INTRODUCCIÓN

El tabaco es una droga legal cuyo origen se puede encontrar en América. Fueron los descubridores de este continente quienes lo introdujeron en Europa hace más de 500 años. Los indígenas lo utilizaban para aliviar dolencias, enfermedades y para celebrar ceremonias rituales. Su consumo pronto se extendió.  Según la OMS, actualmente es la primera causa de mortalidad mundial. Se calcula que en el mundo existen 1.100 millones de personas adictas al tabaco.

COMPOSICIÓN Y PRESENTACIÓN

Se obtiene de la transformación de las hojas de la planta Nicotiana tabacum. El principio activo del tabaco es la nicotina. La forma más habitual de consumo son los cigarrillos en cuyo humo se han localizado más de 4.000 sustancias nocivas:

Nicotina: Estimula el SNC y la responsable de la dependencia que provoca el tabaco. Se encuentra de forma natural en el tabaco pero hoy en día gran parte de esta es añadida de forma artificial a los cigarrillos.

Alquitranes: Son sustancias que poseen un alto potencial cancerígeno. Es un residuo negro y pegajoso compuesto por miles de sustancias químicas clasificados como residuos tóxicos.

Irritantes: Como su nombre indica son los causantes de la irritación del sistema respiratorio.

Monóxido de carbono: Resultante de la combustión del tabaco y del propio papel de la envoltura del cigarrillo. Esta sustancia se adhiere a la sangre y dificulta la distribución de oxígeno por el cuerpo.

VÍAS DE ADMINISTRACIÓN Y DOSIS

El tabaco se puede mascar, esnifar (rapé) o inhalar. Habitualmente, y hoy en día, el tabo se fuma en forma de cigarrillos, puros o en pipa.

Aspirando el humo se puede absorber hasta el 90% de nicotina, mientras que si éste permanece únicamente en la boca (es decir el humo no es tragado), la cifra se reduce al 20 o 35 %.

EFECTOS

Tras haber entrado a los pulmones, la nicotina alcanza el torrente sanguíneo y llega al cerebro. Sus efectos duran entre 5 y 10 min. provocando una fase de estimulación del sistema nervioso central.

Efectos psicológicos: Facilita la concentración y por ello mejora los procesos de memorización, intensificándose la actitud de vigilancia.

Efectos físicos: Aumenta la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio y la presión arterial.

RIESGOS

Pueden producirse úlceras gástricas, las heridas de la piel pueden tardar más en curarse, la nicotina reduce los niveles de la vitamina C. El humo produce inflamación en las mucosas del aparato respiratorio, disminución de la capacidad pulmonar. El alquitrán contiene sustancias cancerígenas, lo que puede provocar entre otros cáncer pulmonar, de boca y de garganta. Las mujeres fumadoras son más propensas a padecer desórdenes menstruales y ver reducida su fertilidad.

TOLERANCIA Y DEPENDENCIA

La nicotina provoca una dependencia bastante severa, sobre todo a nivel psicológico. Es una de las sustancias con más poder adictivo

El síndrome de abstinencia aparece al poco de dejar de fumar y puede durar de 7 a 10 días. Sus manifestaciones son: irritabilidad, inquietud, dolores de cabeza, disminución de la frecuencia cardiaca, aumento del apetito, insomnio y dificultades de concentración.