Entradas

De adolescente a adolescente: “No dejes que el tabaco entre en tu vida”

“No dejes que el tabaco entre en tu vida” es el consejo que más de cien adolescentes de toda España han dado hoy a sus compañeros para que no se inicien en este hábito, más común entre las chicas que entre los chicos, lo que ha disparado en un 76 % los fallecimientos por cáncer de pulmón en mujeres en la última década.

“El mejor consejo es no empezar”, ha comentado a Efe el presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) y jefe de oncología del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, Mariano Provencio, tras entregar los premios del concurso “No dejes que el tabaco entre en tu vida”, dirigido a escolares de 3º y 4º de la ESO para tratar de concienciar de las consecuencias de este hábito.

Lograr la disminución de adolescentes fumadores es uno de los retos del cáncer de pulmón en los próximos diez años, asegura este grupo formado por 400 especialistas de todo el país, que temen el consumo de tabaco entre adolescentes lastre los avances logrados en los últimos años frente a este tumor.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, el 33,2 % de las chicas y el 29,6 % de los chicos de entre 14 y 18 años fuma; en conjunto, los jóvenes españoles son de los primeros en iniciarse con el tabaco en toda Europa, a los 16 años.

También se ha producido un cambio de tendencia en los patrones del cáncer de pulmón: la incorporación de la mujer al hábito tabáquico ha provocado que las muertes por este tumor entre el sexo femenino hayan aumentado un 76 % en la última década y, de seguir así, superarán al provocado por cáncer de mama.

Asimismo, el GECP ha avisado de la disminución de la edad media de incidencia del tumor, que habitualmente se produce en franjas de edad de entre los 60 y 70 años, y que durante los próximos años podría descender más, debido a la incorporación temprana de los jóvenes al hábito tabáquico.

Y es que las tasas de mortalidad en cáncer de pulmón se manifiestan siempre entre diez y veinte años después de que se produzcan los mayores picos de consumo de tabaco, de ahí la importancia de realizar campañas de prevención sobre la población más joven.

Una de ellas, este concurso, “No dejes que el tabaco entre en tu vida”, que ha distinguido siete de los más de cien vídeos recibidos en el que los escolares tratan de disuadir a sus compañeros de que fumen.

El primer premio ha sido para el colegio mallorquín IES Son Pacs por “No te quedes parado”, que pide la implicación de la sociedad contra este hábito; mientras, el segundo y tercer premio, “No quemes el árbol de tu vida”, del colegio burgalés Madres Concepcionistas, y “El cigarro de la muerte”, del IES Montaña Palentina, en Palencia, hablan de la importancia de una vida saludable.

Además, el jurado ha concedido cuatro menciones especiales: “Ni un minuto más” del IES Cap de l’Ajub en Alicante; “No dejes que te consuma”, de Madres Concepcionistas de Burgos; “Tú decides”, del Colegio Santa Ana de Valencia, y “Por una calada”, de IES Districte Marítim de esta misma ciudad.

 

Fuente: elperiodico.com

El tabaco ya no está de moda

El tabaquismo es una enfermedad adictiva crónica que constituye la primera causa evitable de muerte en los países desarrollados.La Dra. Mª Teresa González García, Neumóloga del grupo de trabajo de tabaquismo de Semergen, nos ha hablado sobre este problema de salud mundial y sobre las alternativas y soluciones que para él existen.

En realidad, ¿el tabaco es perjudicial?

Efectivamente, los expertos han ido desmontando las ventajas encontradas en el tabaco a lo largo de los siglos precedentes, desde su importación y distribución tras el descubrimiento de América, para situarnos en los inconvenientes generados por esta sustancia:

– El tabaquismo se considera una enfermedad crónica, como la Hipertensión arterial o la Diabetes  (“es una enfermedad para toda la vida”), con sus recaídas.

– Además contiene una sustancia, la nicotina, que le confiere la propiedad de ser adictivo. El tabaco se comporta como una droga, con todas y cada una de sus características y con el agravante de ser socialmente aceptada (de ahí el amplio consumo) y de que las consecuencias se observan a lo largo plazo, en general tras 30 años de consumo.

– El consumo comienza en la adolescencia, entre los doce y trece años, esa etapa en la que se empieza a experimentar y se asumen todos los riesgos. Algunos estudios ponen de manifiesto cómo cuanto más precoz sea el consumo, mayor dependencia y más complicada será la deshabituación. En la última década, cabe destacar el aumento del consumo entre las chicas respecto al de los chicos.

– Como hemos avanzado en la definición, se trata de la primera causa de muerte evitable en los países desarrollados. Si el tabaco no existiera, los fallecimientos prematuros por enfermedades cardiovasculares, cánceres y enfermedades respiratorias, entre otras, disminuirían drásticamente.

¿Cómo afecta a la salud?

En el humo del tabaco se han detectado hasta 4500 sustancias tóxicas. De ellas destacamos: la nicotina, como responsable de la adicción, el monóxido de carbono, CO, como principal culpable de la patología cardiovascular, el alquitrán y las nitrosaminas como cancerígenos y otras sustancias oxidantes e irritantes que intervienen directamente en las patologías respiratorias.

Los principales problemas de salud ocasionados por el consumo de tabaco son:

Adicción: la persona fumadora es dependiente de la nicotina. Esto conlleva:

– Tolerancia a dicha sustancia

– Síndrome de abstinencia característico al reducir o cesar el consumo.

– Persistencia del deseo de reducir el consumo o fracaso para conseguirlo.

Es además el principal causante de patologías con alta prevalencia entre las que destacamos:

Enfermedades cardiovasculares: (cardiopatía isquémica, enfermedad cerebrovascular, enfermedad vascular periférica). Aproximadamente el 33% de éstas se atribuyen directamente al consumo de tabaco. La enfermedad cardiovascular ocasiona el mayor número de fallecimientos en España.

Enfermedades tumorales: entre los que destacan el cáncer de pulmón y laringe.

Enfermedades respiratorias: fundamentalmente la Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) relacionada en un 85% de los casos con el consumo del tabaco.

Tabaquismo pasivo: las personas que respiran el ambiente contaminado provocado por el humo del tabaco están sometidas a la inhalación de sustancias patogénicas procedentes de la llamada corriente secundaria generada por la combustión del cigarrillo.  Sabemos de su implicación en enfermedades respiratorias, incluyendo cáncer de pulmón, en la enfermedad cardiovascular y enfermedades en niños (otitis, bronquitis, muerte súbita del lactante…). Mención especial merece el sometimiento del feto al tabaquismo de una gestante fumadora, que puede acarrear problemas tanto en la madre (patología a nivel de placenta) como en el propio feto: aborto, nacidos con bajo peso… Conviene recordar que la protección del fumador pasivo es el principal interés de la actual legislación española.

¿Es posible dejar de fumar?

Rotundamente sí. Aunque no es fácil. A pesar de ser una enfermedad, dejar de fumar conlleva un proceso, no tiene nada que ver con curar una faringitis. Es necesario considerar la posibilidad de abandonar el tabaco y prepararse para ello. Así ocurre en cualquier otro proceso de deshabituación. Muchos fumadores no quieren dejar de fumar, otros se sienten obligados (presión familiar, enfermedad grave concomitante…). Aquellos, conscientes del problema, que se planteen y preparen para dejar de fumar, serán los que lo vayan a tener más fácil.

Entre los factores o condiciones que pueden favorecer la abstinencia destacaríamos:

–     Alto grado de motivación (se puede medir, mediante una escala de 0 a10, a través de la pregunta: ¿Cuánto interés tengo en dejar de fumar en este momento?)

–     Algún buen motivo: mejorar la salud o prevenir enfermedades, ahorrar dinero, dar ejemplo, ser libre…

–     Dependencia física baja: (orientativo: fumadores de menos de diez cigarrillos al día y que tardan en consumir el primero del día más de una hora después de levantarse).

¿Existen tratamientos eficaces para dejar el tabaco?

Desde los manuales de autoayuda o guías -comercializadas o no, pero ampliamente distribuidos en papel o en digital-,  hasta el último fármaco creado para dejar de fumar, son numerosas las intervenciones desarrolladas a este fin. Cualquier fumador puede dejarlo sin ayuda, pero tiene más probabilidades de éxito con un diagnóstico y un tratamiento correcto. Por su parte, una persona que crea estar preparada para dejar de fumar y necesite ayuda debería acudir a un profesional sanitario que sea quien le asesore debidamente para iniciar el tratamiento más adecuado.

La evidencia científica recomienda un tratamiento que incluya conjuntamente asesoramiento psicológico y farmacológico, si estuviera indicado. Respecto al tratamiento farmacológico existente en la actualidad, en nuestro país, debemos destacar:

–     La terapia sustitutiva con nicotina: comercializada en diversos formatos (parches, comprimidos, chicles y spray). No necesita prescripción médica.

–     Compuestos no nicotínicos: bupropión y vareniclina. Necesitan prescripción  y control médico. No están financiados por la seguridad social.

Cualquiera de estos tres fármacos de primera línea ha demostrado su eficacia y seguridad. Existen otras terapias alternativas cuya eficacia aún no está confirmada.

Respecto al cigarrillo electrónico:

El cigarrillo electrónico contiene nicotina pero no es dispositivo eficaz para dejar de fumar. Por el contrario puede tener un efecto indeseable de retener a fumadores en el consumo de nicotina y en mantener la dependencia gestual del cigarrillo. El vapor de los cigarrillos electrónicos puede contener sustancias tóxicas y nocivas para la salud y no deberían utilizarse en espacios públicos cerrado (conclusión del informe del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo).

En cambio, existen ayudas en numerosas páginas web (Sedet, CNPT, Semergen, Consejerías de salud y diferentes Asociaciones comola AECC), además de programas específicos descargables on line, para PC como Quitómetro o para Android: Quitnow.

¿Merece la pena dejar de fumar?

Sí, en cualquier caso y cuanto antes. Dejar de fumar sólo aporta ventajas:

– Se recuperan el olfato y el gusto. Desaparece el olor a tabaco de nuestra ropa y piel

– Se eliminan la nicotina y el alquitrán de nuestro organismo.

– Aumenta la sensación de bienestar.

– Se normaliza la frecuencia cardíaca y mejora la tensión arterial.

– Es la intervención más eficaz para reducir la mortalidad en pacientes con enfermedad cardiovascular y con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Algunos consejos para evitar cigarrillos:

–   Evita situaciones complicadas

–   Deja el tabaco en casa cuando salgas

–   No aceptes cigarrillos de nadie

–   Sustituye un cigarrillo por una pieza de fruta

–   Mete en una hucha el dinero de los cigarrillos que no te fumes

–   Realiza ejercicio físico a diario

Definitivamente hoy es un buen día para dejar de fumar ¿no vas a intentarlo?

Más información en www.semergen.es

Fuente: http://www.lavanguardia.com

Un año sin humo para las personas adictas al tabaco.Cuatro conocidos fumadores resumen los 365 días pasados desde que la Ley Antitabaco entró en vigor

Cuatro conocidos fumadores resumen los 365 días pasados desde que la Ley Antitabaco entró en vigor.

Lejos quedan los insumisos y las voces críticas han perdido intensidad. Un año después de la entrada en vigor de la Ley Antitabaco, a nadie le sorprende que en los espacios públicos cerrados ya no se fume y los hosteleros se han adaptado a la norma instalando terrazas en la calle.

En el recién acabado año, unas 600.000 personas han abandonado el tabaco, según cálculos del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), que representa a decenas de sociedades médicas y también estima que este año se han vendido 500 millones de cajetillas de tabaco menos. Pero no todos han podido o querido dejar de fumar, como es el caso de los cuatro conocidos fumadores con los que ha charlado Público. La escritora Almudena Grandes; el presidente del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Miguel Ángel Revilla; el cantautor Javier Krahe y la número dos de Equo, Inés Sabanés, no han abandonado el vicio, pero confiesan que han bajado el consumo de tabaco.

Público ya habló con ellos hace un año. Esta vez han constatado cómo se han cumplido sus pronósticos sobre cómo influiría la Ley Antitabaco en sus vidas. Almudena Grandes ha consolidado la costumbre de tomar copas en casas de amigos; Miguel Ángel Revilla ha pillado más de un constipado por comer en terrazas para no perder el puro de la sobremesa; Javier Krahe ya no juega al ajedrez porque “no es lo mismo sin tabaco”; e Inés Sabanés sigue concienciándose de que tarde o temprano deberá dejar de fumar.

El Ministerio de Sanidad ratificó hace unos días que no va a cambiar la norma en lo esencial, aunque, durante la tramitación de la ley, el PP, entonces en la oposición, defendió los intereses de los hosteleros al presentar una enmienda para que los bares y restaurantes pudieran tener espacios aislados para fumadores, que fue rechazada por la mayoría. El PP no incluía ningún cambio al respecto en su programa electoral, pero su presidente, Mariano Rajoy, sí había hecho algún guiño a los hosteleros en alguna ocasión. De ahí la importancia de que ahora, ya en el poder, el PP defienda la ley, “por sus beneficios sobre la salud”.

Las sociedades médicas, por su parte, llevaban años insistiendo en los males del tabaquismo. Con motivo del primer aniversario de la norma, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), recordó hace unos días que cada día mueren unas 145 personas en España debido al tabaquismo. Esta adicción es la primera causa evitable de muerte en España, destaca la Separ. El tratamiento de las enfermedades derivadas del tabaquismo cuesta a la sanidad pública unos 8.000 millones de euros al año.

Pero los efectos de la Ley Antitabaco van más allá de la salud. Así, la norma ha cambiado también el aspecto de las ciudades y los pueblos, que en un año se han llenado de terrazas. Así, los hosteleros han mantenido a su clientela y han rebajado la intensidad de las críticas por las pérdidas económicas que dicen les ocasiona la prohibición de fumar. En cualquier caso, la Ley se cumple y las denuncias por fumar en locales cerrados quedan atrás en el tiempo. La asociación de consumidores Facua tramitó 2.568 quejas en 2011, la mayoría en los primeros meses de 2011.

ALMUDENA GRANDES. Escritora
“Si no tuviéramos esta ley, todos fumaríamos más”

La escritora Almudena Grandes sigue fumando como hace un año, entre 10 y 12 cigarrilos diarios. Unos meses antes de la entrada en vigor, Grandes redujo el consumo, pero no quiere abandonar el hábito. “Si lo dejo, será porque mi cuerpo rechace el tabaco”, defiende. “Me da mucho placer fumar. Comprendo que es malo, pero mientras pueda mantener el compromiso conmigo misma de no fumar mucho, seguiré haciéndolo”, añade. Sin la ley, Grandes reconoce que “se fumaría más”.

En el último año, Grandes ha cambiado los bares de copas por su casa o las de amigos. “Siempre hay un amigo que elige esa opción para poder fumar mientras charlamos”, explica. Pero sí continúa comiendo y cenando en restaurantes con asiduidad. “Si es un local que frecuentas, si conoces al dueño, cuando se va la gente te acaba dejando fumar”, confiesa.Lo que más temía la escritora era la prohibición de fumar en aeropuertos. “Viajo mucho a América y a las horas de vuelo tenía que sumar otras dos de espera en el aeropuerto”, justifica. Pero se muestra sorprendida porque ha sido más fácil de lo que creía. “Pasados los dos primeros meses, lo llevé con normalidad”, dice.

MIGUEL ÁNGEL REVILLA. Político
“La ley no contempla la libertad como yo la entiendo”

El seguir fumando le ha costado este año más de un catarro. “Por una parte, la ley es buena para el pulmón, pero, por la otra, le perjudica. Al salir a fumar a la calle, se cogen más constipados”, opina el expresidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla, ahora máximo dirigente de su partido, el PRC.

Conocido por ser fumador de puros, Revilla mantiene, como hizo hace un año, al poco de entrar en vigor la prohibición de fumar en los bares y restaurantes, que no piensa renunciar al hábito que heredó de su padre. “A mis 70 años, es prácticamente el único vicio que me queda”, asegura. No obstante, la entrada en vigor de la ley le hizo cambiar de puros. Ahora fuma unos más pequeños, ya que, de otra forma, no le daba tiempo a acabarlos, explica. En los últimos meses, ha reducido el número de cigarros, “de cinco a tres al día”, detalla.

“Sigo opinando que esta ley no contempla la libertad como yo la entiendo”, insiste. Revilla defiende que los restauradores pudieran optar por tener un local de fumadores. “Sin que entraran niños y con camareros fumadores”, detalla. Revilla aclara que no hace apología del tabaquismo, pero defiende su libertad.

JAVIER KRAHE. Cantautor
“Sigo fumando, pero no estoy al servicio del tabaco”

Bastó un mes con la ley en vigor para que el cantautor Javier Krahe dejara de jugar al ajedrez. “Sin poder fumar, no juego”, aseguraba hace un año. Hoy, ha apartado definitivamente de su vida la afición que mantuvo durante años. “De vez en cuando acudo al bar, pero sólo miro cómo juegan. No consigo estar sentado pendiente de la partida y tener que salir a fumar, me pongo nervioso”, explica.

“No estoy al servicio del tabaco, pero tampoco pasa nada si fumo”, defiende, mientras reconoce que los no fumadores son cada vez más críticos con quienes sí lo hacen. Se considera un fumador moderado, cada día consume de 12 a 15 puritos pequeños, de los del tamaño de un cigarrillo. La ley no le ha afectado en su trabajo, porque explica que la hora y media que está en el escenario es el tiempo que estaría por ejemplo en un cine, sin posibilidad de fumar.

Krahe ha reducido en este último año sus salidas a los bares, aunque dice no ser demasiado de comer fuera de casa. “Si salgo, lo hago por las noches. Lo que hago es tomar una bebida pequeña, como una cerveza, para poder salir a fumar y no tener que dejar el vaso a mitad dentro”, explica.

INÉS SABANÉS. Política
“No he conseguido dejarlo, pero ahora fumo menos”

A Inés Sabanés le sigue rondando la idea de dejar el tabaco. Tras un año con la ley que prohíbe fumar en los bares en vigor, la número dos de Equo confiesa que no lo ha conseguido. Más bien no se lo ha llegado a plantear en serio, matiza. “Pero ahora fumo menos”, asegura. En el último año, ha reducido prácticamente a la mitad su consumo de tabaco. Ahora fuma medio paquete de cigarrilos negros.

Sabanés defiende la ley “por sus beneficios para la salud pública” y se muestra convencida de que, gracias a ella, “ha bajado el consumo de tabaco”. Aunque muchos bares ahora tengan terrazas, la prohibición de fumar dentro “siempre quita una parte del consumo diario”, insiste. De hecho, Sabanés explica que ella sobre todo fuma en casa, por la noche, cuando se sienta a trabajar frente al ordenador.“La ley nos ha concienciado mucho más a todos”, aplaude. “El otro día, unos chicos me pidieron un cigarri-llo a la salida del instituto.

Les dije que no tenían edad. Les di ejemplo, pero me resultó contradictorio”, confiesa. “Ahora los derechos de todos están más equilibrados. Los fumadores tienen más sitios donde ir”, concluye.

Publicado en: publico.es