Misma esperanza de vida que las personas sin el VIH, pero menos años con buena salud.

Una vez más, un estudio de esperanza de vida ha demostrado que las personas VIH positivas que comienzan la terapia antirretroviral (TAR) con prontitud y tienen un buen acceso a la atención médica viven tanto como sus pares VIH negativos. Pero los investigadores encontraron que las personas VIH positivas vivían con problemas de salud adicionales durante muchos de esos años; en promedio, tenían comorbilidades importantes 16 años antes que las personas VIH negativas.

«Estábamos entusiasmados con el hallazgo de que no había diferencia en la esperanza de vida de las personas que iniciaron el TAR con un recuento alto de CD4, pero nos sorprendió la gran diferencia en el número de años sin comorbilidad que viven las personas», dijo la Dra. Julia Marcus, de la Escuela de Medicina de Harvard, en a la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI 2020) a principios de esta semana.

El objetivo de su estudio fue cuantificar la brecha en la esperanza de vida general y los años libres de comorbilidad de las personas que viven con y sin el VIH.

Este estudio de EE.UU. examinó específicamente a las personas que tenían acceso a la atención médica: todos los participantes estaban inscritos en Kaiser Permanente, un proveedor integrado de seguro médico y atención médica en California, Virginia, Maryland y el Distrito de Columbia.

Los datos fueron obtenidos de 39.000 personas que conviven con el VIH y 387.767 personas sin VIH, entre 2000 y 2016.

La edad media de los participantes fue de 41 años; la gran mayoría eran hombres (88%); El 45% eran blancos, el 25% negros, el 24% latinos y el 5% asiáticos. Como cada persona con VIH se emparejó con diez miembros VIH negativos según la edad, el sexo, la etnia y el año de inscripción, los grupos VIH positivos y VIH negativos fueron idénticos en estos aspectos. Como miembros del mismo proveedor de seguro médico, los dos grupos también tenían un acceso similar a la atención médica.

En cuanto a las características específicas del VIH, solo el 18% de las personas que convivían con el virus ya habían comenzado el tratamiento cuando se unieron a la cohorte, lo que probablemente refleja el hecho de que la recopilación de datos comenzó en el año 2000. Otro 64% comenzó el tratamiento durante el seguimiento y sólo el 29% tenía un recuento de células CD4 superior a 500 cuando lo hicieron.

Como reflejo de la epidemiología del VIH en los EE.UU, el 70% de los participantes seropositivos habían adquirido el VIH a través del sexo entre hombres, el 20% a través del sexo heterosexual y el 8% mediante el uso de drogas inyectables. No se dispone de datos equivalentes para los participantes VIH negativos y, a este respecto, es poco probable que los grupos VIH positivos y VIH negativos coincidan de manera uniforme.

¿Cuántos años?

Los resultados mostraron una esperanza de vida en constante aumento para las personas con VIH durante el período de estudio, 2000 a 2016. Mientras que en el año 2000 se esperaba que las personas con VIH vivieran, en promedio, 22 años menos que las personas VIH negativas en la cohorte, en el 2016 esto se había reducido a nueve años menos.

Específicamente, al final del estudio, se predijo que un joven de 21 años con VIH viviría hasta los 77 años, mientras que uno de 21 años sin VIH viviría hasta los 86 años.

Y si la persona con VIH comenzó el TAR con un recuento de CD4 superior a 500, se esperaría que viviera hasta los 87 años, un poco más que aquellos sin VIH.

¿Cuántos años con buena salud?

Los investigadores profundizaron el análisis para considerar la salud de las personas a medida que envejecían. Revisaron la base de datos de Kaiser Permanente en busca de diagnósticos, resultados de pruebas y recetas que indicaran enfermedad hepática crónica (incluida la hepatitis B o C), enfermedad renal crónica, enfermedad pulmonar crónica, enfermedad cardiovascular, diabetes o cáncer.

Descubrieron que las personas con VIH viven sustancialmente menos años saludables que las personas sin VIH. En el período de 2014 a 2016, se predijo que el joven VIH positivo de 21 años viviría sin ninguno de los problemas de salud mencionados hasta los 36 años, mientras que su compañero VIH negativo lo haría hasta los 52 años.

Sorprendentemente, esta brecha de 16 años es la misma que se encontró al comienzo del estudio, de 2000 a 2003.

El inicio de la enfermedad hepática ocurrió 24 años antes en las personas con VIH, la enfermedad renal 17 años antes y la enfermedad pulmonar 16 años antes. Un poco más alentador es que la brecha se redujo para la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares (una brecha de ocho o nueve años para cada uno).

Tomar el tratamiento contra el VIH con prontitud, antes de que se produjera un daño significativo al sistema inmunológico, no pareció hacer mucha diferencia. Incluso si la persona de 21 años con VIH comenzó el tratamiento con un recuento de CD4 superior a 500, se predijo la aparición de comorbilidades para la edad de 34 a 16 años antes que una persona sin VIH. Se observó una mejora para el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, pero no las otras comorbilidades.

Los resultados del estudio pueden generalizarse a la población más amplia de personas VIH positivas que tienen seguro médico privado en los Estados Unidos. Sin embargo, una limitación del estudio es que los participantes eran en su mayoría hombres.

Otra limitación potencial con esto, y muchos estudios similares, es que las personas que viven con el VIH tienden a ver a sus médicos con regularidad y a hacerse exámenes de detección con más frecuencia que otras personas. Como resultado, las enfermedades crónicas pueden diagnosticarse a una edad más temprana.

Accede al estudio aquí

 

Referencia: Marcus JL et al. Increased overall life expectancy but not comorbidity-free years for people with HIV. Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, abstract 151, March 2020.

Noticia publicada originalmente en inglés el 13 de marzo 2020 por Roger Pebody para AidsMap

Fuente original: AidsMap

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *