Las cinco sustancias más adictivas del mundo

¿Cuáles son las drogas más adictivas? Esta pregunta parece simple, pero la respuesta depende de a quién le preguntes.

 

 

Desde el punto de vista de diferentes investigadores, la posibilidad de que una droga sea adictiva se puede juzgar en función del daño que causa, el valor de la sustancia en la calle, la medida en que la droga activa el sistema de dopamina del cerebro, lo placentera que sea la sustancia para la gente, el grado en que la sustancia causa los síntomas de abstinencia y la facilidad con que una persona que la prueba se engancha.

También hay otras facetas para medir el potencial adictivo de una sustancia, e incluso hay investigadores que sostienen que ninguna sustancia es siempre adictiva. Dada la visión variada de los investigadores, entonces, una forma de clasificar las drogas adictivas es preguntar a los paneles de expertos.

En 2007, David Nutt y sus colegas pidieron a los expertos en adicciones que hicieran exactamente eso, con algunos hallazgos interesantes.

1. Heroïna

Los expertos de Nutt et al. clasificaron a la heroína como la droga más adictiva, dándole una puntuación de 3 sobre una puntuación máxima de 3. La heroína es un opiáceo que hace que el nivel de dopamina en el sistema de recompensa del cerebro aumente hasta el 200% en animales de experimentación. Además de ser posiblemente la droga más adictiva, la heroína también es peligrosa porque la dosis que puede causar la muerte es solo cinco veces mayor que la dosis requerida para una dosis alta.

La heroína también ha sido clasificada como la segunda droga más dañina en términos de daños tanto para los usuarios como para la sociedad. El mercado de opiáceos ilegales, incluida la heroína, se estimó en 68 mil millones de dólares en todo el mundo en 2009.

Artículo relacionado (en inglés): Opiáceos y sobredosis. Cuatro aspectos a conocer.

 

2. Cocaïna

La cocaína interfiere directamente en el uso de dopamina del cerebro para transmitir mensajes de una neurona a otra. En esencia, la cocaína evita que las neuronas desactiven la señal de dopamina, lo que resulta en una activación anormal de las vías de recompensa del cerebro. En experimentos con animales, la cocaína hizo que los niveles de dopamina aumentaran más de tres veces respecto el nivel normal. Se estima que entre 14 millones y 20 millones de personas en todo el mundo consumen cocaína y que en 2009 el mercado de la cocaína tuvo un valor aproximado de 75 mil millones de dólares.

La cocaína en forma de crack ha sido clasificada por los expertos como la tercera droga más dañina y la cocaína en polvo, que causa un leve subidón, como la quinta más dañina. Alrededor del 21% de las personas que prueban la cocaína se volverán dependientes de ella en algún momento de su vida. La cocaína es similar a otros estimulantes adictivos, como la metanfetamina, que se está convirtiendo en un problema a medida que está más disponible, así como sucede con la anfetamina.

Artículo relacionado (en inglés): Efectos de la cocaína. Pros y contras.

 

3. Nicotina

La nicotina es el principal principio adictivo del tabaco. Cuando alguien fuma un cigarrillo, los pulmones absorben rápidamente la nicotina y la envían al cerebro. Los paneles de expertos de Nutt et al. calificaron a la nicotina (tabaco) como la tercera sustancia más adictiva.

Más de dos tercios de los estadounidenses que intentaron fumar reportaron volverse dependientes durante su vida. En 2002, la OMS estimó que había más de mil millones de fumadores y se estima que el tabaco matará a más de 8 millones de personas al año para 2030. Los animales de laboratorio tienen la sensatez de no fumar. Sin embargo, las ratas presionarán un botón para recibir nicotina directamente en el torrente sanguíneo, lo que hace que los niveles de dopamina en el sistema de recompensa del cerebro aumenten entre un 25% y un 40%.

Artículo relacionado (en inglés): Nicotina en cigarrillos electrónicos, la vinculación entre tabaco i enfermedades del corazón

 

4. Barbitúricos

Los barbitúricos, también conocidos como balas azules, gorilas, nembies, púas y damas rosadas, son una clase de sustancias que se utilizaron inicialmente para tratar la ansiedad y para inducir el sueño. Interfieren con la señalización química en el cerebro, cuyo efecto es cerrar varias regiones del cerebro.

En dosis bajas, los barbitúricos causan euforia, pero en dosis más altas pueden ser letales porque suprimen la respiración. La dependencia de barbitúricos era común cuando los medicamentos estaban fácilmente disponibles con receta, pero su consumo ha disminuido drásticamente a medida que otros medicamentos los han reemplazado. Esto resalta el papel que juega el contexto en la adicción: si una droga adictiva no está ampliamente disponible, puede hacer poco daño. Los paneles de expertos de Nutt et al. calificaron a los barbitúricos como la cuarta sustancia más adictiva.

 

5. Alcohol

Aunque es legal en los EE. UU. y el Reino Unido, los expertos de Nutt et al.  puntuaron una calificación de 1.9 sobre un máximo de 3. El alcohol tiene muchos efectos en el cerebro, pero en experimentos de laboratorio en animales aumentó los niveles de dopamina en el sistema de recompensa del cerebro entre un 40% y un 360%, y cuanto más bebían los animales, más aumentaban los niveles de dopamina.

Un 22% de las personas que han tomado una bebida desarrollarán dependencia del alcohol en algún momento de su vida. La OMS ha estimado que 2 mil millones de personas consumieron alcohol en 2002 y más de 3 millones de personas murieron en 2012 debido al daño al cuerpo causado por la bebida. El alcohol también ha sido clasificado como la droga más dañina por otros expertos.

Artículo relacionado (en inglés): Ninguna cantidad de alcohol es buena para la salud general, dice un estudio mundial

 

Publicado originalmente en inglés por Eric Bowman el 6 de enero de 2019 para CNN Health.
Traducido y adaptado al castellano por LasDrogas.Info el 17 de enero de 2019.
Fuente original: http://bit.ly/cnnhealth_addictivedrugs

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *