UN DETOX AL AÑO NO HACE DAÑO

Recuperada de http://www.echelecabeza.com/ el 16 de abril 2019

Los residuos de las drogas que se acumulan en el cuerpo después de que pasa el efecto de estas, generan una intoxicación que es bueno estar limpiando de vez en cuando para no aumentar los riesgos a mediano y largo plazo. Nos unimos con las chicas de #deliberar, un grupo de reducción de daños de Bogotá, expertas en estos temas para que nos expliquen ¿Qué pasa en el cuerpo cuando se consumen drogas? y ¿por qué es tan importante desintoxicarse con regularidad? Porque un detox al año no hace daño.  

Carolina Pinzón Gómez
Psicóloga- Máster en Prevención y Tratamiento de Conductas Adictivas

En el corto plazo, el consumo de sustancias psicoactivas se asocia comúnmente con alteraciones del apetito, cambios en la temperatura corporal, alteraciones en la concentración, la memoria, la sensopercepción (alucinaciones), taquicardia, mareos, sudoración, euforia (extrema sensación de bienestar) o disforia (estado de ánimo depresivo), deshidratación, diarrea, vómito, estreñimiento, bruxismo, temblores e inclusive ataques de pánico, paranoia, pérdida de la conciencia, o sedación.

En el mediano plazo, podrían aparecer molestias en el sistema gastrointestinal, representadas en gastritis, infecciones en la garganta y resfriados como consecuencia de afectaciones en el sistema inmunológico.

Finalmente, en el largo plazo, el consumo de drogas se relaciona con enfermedades agudas y crónicas:

  • Respiratorias (bronquitis, neumonía, tuberculosis, destrucción del tabique nasal)
  • Cardiovasculares (arritmias, infartos, hipertensión)
  • Gastrointestinales(úlceras)
  • Neurológicas
  • Renales
  • Hepáticas
  • Afecciones psiquiátricas de consideración como trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, trastornos de la conducta alimentaria como anorexia y bulimia.

El estilo de vida y los hábitos en cuanto a la actividad física, el sueño y la nutrición, son aspectos fundamentales a la hora de reducir los riesgos y daños asociados al consumo de sustancias psicoactivas, legales e ilegales. Ya que, influyen directamente en la disposición corporal con la que el individuo cuenta para hacerle frente a la experiencia de consumo, ya sea antes (preparación), durante (manejo de la intoxicación) o después (desintoxicación) de esta.

Con respecto a la desintoxicación, cualquier droga que es introducida en el organismo es metabolizada y eliminada a través de diferentes órganos de nuestro cuerpo como, por ejemplo: los riñones y el hígado; estas sustancias suelen permanecer en el cuerpo por períodos prolongados que varían dependiendo del tipo de sustancia, la dosis consumida, el consumo paralelo de otras sustancias, la frecuencia de consumo y la disposición orgánica de la persona.

Las toxinas solubles en agua son fácilmente eliminadas del cuerpo a través de la orina y el sudor, sin embargo, la mayoría de toxinas de las sustancias psicoactivas son moléculas lipofílicas (Matus Ortega, Calva Nieves, Barbosa-Méndez & Salazar-Juárez. 2017), lo que quiere decir que son afines a la grasa; se acumulan en el tejido adiposo y se eliminan a través de la quema de grasa, que suele ser mucho más difícil de lograr.

La marihuana, por ejemplo, al ser fumada ingresa por los pulmones y es absorbida rápidamente hacia la sangre por medio de la cual se distribuye por todo el organismo. Si es ingerida, su absorción se da de forma mucho más lenta a través del intestino delgado. Una vez en la sangre, alrededor del 60% del THC (compuesto activo de la marihuana) se une a lipoproteínas y se distribuye rápidamente por el organismo, primero a los tejidos más irrigados (riñones, pulmones, hígado, estómago, bazo, corazón y cerebro) y posteriormente se acumula en el tejido adiposo o graso. El THC acumulado en los tejidos, se libera lentamente en la sangre a través de la quema de grasa, de forma que su eliminación puede requerir hasta 30 días o más. (Netzahualcoyotzi-Piedra, Muñoz-Arenas, Martínez-García, Florán-Garduño y Limón-Pérez de León, 2009).

Todas las sustancias psicoactivas, tienen cierto grado de toxicidad, durante su periodo de metabolización pueden ocasionar cambios y daños a nivel orgánico, a la vez que producir efectos psicológicos y conductuales. Además, según Aldas (2014) la presencia de sustancias psicoactivas en el cuerpo de manera repetida genera un proceso de habituación del organismo, el cual puede causar la necesidad de aumento de las dosis con el fin de conseguir los mismo efectos, fenómeno más conocido como tolerancia. Este aumento de dosis a su vez puede incrementar sensaciones de ansias o lo que conocemos como síndrome de abstinencia durante el periodo de eliminación de la sustancia del cuerpo.

La abstinencia es un conjunto de manifestaciones fisiológicas, comportamentales y cognoscitivas producto del proceso de eliminación de una droga del organismo después de un proceso de adaptación a esta. Este síndrome puede incluir disforia, ansiedad, sudoración, irritabilidad, alteración del ciclo del sueño, alteración del apetito, temblor, náuseas, vómito, diarrea, calambres, enlentecimiento psicomotor, fatiga e inclusive delirios o depresión (Aldas, 2014).

Como parte de las estrategias de reducción de riesgos y daños asociados al uso de sustancias psicoactivas le recomendamos implementar acciones de desintoxicación en los días siguientes al consumo. Si es un consumidor habitual puede llevar a cabo un plan de desintoxicación una vez cada seis meses, lo que ayudará a su organismo a mitigar los posibles daños especialmente en órganos como el hígado y los riñones, aunque en ningún caso signifique revertir las secuelas del consumo.

Algunas recomendaciones generales para la desintoxicación son:

  • Hidratación: Ingerir alrededor de tres litros de líquido diarios, a través de agua pura, infusiones, jugos, batidos, frutas, sopas, etc.
  • Dieta depurativa y restaurativa compuesta por:
    • Verduras crudas, en especial las de hojas verdes pues son depurativas; entre estas encontramos la rúgula, los espárragos, la alcachofas, la zanahoria, los pimentones, el brócoli, los coles de bruselas, el coliflor, el apio, el pepino, el repollo, la berenjena, las diferentes lechugas, los champiñones, los guisantes, los rábanos, la espinaca, la calabaza, las habichuelas y el calabacín.
    • Frutas como los arándanos, el limón, la naranja, las fresas, las uvas, la piña, la manzana verde, la ciruela, la frambuesa, la mora, el lulo, el maracuyá y el kiwi que tienen propiedades antioxidantes, alcalinizantes y son ricas en vitaminas lo cual puede promover la desintoxicación, a la vez que eleva las defensas.
    • Legumbres como la lenteja, el garbanzo y la arveja puesto que son una excelente fuente de proteína de muy buena calidad, próxima a las de origen animal. Tienen alto contenido de hidratos de carbono, contienen grandes cantidades de fibra, principalmente soluble y tienen poca cantidad de lípidos.
    • Pescados: gracias a su elevado contenido de Omega3 que ayuda en la restauración del funcionamiento normal de los neurotransmisores en el sistema nervioso central.
  • Actividad física: Realizar al menos 1 ½ horas de actividad física a la semana enfocada a la quema de grasa.

En #deliberar quisimos facilitarle la vida y hemos creado un e-book con un completo plan de desintoxicación metabólica que puede realizar en su casa; este plan provee estrategias de eliminación de toxinas a través del sudor, la respiración y la quema de grasas, partiendo de tres mecanismos:

  • La alimentación
  • La actividad física
  • Sueño o descanso.

El plan alimenticio le proporcionará los nutrientes y fitonutriente esenciales que requiere su organismo para purificarse de manera rápida y saludable. Además de esto, como elementos coadyuvantes de la desintoxicación y herramientas para el afrontamiento de los molestos síntomas de la abstinencia describimos estrategias de respiración, imaginería, mindfulness, toma de sol y el uso de la hidroterapia de vapor.

Este programa le servirá para lograr un estado de bienestar físico y psicológico, ya sea si quiere eliminar las sustancias en busca de:

  • Reducir el riesgo de daño por uno o varios consumos
  • Disminuir los niveles de tolerancia derivados del consumo habitual
  • Abandonar por completo el consumo de una sustancia.
  • 7 días en casa
  • Recomendaciones nutricionales (Batidos e infusiones, recetas para desayunos, almuerzos y cenas)
  • Recomendaciones de actividad física (Rutinas de ejercicios)
  • Baños de vapor caseros
  • Tomas de sol
  • Ejercicios de respiración diafragmática
  • Ejercicios de mindfulness
  • Ejercicios de Imaginería

Adquiera el e-book haciendo clic aquí

¿Quiere conocer más sobre el manual? haga clic aquí

Links:

 

Referencias Bibliográficas

Aldas, J (2014) Abuso y dependencia al alcohol y otras sustancias. Avances en psiquiatría desde un modelo biopsicosocial. Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes. Recuperado de: https://books.google.com.co/books?hl=es&lr=&id=aFU7DwAAQBAJ&oi=fnd&pg=PA253&dq=sustancias+psicoactivas+lipofilicas&ots=zPR-Vz-mTM&sig=QXpLIA3VxSnbCtnWsHYDiRPOEO0#v=onepage&q=sustancias%20psicoactivas%20lipofilicas&f=false. El 04 de abril del 2018.

Matus Ortega, M. E., Calva Nieves, J. C., Barbosa-Méndez, S., & Salazar-Juárez, A. El estado actual de las vacunas contra las drogas. Revista Internacional de Investigación en Adicciones. 2017; 3(2): 35-44. Disponible en: http://riiad.org/index.php/riiad/article/view/riiad.2017.2.05

Netzahualcoyotzi-Piedra, C. G, Muñoz-Arenas. I, Martínez-García. B. Florán-Garduño y I,Limón-Pérez de León (2009). La marihuana y el sistema endocanabinoide: De sus efectos recreativos a la terapéutica. Revista Biomédica. Vol. 20, No. 2. Recuperado de file:///C:/Users/Compaq/Downloads/Dialnet-LaMarihuanaYElSistemaEndocanabinoide-6055661.pdf el 02 de abril de 2018.

 

Artículo publicado por Carolina Pinzón Gómez el 16 de marzo 2019 para Échele Cabeza

Artículo original: Échele Cabeza

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *