Amigos e internet confunden sobre el uso de anticonceptivos.

  • Un 30% de los jóvenes europeos considera que la ‘marcha atrás’ es fiable.
  • El 10% cree que la menstruación protege contra los embarazos no deseados.

El número de jóvenes que mantiene relaciones sexuales sin protección continúa siendo «alarmante», según la última encuesta elaborada con motivo del Día Mundial de la Anticoncepción. Una situación que empeora por la supervivencia de algunos mitos sobre métodos contraceptivos supuestamente eficaces -y que en realidad no lo son- como la ‘marcha atrás’ o mantener relaciones durante la menstruación.

En Europa, un 30% de los jóvenes de entre 15 y 24 años considera que retirar el pene antes de la eyaculación es una técnica «efectiva», aunque los expertos consideran que se trata de un método «no fiable». Lo mismo ocurre con el periodo de las mujeres, en el que confían aún un 10% de europeos como una supuesta barrera contra embarazos. En este mismo continente, además, hay un 4% de entrevistados que cree que bañarse tras el encuentro sexual puede evitar la concepción, un porcentaje que se eleva hasta el 13% en África.

El informe, financiado por la farmacéutica Bayer, ha contado con más de 5.400 jóvenes de 26 países africanos, europeos, latinoamericanos, norteamericanos y asiáticos o del Pacífico. Aunque los datos presentan una fuerte asociación entre falta de información sobre métodos anticonceptivos y el número de embarazos no deseados, como en los casos de Brasil o Indonesia, esta relación no está tan clara en Europa. El Reino Unido, por ejemplo, es uno de los países donde mejor información maneja la población y, al mismo tiempo, uno de los que mayores tasas de embarazos no deseados presenta de Europa Occidental.

Llama la atención, de hecho, que tanto el Reino Unido como Francia y EEUU han experimentado un notable incremento en los últimos tres años en el número de jóvenes que mantienen relaciones sin protección con una nueva pareja. En otros países, como China, Estonia, Noruega o Tailandia, son mayoría los jóvenes que reconocen haber mantenido relaciones de riesgo al menos una vez.

La paradoja de internet

«Aunque la gente joven es capaz de acceder fácilmente a información precisa, no actúan necesariamente en función de ella», concluye el informe. Otra paradoja que se ha puesto de manifiesto proviene del uso que se hace de internet y las redes sociales: la Red es la fuente de información preferida por los encuestados, pero también es, según sus propias respuestas, una de las causas más frecuentes de confusión, sólo por detrás de los amigos.

Un 25% de los europeos (porcentaje que aumenta ligeramente en otras regiones) admite haber recibido información sobre opciones contraceptivas que después han comprobado errónea. Esta clase de confusiones provienen principalmente de los amigos (según el 44% de los europeos) e internet. En concreto, las redes sociales y los foros son culpabilizados del 34% de los engaños reconocidos, mientras que en blogs y páginas web esta cifra desciende hasta el 23%.

Los mitos de la Web social

Los «mitos y malas interpretaciones» que pueblan los sitios sociales están relacionados, según remarca el informe, con «el gran número de gente joven que cree en métodos ineficaces de anticoncepción». Otras causas que limitan la información o el acceso a métodos anticonceptivos son la «vergüenza» por preguntar, un ambiente poco propicio en la escuela (lo que ocurre en un quinto de los centros europeos) o el temor a que los padres o familiares se enteren.

«Lo que muestran los resultados es que mucha gente joven o bien carece de conocimiento sobre salud sexual o no se siente lo bastante segura como para pedir anticonceptivos o bien no ha desarrollado habilidades para negociar el uso de éstos con sus parejas y protegerse a sí mismos de embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual», indica Jennifer Woodside, de la Federación Internacional para la Paternidad Planificada, una de las ONG que ha colaborado en el estudio.

Publicado en: elmundo.es

Recordad que ante la duda…¡¡¡mejor preguntar!!!.
Si tenéis cualquier pregunta sobre este tema no dudéis en enviarnos un correo a epf@fsyc.org o un mensaje privado por el facebook.

El 36% de las informaciones sobre sida y VIH confunden los términos.

El 36 por ciento de las informaciones sobre sida y VIH confunden los términos, según el último estudio elaborado el Instituto de Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona (InCom-UAB), por lo que Mediosysida ha organizado el ‘II Taller VIH y sida y jóvenes periodistas en el siglo XXI’ para formar a los comunicadores sobre esta pandemia.

Según explican desde la organización, el taller, que tendrá lugar el próximo 24 de octubre en Barcelona, ‘es un espacio para el diálogo, el debate y la reflexión acerca del tratamiento de la información sobre VIH y sida en los medios de comunicación españoles’.

La coordinadora del proyecto, Maria Urrero, explica que ‘al analizar las piezas periodísticas se ha detectado que son los y las jóvenes periodistas quienes cometen más errores en el lenguaje y tienden a utilizar un lenguaje discriminatorio cuando se escribe sobre VIH y sida’.

‘Este hecho -prosigue Maria- tiene cierta lógica porque es un tema especializado y desafortunadamente el sida sigue siendo una enfermedad estigmatizada socialmente’. Por ello Mediosysida, un proyecto subvencionado por el Plan Nacional sobre el Sida, el Ayuntamiento de Barcelona, Gilead y Merck, se ha enfocado desde hace algunos años en la capacitación de los y las más jóvenes dentro del periodismo. ‘Es una inversión a corto plazo para mejorar la información en los medios de comunicación’, indica Urrero.

La segunda edición de este taller gratuito contará con la presencia de profesionales de destacados medios de comunicación españoles como son ‘El País’ y ‘El Mundo’, y abordará el VIH y sida ‘con un enfoque informativo desde los derechos humanos’, asegura la coordinadora.

Cómo reconocer y evitar el uso de lenguaje estigmatizador; cómo incluir la visión de género cuando se informa sobre la pandemia; o cómo aplicar enfoques innovadores para mantener la pandemia y su evolución en la ‘agenda’ de los medios, serán algunos de los temas que los y las jóvenes periodistas participantes en el taller abordarán a lo largo del día.

El taller vendrá precedido de un pequeño acto abierto a los medios, en el que se concederá el II Premio Mediosysida Para Jóvenes Periodistas, cuyo veredicto se dará a conocer el próximo 17 de octubre a través de la página ‘web’ de Mediosysida. DISMINUYE EL USO DE LENGUAJE DISCRIMINATORIO

El uso de lenguaje discriminatorio en los medios de comunicación tiende a disminuir. Así lo muestra el último estudio ‘El tratamiento del VIH/sida en los medios de comunicación escritos españoles (2009-2010)’, elaborado por InCom-UAB a petición de Mediosysida. Los datos revelan que existe una tendencia de cambio en el tratamiento de la información así como a la selección de informaciones y las fuentes utilizadas. Aumenta, por ejemplo, la presencia de la mujer como eje central de la información (de un 23% a un 30% en la última oleada), además de ser citada cada vez más como ‘experta’ en el hecho noticioso.

Se sigue detectando, sin embargo, la sinécdoque sida por VIH, es decir, el mal uso del término sida al querer hablar de VIH. Aunque esta incorrección ha disminuido del 48 al 36 por ciento respecto del anterior informe, algunos de los principales medios de comunicación españoles siguen incurriendo en este error. El informe señala como posible causa de esta confusión el hecho de que ‘el término sida se considera más atractivo periodísticamente y, por tanto, más eficiente con independencia de si se emplea con propiedad, dado que sida no es lo mismo que VIH’.

Mediosysida tiene previsto lanzar durante este otoño una nueva campaña de sensibilización a profesionales de los medios de comunicación de España acerca de la importancia de diferenciar los términos VIH y sida, así como contagio de transmisión.

Publicado en: noticias.terra.es

Un impulso global contra los malos humos en el trabajo.

  • Sólo el 11% de la población mundial está protegida por leyes antitabaco.
  • Una iniciativa forma a profesionales sanitarios para luchar contra este hábito.

Conseguir que nadie tenga que trabajar en un ambiente lleno de humo. Ese es el objetivo de una nueva iniciativa con la que se han comprometido gobiernos, compañías y organizaciones de todos los sectores en el marco de la ‘Clinton Global Initiative’ que se celebra estos días en Nueva York. Este encuentro, que fue inaugurado por el ex presidente de los EEUU en 2005, reúne cada año a organismos del sector público y privado para «dar soluciones a los desafíos más acuciantes».

La lucha contra el tabaco tiene un papel prominente en el encuentro de este año. Por tanto, quienes han firmado el acuerdo –un ejemplo es la Clínica Mayo de EEUU- se comprometen a combatir con sus recursos la presencia del tabaco en cualquier entorno laboral y animan a los empresarios a acabar con este hábito en sus compañías.

Los espacios sin humo son cada vez más comunes en el mundo desarrollado. Sin embargo, el tabaco sigue campando a sus anchas en la gran mayoría de países subdesarrollados. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo el 11% de la población mundial está protegida por leyes antitabaco y la mayor parte de estas personas vive en Europa o EEUU.

«Nos enfrentamos a una epidemia de tabaquismo, si no se trata ya de una pandemia», ha señalado durante el encuentro Howard Koh, del Departamento estadounidense de Sanidad, otro de los organismos que, junto a compañías como Johnson y Jonhson, ha firmado el compromiso de acción.

La iniciativa busca tanto a empresarios que quieran convertir sus espacios laborales en 100% libres de humo –si entran en la iniciativa podrían beneficiarse de la experiencia y apoyo de otras compañías que ya lo han hecho-, como a organismos que ya son ‘antitabaco’ o a organizaciones que quieran financiar económicamente los recursos necesarios para la puesta en marcha de entornos laborales sin humo.

Afecta a la productividad

Que el tabaco esté presente en una empresa, aseguran los firmantes, afecta directa e indirectamente en la salud de los trabajadores y en la productividad de la compañía. En cambio, desarrollar un entorno laboral libre de humo, continúan, permite reducir costes y aumentar el rendimiento de los trabajadores.

Su mensaje a los creadores de empleo es claro: si no acaba con el tabaco por la salud de sus trabajadores, hágalo por sus propios intereses económicos. Por el momento, la Sociedad Americana contra el cáncer, la campaña ‘Niños sin tabaco’ y el grupo de ONG estadounidenses GBCHealth ya se han unido a la iniciativa.

La idea entronca precisamente con una estrategia presentada en la reunión de la Clinton Global Initiative del año pasado, denominada Global Bridges, que se fundó para desarrollar una red global de profesionales sanitarios especializados en tratamientos y estrategias antitabaco. En menos de un año, esta iniciativa ha formado a más de 5.800 profesionales de 31 países diferentes.

Publicado en: elmundo.es