Entradas

Más de la mitad de lxs consumidorxs de drogas las toman antes de trabajar

Casi el 10% de los usuarios españoles ha comprado sustancias por Internet, según la Encuesta Global sobre Drogas.

Más de la mitad (un 53%) de los hombres y mujeres que consumen drogas en España lo hacen antes de ir a trabajar. Y tres de cada diez personas que las toman una o dos horas antes de empezar su jornada laboral lo han hecho, además, en los últimos 12 meses. Es una de las conclusiones de la Encuesta Global sobre Drogas (GDS por sus siglas en inglés) 2014, la mayor encuesta anual sobre sustancias adictivas a nivel mundial y realizada en colaboración con varios medios de comunicación de 17 países, Público entre ellos.

Según este estudio, las drogas más utilizadas antes de trabajar son el alcohol, el cannabis, la cocaína y las anfetaminas. Un 20% de los que las consumen entre cuatro y 12 horas antes de entrar a trabajar lo hicieron en el último año y cerca de un 30% reconoció haberlo hecho alguna vez, aunque no en el último año. De hecho, los entrevistados reconocen que gran parte de ese consumo se ha traducido después en resaca. De una muestra formada por 1.318 personas con una media de edad de 30 años, casi el 30% de los que admitieron haberla sufrido en el trabajo después de beber alcohol pasaron el mal trago en el último año. Cerca de un 40% ha reconocido haberla sufrido alguna vez, pero no en los últimos 12 meses. Por otra parte, de entre los consumidores cuyas facultades se han visto seriamente perjudicadas por el efecto de las drogas (cannabis, cocaína, MDMA y anfetaminas) casi un 20% ha pasado por ello en el último año; cerca de un 27%, alguna vez pero no en los últimos 12 meses.

La elevada tasa de consumidorxs de cocaína que han tenido que ser ingresados se debe a la mayor pureza de la droga en España.

La GDS alerta del aumento del uso de drogas en trabajadores —especialmente de la construcción y el transporte— cuyo consumo “puede tener efectos devastadores en el riesgo y la productividad en el empleo”. Aun así, en el estudio se aprecia otro sector en auge: de entre los encuestados que se dedican a la atención al cliente cara a cara, casi la mitad reconoció haber tenido resaca en el puesto de trabajo. La cifra roza el 40% entre científicos, periodistas y trabajadores de la construcción, las finanzas, los seguros y las telecomunicaciones.

El estudio alerta también de la elevada tasa de consumidores de cocaína que han precisado atención médica de emergencia en los últimos 12 meses (casi un 1% de las 388 personas que admitieron haber consumido cocaína en el último año). Además, todos ellos tuvieron que ser ingresados en centros hospitalarios. La GDS relaciona este dato con la “mayor pureza” de este tipo de droga en España en comparación con otros países. Aun así, la mayoría de encuestados consumidores de cocaína (cerca de un 80%) opina que la calidad de esta droga en los últimos años ha descendido.

Aunque la GDS no es una encuesta de población general, sí da una idea de las nuevas tendencias en drogas y de los patrones de uso y compra entre un gran número de usuarios actuales. Una de estas tendencias es la adquisición de drogas por internet, un método que ya ha usado casi el 10% de los encuestados españoles. De ellos, cerca de la mitad compró de esta manera en los últimos 12 meses y un tercio del total empezó a hacerlo en 2012 o 2013. La GDS explica el auge de este sistema de compra porque a menudo ofrece “mayor calidad y mejor precio”.

La GDS ha llevado a cabo dos aplicaciones para “personas que quieren tomar drogas (www.drugsmeter.com) y beber alcohol (www.drinksmeter.com) sin que les afecte psíquicamente”. Estas herramientas proporcionan un análisis personalizado e inmediato sobre el uso de drogas o alcohol. Por otra parte, también ha elaborado un compendio de recomendaciones para consumidores de drogas surgidas de las respuestas de la encuesta.

17 países implicados en la encuesta

Tras varios años de andadura en Reino Unido y Australia, este año la Encuesta Global sobre Drogas ha llegado a España con la colaboración de Público y el proyecto Energy Control de la ONG Asociación Bienestar y Desarrollo. De esta manera, Público forma parte de un proyecto global en el que también participan medios de comunicación tan prestigiosos como el Huffington Post (EEUU), The Guardian y Mixmag (Reino Unido), Fairfax Media (Australia), Libération (Francia), (Alemania), y Der Morgen (Bélgica).

La Encuesta Global sobre Drogas (Global Drug Survey) es una organización independiente fundada por el psiquiatra británico Adam R. Winstock, investigador con una larga trayectoria en el estudio del consumo de drogas, especialmente entre jóvenes, y artículos científicos publicados en las revistas científicas más prestigiosas.

Este año, la Encuesta Global sobre Drogas cuenta con la colaboración de medios de comunicación de 17 países en cuatro continentes. La encuesta, que se realiza online, ha sido traducida a diez idiomas diferentes.

‘Startups’, fumetas e inversor@s: de cómo la legalización ha dado alas al y la emprendedor/a cannábic@

Ahora que se ha abierto la veda, son muchos los emprendedores que han puesto en marcha proyectos de todo tipo para abrirse un hueco en el suculento mercado de la marihuana. Desde los clásicos productos medicinales hasta la chica que ha creado una academia de pintura donde los alumnos pueden fumar mientras explotan su vena más artística.

140414155522

Nuestros mayores nos suelen decir que del amor al odio – y viceversa – hay solamente un paso. Historias como estas vienen a corroborar este acertado dicho. Tras la legalización del consumo recreativo en Colorado y Washington y con unos vientos de cambio que parecen soplar incluso dentro de la Casa Blanca, son muchos los que están tomando posiciones para no quedarse fuera del negocio.

Decenas o cientos de avispados empresarios han decidido apostar por el cannabis y sobre todo por la innovación. Y es que, más allá de las enormes posibilidades que plantea, hay inversores dispuestos a respaldar económicamente estas iniciativas.

Las circunstancias han cambiado mucho. Incluso aquellos que votaron en contra de su despenalización, aquellos que jamás han dado una calada a un canuto, han terminado abriendo los ojos. Es el caso de Jim Willett. Este exmarine de 62 años no solo había desechado el cannabis, sino que además había dedicado varios años de su vida profesional a sobrevolar la costa de Washington dando caza a los narcotraficantes que trataban de introducir su mercancía en territorio estadounidense.

Ahora su situación es bien distinta. Por azares de la vida, un día se topó con The ArcView Group, un grupo de inversión con base en San Francisco que se dedica a financiar nuevas ideas relacionadas con la marihuana. Desde entonces ha invertido más de un millón de dólares en este negocio legal en los estados de Washington y Colorado. “Estoy en esto por dinero”, asegura Willet, que no ha dejado pasar la ocasión. “Esta es la mayor oportunidad de negocio desde la caída del Muro de Berlín y la apertura del libre mercado en Europa”, corrobora Steve DeAngelo, presidente de ArcView y activista a favor de la marihuana.

El dinero no lo es todo

No todos están aquí para llenarse los bolsillos. Al margen del oportunismo de empresarios como Jim Willett, hay quien simplemente quiere compartir con otra gente todo lo bueno que la marihuana le ha otorgado.

Es el caso de Robi Hawley, que a sus 49 años está a punto de graduarse en la escuela de medicina y planea abrir un laboratorio de pruebas de cannabis. Ella conoció de primera mano los beneficios de esta planta cuando a su marido le diagnosticaron una enfermedad crónica. Entonces, cuando los medicamentos convencionales no surtían efecto, se decidieron a probar la marihuana medicinal, que le permitió aliviar el dolor y rehacer su vida.

Una situación similar fue la que vivió Cale Burkhart. En 2009, con 35 años, comenzó a utilizar los extractos de cannabis para aliviar las migrañas, el insomnio y el dolor de cuello que por aquel entonces padecía. Un año más tarde creó Vita Verde, una variedad de cremas de uso tópico elaboradas a partir del cannabis que al poco tiempo se comercializaba en 45 dispensarios de la región.

Con el paso de los meses y la despenalización, sumó a su línea de productos desde tintes hasta comestibles. Y, pese a que sus ingresos se han multiplicado en los últimos meses, asegura que hace todo esto para que todo el mundo se pueda beneficiar de los efectos positivos de la marihuana. “Me encanta ser parte del crecimiento de todo este asunto. Es muy emocionante formar parte de la historia”, reconoce.

La creatividad al poder

En medio de esta fiebre del oro, hay quien ha sabido mantener la mente fría y ha optado por ir a lo sencillo para sacar partido a sus conocimientos. Uno de ellos ha sido el empresario Jeremy Bufford que, a sus 33 años, ha puesto en marcha Marijuana Medical Tampa, de la cual ha nacido el “Cannabis College”, una suerte de instituto donde los alumnos aprenden a cultivar cannabis.

Pero no es solo eso. Tal y como comenta Bufford, el camino hacia el éxito “es mucho más complejo que poner una semilla en la tierra”. Por eso, además de recibir consejos para cuidar sus plantas, los alumnos analizan los vaivenes del mercado de la marihuana, aprenden los fundamentos del trato con el cliente y ahondan en las cuestiones legales que atañen a su negocio.

Aunque no se trata de la primera academia dedicada a este sector, pues desde 2007 la Universidad de Oaksterdam imparte clases de esta materia, sí que es un ejemplo de cómo sacar partido a las nuevas reglas del juego.

Es indudable que, con astucia, podemos sacar mucho partido a esas actividades cotidianas que practicamos para divertirnos y relajarnos. Sino que se lo digan a Heidi Keyes, propietaria de la escuela de arte Puff, Pass & Paint, que ha creado un nuevo concepto de clases de pintura en las que los alumnos pueden fumar y paladear deliciosos alimentos hechos con marihuana al tiempo que aprenden a dibujar.

Para sorpresa de su creadora, han sido muchos los que se han sumado a esta iniciativa. Pese a que esta artista aún no vende el cannabis que se consume en su pequeño estudio con espacio para apenas seis alumnos, en poco tiempo ha cubierto el cupo de estudiantes dispuestos a pagar 40 dólares (29 euros) por cada clase de dos horas.

Hay quien, ni corto ni perezoso, ha querido probar suerte poniendo en contacto dos mercados en plena ebullición. Para facilitar la búsqueda del dispensario más cercano donde encontrar un determinado producto, Justin Hatfield y algunos colegas crearon en 2008 la web WeedMaps.com. Por aquel entonces, ninguno de ellos podía siquiera imaginar el escenario que se encontraría algunos años después. Acertaron de pleno. Con una media de 50.000 usuarios únicos al día en 2013, este joven empresario, que ya por entonces capitaneaba una empresa de SEO, tuvo que dejarlo todo para dedicarse a tiempo completo a este negocio.

El propio Hatfield reconoce que, desde mucho tiempo atrás, ha estado “especialmente interesado en poner fin a la guerra contra las drogas”. Además, no tiene duda de lo que sucederá en los años venideros. “Veo la legalización federal en el horizonte dentro de los próximos diez a doce años”. Si este tipo lo dice, con el buen olfato que ya demostró tener para los negocios, ¿por qué no vamos a confiar en que así sea?

Fuente: dinafem.org

Estas son las drogas ilegales más consumidas en España (Ministerio de Sanidad)

  • El Ministerio de Sanidad publica una lista de las sustancias ilegales que más se consumen en España, como resultado de su encuesta anual.

¿Cuáles son las drogas ilegales más consumidas en España? ¿Y sus peligros potenciales? Aquí puedes comprobar la lista de estas sustancias, según la encuesta anual de Sanidad.

cannabis

1.- Cannabis: La sustancia ilegal más consumida en España. Según el Ministerio de Sanidad, en el año 2012 el 9,6% de la población española la tomó en algún momento. La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) señala como su riesgo principal el aún discutido “síndrome amotivacional”: apatía y pérdida de interés en el individuo. Este síntoma se une a una disminución de la capacidad de concentración y de memorización, especialmente en consumidores diarios de esta sustancia.

El humo del cannabis es más perjudicial para el pulmón humano que el del tabaco, y puede producir enfermedades en las vías respiratorias. En hombres jóvenes puede producir un retraso en el inicio de la pubertad, y en mujeres podría interrumpir el ciclo menstrual o producir problemas en la ovulación.

El consumo del cannabis es dañino para el feto durante el embarazo, pues el THC atraviesa la barrera placentaria. También para el bebé en la lactancia.

Además, está constatada la potencialidad del cannabis como elemento desencadenante de psicosis y cuadros delirante– alucinatorios en personas con riesgo a padecerlos.

Cocaína

2.- Cocaína: Según los datos de la encuesta anual de sanidad, un 2,3% de la población española la consumió en algún momento en el año 2012. Los riesgos de consumir esta sustancia son múltiples. Puede producir hemorragias nasales, problemas respiratorios y alteración del sueño. También inquietud, irritabilidad y agresividad. Puede provocar cefaleas o accidentes vasculares, que podrían llegar al infarto cerebral.

Uno de sus efectos más perniciosos son las complicaciones psiquiátricas que puede conllevar su consumo: crisis de ansiedad y disminución de la memoria y de la capacidad de concentración. Asimismo, la cocaína puede provocar la llamada “psicosis cocaínica”, que consiste en la aparición brusca de ideas paranoides que llevan al consumidor a un estado de confusión, pudiendo producir verdaderas crisis de pánico y alucinaciones.

Éxtasis

3.- Éxtasis: El Ministerio de Sanidad afirma que esta sustancia fue consumida por el 0,7% de los españoles en 2012. Según la FAD, después de unas horas de su ingesta, la euforia inicial da paso a un estado de agotamiento, de tristeza, de ansiedad y agresividad. Esta fase puede durar varios días.

El éxtasis puede provocar riesgos en el organismo, como la alteración grave del ritmo cardíaco, subida de la temperatura corporal, contracción de la mandíbula, temblores y convulsiones. El consumo de éxtasis puede dar lugar a la aparición de toxicidad aguda, muy rara pero extremadamente grave. Esta droga puede provocar insuficiencias renales y hepáticas.

El éxtasis puede abocar a riesgos psicológicos, como crisis de ansiedad, trastornos depresivos o alteraciones psicóticas (el sentimiento de no ser el mismo, de volverse loco, puede sobrevenir de inmediato o en los días siguientes a su consumo).

Speed

4.- Anfetaminas / Speed: La encuesta anual de Sanidad indica que el 0,6% de los españoles tomó esta droga en 2012. La sobredosis de anfetaminas aumentan la temperatura del cuerpo y pueden causar irritabilidad, convulsiones e incluso la muerte.

Si se consume de forma frecuente, este fármaco da lugar a depresiones severas. Asimismo, también puede aparecer un cuadro llamado psicosis tóxica anfetamínica, que a menudo se confunde con esquizofrenia. El abuso crónico de las anfetaminas provoca aparición de acné y trastornos en cabello, dientes, encías y uñas.

LSD

5.- Alucinógenos: El Ministerio de Sanidad cifra su ingesta en un 0,4% de la población española. Según la FAD, existen datos contundentes en cuanto a las secuelas en la esfera psicológica del consumo de alucinógenos como el LSD. Destacan los trastornos de depresión y ansiedad. Uno de los mayores peligros en relación con el consumo del LSD es el llamado “flash- back” o retorno de la vivencia tenida con la droga, sin mediar una nueva dosis. Esto conlleva riesgos considerables para la integridad de la persona.

También se pueden presentar episodios depresivos graves, cuadros psicóticos de tipo esquizofrénico, conductas de carácter paranoide o deficiencias en la memoria y en el pensamiento abstracto.

Setas mágicas

6.- Setas mágicas: Sanidad sitúa su ingesta en el 0,4% de la población española, al igual que los alucinógenos.

Según la FAD, a pesar de que no se conocen claramente los riesgos del consumo a largo plazo, su consumo de forma abusiva puede provocar importantes alteraciones psicológicas. Dichas alteraciones suelen manifestarse en crisis de ansiedad y de pánico, así como en inestabilidad emocional de impredecible duración en el tiempo.

Ketamina

7.- Ketamina: Los datos oficiales de Sanidad afirman que un 0,2% de los españoles lo tomó en algún momento de 2012. Si hay sobredosis de esta sustancia, puede dar lugar a la pérdida total de conciencia, el coma o incluso la muerte.

Asimismo, su consumo puede dar lugar a lo que se ha llamado “un mal viaje”: crisis de pánico y sensaciones muy desagradables. También puede producir depresión respiratoria y paro cardíaco. Trastornos de ansiedad, paranoias y flash back son otros efectos negativos a tener en cuenta si se va a consumir esta droga.

A largo plazo puede provocar daño cerebral, problemas de memoria, de concentración o deterioro de habilidades linguísticas. También dificultades en la digestión, en la micción, problemas oculares y alteraciones del sueño.

Heroína

8.- Heroína: Sanidad indica que un 0,1% de españoles la consumió en 2012. El uso continuado de la sustancia puede producir alteraciones de la personalidad, trastornos de la memoria, de ansiedad y depresión. Si se consume se manifiesta una enorme dependencia que hace que toda la vida del consumidor gire en torno a la sustancia.

Otros efectos dañinos que provoca su consumo son las alteraciones de la nutrición, afecciones gastrointestinales, dolencias cardiovasculares, alteraciones hepáticas y renales. Asimismo, pueden aparecer problemas dentales, patologías ginecológicas y abortos espontáneos.

Fuente: publico.es