Entradas

Re-inicio en la Universidad

Ya va acabando el verano y con ello vuelve a empezar una nueva estación, como todas, cargada de retos. Algunas personas empezarán en la universidad y otras continuarán con sus estudios o con otros y, sea como sea, empezará el calendario de formación.

Entre las nuevas profesoras y profesores, asignaturas, compañeras y compañeros de clase, edificios y aulas, también aparecen otras actividades como conferencias, talleres y cursos que, a veces, tienen que ver con los estudios y, otras veces, no, pero por el motivo que sea, captan nuestra atención.

Así, hay personas que deciden dedicar parte de su tiempo libre en pasar algunas horas más en la universidad y, en este caso, participando en el curso Tria Triar (En Plenas Facultades) en la Universidad de las Islas Baleares, donde se ofrece al colectivo estudiantil universitario información y formación sobre:

  • Las conductas adictivas, sean químicas o no químicas.
  • Los riesgos asociados y las pautas para minimizarlos.
  • Información sobre la perspectiva de género y las violencias sexuales en los espacios de ocio.
  • Las conductas eróticas y sexuales saludables.

Se organiza a través de formaciones teóricas, actividades informativo-preventivas y la dinamización de los Campus Universitarios en los cuales interviene. Esta dinamización se basa en la formación y capacitación de una red de personas agentes de promoción de la salud dentro de cada universidad, las cuales se encargan de desarrollar las actividades dirigidas a multiplicar los mensajes preventivos entre otras personas que también estudian en la universidad, es decir, entre sus iguales.

Ir a la universidad no es sólo aprender teorías, resolver ejercicios, comentar textos y aprobar exámenes; también se trata de crecer emocionalmente y, a veces, es una cuestión de abrir puertas en la consciencia.

Si nos hacemos la pregunta: ¿qué papel representan las personas jóvenes en la sociedad? Podemos responder que la publicidad, las personas adultas y tantas otras fuentes de influencia lanzan mensajes que a veces son contradictorios con la idea que tienen de sí mismas. Así, se aprende a gestionar las emociones en los diferentes espacios en los que nos encontramos y la universidad es uno de ellos. Si no habían aparecido antes, la juventud puede entrar en contacto con unas realidades de consumo de sustancias a las que hacer frente, también al hecho de tomar más decisiones, informarse con ojo crítico, poner límites, resolver dudas, desmontar prejuicios y aceptar realidades que no se les habían mostrado o que se les habían negado, entre otras.

Las experiencias durante estos años han dado lugar a valoraciones por parte de las y los estudiantes, como las siguientes:

“Interactuar en clase y poder hacer dinámicas en el campus”, 2018

“Los debates entre alumnado y docente”, 2018

“Confirmar que la sociedad está poco implicada”, 2018

“Poder poner en práctica los conocimientos teóricos”, 2018

“El cambio de perspectiva que ha dado sobre mis propios conocimientos”, 2018

“Me ha gustado mucho que el taller me haya aportado los conocimientos necesarios para tener una visión más crítica y amplia sobre el mundo de las drogas”, 2018

“Creo que en la UIB hacían falta actividades como estas, ya que muchas personas estudiantes no saben de muchos aspectos de los que nos informaron”, 2017

“Encuentro que es una buena forma de, además de obtener conocimientos, conocer más gente del ámbito universitario”, 2017

Desde aquí queremos dar las gracias a todas las personas estudiantes que han participado de alguna forma en el proyecto, a aquellas personas de las universidades y de las administraciones que nos han apoyado durante todos estos años y sobre todo confiamos en que las semillas que vamos sembrando en ellas, tengan como resultado unas plantas bien resistentes, saludables y sostenibles para la vida que nos toca vivir y disfrutar.

 

Y como muestra, podéis leer unos de los diarios reflexivos que nos envió un estudiante que participó en el curso.

DIARIO DE UN MÓVIL, Antoni Cerdà Fullana

* Imagen ganadora del concurso de fotografía: “Si no paramos de contaminar, este será el futuro. Amina Claire Cadiñanos Chapman”

Autora: Alicia Bustos Vargas, EPF Baleares

Resultados EPF del Curso 2017/2018

A las puertas de agosto y más felices que unas perdices tanto por los resultados obtenidos, como por las personas con las que hemos compartido espacios, momentos y aprendizajes y porque nos encanta poder seguir promocionando conductas saludables,  🙂 compartimos algunos de los resultados del curso 2017/2018.
Feliz veranito!

“No em completa, em complementa”

El pasado viernes 2 de febrero, nuestro agente de salud Pau G., estudiante de primer año de psicología de la Universidad de Vic, llegó hasta el Punt de Assessorament de Drogues PASSA (punto de asesoramiento de drogas PASSA) del Ayuntamiento de Montcada i Reixac para dar a conocer nuestro programa preventivo En Plenas Facultades (EPF) de Fundación Salud y Comunidad. El encuentro se llevó a cabo con la colaboración de la entidad municipal en el Espai Jove Can Tauler, donde asistieron alrededor de diez personas de entre 14 y 19 años de edad.

El Agente de Salud EPF Pau G., reunido con les asistentes

El Punt de Assessorament en drogues PASSA es un espacio donde la comunidad se puede informar y recibir asesoramiento en relación al consumo de drogas y otras adicciones, donde, además, se diseñan estrategias para la promoción de la salud, potenciando las habilidades y capacidades de las personas con el fin promover ser agente de salud comunitaria. Con esto y de cara a lo anterior, Pau G., como agente de salud del programa EPF, fue en colaboración con el proyecto para explicar su experiencia durante la realización del curso y todo lo que conlleva ser un agente para la salud, tanto las habilidades como las tareas y responsabilidades que implica serlo.

Pau, al igual que muches otres estudiantes universitaries, realizó el curso teórico/práctico diseñado desde EPF en el 2017 con el objetivo de convertirse en un agente de salud para y en su comunidad. De esta manera, junto a sus compañeres diseñaron una intervención que buscaba derribar los mitos asociados al consumo de sustancias durante las relaciones sexuales. Crearon un eslogan “No em completa, em complementa” (“No me completa, me complementa”) y un concurso fotográfico en Instagram con el cual pretendían acercarse a sus otres compañeres de la comunidad para dotarles de información y habilidades respecto de las conductas de riesgo relacionadas al consumo de sustancias y la sexualidad.

Redactado por: Florencia Manns Fuenzalida