28 de Julio – Día Mundial Contra la Hepatitis

Hepatitis || Imagen recuperada de familydoctor.com

Este domingo, 28 de julio 2019 se celebró el Día Mundial Contra la Hepatitis. Y como proyecto preventivo en salud sexual no nos quedamos ajenas.

 

Porque sabemos que las enfermedades hepáticas son importantes de prevenir, puesto que el hígado es el órgano “purificador” del cuerpo, o sea, una de sus funciones principales de este es ayudar a la “limpieza” de nuestro metabolismo y la aportación de nuevos nutrientes y moléculas, nos adherimos a la celebración de este día para promover el diagnóstico precoz y reducir el estigma de la enfermedad.

Entonces, hablemos de lo que es y no es la hepatitis. ePara empezar, es una enfermedad que puede ser provocada por múltiples causas. Entre ellas:

  • Infecciones por virus, bacterias o parásitos.
  • Trastornos de tipo autoinmune.
  • Lesiones debidas a la interrupción de la irrigación sanguínea normal del hígado.
  • Traumatismos.
  • Presencia en el organismo de determinadas drogas, toxinas, medicamentos, etc.
  • Presencia de trastornos de tipo hereditario como fibrosis quística o enfermedad de Wilson.
  • Transfusiones de sangre

La hepatitis puede ser aguda, y desaparecer con el tratamiento adecuado, o crónica, en cuyo caso puede progresar al cabo del tiempo y causar una cirrosis, insuficiencia hepática y cáncer de hígado.

En esta ocasión, nos vamos a centrar en las enfermedades hepáticas provocadas por vírus, las famosas Hepatitis A, B, C, D y E.

Hepatitis virales

¿Qué son?

  • Virus A (HAV): La hepatitis A es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis A (VHA) el que provoca una inflamación del hígado. Este virus suele darse más frecuente en niñ@s, cursando sin prácticamente ninguna sintomatología. En edades más adultas existen más probabilidades de presentar síntomas. La enfermedad puede cursar con pequeños brotes epidémicos, pero al contrario que la Hepatitis B y C no tiene carácter crónico. Las formas más graves de esta patología son muy poco frecuentes. En España han ido descendiendo de forma gradual las personas afectadas por el VHA debido a las medidas higiénicas y a la vacunación como medida preventiva de la misma.
  • Virus B (HBV): La Hepatitis B es una enfermedad hepática causada por el VHB (Virus de la Hepatitis B). La infección puede conllevar un alto riesgo de muerte por cirrosis y cáncer de hígado. En la actualidad, existen vacunas para su prevención y tratamientos para evitar el avance de la enfermedad una vez que la persona padece la infección
  • Virus C (HCV): La hepatitis C es una enfermedad hepática causada por el VHC (virus de la hepatitis C). La infección por el VHC representa un problema sanitario de gran magnitud a nivel mundial y es uno de los mayores desafíos globales de Salud Pública, pues una proporción de pacientes que oscila entre el 20 y el 40% de los pacientes, desarrollan una cirrosis o un hepatocarcinoma. Generalmente, las infecciones agudas por VHC progresan a la cronicidad. El curso evolutivo de esta enfermedad es normalmente muy lento y las complicaciones de la enfermedad no se manifiestan hasta 20 o 30 años después de la infección.
  • Virus D (HDV): La hepatitis D es una enfermedad hepática causada por el virus VHD (virus de la hepatitis Delta) y está considerada como una de las formas más graves de hepatitis viral. El VHD es un virus defectuoso y para su replicación y persistencia en el cuerpo humano requiere que exista el HBSAg, un antígeno de superficie del virus B. Es decir, quienes padecen el HDV será porque ya habían sufrido HBV, situación que se denomina sobreinfección. O tambien, se puede produciur una infección simultánea del VHB con el VHD lo cual se denomina coinfección. Globalmente, la infección por el VHD está presente en aproximadamente el 5 % de los portadores de hepatitis B crónica, por lo cual es crucial que al diagnosticar un caso nuevo de hepatitis por VBH se determine si también se halla el VHD.
  • Virus E (HEV): La hepatitis E es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis E (VHE). El curso clínico más frecuente es una hepatitis aguda, que a veces requiere hospitalización. En pacientes inmunosuprimidos, trasplantados o infectados por el VIH puede dar lugar a hepatitis crónica. Asimismo, el virus E puede presentar un riesgo importante en mujeres embarazadas.

¿Cómo se transmiten?

  • Virus A (HAV) y E (HEV): se transmite vía fecal-oral. La más frecuente es por el agua contaminada, como por ejemplo, alimentos lavados con esta agua, mariscos de aguas contaminadas, entre otros. Por esta razón, la higiene y el sanamiento del agua es fundamental para una adecuada prevención. Se estima que cada año, 2 millones de personas, adquieren la hepatitis por VHE, en la mayoría, como una infección zoonótica, siendo el huésped primario el cerdo.
  • Virus B (HBV), D (HDV): se transmite por vía parenteral: por transfusiones, heridas, jeringas contaminadas; por contacto sexual al estar presente los virus en los distintos fluidos corporales (semen, saliva) o por relaciones sexuales traumáticas con heridas.
  • Virus C (HCV): se transmite por vía parenteral, o sea, por contacto con sangre infectada. Se ha encontrado presencia del virus en algunos fluidos aunque no puede considerarse en cantidad como para producir la trasmisión del virus. El contagio por vía sexual de la hepatitis C es muy poco frecuente; por ello se cree que se transmite por vía parenteral únicamente en aquellos casos en los que haya relaciones sexuales con sangrado y altos niveles de daño en la mucosa ano genital. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda el uso de condón entre parejas monógamas discordantes (aquéllas en las que uno de los miembros es positivo al virus y el otro es negativo). Se cree que el sexo vaginal con penetración implica un nivel de riesgo menor de transmisión en comparación con las prácticas sexuales que implican niveles mayores de traumatismo para la mucosa anogenital (penetración anal, fisting o el uso de juguetes sexuales).

¿Cómo prevenirlas?

  • Virus A (HAV): cualquier persona puede infectarse. Pero, hay situaciones en que el riesgo es más elevado, como por ejemplo, convivir con una persona enferma de hepatitis A, trabajar en jardines de infancia donde hay niños y niñas con pañaless, viajar a países con riesgo de hepatitis A. Aún así, la mejor forma de prevenir la hepatitis A es la vacunación y extremar las medidas higiénicas (lavarse las manos). Además, las personas que sospechen estar pasando una  hepatitis A no deben manipular alimentos. Si se viaja  a países de riesgo (África, Centroamérica y el Caribe, América del Sur, Asia, Oriente Medio, la antigua Unión Soviética, el Este de Europa, así como las islas del Pacífico, excepto Australia), hay que tener en cuenta que se debe evitar la  ingestión de bebidas y alimentos contaminados. Con todo, la mejor medida de prevención es la vacunación. Hay que vacunarse al menos un mes antes del viaje y la protección dura más de veinte años, siempre que se apliquen las dos dosis.

 

  • Virus B (HBV) y Virus D (HDV): La infección por el virus de la hepatitis B (VBH) puede prevenirse con una vacuna que protege frente a la infección por el virus B y, consiguientemente, la sobreinfección por el virus delta (VDH) que sólo ocurre en los portadores del virus B. La vacunación anti-VBH, en personas sin enfermedades crónicas y con defensas normales tiene una efectividad del 95%. Ello significa que previene la infección por el VBH, la infección por VDH y el desarrollo de hepatopatía crónica y cáncer de hígado.

 

  • Virus C (HCV): evitar situaciones de alto riesgo como por ejemplo compartir agujas o jeringas, compartir rulos para esnifar, recubrir todas las heridas abiertas, informar a las personas con riesgo para que puedan tomar precauciones, avisar si va a realizarse una prueba diagnóstica invasiva como puede ser una colonoscopia, informar de su enfermedad si va a hacerse un tatuaje o un piercing para que el profesional extreme las precauciones que marca la normativa. No compartir artículos personales con posibilidad de contacto sangre-sangre o sangre-tejido, como cepillos de dientes, cuchillas de afeitar, tijeras de uñas, utensilios de manicura, peines etc. En lo referente a la prevención por transmisión sexual utilizar siempre preservativo en las prácticas de riesgo y sobre todo si se tienen varias parejas sexuales. Se cree que este tipo de transmisión de virus se produce durante el parto. No hay pruebas de que la hepatitis C pueda contagiarse a través de la leche materna, pero debe evitarse la lactancia natural cuando la piel presenta laceraciones.

 

  • Virus E (HEV): Evitar el consumo de carne poco cocida de cerdo, jabalí y reno ya que es un factor de riesgo demostrado en Europa. El riesgo de transmision de persona a persona no está bien definido aunque se ha descrito la transmisión sexual en hombres que tienen sexo con hombres. Se recomiendan medidas de higiene máximas, ya que se ha detectado que las heces contienen gran cantidad de partículas virales.

 

Fuentes consultadas:

Porter, R. S. (2019). Manual MSD. Versión para profesionales. Filadelfia: Merck and Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA.

Hepatitis víricas [en línea]. Asscat-hepatitis.org, 2018 [consulta el 29 de julio 2019]. Disponible en https://asscat-hepatitis.org/hepatitis-viricas/

Puedes ser tú, una campaña para promover el diagnóstico de la hepatitis C y acabar con el estigma [en línea]. Gtt-vih.org, 2019 [consulta el 29 de julio 2019]. Disponible en http://gtt-vih.org/dia_mundial_hepatitis_2019

Hepatitis. Organización Mundial de la Salud [en línea]. Who.int/hepatitis/es, 2019 [consulta el 29 de julio 2019] Disponible en http://www.who.int/hepatitis/es/

Puedes ser tú, una campaña para promover el diagnóstico de la hepatitis C y acabar con el estigma

En del Día Mundial contra la Hepatitis, que se celebra este domingo 28 de julio, el Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH) se suma a esta campaña que se podrá ver en la red nacional de Renfe y Cercanías.

  • Asociaciones de pacientes, sociedades médicas y ONG impulsan la iniciativa bajo el lema “Puedes ser tú”, con el objetivo de promover el diagnóstico de la enfermedad y de lograr su eliminación en nuestro país antes de 2030.
  • Según los datos aportados recientemente por el estudio de Seroprevalencia del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (2019) [1], se estima que en nuestro país hay actualmente unas 80.000 personas con infección activa por el virus de la hepatitis C (VHC) que hay que buscar y tratar. “Hay muchas personas que tienen el virus y no lo saben, para ello es fundamental acudir al médico y hacerse la prueba”, explica Eva Pérez Bech, presidenta de la FNETH.
  • De acuerdo con este mismo estudio, la prevalencia de anticuerpos frente al VHC aumenta con la edad, especialmente entre las personas mayores de 50 años.
  • Las asociaciones de pacientes ejercen un papel fundamental en las estrategias de eliminación.
Madrid, 24 de julio de 2019.- La Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNETH), el Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH) y Apoyo Positivo, con el apoyo de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) y la colaboración de las compañías biofarmacéuticas AbbVie y Gilead, han presentado una campaña que se podrá ver en la red nacional de la Renfe y de Cercanías que busca concienciar sobre la hepatitis C, promover el diagnóstico precoz y reducir el estigma de la enfermedad.

La hepatitis C es una enfermedad infecciosa provocada por el VHC y para la que actualmente existen tratamientos que permiten curarla en más de un 95% de los casos. Desde el año 2015, con la aparición de los nuevos antivirales de acción directa y la implementación del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, España ha dado grandes pasos para afrontar este problema de salud pública, lo que está suponiendo todo un éxito, con más de 125.000 pacientes curados hasta la fecha.

La hepatitis C es una patología que no suele presentar síntomas hasta que está en un estadio avanzado y que tiene mayor prevalencia en poblaciones vulnerables como los usuarios de drogas, pero que también afecta a la población general “muchas personas tienen el virus C y no lo saben porque no suele dar sintomatología”, explica Eva Pérez Bech, presidenta de la FNETH. “El virus se identificó en 1989, por lo que hasta ese momento no se pusieron en marcha medidas para evitar la transmisión. Hay personas que antes de esa fecha les pudieron hacer una transfusión, o vacunación compartiendo material inyectable…hay diferentes situaciones que en aquel momento eran cotidianas y han podido ser un foco de transmisión. Por ello es fundamental acudir al médico y hacerse la prueba si crees que has podido estar en una de estas situaciones”.

Desde la AEEH, su presidente el Dr. Raúl Andrade explica que “según el estudio de Seroprevalencia del MSCBS (2019), se estima que restarían unas 80.000 personas con infección activa por el virus de la hepatitis C que hay que buscar y tratar”. Y continúa explicando, “de acuerdo con este mismo estudio, la prevalencia de anticuerpos frente al VHC aumentó con la edad, especialmente entre los mayores de 50 años”.

La campaña, puesta en marcha con motivo del Día Mundial contra la Hepatitis y bajo el mensaje destacado de puedes ser tú, pretende de esta manera desestigmatizar la enfermedad, animando a la población general a acudir de forma voluntaria al médico ante cualquier sospecha de poder haber tenido contacto con el virus para así contribuir al reto de la eliminación de la hepatitis C en nuestro país.

“Si queremos llegar al objetivo de eliminación de la hepatitis C en 2030 es fundamental desarrollar iniciativas para la búsqueda activa de pacientes en las poblaciones en situación de riesgo, al tiempo que seguir promoviendo la importancia del diagnóstico en la población general, como la campaña que ahora se ha presentado”, apunta Andrade. “Estamos trabajando con el Ministerio para ver cuál es la mejor manera de abordarlo”.

Asimismo, Eva Pérez Bech ha puesto en valor el papel de las asociaciones y las ONGs, así como de los profesionales sanitarios en la eliminación de la hepatitis C. “Muchas de las entidades estamos muy cerca de las poblaciones vulnerables que no acuden al sistema sanitario de manera normalizada, y nuestro papel es clave en el diagnóstico, la derivación y el seguimiento de estos pacientes. Aquí es fundamental el impulso y soporte de las autoridades sanitarias para eliminar barreras y tener los recursos necesarios para llevarlo a cabo. Por otra parte, también impulsamos campañas que permiten concienciar a la población general sobre la enfermedad, promoviendo el diagnóstico precoz”, ha explicado.

Por su parte, el Dr. Raúl Andrade ha recordado que “estamos ante una oportunidad única e histórica para acabar con un problema de salud pública que no podemos desaprovechar”.

Además de la concienciación a la población a través de los soportes de Alta Velocidad y de trenes de Cercanías, las organizaciones han amplificado la iniciativa a través de una campaña en redes sociales (Facebook y Twitter) con los hashtags #hepatitisc, #nopasesdelargo y #puedessertú y en la que se ofrece información detallada sobre la hepatitis C, las posibles vías de transmisión y los factores de riesgo, tales como haber recibido transfusiones sanguíneas antes de 1992, haber compartido el material para la administración de drogas inyectables o haberse realizado un tatuaje o un piercing en un centro sin las debidas precauciones de seguridad.

Sigue el Día Mundial contra la Hepatitis en nuestras redes sociales: #hepatitisc #nopasesdelargo #puedessertú

Publicado por Grupo de Trabajo sobre Tratamiento del VIH el 24 de julio 2019 en gTt-VIH

Fuente original: gTt-VIH

La primera defensora del placer sexual de las mujeres

Ellen Key | Gatopardo

Ellen Key fue una de las primeras mujeres en cuestionar los roles de género y escribir al respecto

La primera ola del feminismo nació a la par de la Ilustración. Fue “el hijo no querido”, como le llamó la filósofa Amelia Valcárcel. En el Siglo de las Luces, cuando la razón se postró sobre todo lo demás, la polémica de igualdad y diferencia entre los sexos se colocó por primera vez como discurso dentro de la sociedad.

Ellen Key fue una de las primeras mujeres de Europa en cuestionar los roles de la mujer, además de escribir libros y dar clases de orientación feminista. Su enfoque era crítico de la forma en que la educación reforzaba los roles de género establecidos.

Ellen Key nació el 11 de diciembre de 1849 en la mansión de su padre –un propietario agrícola dedicado a la política con tendencias liberales– en Sundholm, Suecia.

La educaron bajo un un rígido cristianismo, pero conforme fue creciendo tuvo acceso a libros de Charles Darwin, Herbert Spencer (naturalista, filósofo, sociólogo, psicólogo y antropólogo inglés) y a Thomas Henry Huxley (biólogo conocido como el Bulldog de Darwin por defenderlo siempre), por lo que le fue absolutamente natural comenzar a cuestionarse los procesos evolutivos de los seres humanos, así como de los otros seres vivos.

Dos de sus primeras publicaciones se titulaban Seres Humanos (1899) y Las Líneas de la Vida (1903 – 1906)

Parte de sus estudios salían del desencanto que Ellen Key tuvo con las ideas progresistas que Europa comenzó a implementar tras la Revolución Francesa. Su padre, envuelto en la política, la acercó mucho a ese mundo, involucrándola en las controversias del momento.

Sin embargo, la única ocasión en que asistió a la escuela fue para tomar el  Curso de Educación para Mujeres Adultas de Jenny Rossander, y lo hizo solo durante el invierno porque también tenía que cumplir con tareas de la casa, como ser la secretaria de su padre.  El resto del tiempo fue educada en casa por dos institutrices, primero una alemana y después una francesa.

En 1868 su padre obtuvo un escaño del Riksdag, el parlamento sueco, y se mudaron a Estocolmo. Ahí comenzó a trabajar como profesora en una pequeña escuela exclusiva para mujeres en la que tenía siete alumnas.

Ellen Key / Wikimedia Commons

Su experiencia como maestra fue un parteaguas en su vida, que cobró especial relevancia, pues fue en ese momento que empezó a reflexionar sobre el impacto que los programas educativos tienen en las personas. Los ensayos que publicó al respecto le ganaron fama y reconocimiento.

“Libros contra libros de texto”, fue su primer ensayo ampliamente leído y se publicó en el periódico Verdandi en 1884. Posteriormente, en este mismo periódico, publicó los artículos “Declaración sobre coeducación” y “Asesinato del alma en las escuelas”, entre otros.

En sus múltiples lecturas se topó con cientos de ideas socialistas, muchas de las cuales le llamaban la atención. La “educación del pueblo” le despertó un particular interés e intentó fundar una universidad para mujeres en Estocolmo, pero no lo logró.

Poco después de este fallido intento Ellen Key comenzó a dar clases en el Instituto Obrero de esa ciudad, un trabajo que continuó hasta principios de 1900, cuando dejó la docencia para dedicarse por completo a escribir.

El primer texto que publicó en esta nueva etapa de su vida marcó su memoria en la historia. Se titula El siglo del niño y en él plantea que la mejor forma de enseñar se basa en la bondad. Su texto proponía una nueva pedagogía familiar en la que no se golpeara a los niños y niñas como forma de coacción.

Ellen Key en el Tribunal Superior mientras la Unión Nacional para los Derechos de los Votos Políticos de las Mujeres celebra el sufragio de las mujeres en 1921. / Wikimedia Commons

También estableció que la cultura y las bellas artes eran herramientas para elevar el alma, cosa que en términos de educación era elemental para la motivación del estudiante.

Estas propuestas, muy revolucionarias para su época, ejercieron una significativa influencia sobre la calidad de la educación tanto en Suecia como en otros países y fueron traducidas a numerosas lenguas. Actualmente, su texto sigue utilizándose en las escuelas de pedagogía.

En 1903 publicó Amor y matrimonio. Este fue otro trabajo altamente revolucionario, pues aunque mantenía que el aporte de las mujeres en términos de maternidad a la sociedad era vital y era una de las formas en las que podían lograr su máximo desarrollo como seres humanos, discutía que las condiciones de la maternidad debían de ser reestructuradas y protegidas por el Estado tanto económicamente como políticamente.

Denunció que debido a la dependencia económica que tenían las mujeres durante los años de crianza, experimentaban subordinación, por lo que la responsabilidad financiera debía de ser asumida por el gobierno.

En este texto también demandaba el abierto reconocimiento de la vertiente sexual del amor, incluyendo el placer sexual de la mujer, cosa que escandalizó a la sociedad europea del momento y después se extendió al resto del mundo.

A pesar de la importancia y el alcance de sus publicaciones, Ellen Key es conocida por muy pocos. La mayoría son psicólogos y pedagogos que la leyeron en la escuela, quizá, o estudiantes de las influencias feministas de finales del siglo XIX. Sin embargo, el trabajo de Key fue el fundamento para las luchas que continúan, no sólo en términos de educación, sino de igualdad de género.

Noticia redactada y publicada por Sofía Viramontes el 11 de diciembre 2018 para Gatopardo

Fuente original: GatoPardo