas políticas, culturales y de provisión de servicios.

El perfil de participante en el sondeo es el de todo aquel hombre gay, bisexual u otro hombre (incluidos hombres transexuales) que se sienta atraído por hombres. En cuanto a la edad, el criterio de inclusión es haber alcanzado la edad legal para tener relaciones sexuales en el país donde se resida. Un total de 50 países de la región europea participan en el sondeo, que ha sido traducido a 33 idiomas.

En la encuesta se pregunta principalmente sobre las relaciones, la vida sexual, los riesgos, las precauciones y el uso de los servicios de salud. Se tarda unos entre 15 y 25 minutos en cumplimentarla y puede realizarse a través del ordenador o de cualquier dispositivo móvil con conexión a internet. La encuesta cumple con los estándares actuales de protección de datos, por lo que la participación es completamente anónima y confidencial.

Se puede acceder a la encuesta a través del siguiente enlace: www.emis2017.eu.

Fuente: Grupo de trabajo sobre tratamientos de VIH

Referencia: Comunicado de prensa de EMIS-2017: Major European Men  who have Sex with Men Internet Survey, EMIS 2017 launched in Europe

Más riesgo de fumar entre las personas adolescentes que vapean con alta concentración de nicotina

Incluso aunque sepa a ositos de gominolas y se inhale como un aerosol libre de humo, los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) con mayores concentraciones de nicotina pueden aumentar la frecuencia con la que los y las adolescentes consumen estos productos o fuman cigarros tradicionales, según un estudio de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos. 

 

Incluso aunque sepa a ositos de gominolas y se inhale como un aerosol libre de humo, los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) con mayores concentraciones de nicotina pueden aumentar la frecuencia con la que los y las adolescentes consumen estos productos o fuman cigarros tradicionales, según un estudio de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos. Sus autores/as evaluaron la asociación entre la concentración de nicotina en los cigarrillos electrónicos y el futuro comportamiento de fumar y ‘vapear’ en las pesonas jóvenes.

“Sabemos que fumar es una de las cosas más peligrosas que puedes hacer para tu salud, especialmente si comienzas durante la adolescencia”, señala Adam Leventhal, director del Laboratorio de Salud, Emoción y Adicciones en la Escuela de Medicina Keck de la USC. “Debido a que la nicotina tiene efectos adictivos y que elevan el estado de ánimo, las personas adolescentes que usan e-cigarrillos con concentraciones de nicotina más fuertes pueden estar menos dispuestas a dejar de ‘vapear’ y estar más inclinadas a usar otros productos de nicotina, como los cigarrillos convencionales”, añade Leventhal.

El estudio, publicado este lunes en ‘JAMA Pediatrics’, encontró que el 43 por ciento de los estudiantes de secundaria que consumieron cigarrillos electrónicos con alto contenido de nicotina (18 miligramos por mililitro o más) al inicio del estudio fueron “personas fumadoras frecuentes” durante el seguimiento seis meses después, lo que significa que fumaron cigarros tradicionales al menos tres veces en el último mes. Solo el 10 por ciento de los que usaron cigarrillos electrónicos de baja potencia (1-5 mg/ml de nicotina) y el 6 por ciento de los que usaron cigarrillos electrónicos sin nicotina fueron personas fumadoras frecuentes durante el seguimiento.

En comparación con las personas adolescentes que tomaron cigarrillos electrónicos sin nicotina, aquellas que fumaron cigarrillos electrónicos con alto contenido de nicotina fumaron 14 veces más cigarrillos por día, lo que se traduce en varios cigarrillos por día en promedio. “Sabemos que los adolescentes que fuman cigarrillos electrónicos tienen muchas más probabilidades de convertirse en fumadoras convencionales –dice Leventhal–. Nuestro estudio sugiere que la nicotina en los cigarrillos electrónicos puede ser una razón clave por la cual las personas adolescentes que usan estos dispositivos pasan a fumar más frecuentemente”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estadounidenses, el consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte prevenibles en Estados Unidos. Casi 40 millones de personas adultas en Estados Unidos fuman cigarrillos convencionales, y alrededor de 4,7 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria consumen al menos un producto de tabaco, incluidos cigarrillos electrónicos. Cada día, más de 3.800 personas menores de 18 años fuman su primer cigarrillo.

La nicotina, perjudicial para el cerebro adolescente en desarrollo

La nicotina es altamente adictiva y puede dañar el cerebro adolescente en desarrollo al elevar el riesgo de problemas de atención y depresión, dice Leventhal. Aunque investigaciones previas informaron que la mayoría de las personas adolescentes usaban cigarrillos electrónicos sin nicotina, los resultados de nuestra encuesta y otros estudios que pronto se publicarán muestran que muchas más personas adolescentes están ‘vapeando’ cigarrillos electrónicos con nicotina de lo que originalmente pensamos”, señala Leventhal, profesor asociado de Medicina Preventiva y Psicología en la Escuela de Medicina Keck.

Nuestro estudio indica que las personas adolescentes que inhalan más nicotina pueden tener un mayor riesgo de efectos adversos críticos para la salud, como convertirse en fumadoras habituales de cigarrillos convencionales y ser usuarias habituales de cigarrillos electrónicos”, agrega este investigador.

El estudio incluyó las respuestas de 181 estudiantes entrevistados de diez escuelas secundarias de Los Ángeles, California, Estados Unidos. Los datos iniciales se recopilaron en la primavera del curso de 10° grado mientras que los datos de la encuesta de seguimiento se recogieron seis meses después en el otoño del 11° grado. El uso de un cigarrillo electrónico líquido con altas concentraciones de nicotina se asoció con un uso mayor y más frecuente de cigarrillos electrónicos y cigarrillos normales.

Los líquidos del cigarrillo electrónico se venden en concentraciones de nicotina que oscilan entre 0 mg/ml y más de 25 mg/ml, según los datos recopilados para este estudio. En la encuesta estudiantil, la concentración de nicotina se clasificó como ninguna, baja (1-5 mg/ml), media (6-17 mg/ml) y alta (18 o más mg/ml). Para cada nivel superior en la fuerza de la nicotina, las personas participantes tenían dos veces más riesgo de fumar tres días o más en el mes anterior al seguimiento.

Investigaciones previas sobre cigarrillos electrónicos dirigidas por el equipo de investigación de la Escuela de Medicina Keck revelaron que las perosnas adolescentes que probablemente no habrían fumado cigarrillos si no existieran los cigarrillos electrónicos ahora están ‘vapeando’ y que las personas adolescentes que consumen e-cigarrillos corren un mayor riesgo de convertirse en fumadoras convencionales.

Estos trabajos plantean la preocupación de si los cigarrillos electrónicos pueden desacelerar la caída en picada en todo el país de consumo de tabaco, posiblemente como resultado del aumento en el consumo de cigarrillos electrónicos entre las personas adolescentes, lamenta Leventhal, apuntando que la nicotina puede ser esencial para la transición de ‘vapear’ a fumar en la adolescencia.

 

Fuente: www.lasdrogas.info

Fuente original: infosalus.com