La mayoría de las y los jóvenes españoles apuestan por la legalización controlada del cannabis

  • Una encuesta revela que para los menores de 34 años fumar porros no entraña más riesgos que el alcohol o el tabaco
1qG2Yej    Vídeo. Los menores de 34 años creen que fumar porros no entraña más riesgos que el alcohol o el tabaco.

La mayoría de los jóvenes españoles ven el cannabis como una droga que debe ser legalizada, aunque con controles similares a los que tienen el tabaco y el alcohol. Aunque un 60% se muestran conscientes de los peligros que comporta el consumo de maría, un porcentaje casi igual apuesta por regular la venta y la producción, abandonando el actual prohibicionismo, según una encuesta del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) llevada a cabo entre jóvenes de 16 a 34 años.

“Los jóvenes nos dicen que debemos avanzar hacia una liberalización pero que lo hagamos con cuidado, con controles y marcando una serie de línea rojas”, ha resumido el director técnico de la FAD, Eusebio Megías. Un enfoque que conecta plenamente con el que llevan en su programa los nuevos partidos. Tanto Podemos como Ciudadanos proponen una regulación con cautelas. El PSOE, aun sin pronunciarse sobre el fondo, ha anunciado que quiere poner sobre la mesa el debate, con lo que este se abordará más pronto que tarde en la política española.

DÉCADAS DE CONSUMO

El cambio hacia una actitud más tolerante es muy parecido al observado en edades más adultas y se debe sobre todo, según Megías, a que “los españoles han observado tras décadas de consumo que si este es moderado no pasa nada”, aunque también ha contribuido a ello el caldo de cultivo creado por los clubs cannábicos y las iniciativas legalizadoras de otros países, como Holanda, Uruguay y cinco estados norteamericanos.

En la encuesta puede comprobarse que casi todos los jóvenes distinguen bien a partir de qué punto el cannabis puede ser perjudicial. El consumo diario es considerado como fuente de problemas por el 63% de los encuestados mientras que solo el 9,8% piensan que el consumo abundante es inocuo para las personas que están sanas.

La comparación con el riesgo de las drogas legales es esclarecedora. El 42% consideran que consumir alcohol cuando se sale conlleva más problemas que el cannabis, mientras que el 48% consideran más problemático beber los días laborables que fumar porros.

MÁS CONSUMO PERO IGUAL RIESGO

El estudio ofrece algunas pistas sobre qué podría ocurrir si, efectivamente, España abandona la actual política de prohibición de la venta y la producción. La opinión mayoritaria (55%) es que aumentaría el consumo pero un porcentaje similar (50%) creen que esto no llevaría aparejado un incremento de los problemas.

Ante la pregunta más personalizada, la respuesta es aún más rotunda. El 81% aseguran que su nivel de consumo no cambiaría en caso de liberalización, frente a un 5% que creen que consumirían más, un 7% que creen que lo probarían y un 7% que no se pronuncian.

Si pormerizamos en los cambios que desean lo jóvenes nos encontramos con que un 53% cree que la venta debería permitirse a adultos pero siempre que sea controlada a través de farmacias o en sitios autorizados, mientras un 8% propugna que no haya limitación y sólo un 1% ve bien que se permita a cualquier edad, incluidos los menores.

En cuanto al cultivo, un 30% está a favor del autocultivo para consumo propio, un 17% por ciento a favor de que también se encarguen de ello cooperativas o asociaciones y un 12% de que se permita a cualquiera, pero con control público. Asimismo, un 58 por ciento de los encuestados estolerante con los clubes de cannabis al entender que permiten un consumo responsable.

Fuente: elperiodico.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *