Las bebidas energéticas ¿una bomba para la salud?

Arritmias, hipertensión, insomnio… Son algunos de los efectos de un producto que consume el 68% de los jóvenes de entre 10 y 18 años.

No hace mucho tiempo, en época de exámenes, el termo de café era un acompañante habitual de las largas noches. Hoy en día, las bebidas energéticas los han sustituido. Sólo que hay una importante diferencia: una lata tiene más del doble de cafeína que una taza de café.

Arritmias, hipertensión, insomnio, abstinencia… Son algunos de los efectos que pueden causar al organismo el consumo continuado de bebidas energéticas. Ricas en cafeína, taurina y otra serie de componentes, los expertos alertan del grave riesgo para la salud que supone la ingestión excesiva de estos suplementos energizantes. ¿Los últimos en aficionarse a este tipo de líquidos? Los menores de edad. Según datos de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el 68% de los jóvenes de 10 a 18 años son consumidores habituales. Y además, entre los que lo toman, un 36% lo mezcla con alcohol. El estudio se realizó en dieciséis países de la UE, España incluido, y en ella participaron 52.000 personas.

Principalmente, estos refrescos fueron creados para afrontar el día a día con más brío y sin sentir muestras de cansancio. Por desgracia, su uso ha variado notablemente y la gente desconoce que, consumidos en ciertas dosis, no son tan inofensivas como aseguran sus productores. Sustancias tales como el ginseng, la taurina, la efedrina o el guaraná pueden suponer una auténtica bomba para el organismo. Numerosos estudios así lo han confirmado.

Peores hábitos de vida

Según un artículo de la revista científica ‘Journal of Nutrition Education and Behavior’, el consumo habitual de bebidas energéticas entre los adolescentes se asocia con malos hábitos de vida, como fumar o pasar demasiado tiempo viendo la televisión o jugando a la videoconsola.

El equipo de Nicole Larson realizó la encuesta en veinte institutos públicos de Minnesota entre 2.793 adolescentes y se llegó a la conclusión de que los chicos que consumían bebidas energéticas más de una vez a la semana veían la televisión una hora más y jugaban cuatro horas más a la videoconsola cada siete días que los que solo las consumían una vez en este periodo de tiempo. En conclusión, no sólo puedes tener problemas de salud, sino que además puedes adoptar malos hábitos en tu vida.

El Gobierno rechaza tomar medidas

La Comisión Mixta (Congreso-Senado) para el Estudio del Problema de las Drogas ha rechazado una proposición no de ley presentada por el PSOE por la que se instaba al Gobierno a valorar la posibilidad de no recomendar la venta de bebidas energéticas o energizantes a menores de 16 años, así como un mayor control en el etiquetado, en su publicidad y en su venta para incidir en su consumo responsable.

En concreto, la iniciativa socialista, presentada por Puerto Gallego, Gracia Fernández y Pilar Grande, alertaba de la necesidad de hacer un consumo “adecuado y responsable de las bebidas energéticas”, en momentos de decaimiento físico y nunca de forma continuada, sin mezclar con otras bebidas alcohólicas.

 

Fuente: http://www.elcorreo.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *