Se habla mucho de sexo, y muy poco de sexualidad

  • En las universidades, faltan materias específicas de sexualidad

  • Especialmente, en las carreras relacionadas con la salud y educación

La educación sexual es la gran olvidada en las aulas. Todos los expertos coinciden en que nuestro país necesita una buena educación sexual y de calidad. Pero no sólo los colegios e institutos están faltos de esta formación, también muchas Universidades carecen de ella, incluso en las facultades de las carreras del ámbito sanitario. Sin embargo, parece que los jóvenes saben mucho más de lo que realmente saben.

“Se habla mucho de sexo, pero muy poco de sexualidad”, afirma contundente la doctora en Psicología María Lameiras Fernández, profesora en la Facultad de Ciencias de la Educación y vicerrectora del Campus Universitario de Ourense. Nos creemos que saben, confiesa, porque son universitarios y parece que por eso tienen que saber, sin embargo, les preguntas algunas cosas claves (como qué es el clítoris) y muchos no saben qué contestar. Y es que, se habla mucho de sexo, pero únicamente entendiendo el sexo como coito. Y, la realidad es que “el sexo es mucho más que eso”, dice.

De este modo, la sexualidad, mantiene esta especialista, hay que entenderla como identidad y como comunicación, con uno mismo o bien con los demás. Como relaciones afectivas entendiendo estas como respeto hacía el otro, no sólo como enamoramiento. Y además, sexualidad entendida más allá de los estereotipos (jóvenes, guapos y heterosexuales y sin discapacidad), sino entendida desde la óptica de la diversidad, de que “todos, absolutamente todos, somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos”, afirma.

Portada del libro de María Lameiras.

Por otro lado, el sexo, tal como sostiene la experta, no es sólo saber usar órganos como se entiende. Sino que “en el sexo hay que usar todo el cuerpo, porque todo el cuerpo tiene receptores nerviosos que nos aportan. La erótica no sólo está en dos o tres partes del cuerpo como pensamos, sino que está en todo nuestro cuerpo”.

No obstante, para esclarecer todo esto, Lameiras junto con dos compañeras del departamento, (María Victoria Carrera Fernández y Yolanda Rodríguez Castro) han sacado a la luz una publicación, dirigida principalmente a alumnos universitarios, pero también para profesionales: Sexualidad y Salud (Servicio de publicaciones de la Universidad de Vigo, 2013) presentado recientemente en Madrid en el espacio UNE de la Librería del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Un libro de 367 páginas que aborda la sexualidad desde una perspectiva de género, desde un modelo integral de salud y que compone el tercer libro de una trilogía (‘AGARIMOS, un programa coeducativo para el desarrollo psicoafectivo y sexual’ y ‘Educación sexual: de la teoría a la práctica’.

Falta formación en las Universidades

Según informa esta experta, en las casi 100 universidades que existen en España, tanto pública como privadas, todavía en muchas de las facultades, incluso las que están relacionadas con la rama biosanitaria, no existen materias con contenidos de sexualidad. “Hoy en día, una gran minoría de las Universidades españolas tienen una asignatura específica de sexualidad, ni tienen tampoco a profesionales especializados en esos contenidos”, comenta. Ni siquiera en carreras como Medicina, Enfermería, o Psicología. Pero tampoco, en las relacionadas con el ámbito educativo.

Las Facultades tanto de Medicina, Psicología o Ciencias de la Educación, que tienen contenidos específicos de esta materia, (ya sean de forma obligatoria o como optativa) explica la experta, es porque tienen profesorado especializado en la materia. Por ejemplo, según expone, los casos más relevantes, entre otros, son el equipo del profesorado que tienen las Facultades de Psicología de las Universidad de Salamanca, País Vasco, Castellón y Granada. “En Galicia, la única Facultad que tiene una materia específica de sexualidad, y como optativa, es la de Ciencias de la Educación del Campus de Ourense. Y sólo para los alumnos de la carrera de Educación Social”, apunta. Generalmente, en la mayoría de las carreras que existe la materia, señala la experta, se imparte como optativa. Pero se imparte. Por ejemplo, otro de los casos es la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid. (Eso sí, “la optativa más demandada”).

No obstante, según los expertos, las cosas están cambiando y poco a poco se van impartiendo más formación de este tipo en las aulas y más para aquellos que van a ser profesionales relacionados con sectores sanitarios y educativos. Esta educación, asegura Lameiras, es imprescindible por tres razones. Primero, porque el derecho a la formación debe ser un derecho a la formación integral y la formación integral debe encontrar necesariamente la dimensión sexual. Segundo, porque se reducirían muchos malestares de la sociedad que tiene que ver con la ausencia o mala educación sexual, como las conductas de riesgos: embarazos no deseados, y enfermedades de transmisión sexual (ETS). También, se ayudaría a prevenir conductas relacionadas con la violencia. Y tercero y último, concluye Lameiras, porque “tendríamos una sociedad más libre que encarase y afrontase la sexualidad con una actitud más natural”.

Fuente: http://www.elmundo.es

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *