Noticias y novedades del proyecto

¿Por qué hay tanta gente ofendida con el Satisfyer?

Imagen recuperada de Yorokobu.es

Ha pasado de ser ese juguete sexual del que se hablaba bajito en corrillos de mujeres a ser el protagonista de memes en los debates electorales. Y como todo lo que llega a la fama de golpe, el Satisfyer ha ganado sus adeptos y sus detractores.

Por si alguien aún no se ha enterado, la fama del juguete erótico viene de su capacidad de conseguir que las personas con clítoris puedan llegar al orgasmo en cuestión de minutos. La clave es que este juguete no está pensado para la penetración. Tiene una suave boquilla ergonómica, ideada para situar sobre la cabeza del clítoris, que produce una sensación que tampoco llega a ser una succión en sí misma, sino algo así como un pequeño golpeteo.

Las versiones más modernas, como el SONA de Lelo, del que ya hablamos aquí allá por 2017 (el succionador de clítoris, en realidad, no es nada nuevo), utilizan ondas sónicas para estimular no solo la parte externa del clítoris, sino también la interna, un terreno que sí era más desconocido.

Esta estimulación directa en el clítoris tiene como resultado un orgasmo más rápido y, por lo general, más intenso, demostrando, además, que el placer femenino está más ligado a ese pequeño órgano que a la vagina.

En principio, parecen todo ventajas. Desde que se dio a conocer en redes sociales y a través de los medios de comunicación, las tiendas eróticas vivieron una auténtica revolución, las ventas se dispararon y el Satisfyer se agotó en todas partes.

Pese a ello, parece que no todo el mundo ha visto la irrupción de este juguete como algo positivo.

Imagen recuperada de Yorokobu.es

PARA TODOS LOS GUSTOS

Una de las tiendas eróticas que ha apostado desde el principio por la promoción del Satisfyer ha sido Platanomelón y, por tanto, han sido los primeros en recibir tanto las alabanzas como las críticas. «Si algo tenemos claro, es que a todos no nos tiene que gustar lo mismo».

De esta forma, «hemos visto que hay gente a la que le ha encantado, ya sea porque han tenido un orgasmo totalmente distinto a lo que están acostumbrados, porque lo han alcanzado en dos minutos, porque han descubierto la multiorgasmia o incluso porque es la primera vez que lo hacen. Por otra parte, también hay gente a la que no le ha gustado, porque lo perciben como un orgasmo demasiado rápido e intenso».

Insisten en que solo se trata de un juguete más de entre muchísimas otras opciones que pueden encontrarse en una tienda erótica y que, como siempre, lo que funciona para unas personas puede no ser lo ideal para otras.

Sin embargo, el debate sobre el Satisfyer no gira tanto en torno al mecanismo del juguete o las percepciones de las clientas, sino a lo que ha supuesto el mismo de una forma más global, abriendo muchas cuestiones para el debate.

LAS CRÍTICAS DE LAS DETRACTORAS

Muchos medios de comunicación se han hecho eco de las bondades del Satisfyer, pero también han aparecido diversos artículos de opinión en torno a la idea de la mercantilización del placer femenino o sobre la idea de orgasmos rápidos, como si de comida rápida se tratara. Lo quiero fácil y lo quiero ya, porque no me da la vida para nada más. Una triste realidad.

La cuestión más criticada ha sido precisamente la del eslogan del orgasmo en dos minutos. Hay que entender que no todas las mujeres llegan tan rápido ni llegan siempre al orgasmo, ya que, al fin y al cabo, también hay un componente emocional y de concentración, y no solo de estimulación, en esa explosión. También, que muchas mujeres consiguen llegar a múltiples orgasmos, por lo que no se trata solo de utilizarlo para ese primer desahogo, sino de disfrutar del tiempo que cada una quiera o necesite, repitiendo si hace falta.

«En el sexo también hay etapas y etapas, lo cual significa que quizás durante una época (y quien dice época dice días) te apetece disfrutar de un orgasmo de dos minutos y otras en las que dos minutos solo es el comienzo. Lo importante es variar para no morirse de aburrimiento», apuntan desde Platanomelón.

Otros critican que se vincule el orgasmo a un producto tan concreto, como si las mujeres no hubieran tenido orgasmos intensos, placenteros o repetidos hasta ese momento. O lo que es lo mismo, que para que una mujer goce de verdad tenga que hacer ese necesario desembolso económico en vez de apostar por el autoconocimiento (o el autocoñocimiento, como se dice).

Imagen recuperada de Yorokobu.es

La realidad es que los juguetes sexuales que facilitan el orgasmo existen desde la prehistoria, cuando eran herramientas manuales, y pasaron a ser un objeto comercial para todos los públicos a comienzos del siglo XX. No es, por tanto, la primera vez que un juguete erótico se ve como una forma de hacer caja con el orgasmo femenino. Pero quizás no se trata tanto de verlo como un enemigo, sino como de una variante o una alternativa más, entre otras muchas posibles.

SIN NECESIDAD DE PENE

Sin embargo, la verdadera cuestión de fondo, y por lo que el Satisfyer molesta más que otros juguetes, es porque su forma de estimulación no tiene nada que ver con el pene. Así de claro. Ya no vale llamarlo consolador, porque no trata de sustituir ningún falo. Ni si quiera está pensando para estimular la vagina. Y eso remueve los cimientos del sexo tradicional.

«Con los juguetes especializados en el clítoris es obvio que se le está dando protagonismo a ese órgano y se está tumbando el mito del orgasmo vaginal. Al no haber información, hay muchas personas (hombres y mujeres) que no saben cómo estimular esta parte del cuerpo y este factor, entre muchos otros, puede ser uno de los causantes de este recelo ante este juguete», reflexionan de nuevo desde Platanomelón.

Si bien hay muchos hombres que se han animado a regalar el juguete a sus parejas, o incluso a investigar más sobre la estimulación del clítoris a raíz del mismo, también los hay que se han sentido intimidados o incluso casi ofendidos por el mismo. De ahí los memes culpando al Satisfyer de la baja natalidad del país o mandándole a comprar los churros por la mañana. A pesar, incluso, de que el Satisfyer tenga su versión masculina y esté promocionada por el mismísimo Rocco Sifredi.

En tiempos en los que parece que cualquier atisbo de feminismo se ve, extrañamente, como algo negativo, hay quien cree que el Satisfyer ha venido a separar más a los hombres y a las mujeres, robando a los primeros el protagonismo en el placer femenino. Como si estos hombres hubieran descubierto ahora que la masturbación femenina existe y que, ya sea con un juguete, con la almohada o con la mano, cualquier mujer siempre ha sido capaz de llegar al orgasmo incluso sin que medie un pene de por medio.

UNA REALIDAD QUE HA VENIDO PARA QUEDARSE

El problema, o la gran ventaja, es que el Satisfyer ha hecho más visible una realidad, la de la masturbación femenina y la importancia del clítoris, que otros muchos preferían seguir negando.

No se trata, por tanto, de hacer publicidad a ningún producto, que no deja de ser un juguete sexual como muchos otros, sino de asumir que este juguete en concreto ha venido para quedarse y que ha abierto una ventana al cambio. Y que todos los cambios tienen sus críticas.

Tampoco se trata, ni mucho menos, de imponer una forma de placer ni de pensar que solo hay una única forma de buscarlo. Solo de ver como positivas todas las alternativas que surjan, para que todo el mundo sea libre de elegir la que más le guste sin tener que sentirse siempre juzgado por el de al lado.

Escrito y publicado por el 18 de noviembre 2019 para Yorokobu

Fuente original: Yorokobu

Semana de sensibilización sobre los riesgos del consumo de alcohol, 2019

En el marco del Día sin Alcohol, el 15 de noviembre, la Sub-dirección General de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña impulsa, este año 2019, por sexto año consecutivo la Semana de sensibilización sobre los riesgos del consumo de alcohol del 11 al 17 de noviembre. De este modo se suma a la movilización de la sociedad civil europea Awareness Week Alcohol Related Harm.

El año pasado, impulsaron la campaña, “L’Alcohol és responsabilitat de tothom”, con la iniciativa “Jo m’hi adhereixo” donde se sumaron diferentes personalidades públicas, como la Consejera de Salud, Alba Vergés, el periodistas Jordi Basté, la periodista Mònica Terribas y el jugador del Fútbol Club Barcelona Sergi Roberto, entre otros. La acogida fue muy positiva y tuvo una amplia repercusión en los medios de comunicación.

Este año continuamos sumando adhesiones al lema de la campaña y os queremos pedir vuestra implicación. El objetivo es conseguir el mayor número de adhesiones posibles. Participa!!!

Cómo adherirse a la campaña

Os animamos a grabar un video (en horizontal) diciendo la frase “Alcohol és responsabilitat de tothom; jo m’hi adhereixo” y que lo compartan en las redes sociales con el hashtag #responsabilitatdetothom. Indicáis vuestro nombre y a que os dedicáis o, si lo prefieren nos lo podéis enviar a: alcoholmenysmillor@gencat.cat

Sobre la campaña

La sensibilización y la prevención sobre los riesgos del consumo de alcohol es responsabilidad de toda la sociedad. Es cosa de todo el mundo.

Desde la administración, los municipios, quienes organizan fiestas y acontecimientos, las empresas productoras de bebidas alcohólicas, los cuerpos de seguridad, los y las comerciantes, los centros educativos, los y las profesionales de la salud, los medios de comunicación, las familias, el grupo de amistades, y un mismo.

Esta campaña quiere hacer hincapié en la importancia de la prevención comunitaria, para concientizar a todos los agentes que trabajan en sectores que tienen una incidencia directa en intervenciones preventivas comunitarias como son: comerciantes, empresarios o trabajadores en espacios de ocio nocturno, cuerpos de seguridad (mozos, policía local), etc.

Y también para toda la ciudadanía, que a nivel individual tenemos una incidencia y responsabilidad en los riesgos asociados al consumo de alcohol tanto por un mismo como para terceros.

Decálogo

LA SENSIBILIZACIÓN SOBRE LOS RIESGOS ASOCIADOS AL CONSUMO De ALCOHOL ES RESPONSABILIDAD DE:

  • La administración cuando promueve políticas preventivas efectivas.
  • Los municipios cuando destinan recursos para promover espacios de ocio saludables, atractivos y seguros, para todo el mundo.
  • Quién organiza fiestas y acontecimientos cuando aplican buenas prácticas en dispensación de alcohol en barracas, locales y barras.
  • Las empresas productoras de bebidas alcohólicas cuando evitan hacer campañas de promoción dirigidas a jóvenes y menores y advierten de los aspectos legales en el etiquetado.
  • Los cuerpos de seguridad cuando promueven el respeto y el compromiso con la normativa.
  • Los y las comerciantes cuando dispensan bebidas alcohólicas solo a mayores de edad.
  • Los centros educativos cuando implementan programas de prevención en que los jóvenes reflexionan y debaten sobre el consumo.
  • Los y las profesionales de la salud cuando detectan consumos de riesgo y asesoran para disminuirlos.
  • Los medios de comunicación cuando trabajan la información de forma rigurosa y no alarmista.
  • Las familias cuando educan sus hijos e hijas en la reflexión y el ejemplo, actuando como modelo.
  • El grupo de amistades cuando se divierten de forma sana, respetuosa y tienen cura entre ellos y ellas.
  • Un mismo cuando se compromete con su salud y la de las otras personas.

La prevención comunitaria

La prevención comunitaria puede ser considerada desde un doble vertiente: por un lado, como una metodología de trabajo que pretende lograr unos determinados objetivos colectivos mediante la mediación profesional y, de la otra, como un ámbito de actuación (intervenir sobre un barrio, un municipio o un grupo de población determinado que comparte un sentimiento de identidad propia porque sus miembros tienen en común una cultura, un sentimiento de identidad, unos valores y unas normas).

Los componentes de las intervenciones comunitarias son los vínculos recíprocos que se establecen, la interacción, el sentido de pertenencia y la solidaridad. Y a partir de este reconocimiento se pretende lograr un cambio “desde bajo”, porque las personas y los grupos sociales son considerados agentes potenciales de cambio, y no solo como receptores de soluciones diseñadas por profesionales. En este sentido, la implicación de la comunidad es un componente necesario para lograr una prevención eficaz junto a la Administración cuando promueve políticas preventivas efectivas. “GUÍA DE RECOMENDACIONES PARA LA PREVENCIÓN COMUNITARIA EN El ÁMBITO DE LAS DROGAS”.

Publicación original en catalán. Traducido al castellano por el equipo de En Plenas Facultades.

Fuente original: Drogues.gencat.cat

La cultura del trankimazin

La aversión a la incertidumbre produce tal ansiedad en la sociedad española que trata de mitigarla mediante ansiolíticos y de otras drogas.

PhotoStock-Israel via Getty Images

España a la cabeza del consumo mundial de ansiolíticos

A pesar de que no existen estudios ssitemáticos sobre los problemas de salud mental en España, como sí los hay sobre la evolución del consumo de drogas y adicciones, las fuentes disponibles de atención primaria y de salud mental apuntan a que el trastorno mental mas extendido en España en la actualidad es la ansiedad.

España se encuentra entre los mayores consumidores de ansiolíticos del mundo. Además, drogas como el alcohol, el tabaco y el cannabis, en cuyo consumo también destacan los españoles, se emplean habitualmente buscando un efecto de relajación: fumarse un cigarro, tomarse una copa o hacerse un porro para relajarse son expresiones que todos hemos oído con frecuencia, y los estudios sobre el consumo de sustancias así lo atestiguan. Algo parecido ocurre con el juego y con otras adicciones sin sustancias.

Nuestra hipótesis relaciona el abuso de drogas en España con calmar la ansiedad; es decir, con su efecto ansiolítico.

Vivir con ansiedad es como vivir bajo amenaza

La ansiedad que se pretende combatir con el consumo de sustancias no está relacionada con las dificultades que conlleva resolver un problema o hacerle frente a una situación difícil, sino con eliminar la sensación desagradable que provoca la propia la ansiedad. No es lo mismo afrontar un problema que hacer desaparecer el malestar que ocasiona, y, a la larga, el consumo de sustancias no solo no alivian la ansiedad, sino que la agravan y producen adicción.

Una diferencia importante para comprender la dinámica de la ansiedad es distinguir entre miedo y ansiedad. El miedo es el resultado de enfrentarse a un peligro inminente. Se trata de una respuesta fisiológica adaptativa ante el peligro. Ahora bien, si se produce una respuesta de miedo intenso sin que exista un peligro inminente, los psicólogos hablamos de un “ataque de pánico”. La ansiedad, en cambio, puede definirse como la respuesta a una amenaza, que puede ser menos puntual y más dilatada en el tiempo. Vivir con ansiedad es como vivir bajo amenaza.

Aversión a la incertidumbre

Tras estudiar la cultura de 50 países diferentes, G. Hofstede desarrolló una teoría basada en seis dimensiones que ofrecen un marco para examinar cómo los valores culturales pueden afectar el comportamiento de las personas.

La aversión a la incertidumbre es la dimensión en la que España puntúa mas alto. Se trata de una dimensión que mide la manera en que una sociedad aborda las situaciones desconocidas, los acontecimientos inesperados y la tensión del cambio. Resumiendo sus rasgos fundamentales, se podría describir como una forma de percibir la incertidumbre como una amenaza, experimentar rechazo por las situaciones nuevas o inesperadas y considerar peligroso arriesgarse. Las sociedades con un bajo índice de aversión a la incertidumbre están más abiertas al cambio, tienen menos reglas y leyes y disponen de pautas más flexibles.

El síndrome de dependencia familiar

El sociólogo Gil Calvo ha descrito el “síndrome de dependencia familiar” como una característica de la cultura española (familiarista) responsable, junto a otros factores, de la emancipación tardía de los jóvenes españoles. Según advierte la Fundación BBVA el 65,1% de los jóvenes españoles de 16 a 34 años sigue viviendo en el hogar familiar. Este porcentaje es 7 puntos superior al de hace 10 años, cuando comenzó la crisis económica. España es uno de los países de la UE en el que los jóvenes tardan más en emanciparse según EUROSTAT. Las principales consecuencias negativas de esta situación son dificultades para la integración sociolaboral de las nuevas generaciones y la influencia que esto tiene sobre la competitividad global del país.

“La aversión a la incertidumbre produce tal ansiedad en la sociedad española que trata de mitigarla mediante ansiolíticos y de otras drogas.”

Trastornos de la emancipación juvenil

Hace medio siglo que los psicoterapeutas de familia catalogan las adicciones juveniles, junto a otros problemas como las anorexias, los de conducta y los psicosomáticos, como trastornos de la emancipación juvenil. El enfoque sistémico interpreta dichos problemas como un síntoma de la dificultad de la familia para superar la etapa en la que tiene que apoyar la independencia de uno de sus miembros. Se trata puus de un problema evolutivo de la familia en su conjunto y no solo del joven.

Conclusiones: la hipótesis ansiolítica

Como podemos observar, hay un hilo conductor que relaciona las drogodependencias juveniles con los trastornos de la emancipación juvenil; las dificultades de emancipación de los jóvenes españoles con un patrón cultural familiarista denominado “dependencia familiar, y esta con un rasgo de la sociedad española denominado “aversión a la incertidumbre”. A su vez, la aversión a la incertidumbre produce tal ansiedad en la sociedad española que trata de mitigarla mediante un consumo excesivo de ansiolíticos y de otras drogas.

Estos elementos están relacionados entre sí de tal manera que es difícil distinguir cuáles son causas y cuáles son consecuencia en una suerte de causalidad circular. La aversión a la incertidumbre fomenta la búsqueda de seguridad y de dependencia, a la vez que la dependencia fomenta el miedo al cambio, a la iniciativa personal y, en definitiva, a la autonomía. Las drogas mitigan la sensación de incertidumbre y convierten a los adictos en personas dependientes a todos los niveles, no solo de la sustancia.

Con el abuso de droga y de comportamientos adictivos, más que buscar seguridad, se busca un efecto ansiolítico: eliminar la insoportable sensación de ansiedad.

Propuestas: apoyar la autonomía y la emancipación

En consecuencia, las políticas preventivas educativas deberían alentar la autonomía en todas las fases de la vida, promoviendo la experimentación desde pequeños. Un vínculo sano y seguro debe ofrecer protección y apoyo, pero también debe animar la curiosidad, la experimentación y la búsqueda.

En cuanto a las medidas preventivas socioeconómicas, habría que apoyar todas aquellas que reduzcan el retraso de la emancipación de los jóvenes españoles, entre las que se encuentran las políticas activas de vivienda y empleo dirigidas al sector juvenil, pero también las que facilitan la superación del síndrome de dependencia familiar como el movimiento scout, los campamentos solidarios o el programa Erasmus.

Un elemento a tener en cuenta para el diseño de las políticas preventivas es el hecho de que actualmente las chicas se emancipan antes que los chicos en España y en toda Europa y padecen menos problemas relacionados con el consumo de drogas (al menos las ilegales) y el juego. ¿Son más independientes las chicas de esta generación?

Si la hipótesis ansiolítica se confirma, las medidas mencionadas reducirán el consumo abusivo de drogas y los comportamientos adictivos, dirigiéndose a las causas que los originan y no solo a las consecuencias; asimismo, serán útiles para la prevención de otros trastornos mentales y psicosociales, para reducir la emancipación tardía, para el fomento del emprendimiento, de la creatividad y la innovación, todo lo cual debería redundar en una mejora global del desarrollo y la competitividad del país.

Escrito y publicado por

Fuente original: Huffpost