in I

Es el famoso índice que se mide cuando te “detienen” los agentes de tránsito.  Cada bebida alcohólica lleva una determinada cantidad de alcohol, que está establecida por su graduación (es decir, el porcentaje de alcohol que lleva la bebida).

Con dos consumiciones de tipo “cubata” ya hay suficiente para sobrepasar el nivel máximo permitido por la ley (0,5 g/l si se hace analítica de sangre o 0,25mg/l si es en aire aspirado), y el riesgo de tener un accidente se multiplicar por cinco.

 

0