Destripando mitos: ¿Realmente Cleopatra inventó el primer vibrador de la Historia utilizando abejas?

En los últimos años, cada vez que se habla sobre el origen del vibrador (como artilugio de estimulación sexual) suele aparecer referenciada Cleopatra y la coletilla de que fue la inventora del ‘primer vibrador de la Historia’ al haber realizado  una especie de tubo con papiro y en el que introducía varias abejas (a las que se había alterado previamente) y cuyo revoloteo producía una vibración que era utilizada por la reina egipcia para autoproporcionarse placer.

Si realizamos cualquier búsqueda por internet podremos comprobar que la inmensa mayoría de publicaciones que dan la mencionada información no son más que simples ‘copia y pega’ del mismo texto y que ha ido pasando de una web a otra (blogs, foros, redes sociales…) sin preocuparse (casi) nadie de comprobar si lo explicado era verdad o se trata de una leyenda urbana más de las miles que existen.

La mayoría de publicaciones son un simple C&P (copia y pega) tan común, lamentablemente, en internet y muy pocos indican la fuente de dónde han sacado dicha info. Los escasos que sí se dignan a indicarlo señalan como fuente de consulta a un cómic publicado a finales de 2015 por el archiconocido autor francés Philippe Brenot (experto en antropología, psicología y sexualidad) titulado ‘Sex Story’.

El hecho de que un experto como Philippe Brenot introdujese ese dato en su libro hace que la información tenga cierta credibilidad y no se le dude de su veracidad. Pero a veces no todo lo que dice una eminencia en un tema es cierto o correcto (por ejemplo, los médicos que prescriben homeopatía).

La historia sobre Cleopatra como la pionera en la invención de los vibradores resulta curiosa y llamativa para publicarla como titular con grandes letras y como un efectivo ‘clickbait’ (titulares llamativos para atraer lectres a un sitio web) pero el problema viene cuando comienzas a tirar del hilo, con el fin de obtener más información sobre el tema y te encuentras que no existe ni una sola evidencia histórica (o al menos quien escribe este post no ha sabido encontrarla).

Gracias a los numerosísimos estudios arqueológicos que se han realizado en el último siglo, hoy en día conocemos infinidad de datos sobre cómo eran y vivían en el Antiguo Egipto, tenemos jeroglíficos descifrados, monumentales pirámides, antiquísimos tesoros e incluso momias de faraones, pero sobre el supuesto vibrador de Cleopatra no hay ni un solo documento antiguo y toda la info anterior que existe al respecto (dejando aparte del mencionado cómic de Philippe Brenot que, posiblemente, se informó de ahí), nos lleva como muy atrás en el tiempo hasta 1992, año en el que se publicó un libro sobre prácticas sexuales inusuales titulado ‘The Encyclopedia of Unusual Sex Practices’ con el que se dio a conocer la escritora, sexóloga y conferenciante de origen checo, Brenda Love.

En la página 316 del mencionado libro de la Dra. Love podemos encontrar la siguiente referencia a la reina egipcia y su famoso vibrador:

[…]Cleopatra is said to have had a small box that could be filled with bees and placed against her genital for a simulation similar to that of vibrators[…]
(Se dice que Cleopatra tenía una pequeña caja que podría llenarse de abejas y colocarse contra su genitales para una simulación similar a la de los vibradores).

Es curiosos comprobar cómo la única referencia en todo el libro simplemente es un ‘Se dice que Cleopatra’, por lo que Brenda Love basó su info para indicar esta curiosidad en una suposición o comentario que llegó a ella, muy posiblemente, a través de una de esas leyendas urbanas que se van compartiendo de boca a boca. En el resto del libro no hay ni una sola referencia más sobre el tema.

También hay que destacar que entre la publicación del libro ‘The Encyclopedia of Unusual Sex Practices’, en el que no se indicaba de qué material estaba hecho el mencionado vibrador y la aparición del cómic ‘Sex  Story’ de Philippe Brenot  (que indica que el artilugio era de papiro) hay algunas publicaciones en internet (algunas nada fiables) que señalan que el vibrador estaba hecho con una pequeña y alargada calabaza hueca a la que le habían metido dentro unas cuantas abejas.

Todo lo demás son simples C&P sin aportar ni un solo dato sobre hallazgo arqueológico alguno que hiciese referencia al supuesto estimulador sexual de Cleopatra y no existe información contrastada y fiable que vaya más atrás de la publicación del libro de Brenda Love en 1992.

También es sorprendente comprobar que disponemos de hallazgos y evidencias arqueológicas que nos muestran cómo nuestros antepasados, hace miles de años durante la prehistoria, utilizaron piedras con formas fálicas (algunos historiadores indican que para estimularse sexualmente y otros que eran ‘bastones de mando’) y con el vibrador de la reina de Egipto (que fue hace poco más de dos mil años y tenemos numerosa info de la época) las únicas referencias que existen son un cómic de hace poco más de tres años y un libro de hace dos décadas.

Cabe destacar que la figura de Cleopatra, a lo largo de la Historia, ha estado continuamente criticada, siendo señalada como depravada sexual y ninfómana en multitud de documentos y libros. Los primeros en criticarla y escribir sobre el carácter libidinoso de la egipcia fueron, entre otros, los autores romanos Virgilio y Horacio, muy afines a Augusto (el gran enemigo de Cleopatra). Por tal motivo no les importó exagerar sobre la personalidad de ésta.

También son numerosos los escritos que se realizaron durante la Edad Media en los que, sin evidencia alguna, se hablaba de la personalidad libertina de Cleopatra, sobre cómo mantenía relaciones sexuales en un mismo día con un centenar de soldados o de los esclavos sexuales que tenía a su disposición…

Para finalizar, debo añadir que para la realización de este post he invertido varias semanas de búsqueda, lectura de infinidad de libros y artículos y que, además, he tratado de contactar (por varios medios) con Brenda Love y Philippe Brenot, con el fin de que me aportasen algo de luz sobre la cuestión (además de enlaces a fuentes fiables donde consultar la información que facilitaban en sus respectivos libros), pero no he recibido (a día de hoy) respuesta alguna por parte de ambos.

Y vosotros qué creéis ¿realmente Cleopatra inventó el primer vibrador de la Historia utilizando abejas o se trata de una leyenda urbana?

Fuentes de consulta: Sex Story de Philippe Brenot / The Encyclopedia of Unusual Sex Practices de Brenda Love / notionsdhistoire / racontemoilhistoire / mistakinghistories / reddit / hystera
Fuente de las imágenes: pixabay / Sex Story de Philippe Brenot / The Encyclopedia of Unusual Sex Practices de Brenda Love

Publicado por Alfred López el 2 de febrero 2019 para ’20 Minutos’

Fuente original: 20 Minutos

‘WikiLove’, una “enciclopedia virtual” sobre temas de sexualidad y afectividad

El proyecto ‘WikiLove’, desarrollado por dos estudiantes de Psicología de la UAB, busca ser un recurso para que los/las estudiantes puedan ampliar sus conocimientos de sexualidad, y cuenta con el seguimiento y acompañamiento del Programa de Salud de la FAS.

¿Crees que sabes suficiente de sexualidad? ¿Qué le dirías a tu pareja si te confesase que es demisexual? ¿Y si te pidiese practicar “Tickling” contigo? Todas las respuestas a estas preguntas y conceptos ahora pueden encontrarse en ‘WikiLove”.

Disponible a través de su página web y de su cuenta de Instagram (@wikilove_oficial), es una plataforma que busca ser una enciclopedia sobre temas de sexualidad, focalizada no sólo en términos de riesgo y prevención sino también en la forma normativa de sexualidad. Su objetivo es dar a conocer prácticas sexuales poco reconocidas y entender que son perfectamente válidas, proporcionando información y pautas teniendo en cuenta las diferencias de género. El proyecto también quiere demostrar que el conocimiento de la sexualidad disminuye las conductas de riesgo.

Así, en la página web se encuentran una lista de términos divididos en “Relaciones sexuales”, “Prácticas sexuales” y “Orientaciones sexuales”, con información fiable y objetiva de cada uno de ellos. Se pueden encontrar descripciones de los términos, si hay variaciones/tipos, de donde provienen, curiosidades o anécdotas, posibles riesgos y enlaces de interés.

Se trata de un proyecto creado por Andrea Fernández García y Marina González León, estudiantes del grado de Psicología, en el marco de su Trabajo de Final de Grado (TFG). ‘WikiLove’ cuenta con el apoyo del Programa de Salud de la Fundación Autónoma Solidaria, que sigue y acompaña el desarrollo del TFG.

De este modo, el Programa de Salud apuesta por seguir potenciando su incidencia curricular mediante proyectos de Aprendizaje y Servicio (ApS) de la UAB.

Publicado el 26 de febrero 2019 para UAB

Fuente original: FAS-UAB

Por qué no llegas al orgasmo y cómo solucionarlo

El placer es algo que tenemos que asumir como nuestra responsabilidad en vez de esperar a que otra persona nos lo provoque.

Llegar al orgasmo no siempre es tan sencillo o frecuente como te hacen creer en las películas. La realidad es que hay muchísimas personas a las que les cuesta alcanzar el clímax en el sexo.

Tranquilo, no hay nada mal en ti si nunca has llegado al orgasmo y, por suerte, es algo que tiene solución. La edición estadounidense del HuffPost se ha puesto en contacto con expertos de la salud para comprender por qué hay tanta gente con el mismo problema y cómo se puede solucionar.

¿Por qué te parece tan complicado?

South_agency via Getty Images

Hay muchos motivos por los que a la gente le cuesta llegar al orgasmo, según la terapeuta sexual y psicóloga Aline Zoldbrod: “La razón más simple, una que muchos se niegan a creer, es que el sexo no es tan simple como parece”.

Holly Richmond, terapeuta sexual y psicóloga, dice que, para empezar, deberías hablar con un médico si te preocupa mucho tu incapacidad de llegar al orgasmo. Puede deberse a problemas psicológicos o emocionales relacionados con algún trauma, la sexualidad o la educación que recibiste.

“Con mis clientes de género no binario investigamos juntos para encontrar a algún médico en su zona con una mentalidad abierta en cuanto al sexo y que, por tanto, sea inclusivo a la hora de decidir el tratamiento. A muchos hombres y personas transgénero les da mucha vergüenza no llegar al orgasmo debido a las convenciones y expectativas sociales, de modo que hago lo posible por encontrar médicos que trabajen con ellos de un modo que no sientan esa vergüenza, que normalicen sus circunstancias y se esfuercen por mejorarlas”, expone.

También puede deberse simplemente a que aún no sabes qué le gusta a tu cuerpo, por lo que tomarte un tiempo para explorarlo es fundamental. El placer es una responsabilidad que tenemos que asumir como nuestra y no esperar que otra persona nos lo provoque. Ambas expertas recalcan lo importante que es que todo el mundo aprenda a darse placer y luego les comunique sus descubrimientos a sus parejas sexuales.

Además, los estudios demuestran que la ansiedad sexual es un problema real, tanto para hombres como para mujeres. La ansiedad generalizada también es un obstáculo para llegar al orgasmo. Zoldbrod asegura que a las personas que lidian con demasiado estrés les vendría bien un tratamiento contra la ansiedad para relajarse y “lograr centrarse en las sensaciones de sus cuerpos para llegar al orgasmo”.

Lo primero que Zoldbrod recomienda a sus pacientes es probar el mindfulness, “porque probablemente les va a calmar lo suficiente como para permitirles aprender a llegar al orgasmo”. Zolbrod asegura que muchas personas, sobre todo mujeres, tienen miedo de “dejarse llevar”, especialmente si están acostumbradas a tener el control.

A menudo se les enseña a muchas mujeres que el sexo no es más que una función biológica para tener hijos y reciben poca o nula educación sobre el placer”

Si la ansiedad te afecta en tu día a día, independientemente de tu sexo, por ejemplo, impidiéndote llegar al orgasmo, algunos expertos recetan medicamentos u ofrecen un tratamiento más personalizado para ayudar a superar el problema.

Otro obstáculo en el camino al orgasmo se encuentra en determinados tipos de educación. “En la educación sexual falta la pieza del placer”, explica Richmond en un vídeo sobre la experiencia de muchas mujeres a la hora de recibir este tipo de sesiones. “A muchas de nosotras nos da vergüenza por motivos religiosos o familiares”.

A menudo se les enseña a muchas mujeres que el sexo no es más que una función biológica para tener hijos y reciben poca o nula educación sobre el placer o sobre su derecho a sentir placer sexual.

“Pese a que se recurre a la idea del sexo para vender coches, maquillaje, vacaciones, comida y ropa, hay muchos sectores de la población y familias que piensan que las mujeres deberían ser asexuales para mantener su ’pureza”, comenta Zoldbrod. “Para tener un orgasmo, tienes que permitirte centrarte en tus genitales y dejarte llevar. Tienes que darte permiso para hacerlo, porque es posible que ni en tu iglesia ni en tu familia te lo concedan”.

Finalmente, hay que tener cuidado con ciertos problemas de salud, como un déficit de vitaminas o la testosterona baja, y medicamentos que quizás estén acabando con tu libido. Entre estos se encuentran algunos antidepresivos y medicamentos para la tensión arterial. Richmond recomienda que lo comentes con tu médico para valorar los posibles efectos adversos.

“Los médicos son, evidentemente, los expertos con los que hay que comentar las ventajas y desventajas de tomar medicamentos o dejar de tomarlos”, concluye.

¿Qué se puede hacer para alcanzar o mejorar el orgasmo?

eclipse_images via Getty Images

Tal y como comenta Zoldbrod, el mindfulness ayuda a controlar la ansiedad y a centrarte en las sensaciones de tu cuerpo. Hay muchos modos de practicar mindfulness: puedes empezar prestando atención a tu respiración para sentirte más presente.

Tanto Zoldbrod como Richmond hacen hincapié en la importancia de conocer tu propio cuerpo. “Para alcanzar mejores orgasmos, tienes que explorar tu propio cuerpo, tanto física como psicológicamente”, sostiene Richmond. “Yo animo a mis clientes a reflexionar sobre el deseo y la excitación; el deseo en cuanto a lo que les enciende y los aspectos mentales del placer, y la excitación en cuanto a cómo se lo hacen y los aspectos físicos del placer”.

Aunque quizás tengas unas nociones de lo que te “debería” encender basándote en lo que has oído o visto, Richmond asegura que no hay dos personas iguales en lo que al sexo y al placer respecta, “de modo que el modo en que practicamos sexo, incluida la masturbación, es muy diferente, una experiencia individual”.

Para alcanzar mejores orgasmos, tienes que explorar tu propio cuerpo, tanto física como psicológicamente”

Lo más importante es ser amable con uno mismo durante el proceso, según Zoldbrod. Una vez que ya sabes llegar al orgasmo masturbándote, hablar con tu pareja sexual es fundamental. “Conocerte y ser capaz de pedir lo que quieres es, de lejos, la mejor estrategia para iniciar una vida sexual más sana y empoderada”, insiste Richmond.

Si aun así te cuesta llegar, recuerda que no pasa nada, sobre todo en el caso de que sufras algún trauma sexual. En este caso es probable que necesites más tiempo para superarlo. Zoldbrod recomienda acudir a un terapeuta sexual o a un profesional de la salud mental para ayudarte a tratar y gestionar el trauma.

¿Pasa algo malo si aun así no llego al orgasmo?

Kathrin Ziegler via Getty Images

Los orgasmos son buenos para la salud, señala Richmond. Mejoran el sueño, el humor, el estrés, la ansiedad y la respuesta inmune. No obstante, hay que recordar que no todas las relaciones sexuales tienen que acabar en un orgasmo.

“Es esencial que no avergoncemos, culpemos o patologicemos a las personas que no pueden llegar al orgasmo (o que aún no lo han conseguido), porque no hay una edad límite para llegar al clímax”, sostiene Richmond.

Zoldbrod añade que mucha gente, sobre todo las mujeres, sienten “muchísmo placer sin llegar al orgasmo”. Y, como norma general, recuerda: “Si tú disfrutas, a tu pareja no le tiene por qué molestar que no llegues”.

Como sucede con todo, la comunicación es clave para que tu pareja sexual te ayude a alcanzar el orgasmo. Con un poco de paciencia y compasión, ya tienes una buena base para empezar.

Articulo publicado por Kate Bratskeir el 6 de agosto 2019 para ‘HuffPost Estados Unidos‘ 

Fuente: ‘HuffPost ES’

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.