Entradas

¿Pueden los alucinógenos curar la ansiedad o la depresión?

Hace más de siete décadas que el químico suizo Albert Hofmann descubrió por casualidad las propiedades alucinógenas de la dietilamida de ácido lisérgico, conocida popularmente como LSD.

Albert Hofmann

Albert Hofmann descubrió por casualidad las propiedades alucinógenas del LSD en 1943.

Desde principios de la década de los años ’50 del siglo pasado se llevaron a cabo cientos de estudios clínicos en todo el mundo con LSD, cuyos resultados sugerían que esta sustancia podía servir para tratar diversos trastornos como la ansiedad, la depresión o incluso adicciones como el alcoholismo.

Pero cuando el LSD saltó de los laboratorios a la calle y empezó a ser utilizado con fines recreativos, pasando a formar parte de la contracultura de los años ’60, las autoridades en la mayoría de países del mundo reaccionaron prohibiéndolo e ilegalizando todos sus usos.

Habría que esperar hasta principios de los años ’90 para que se produjera un cambio de actitud y se permitiera que algunos equipos de investigadores retomaran los estudios clínicos con sustancias alucinógenas.

Resultados prometedores

Pese a que todavía sigue siendo un área de investigación minoritaria y la financiación es escasa, los expertos aseguran que los resultados preliminares que se están obteniendo en ensayos con sustancias como el LSD, la psilocibina -un alucinógeno presente en ciertos hongos- o incluso el MDMA, un entactógeno con efectos psicodélicos conocido como éxtasis, son prometedores.

Hace unas semanas se publicaron en la Revista de Enfermedades Nerviosas y Mentales las conclusiones del primer ensayo clínico con LSD en más de 40 años y que fue realizado en Suiza con enfermos de cáncer terminales.

Hongos alucinógenosLa psilocibina es un alucinógeno presente en ciertos hongos.

Los investigadores concluyeron que este compuesto, combinado con sesiones de psicoterapia y administrado en un entorno controlado, ayudó a reducir considerablemente la ansiedad que los enfermos padecían ante la perspectiva de la muerte, ayudándoles a hacer frente a sus miedos.

Otros estudios realizados en los últimos años en Estados Unidos y Europa apuntan que la psilocibina y el MDMA también pueden ayudar a tratar la depresión y ansiedad en pacientes terminales y otros trastornos como el estrés postraumático o incluso la adicción a las drogas y el alcohol.

Pese a todo, las autoridades sanitarias se muestran cautelosas frente a estas investigaciones, entre otros motivos por la falta de predictibilidad de los alucinógenos, que afectan a cada persona de manera diferente, alterando la química del cerebro con consecuencias todavía desconocidas.

Además, apuntan que estas sustancias deben ser administradas en entornos clínicos controlados y que nunca deben tomarse para usos recreativos, ya que pueden tener consecuencias fatales para los consumidores.

«Efectos positivos»

El doctor Charles Grob, profesor de psiquiatría en la escuela de medicina de la Universidad de California-Los Ángeles, lleva más de cuatro décadas estudiando las posibles aplicaciones médicas de diversas sustancias alucinógenas.

Creo que en los años 60 la sociedad no estaba preparada para las drogas psicodélicas. Eran radicalmente diferentes a lo que estábamos acostumbrados y había una preocupación legítima de que pudieran causar problemas de salud mental si se consumían sin supervisión médica»

Grob empezó a interesarse en este asunto a principios de los años ’70, cuando tuvo acceso a la literatura médica que recogía los resultados de las investigaciones que se llevaron a cabo antes de que en 1966 el LSD y otros alucinógenos fueran prohibidos por el gobierno estadounidense.

«Creo que en los años 60 la sociedad

no estaba preparada para las drogas psicodélicas.

Eran radicalmente diferentes a lo que estábamos acostumbrados

y había una preocupación legítima de que pudieran causar problemas

de salud mental si se consumían sin supervisión médica»

Charles Grob, profesor de psiquiatría de la UCLA

«Algunos estudios parecían demostrar que ciertas sustancia alucinógenas, administradas incluso en una sola sesión, tenían efectos positivos para, por ejemplo, tratar el alcoholismo, logrando que los pacientes se mantuvieran sobrios por muchos años», le explicó Grob a BBC Mundo.

«También me impresionaron los resultados con pacientes terminales que sufrían de ansiedad y depresión», señaló el investigador, a quien la Agencia de Alimentos y Medicinas de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) le acaba de dar el visto bueno para que lleve a cabo un estudio con MDMA para tratar la ansiedad social en pacientes que padecen de autismo.

Según Grob, el hecho de que en los años ’60 los jóvenes empezaran a tomar alucinógenos con fines recreativos hizo que estas sustancias -«que acabaron siendo asociadas con el movimiento en contra la guerra de Vietnam»- causaran gran controversia.

«Creo que en esa época la sociedad no estaba preparada para las drogas psicodélicas. Eran radicalmente diferentes a lo que estábamos acostumbrados y había una preocupación legítima de que pudieran causar problemas de salud mental si se consumían sin supervisión médica, mezclándolas con otras drogas o con alcohol», apunta el investigador.

A principios de los años ’90 Grob recibió la aprobación de las autoridades para llevar a cabo la primera investigación en décadas para estudiar los efectos fisiológicos y psicolópgicos del MDMA en pacientes adultos.

Entre 2004 y 2008 también realizó un ensayo clínico en el que se les administró psilocibina a una docena de pacientes con un cáncer en estado avanzado que padecían de ansiedad existencial.

Preocupación

Hombre en el desiertoEn un estudio reciente el LSD ayudó a reducir la ansiedad en pacientes con enfermedades terminales.

Según Grob, los tratamientos con alucinógenos y MDMA podrían ayudar a tratar a pacientes «con trastornos que suelen ser muy difíciles de curar, como el estrés postraumático o los trastornos obsesivo-compulsivos o incluso los desórdenes alimenticios como anorexia y bulimia».

Grob hace hincapié en que «es de vital importancia que los ensayos clínicos se lleven a cabo en condiciones controladas con profesionales médicos que cuenten con el entrenamiento adecuado para que puedan guiar a los pacientes a través de las experiencias alucinatorias y les permitan integrar esa experiencia en el contexto de la patología que se intentar curar».

«Nos preocupa el uso de estas sustancias por parte de gente que simplemente tiene curiosidad y que no es consciente de los riesgos que presentan si no se toman correctamente».

«Los que, por ejemplo, toman MDMA para usos recreativos se exponen a riesgos en el corto y largo plazo que pueden llegar a ser fatales».

Uno de los investigadores con los que ha colaborado Charles Grob es David Nichols, profesor de la Universidad de Carolina del Norte y uno de los fundadores del Instituto Heffter, una organización con base en el estado de Nuevo México que desde hace dos décadas se dedica al estudio de sustancias alucinógenas.

Falta de financiación

Según le explicó Nichols a BBC Mundo, uno de los problemas a los que se enfrentan los investigadores que realizan ensayos con alucinógenos es la falta de financiación.

Pastillas de MDMALos expertos hacen hincapié en que los alucinógenos no deben tomarse para usos recreativos.

«Se necesitaba un apoyo financiero y el gobierno nunca quiso darlo así que todo los estudios los hemos hecho con aportaciones privadas», apunta Nichols.

Además, según señala el investigador, «a las compañías farmacéuticas tampoco les interesa estudiar las propiedades de estas sustancias porque es muy difícil que con ellas obtengan beneficios».

«El modelo de tratamiento con alucinógenos se basa en la administración de la sustancia en una o dos ocasiones, mientras que las farmacéuticas quieren vender medicamentos cuyo consumo se prolongue en el tiempo».

«El objetivo de las farmacéuticas es conseguir beneficios para sus accionistas y con los alucinógenos no los obtendrían, no sólo porque se toman una sola vez, sino que además son compuestos que no pueden protegerse con una patente».

«Creo que en 10 o 20 años veremos como

algunos alucinógenos serán reconocidos por sus propiedades médicas

y los doctores podrán utilizarlos para tratar a pacientes»

David Nichols, profesor de la Universidad de Carolina del Norte

Nichols apunta que el hecho de que las investigaciones con alucinógenos fueran suspendidas en los años ’70 ha hecho que probablemente haya muchas aplicaciones potenciales que todavía no se conocen.

«Si seguimos obteniendo buenos resultados y la financiación no se corta va a haber grandes cambios. Los medios y la opinión pública empiezan a prestar atención. Además, los jóvenes ahora son mucho más abiertos de mente con respecto a estas sustancias comparados con generaciones pasadas».

 

Fuente: bbc.co.uk

L@s expert@s alertan del uso de nuevos adulterantes en algunas drogas

  • El 72% de la cocaína analizada por Energy Control tenía también otras sustancias

El panorama del consumo de drogas en el ocio nocturno de Cataluña no mejora. El 72% de las muestras de cocaína analizadas el año pasado por Energy Control — programa gestionado por la Asociación Bienestar y Desarrollo y con financiación de la Generalitat— estaban adulteradas. En muchos casos, con sustancias tóxicas que pueden tener graves efectos sobre la salud. Tras analizar más de un millar de muestras de drogas sintéticas, los responsables del programa alertaron ayer del uso de nuevos adulterantes y de que las pastillas de éxtasis presentan dosis cada vez más elevadas. Los especialistas han encontrado casos que triplicaban la dosis media.

Energy Control recogió 1.249 muestras de drogas sintéticas: la mayoría de cocaína, MDMA (éxtasis) o speed. El programa coloca puestos de análisis en eventos como grandes festivales y macrofiestas para analizar las dosis que llevan los usuarios. Por ello, los datos de consumo no son representativos del conjunto de Cataluña, aunque sí del consumo en el ocio nocturno. “Son un indicador relevante”, explicó el doctor Joan Colom, de la Agencia de Salud Pública de Cataluña.

Del total de sustancias analizadas, un 32% eran muestras de éxtasis; un 30 % de cocaína; un 14 % de speed y el resto se reparten entre la ketamina, el LSD, los opiáceos y nuevas drogas. “Lo que sí podemos extrapolar al conjunto de Cataluña son los porcentajes de adulteración encontrados”, afirmó Mireia Ventura, de los servicios de análisis de Enery Control.

Los expertos alertaron de que la cocaína —la droga más adulterada— presenta con frecuencia dosis de fármacos tóxicos como el levamisol y la fenacetina. Este último es un analgésico que se retiró del mercado por su toxicidad, ya que puede dañar los glóbulos rojos y perjudicar el hígado. Se añade a la cocaína por su aspecto brillante.

Otro de los aspectos preocupantes es la aparición de nuevas drogas. El año pasado se detectaron 33 sustancias diferentes, como la metoxetamina o la 2C-I. “Algunas se están detectando como adulterantes de otras sustancias ilegales”, dice el informe. Por ejemplo, se ha detectado que la metoxetamina se vende en lugar de la ketamina o del MDMA. Nuria Calzada, coordinadora del programa, alertó de que no hay “ninguna investigación clínica” sobre las repercusiones de estas drogas, por lo que sus efectos son desconocidos y no se pueden realizar recomendaciones.

Los análisis de Enery Control también ayudaron a detectar un fenómeno nuevo: la aparición en el mercado de pastillas de éxtasis con dosis “elevadísimas”, que llegan a cuadriplicar las cantidades que se consideran menos dañinas. “Los estudios dicen que para reducir los riesgos y los efectos secundarios graves, las dosis no deben superar entre uno y dos miligramos por kilo de peso del consumidor”, dijo Ventura. Eso significa que la dosis límite para una persona que pesa 60 kilos estaría entre los 60 y los 120 miligramos. Sin embargo, Energy Control analizó en 2013 pastillas de MDMA marcadas con el logo de una calavera que presentaban 270 miligramos de éxtasis. Si en 2009 la dosis media en estas pastillas era de 54 miligramos, el año pasado rondaba los 100.

La Generalitat utiliza este programa para estar al día de la situación de un mercado “muy cambiante y dinámico”. Los análisis también permiten dar la alerta rápida a nivel de España y de la Unión Europea si se detectan nuevos riesgos y para estar en contacto con los usuarios. “Hay evidencia científica de que cuando una persona conoce lo que está tomando gestiona mucho mejor los riesgos», declaró J. Colom.

Fuente: elpais.com