¿Funcionan de verdad las pociones de Shakespeare?

El padre de Hamlet fue envenenado por una sustancia que fue vertida en su oído mientras dormía. Julieta usó un narcótico para fingir su propia muerte y Titania se enamoró de un hombre con cabeza de asno después de que se le pusiera en los ojos el jugo de una flor.

William ShakespeareEl célebre autor William Shakespeare nació hace 450 años.

No quedan dudas de que estas intervenciones botánicas le dieron buenos recursos narrativos a William Shakespeare.

Sin embargo, lo que se ha puesto en discusión es a qué sustancias específicas se refería el dramaturgo y si estas causarían o no el efecto deseado.

¿Podrán los más o menos 400 años de ciencia desde que el bardo escribió estas obras brindar algunas pistas o respuestas?

¿Es realmente posible verter veneno en el oído de alguien que duerme sin despertarlo?

¿Puede una droga hacer que te enamores de una persona que no te parece atractiva? ¿Existe una sustancia que pueda hacerte parecer muerto sin dañarte?

Comencemos con el desafortunado padre de Hamlet. Su fantasma nos cuenta lo que sucedió:

“Durmiendo en el jardín, como era mi costumbre por la tarde, tu tío a esa hora insospechada, se acercó sigiloso con un frasco de esencia ponzoñosa y vertió en los portales de mi oído el tósigo ulcerante, cuyo efecto a la sangre del hombre es tan hostil…”

Es difícil creer que el rey no sintiera el veneno gotear en su oído y se despertase de inmediato para hallar a su asesino inclinado sobre él.

Sin embargo, en 1950, un especialista en anatomía del oído analizó esto en detalle en un trabajo titulado “Shakespeare en el oído, nariz y garganta” y concluyó que, debido a que el asesinato tuvo lugar en una “hora tranquila” y que el rey se encontraba “saciado de pan”, podría encontrarse sumido en un profundo sueño.

HamletLuego de ser envenenado por el oído, el padre de Hamlet regresa como un fantasma.

Entonces, si la sustancia hubiera sido aceitosa y el frasco hubiera estado a temperatura corporal porque Claudio (el asesino) lo tenía en su mano, puede ser que el rey permaneciera dormido mientras el líquido se vertía en su oído.

La droga del amor

Existe un debate aún mayor sobre a cuál sustancia real se refería Shakespeare como “hebenon”. Las plantas candidatas incluyen conium, diospyros, tejo, belladona y beleño negro (también llamada “matagallinas”).

Las hojas, corteza y bayas del árbol de tejo son de hecho venenosas, al igual que obviamente lo son el conium y la belladona.

La planta de diospyros es más débil y contiene resina en lugar del “jugo” mencionado por Shakespeare.

El beleño negro pertenece a la familia de la papa, el tabaco y el tomate y pequeñas cantidades se usan en la medicina moderna para tratar diferentes desórdenes gastrointestinales por su capacidad de frenar los movimientos estomacales.

Si su componente principal, la hyosciamina, se transformara en un potente extracto concentrado, podría resultar fatal tanto para humanos como para gallinas.

TitaniaLa reina de las hadas se enamoró del primero que vio al despertar.

Por otro lado, según la descripción de Shakespeare de los síntomas que sufrió el rey, sólo serían candidatas posibles el beleño y el tejo porque actúan con mucha rapidez.

Shakespeare nos cuenta que el rey sufrió “una vil y repugnante corteza, todo mi suave cuerpo”; sin embargo, ninguno de estos venenos afectaría la piel.

Por lo tanto, investigadores como David Macht de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, quien investigó este tema hace más de un siglo, concluyeron que esta corteza repugnante no era más que una licencia poética.

En 1918, Macht estudió la absorción de drogas a través de diferentes partes del cuerpo y estaba tan decidido a descubrir si el padre de Hamlet podría haber sido envenenado por el oído que llevó a cabo sus propios experimentos.

Él ya estaba interesado en la absorción de medicamentos a través de diferentes partes del cuerpo y, en una serie de pruebas, aplicó a perros diferentes sustancias por diferentes orificios y midió el tiempo y velocidad de aparición de los síntomas.

Lo que descubrió fue que, cuando una droga se administraba por la uretra, causaba vómitos en tan sólo unos minutos, mientras que tardaba 30 minutos o más si se lo hacía por la vejiga.

PocionVarios científicos han intentado poner a prueba las pociones de las obras de Shakespeare.

Muchas sustancias, incluyendo la nicotina y la belladona podían absorberse por el oído y Match destaca que antes se usaba una infusión débil de beleño por vía auditiva para curar el dolor de oído.

Aún quedan dudas de que el veneno actuara con tal rapidez, a menos que la membrana del tímpano en el interior del oído hubiera estado dañada de alguna forma.

En un estudio mucho más reciente (2002), el investigador argentino Basilo Aristidis Kotsias se pregunta si Claudio, el hermano de Hamlet, estaba al tanto de que el rey sufría de pérdida de la audición y dedujo que un oído dañado sería la ruta ideal para el veneno.

La licencia poética aparece nuevamente en “Sueño de una noche de verano” cuando Titania, reina de las hadas, es narcotizada por orden del rey de las hadas.

A ella se la engaña para que se enamore de la primera persona que vea al despertar, que resulta ser un campesino que llevaba una cabeza de asno.

Edward Tabord cita en su obra sobre hierbas isabelinas desde semillas de ortiga hasta batatas para inducir la lujuria, pero, en este caso, Shakespeare nombra a la viola tricolor o pensamiento silvestre.

Esta contiene numerosas sustancias activas que incluyen flavonoles, ácidos carbólicos y taninos.

Si bien existe en la medicina popular el uso de la flor -también conocida en inglés como “amor por la pereza”- contra el asma y demás problemas respiratorios y su alto contenido de sustancias llamadas saponinas y mucílagos le dan propiedades diuréticas, no existe nada que sugiera que puede hacer que alguien se enamore.

Romeo y JulietaUn herbolario creó para Julieta un brebaje para parecer muerta.

Quizá soñar

Romeo y Julieta no necesitaron de asistencia química para enamorarse.

Sin embargo Julieta (atención: lo que siguiente revela la trama de la obra) tomó una droga misteriosa en su intento para engañar a su familia para que creyeran que había muerto, un plan que resultó totalmente contraproducente ya que Romeo la halló y se suicidó.

Fray Lorenzo le dio la sustancia y dijo:

“Y en esta simulación de muerte consumida
permanecerás cuarenta y dos horas,
y despertarás luego como de un sueño plácido”.

Esta podría haber sido Atropa belladonna, también conocida como hierba del sueño.

En 1597, John Gerarde escribió en su libro “Historia general de las plantas” que una pequeña cantidad causa locura, una cantidad moderada causa un sopor mortal y demasiada puede matar.

Otros candidatos posibles fueron las semillas de junco agrupado (Scirpus holoschoenus), también llamado “mata leopardos” porque se creía que podía matar panteras y lobos, pero no humanos.

Sin embargo, ninguna de estas induciría un coma con ritmo cardíaco tan bajo que se confundiera con la muerte.

La verdad es que nunca sabremos si los venenos y drogas de las obras estaban basados en sustancias reales, y de estarlo, a cuáles se refería Shakespeare y si funcionarían o no.

Y tal vez sea mejor así. Después de todo, él creó una colección de obras y sonetos que exploran la condición humana y perdurará en el tiempo, no una enciclopedia de plantas y hierbas.

 

Fuente: bbc.co

‘Startups’, fumetas e inversor@s: de cómo la legalización ha dado alas al y la emprendedor/a cannábic@

Ahora que se ha abierto la veda, son muchos los emprendedores que han puesto en marcha proyectos de todo tipo para abrirse un hueco en el suculento mercado de la marihuana. Desde los clásicos productos medicinales hasta la chica que ha creado una academia de pintura donde los alumnos pueden fumar mientras explotan su vena más artística.

140414155522

Nuestros mayores nos suelen decir que del amor al odio – y viceversa – hay solamente un paso. Historias como estas vienen a corroborar este acertado dicho. Tras la legalización del consumo recreativo en Colorado y Washington y con unos vientos de cambio que parecen soplar incluso dentro de la Casa Blanca, son muchos los que están tomando posiciones para no quedarse fuera del negocio.

Decenas o cientos de avispados empresarios han decidido apostar por el cannabis y sobre todo por la innovación. Y es que, más allá de las enormes posibilidades que plantea, hay inversores dispuestos a respaldar económicamente estas iniciativas.

Las circunstancias han cambiado mucho. Incluso aquellos que votaron en contra de su despenalización, aquellos que jamás han dado una calada a un canuto, han terminado abriendo los ojos. Es el caso de Jim Willett. Este exmarine de 62 años no solo había desechado el cannabis, sino que además había dedicado varios años de su vida profesional a sobrevolar la costa de Washington dando caza a los narcotraficantes que trataban de introducir su mercancía en territorio estadounidense.

Ahora su situación es bien distinta. Por azares de la vida, un día se topó con The ArcView Group, un grupo de inversión con base en San Francisco que se dedica a financiar nuevas ideas relacionadas con la marihuana. Desde entonces ha invertido más de un millón de dólares en este negocio legal en los estados de Washington y Colorado. “Estoy en esto por dinero”, asegura Willet, que no ha dejado pasar la ocasión. “Esta es la mayor oportunidad de negocio desde la caída del Muro de Berlín y la apertura del libre mercado en Europa”, corrobora Steve DeAngelo, presidente de ArcView y activista a favor de la marihuana.

El dinero no lo es todo

No todos están aquí para llenarse los bolsillos. Al margen del oportunismo de empresarios como Jim Willett, hay quien simplemente quiere compartir con otra gente todo lo bueno que la marihuana le ha otorgado.

Es el caso de Robi Hawley, que a sus 49 años está a punto de graduarse en la escuela de medicina y planea abrir un laboratorio de pruebas de cannabis. Ella conoció de primera mano los beneficios de esta planta cuando a su marido le diagnosticaron una enfermedad crónica. Entonces, cuando los medicamentos convencionales no surtían efecto, se decidieron a probar la marihuana medicinal, que le permitió aliviar el dolor y rehacer su vida.

Una situación similar fue la que vivió Cale Burkhart. En 2009, con 35 años, comenzó a utilizar los extractos de cannabis para aliviar las migrañas, el insomnio y el dolor de cuello que por aquel entonces padecía. Un año más tarde creó Vita Verde, una variedad de cremas de uso tópico elaboradas a partir del cannabis que al poco tiempo se comercializaba en 45 dispensarios de la región.

Con el paso de los meses y la despenalización, sumó a su línea de productos desde tintes hasta comestibles. Y, pese a que sus ingresos se han multiplicado en los últimos meses, asegura que hace todo esto para que todo el mundo se pueda beneficiar de los efectos positivos de la marihuana. “Me encanta ser parte del crecimiento de todo este asunto. Es muy emocionante formar parte de la historia”, reconoce.

La creatividad al poder

En medio de esta fiebre del oro, hay quien ha sabido mantener la mente fría y ha optado por ir a lo sencillo para sacar partido a sus conocimientos. Uno de ellos ha sido el empresario Jeremy Bufford que, a sus 33 años, ha puesto en marcha Marijuana Medical Tampa, de la cual ha nacido el “Cannabis College”, una suerte de instituto donde los alumnos aprenden a cultivar cannabis.

Pero no es solo eso. Tal y como comenta Bufford, el camino hacia el éxito “es mucho más complejo que poner una semilla en la tierra”. Por eso, además de recibir consejos para cuidar sus plantas, los alumnos analizan los vaivenes del mercado de la marihuana, aprenden los fundamentos del trato con el cliente y ahondan en las cuestiones legales que atañen a su negocio.

Aunque no se trata de la primera academia dedicada a este sector, pues desde 2007 la Universidad de Oaksterdam imparte clases de esta materia, sí que es un ejemplo de cómo sacar partido a las nuevas reglas del juego.

Es indudable que, con astucia, podemos sacar mucho partido a esas actividades cotidianas que practicamos para divertirnos y relajarnos. Sino que se lo digan a Heidi Keyes, propietaria de la escuela de arte Puff, Pass & Paint, que ha creado un nuevo concepto de clases de pintura en las que los alumnos pueden fumar y paladear deliciosos alimentos hechos con marihuana al tiempo que aprenden a dibujar.

Para sorpresa de su creadora, han sido muchos los que se han sumado a esta iniciativa. Pese a que esta artista aún no vende el cannabis que se consume en su pequeño estudio con espacio para apenas seis alumnos, en poco tiempo ha cubierto el cupo de estudiantes dispuestos a pagar 40 dólares (29 euros) por cada clase de dos horas.

Hay quien, ni corto ni perezoso, ha querido probar suerte poniendo en contacto dos mercados en plena ebullición. Para facilitar la búsqueda del dispensario más cercano donde encontrar un determinado producto, Justin Hatfield y algunos colegas crearon en 2008 la web WeedMaps.com. Por aquel entonces, ninguno de ellos podía siquiera imaginar el escenario que se encontraría algunos años después. Acertaron de pleno. Con una media de 50.000 usuarios únicos al día en 2013, este joven empresario, que ya por entonces capitaneaba una empresa de SEO, tuvo que dejarlo todo para dedicarse a tiempo completo a este negocio.

El propio Hatfield reconoce que, desde mucho tiempo atrás, ha estado “especialmente interesado en poner fin a la guerra contra las drogas”. Además, no tiene duda de lo que sucederá en los años venideros. “Veo la legalización federal en el horizonte dentro de los próximos diez a doce años”. Si este tipo lo dice, con el buen olfato que ya demostró tener para los negocios, ¿por qué no vamos a confiar en que así sea?

Fuente: dinafem.org

Estas son las drogas ilegales más consumidas en España (Ministerio de Sanidad)

  • El Ministerio de Sanidad publica una lista de las sustancias ilegales que más se consumen en España, como resultado de su encuesta anual.

¿Cuáles son las drogas ilegales más consumidas en España? ¿Y sus peligros potenciales? Aquí puedes comprobar la lista de estas sustancias, según la encuesta anual de Sanidad.

cannabis

1.- Cannabis: La sustancia ilegal más consumida en España. Según el Ministerio de Sanidad, en el año 2012 el 9,6% de la población española la tomó en algún momento. La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) señala como su riesgo principal el aún discutido “síndrome amotivacional”: apatía y pérdida de interés en el individuo. Este síntoma se une a una disminución de la capacidad de concentración y de memorización, especialmente en consumidores diarios de esta sustancia.

El humo del cannabis es más perjudicial para el pulmón humano que el del tabaco, y puede producir enfermedades en las vías respiratorias. En hombres jóvenes puede producir un retraso en el inicio de la pubertad, y en mujeres podría interrumpir el ciclo menstrual o producir problemas en la ovulación.

El consumo del cannabis es dañino para el feto durante el embarazo, pues el THC atraviesa la barrera placentaria. También para el bebé en la lactancia.

Además, está constatada la potencialidad del cannabis como elemento desencadenante de psicosis y cuadros delirante– alucinatorios en personas con riesgo a padecerlos.

Cocaína

2.- Cocaína: Según los datos de la encuesta anual de sanidad, un 2,3% de la población española la consumió en algún momento en el año 2012. Los riesgos de consumir esta sustancia son múltiples. Puede producir hemorragias nasales, problemas respiratorios y alteración del sueño. También inquietud, irritabilidad y agresividad. Puede provocar cefaleas o accidentes vasculares, que podrían llegar al infarto cerebral.

Uno de sus efectos más perniciosos son las complicaciones psiquiátricas que puede conllevar su consumo: crisis de ansiedad y disminución de la memoria y de la capacidad de concentración. Asimismo, la cocaína puede provocar la llamada “psicosis cocaínica”, que consiste en la aparición brusca de ideas paranoides que llevan al consumidor a un estado de confusión, pudiendo producir verdaderas crisis de pánico y alucinaciones.

Éxtasis

3.- Éxtasis: El Ministerio de Sanidad afirma que esta sustancia fue consumida por el 0,7% de los españoles en 2012. Según la FAD, después de unas horas de su ingesta, la euforia inicial da paso a un estado de agotamiento, de tristeza, de ansiedad y agresividad. Esta fase puede durar varios días.

El éxtasis puede provocar riesgos en el organismo, como la alteración grave del ritmo cardíaco, subida de la temperatura corporal, contracción de la mandíbula, temblores y convulsiones. El consumo de éxtasis puede dar lugar a la aparición de toxicidad aguda, muy rara pero extremadamente grave. Esta droga puede provocar insuficiencias renales y hepáticas.

El éxtasis puede abocar a riesgos psicológicos, como crisis de ansiedad, trastornos depresivos o alteraciones psicóticas (el sentimiento de no ser el mismo, de volverse loco, puede sobrevenir de inmediato o en los días siguientes a su consumo).

Speed

4.- Anfetaminas / Speed: La encuesta anual de Sanidad indica que el 0,6% de los españoles tomó esta droga en 2012. La sobredosis de anfetaminas aumentan la temperatura del cuerpo y pueden causar irritabilidad, convulsiones e incluso la muerte.

Si se consume de forma frecuente, este fármaco da lugar a depresiones severas. Asimismo, también puede aparecer un cuadro llamado psicosis tóxica anfetamínica, que a menudo se confunde con esquizofrenia. El abuso crónico de las anfetaminas provoca aparición de acné y trastornos en cabello, dientes, encías y uñas.

LSD

5.- Alucinógenos: El Ministerio de Sanidad cifra su ingesta en un 0,4% de la población española. Según la FAD, existen datos contundentes en cuanto a las secuelas en la esfera psicológica del consumo de alucinógenos como el LSD. Destacan los trastornos de depresión y ansiedad. Uno de los mayores peligros en relación con el consumo del LSD es el llamado “flash- back” o retorno de la vivencia tenida con la droga, sin mediar una nueva dosis. Esto conlleva riesgos considerables para la integridad de la persona.

También se pueden presentar episodios depresivos graves, cuadros psicóticos de tipo esquizofrénico, conductas de carácter paranoide o deficiencias en la memoria y en el pensamiento abstracto.

Setas mágicas

6.- Setas mágicas: Sanidad sitúa su ingesta en el 0,4% de la población española, al igual que los alucinógenos.

Según la FAD, a pesar de que no se conocen claramente los riesgos del consumo a largo plazo, su consumo de forma abusiva puede provocar importantes alteraciones psicológicas. Dichas alteraciones suelen manifestarse en crisis de ansiedad y de pánico, así como en inestabilidad emocional de impredecible duración en el tiempo.

Ketamina

7.- Ketamina: Los datos oficiales de Sanidad afirman que un 0,2% de los españoles lo tomó en algún momento de 2012. Si hay sobredosis de esta sustancia, puede dar lugar a la pérdida total de conciencia, el coma o incluso la muerte.

Asimismo, su consumo puede dar lugar a lo que se ha llamado “un mal viaje”: crisis de pánico y sensaciones muy desagradables. También puede producir depresión respiratoria y paro cardíaco. Trastornos de ansiedad, paranoias y flash back son otros efectos negativos a tener en cuenta si se va a consumir esta droga.

A largo plazo puede provocar daño cerebral, problemas de memoria, de concentración o deterioro de habilidades linguísticas. También dificultades en la digestión, en la micción, problemas oculares y alteraciones del sueño.

Heroína

8.- Heroína: Sanidad indica que un 0,1% de españoles la consumió en 2012. El uso continuado de la sustancia puede producir alteraciones de la personalidad, trastornos de la memoria, de ansiedad y depresión. Si se consume se manifiesta una enorme dependencia que hace que toda la vida del consumidor gire en torno a la sustancia.

Otros efectos dañinos que provoca su consumo son las alteraciones de la nutrición, afecciones gastrointestinales, dolencias cardiovasculares, alteraciones hepáticas y renales. Asimismo, pueden aparecer problemas dentales, patologías ginecológicas y abortos espontáneos.

Fuente: publico.es