Los seres humanos han usado drogas para las relaciones sexuales durante milenios; las razones son mucho más amplias de lo que crees

A pesar de su larga historia, nuestra comprensión de la relación entre sexo y drogas sigue siendo limitada.

Por sí solos, el sexo y las drogas son tabúes culturales. Combinarlos solo aumenta nuestra renuencia a hablar de ellos. Pero comprender cómo se relacionan el sexo y las drogas no es algo de lo que debamos rehuir o percibir como desviado.

Los seres humanos han usado drogas intencionalmente para facilitar y mejorar sus experiencias sexuales durante milenios. Los antiguos egipcios usaban extractos de la flor de loto azul para aumentar el deseo sexual. Más recientemente, en la década de 1960, el defensor de los psicodélicos Timothy Leary declaró: «El LSD es el afrodisíaco más poderoso jamás descubierto por el hombre».

A pesar de esta larga historia, nuestra comprensión de la relación entre sexo y drogas sigue siendo limitada. Los investigadores han tenido tradicionalmente una tendencia a centrarse en las asociaciones entre el uso de drogas y el comportamiento sexual «de riesgo», como la falta de uso de condones o tener múltiples parejas sexuales.

Los estudios también han destacado los vínculos entre el consumo de drogas y la función sexual «deteriorada», como las dificultades para mantener una erección o alcanzar un orgasmo. Esto nos deja con una imagen del sexo con drogas que se centra desproporcionadamente en los aspectos negativos.

Más allá del chemsex

Más recientemente, la investigación que explora la relación entre el sexo y las drogas se ha centrado en el «chemsex». Chemsex generalmente se refiere a hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres y que usan drogas como metanfetamina o mefedrona para mejorar y prolongar su experiencia sexual.

Si bien esto es importante, no captura las experiencias de personas que tienen diferentes identidades sexuales y de género. Las campañas de reducción de daños sobre la combinación de sexo y drogas están dirigidas a hombres homosexuales y bisexuales, lo que significa que es poco probable que otros grupos que participan en esta actividad tengan en cuenta dicha información.

Debido al énfasis en el chemsex, poco sabemos sobre las experiencias sexuales de las mujeres usuarias de drogas y cómo se sentiría la mejora en estos contextos. Desde la aprobación de Viagra por parte de la FDA para el tratamiento de la disfunción eréctil en la década de 1990, ha habido llamados para el desarrollo de una contraparte femenina. Pero no está claro qué condición médica podría «tratar» tal medicamento para las personas con vulvas.

Sexo y sexualidad

Nuestra visión limitada de la relación entre sexo y drogas está comenzando a corregirse a medida que surgen nuevas investigaciones que atienden al placer y al beneficio.

Un estudio reciente revela un grupo diverso de personas con una variedad de identidades sexuales y de género que usan drogas para mejorar el sexo, con motivaciones y experiencias igualmente diversas. Para algunos se trataba de mejorar la conexión emocional, mientras que para otros aumentaba el deseo o aumentaban las sensaciones corporales. Algunos también encontraron que el sexo mejoraba la experiencia de las drogas y las drogas mejoraban la experiencia sexual. El estudio demuestra las limitaciones de pensar en la mejora sexual en términos puramente físicos al resaltar las formas en que las drogas pueden mejorar los aspectos emocionales del sexo.

Los estudios han demostrado las limitaciones de pensar en la mejora sexual en términos puramente físicos. || petrov-k / Shutterstock

Otro estudio explora cómo las personas LGTBIQ+ consumen drogas para transformar y mejorar sus experiencias en torno al género, a menudo en relación con la experiencia sexual. De acuerdo al estudio, las drogas les permitieron expresar su identidad sexual y de género de diferentes maneras y desafiar a las personas binarias tradicionales. Para muchos de los participantes, las drogas brindaron la oportunidad de jugar y experimentar con el género, y algunos hombres homosexuales describieron la liberación y el vínculo social que ocurre con el travestismo mientras se consumen drogas.

Las drogas que usamos con el sexo

Las drogas que las personas combinan con la experiencia sexual, tienden a reflejar patrones más amplios de consumo de sustancias. Utilizando datos de la Encuesta Mundial sobre Drogas, un estudio de 2019 encontró que las tres drogas más comúnmente consumidas con el sexo eran el alcohol, el cannabis y la MDMA, respectivamente. Esto fue cierto para los participantes de todas las categorías de género e identidad sexual. El estudio también encontró que, si bien el uso de «drogas de chemsex» (metanfetamina, mefedrona y GHB / GBL) el encuentro sexual fue más intenso entre los hombres homosexuales y bisexuales, otros grupos también informan haber tenido relaciones sexuales con estas drogas.

El alcohol es la droga con la que la mayoría de la gente estará familiarizada y algunas pueden haberla usado intencionalmente para relajarse antes de tener relaciones sexuales. En su mayor parte, el alcohol se usa para facilitar las relaciones sexuales, mientras que las drogas se usan para mejorar la experiencia. Sin embargo, algunos usarán combinaciones de medicamentos en lugar del uso exclusivo de una sustancia.

El alcohol y la cocaína se usan en combinación; dado que la cocaína es un estimulante, contrarresta el efecto depresivo del alcohol. La cocaína, al igual que otros estimulantes como la metanfetamina, se usa para prolongar la experiencia sexual.

Chemsex generalmente se refiere a hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres que usan drogas como metanfetamina o mefedrona. || Nito / Shutterstock

Las drogas ilícitas o recreativas no son las únicas que se usan para el sexo, algunos medicamentos también lo son. Se sabe que el analgésico Tramadol es eficaz para superar la eyaculación precoz en los hombres, aunque algunos lo usan sin receta médica o supervisión médica.

Comprender los beneficios del uso de drogas para mejorar las experiencias sexuales es un tema importante de investigación por derecho propio, aunque se ha descuidado hasta ahora.

Pero un mayor conocimiento del placer y cómo funciona podría ayudarnos a comprender los problemas relacionados con el sexo que las personas también experimentan. Sería una pena si nuestra timidez cultural sobre el sexo y las drogas nos impidiera mejorar un aspecto de la vida que todos tenemos derecho a experimentar.

Artículo escrito originalmente en inglés por  y , publicado el 4 de diciembre 2020 para The Conversation

Fuente original: The Conversation

Traducido al castellano por En Plenas Facultades

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *