Entradas

Siguiente parada en el viaje de placer: Psicodélicos

El viaje de placer hace su siguiente parada en el mundo de las distorsiones

Seguimos navegando aguas misteriosas… Esta vez hemos llegado a un lugar muy extraño. Las paredes comienzan a respirar, los colores de intensifican. Nuestro cuerpo es cada vez más y más sensible a todo lo que ocurre en el mundo y lo curioso es que sentimos tanto amor, que podríamos abrazar a ese árbol, con unas curiosas ramas de chocolate, todo el día.

¡Menudo viajecito, eh!

En el capítulo de hoy del viaje “Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de placer” queremos presentar los apartados sobre el consumo de MDMA (éxtasis), LSD (tripis) y Cannabis asociado a las relaciones sexuales.

A veces puede ser divertido, otras pueden ser intensas o más relajadas. Puede ser que te toque un viaje menos placentero. Como sea,  lo que tenemos por seguro es que esta combinación puede traer efectos inesperados e indeseados. Es por ello que si vas a emprender esta aventura de #Sexo&Drogas, lo hagas con el mayor nivel de consciencia y respeto, para que todas podamos disfrutar.

¡Ah si! No olvides que con estas combinaciones, y con todas, debes mantenerte hidratada: #BebeAgua!

A continuación, los apartados. ¡Buen provecho!

 

Mundo psicodélico – “Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de Placer” EPF

 

MDMA (Éxtasis) – “Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de Placer” EPF

 

LSD (Tripis) – “Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de Placer” EPF

 

Bebe Agua – “Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de Placer” EPF

 

Cannabis – “Reflexiones sobre Sexo, Drogas y otros viajes de Placer” EPF

Cada día se crea una nueva droga sintética

Alerta mundial por el auge en la fabricación y consumo de sustancias de diseño | Se han detectado 348 nuevos tipos en los últimos años, 100 sólo en el 2013 | Su bajo precio y que no estén penalizadas facilitan su consumo entre los jóvenes.

La alerta la ha dado la ONU, y la confirman las fuerzas de seguridad y los especialistas consultados. Porque el espectacular auge de la fabricación, distribución y consumo, especialmente entre los jóvenes, de las llamadas “drogas sintéticas“, en un mercado globalizado, ha disparado todas las alarmas. Se trata, como subraya este organismo, “de un crecimiento sin precedentes”, con graves consecuencias para la salud pública. Un ejemplo, 348 nuevas sustancias -muchas derivadas de las anfetaminas- han sido detectadas y registradas en los últimos años, 100 sólo en el 2013. Hasta el punto de que en zonas de EE.UU. ya son más populares que las drogas tradicionales como la cocaína, el cannabis o la heroína.

En Europa su presencia es intensa en el Reino Unido, los países nórdicos y Holanda, como así recoge el último informe del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías. Mucho menos en España, según confirman desde la unidad de drogas sintéticas de la Policía Nacional, que lo observan, de momento, como un problema mucho menor al de otras sustancias. Pero advierten de que “el problema es muy complejo, porque muchas de estas nuevas drogas no están fiscalizadas, penalizadas, lo que hace muy difícil su persecución”. Esta es una de las claves de su espectacular crecimiento: son alegales. Lo comenta Vicente Pizcueta, presidente de Controla Club. “La mercadotecnia del narcotráfico evoluciona a una velocidad enorme y hace tiempo que lo venimos alertando; los fabricantes realizan modificaciones moleculares para lograr burlar a la justicia”. De hecho, en los informes internacionales se conocen como legal highs, cuya traducción podría ser “subidones legales”. Son además, añade Pizcueta, “drogas mucho más baratas que las convencionales como la cocaína, y fáciles de transportar, muy asociadas al ocio de los jóvenes”.

Esta es la principal preocupación del informe de la ONU; pues son los más jóvenes su público potencial. Al ser drogas fáciles de conseguir, alegales, baratas (se las conoce como drogas low cost), tienen un potencial efecto llamada. Se buscan principalmente con dos objetivos: la sobreestimulación y, también, darse “bajones” cuando se quiere descender del “subidón”; para lo que se consumen los denominados simuladores sintéticos del cannabis. Una moda inquieta mucho a los facultativos: la denominada “mezcla” o “puchero”, en el que se consumen al mismo tiempo varias drogas sintéticas -o estas drogas con alcohol- para lograr un “fuerte subidón”.

Pero hay un problema aún peor: se desconoce gran parte de sus efectos. Vicente Pizcueta lo resume: “Como se han modificado y no son drogas testadas en laboratorio, puede pasar cualquier cosa: es como el aceite de colza, tenía la textura, el aroma y la densidad de un aceite normal, pero resultó ser mortal”. La alerta llega también de los facultativos que como el doctor Benjamín Climent, jefe de la unidad de toxicología del hospital General de Valencia, alertan de que pueden llegar a causar la muerte.

Sólo con la detección y prohibición se consigue disminuir su consumo. Es lo que ocurrió con la mefedrona -que se suele vender como falso éxtasis- en el Reino Unido. Hasta su prohibición, fue una sustancia cuyo consumo iba en aumento, con muchos casos de fuerte toxicidad entre jóvenes. El informe de la ONU reconoce que, una vez prohibida, su consumo se ha reducido.

La Policía Nacional lucha en dos direcciones, principalmente; cortocircuitar la distribución y localizar a los fabricantes. Se advierte, en este sentido, de que estas drogas se distribuyen hasta en paquetería postal, y un camello puede llevar veinte mil pastillas en una mochila. “La infraestructura para su distribución es mucho más sencilla que en las drogas clásicas”, alertan fuentes de la policía. Pero añaden también que en España no hay presencia destacada de fabricantes, “pues las sustancias base para elaborar estas pastillas están muy controladas; no ocurre lo mismo en otros países”. México (en cuya frontera con EE.UU. se desarrolla la trama de la popular serie Breaking bad sobre un fabricante de metanfetamina), algunos países del Este, India y también China son núcleos importantes de fabricación de estas drogas que entran en Europa occidental con extrema facilidad.

Las fuerzas seguridad sí han detectado un aumento de consumo del sulfato de anfetamina -una variable del speed-. También las comunidades inmigrantes tienen su propia cultura de la droga. Y la policía pone como ejemplo el shabu -clorhidrato de metanfetamina-, una droga sintética muy extendida en Asia y muy peligrosa. Son sólo ejemplos de nuevas sustancias que, unidas a las clásicas, y penalizadas, como el éxtasis, speed, popper o la ketamina, ya están asociadas a la cultura del ocio nocturno, también en España.

Vicente Pizcueta señala que “debemos hacer todos un esfuerzo para ser conscientes de lo que nos puede venir encima en pocos años en España”. También la fuentes de la Policía Nacional consultadas coinciden en “lo complicado” de un fenómeno que muta continuamente para burlar a la justicia, abaratar las drogas y potenciar sus efectos.

 

Fuente: http://www.lavanguardia.com

El jazmín y otras drogas románticas

Cualquiera que haya paseado una noche primaveral de luna llena por el sevillano barrio de Santa Cruz, cuyos muros, paredes y ventanas rebosan de esos pequeños diamantes blancos tan aromáticos, sabrá que su perfume va más allá de lo que uno puede esperar de una simple flor. El jazmín es anestésico y sedante; un barbitúrico disfrazado de flor. Pero hay más casos… Y todos legales, de momento.

La incombustible María Dolores Pradera ya inmortalizó estas florecillas en aquella tonada inolvidable titulada Amarraditos, que decía: «No se estilaaaa…/ ya sé que no se estiiiila / que te pongas para cenaaaaaar / jazmines en el ojaaaal».

Lo cierto es que el aroma de los jazmines incrementa el efecto del inhibidor GABA (ácido gamma-aminobutírico) ¿Les suena el GHB o éxtasis líquido? Se basa en el mismo principio. El efecto sedante del jazmín es mucho más fuerte que el de productos que podemos hallar en las farmacias. Induce al sueño placentero, calma la ansiedad y da gustito. Todos estos inquietantes descubrimientos se los debemos a Hanns Hatt, de la Universidad Heinrich Hane de Düsseldorf, ciudad en la que, dicho sea de paso, no hay jazmines.

Por su parte, Bryan Raudenbuhs afirma que el perfume de la menta tiene el efecto contrario, es el Red Bull de las plantas… Eso no explica por qué al tomarnos el quinto mojito caemos redondos; pero según parece incrementa la memoria, la eficacia laboral, la motivación… vamos, casi un Bálsamo de Fierabrás.

El opio procede de una amapola muy parecida a la que tiñe de rojo nuestros campos (Papaver rhoeas), pero se llama Papaver somniferum, por razones obvias. Las flores son más claras, o incluso rosas, y tanto sus semillas como los consejos para su cuidado podemos encontrarlos aquí.

Y llegamos a la más peligrosa: el floripondio, a pesar del nombre hortera y trasnochado, es la bella flor de la Datura arborea, que podemos hallar en el Jardín Botánico de Madrid, concretamente en la llamada «Estufa de Graells». Contiene escopolamina, también conocida en el ámbito policial como burundanga o droga de la voluntad. Hace poco, un estrambótico caso asaltó los titulares de la prensa. Un enano que en la Puerta del Sol solicitaba ayuda a cualquier guapa señorita, se las apañaba para que oliera la burundanga y entonces el enano se apoderaba de su voluntad, de las llaves de su casa y de su cuerpo.

Luego la víctima se sentía tan avergonzada al recordar fotogramas sueltos de los abusos y de su origen que a menudo renunciaba a acudir a la Policía. Detrás de esto se encuentran los mentados floripondios de la Datura arborea. Así que, cuidadín…

Fumar hortensias se ha convertido en una alternativa legal, barata y divertida a la marihuana, tanto en Francia como en Alemania, donde se están produciendo robos masivos de estas flores de las casitas de campo, jardines y cementerios. Se deshoja la planta y se ponen los tallos y pétalos a secar. Y… ¡ya está!, a liar el canuto y a fumárselo.

Euforia, buen rollo… pero cuidado, que en altas dosis se genera el mismo subproducto químico (cianuro de hidrógeno) que componía el siniestro Zyklon B que usaban los nazis para exterminar judíos en las infaustas cámaras de gas. En Asturias, comunidad líder en el cultivo de estas flores, están en alerta por si esta nueva moda lisérgica cruzara los Pirineos y se mezclara con los culines de sidra…

En fin, como ya afirmara Paracelso en el siglo XVI, no hay venenos… hay dosis.

Fuente: @antoniodyaz  http://www.yorokobu.es