¿Cuál es el riesgo de mezclar marihuana y alcohol?

El efecto de la marihuana no es el mismo si lo consumimos sólo, que si lo hacemos antes o después de beber alcohol. Pero, ¿cómo interactúan los cannabinoides con el etanol? Cómo afecta a tu organismo el consumo de cannabis en combinación con otras sustancias, en este caso, el alcohol, es un punto importante a tener en cuenta en materia de reducción de riesgos. Por eso, para continuar con nuestra guía Dinafem para un consumo responsable y reducción de riesgos, a continuación te contamos, basándonos en estudios científicos, cómo afecta a tu organismo el consumo de marihuana combinado con el alcohol y cuáles son los riesgos reales para nuestro organismo al mezclar ambas sustancias.

El alcohol y el cannabis es una mezcla recurrente. Es bastante frecuente combinar ambas sustancias en eventos sociales, noches de fiesta o, simplemente, en noches de largas conversaciones entre amigos aderezadas con cervezas y cannabis. Y, como probablemente habrás podido comprobar, el efecto que cada una de estas sustancias provoca al consumirlas por separado, cambia al tomarlas juntas.

Aún cuando quien suela consumir cannabis, habrá notado el efecto diferente que le provoca la marihuana cuando la mezcla con alcohol, lo cierto es que a día de hoy no hay muchos estudios científicos que expliquen a qué se debe esto. Proliferan los testimonios personales sobre este punto, pero escasean las valoraciones empíricas y contrastadas sobre el tema. Valga recordar que las investigaciones sobre la interacción de los cannabinoides con el sistema endocannabinoide humano son relativamente recientes, y no son muy abundantes. De ahí que los análisis sobre la combinación de estos componentes con otras sustancias sean apenas inexistentes.

Pero aunque la desinformación es mucha, sí es evidente que las consecuencias en el organismo del consumo de alcohol y marihuana varían según cada persona. Mantengamos en mente que el efecto que provoquen ambas sustancias en nuestro organismo dependerá de nuestra edad, sexo, peso y tolerancia, entre otros. También variará el efecto según el tipo de cannabis consumido, el modo de consumo, la graduación del alcohol y las cantidades de ambas empleadas.

Pero, al margen de estos factores variables, una verdad se presenta irrefutable. Para la elaboración de este artículo se han cotejado tres estudios, y todos ellos coinciden en que el alcohol aumenta los efectos del THC. ¿A qué se debe esto? ¿Y qué riesgos tiene para nuestra salud?

Los cannabinoides son componentes liposolubles

La única conclusión a la que han llegado los estudios relativos a los efectos producidos por el consumo de cannabis y alcohol simultáneamente es que la cantidad de THC en sangre se duplica cuando el cannabis se mezcla con alcohol. Es decir: la misma cantidad de cannabis refleja en el cuerpo una cantidad doble de THC cuando además de la marihuana se ingiere alcohol. La razón de ello es la condición liposoluble de los cannabinoides. Los componentes activos de la marihuana, ya sean el THC o el CBD

, se diluyen solo y exclusivamente en grasas, aceites y etanol.

El hecho de que el alcohol sea una sustancia que diluye el THC, implica que nuestro cuerpo recibe más cantidad de THC cuando bebemos alcohol. Porque nuestro organismo tiene las herramientas necesarias para disolver el THC y esto favorece que este componente activo de la marihuana llegue en mayor cantidad a la sangre. Duplicada la cantidad de THC en sangre, ésta se encarga de duplicar el efecto del cannabinoide en cada unos de los órganos por los que pasa, cerebro incluido.

Estudios sobre los efectos de la mezcla de marihuana y alcohol

Esta conclusión se extrae de “La interacción con otras drogas: interacción metabólica”, una investigación llevada a cabo en el Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la UMA, por el Dr. José Antonio González Correa. Es las conclusiones de este estudio se apunta que el efecto del THC “se hace más duradero” al combinar marihuana con alcohol. No hace referencia a si el orden de los factores altera el producto, y no entra en sí esto depende de que una sustancia se consuma antes que otra.

Esta hipótesis se expone también en Ethanol increases plasma tetrahydrocannabinol (THC) levels and subjective effects after marihuana smoking in human volunteers, realizado en la Escuela de Medicina de Harvard, fechado en 2011 y dirigido por el Dr. Scott Lukas. En este caso, los expertos investigaron cuáles eran las diferencias del efecto provocado por el cannabis entre individuos que sólo consumían cannabis, y personas que además de usar marihuana también bebían alcohol.

Se utilizaron para este experimento dosis de cannabis, etanol y placebos para poder así comprobar las diferentes consecuencias que la marihuana tenía tanto en los individuos que bebían alcohol, como en los que no. Resultó que en el caso de las personas que bebían alcohol, los niveles de THC en sangre se duplicaban en comparación a los que sólo fumaban marihuana, pero no bebían alcohol. Por lo que estos datos apuntan a que el etanol potenciaría la actividad de este cannabinoide psicoactivo en sangre, cuando el individuo también bebe alcohol.

Desde el Gobierno Australiano, en su publicación The Health and Psychological Consequences of Cannabis Use también se han investigado las consecuencias de la mezcla de ambas sustancias. Y los de Oceanía señalan lo mismo en su informe: los efectos del THC en sangre aumentan tras la ingesta de alcohol. En esta publicación disponible en la página web del gobierno australiano se apunta, además, que sendas sustancias “son consideradas depresoras del Sistema Central Nervioso y tienen sustanciales propiedades analgésicas”.

¿Qué riesgos tiene para nuestra salud ingerir la doble cantidad de THC que la que esperábamos?

No hay publicaciones que reflejen con claridad los riesgos que tiene ingerir el doble de cantidad de THC. Pero está claro que si sabemos que el efecto del cannabis consumido se va a duplicar al beber alcohol, o bien ingerimos la mitad de marihuana que solemos consumir para tener el mismo efecto, o nos exponemos a sufrir un efecto descontrolado.

 

Fuente: https://www.dinafem.org

Aumenta el consumo de tabaco de liar ante la falsa creencia de que es menos perjudicial

  • Así se desprende de un estudio liderado por el profesor Esteve Fernández, director del centro colaborador de la OMS para el control del tabaco del Instituto Catalán de Oncología (ICO) e investigador del ICO-Idibell, y cuya primera autora es Xisca Sureda, de la Universidad de Alcalá de Henares, y en el que ha colaborado el Instituto del hospital del Mar de Investigaciones Médicas (Imim).

El consumo de tabaco de liar ha registrado un aumento del 91% entre los fumadores desde el año 2004 a 2012, entre otros motivos por la falsa creencia de que es menos perjudicial y por su precio más asequible.

Así se desprende de un estudio liderado por el profesor Esteve Fernández , director del centro colaborador de la OMS para el control del tabaco del Instituto Catalán de Oncología (ICO) e investigador del ICO-Idibell, y cuya primera autora es Xisca Sureda , de la Universidad de Alcalá de Henares, y en el que ha colaborado el Instituto del hospital del Mar de Investigaciones Médicas (Imim), han informado este jueves en un comunicado.

El estudio muestra que aunque el consumo de tabaco ha bajado poco, pasando del 26,6% al 24%, sí han cambiado los hábitos de los fumadores: la compra de cigarrillos tradicionales ha caído del 89,1% al 71,8%, mientras que el tabaco de liar ha subido del 1,4% al 15,4%.

Según datos de encuestas realizadas en los años 2004-2005 y 2011-2012 a 1.037 residentes en Barcelona, la proporción de fumadores de tabaco de liar es mayor entre los hombres (19,8% frente a un 9,5% de mujeres), las personas de entre 16 y 44 años (22,9% respecto al 5,8% de entre 45 y 66 y el 4% de mayores de 65), y los encuestados con educación secundaria y universitaria.

Piensan que fuman menos

Según la doctora Xisca Sureda, los usuarios de tabaco de liar “piensan que fuman menos cantidad y que este tipo de cigarrillo es menos perjudicial para la salud que el manufacturado”.

Sin embargo, ha subrayado que los datos del estudio confirman que no existe diferente entre las concentraciones de cotinina en las muestras de saliva de los fumadores: “El tabaco de liar tiene la misma nicotina, alquitrán y monóxido de carbono que el tradicional, no hay ninguna diferencia”.

Piden equiparar el precio

La encuesta muestra que las políticas que regulan el precio del tabaco en España han afectado principal al tradicional, mientras que otros tipos, como el de liar, se han convertido en alternativas más económicas.

Por ello, el investigador Esteve Fernández ha reclamado “revisar los impuestos con la intención de equiparar el precio de los diferentes productos de tabaco”, ya que ha sostenido que el precio es la principal medida de control del tabaco.

 

Fuente: http://www.infosalus.com

 

I Jornada: Adolescencia, drogas y género

El viernes 5 de mayo, la Subdirección General de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña organiza la I Jornada “Adolescencia, drogas y género”.

Las circunstancias que rodean el consumo de drogas entre el colectivo adolescente, sus motivaciones, creencias y actitudes son muy diversas. El imaginario y las prácticas de los chicos y de las chicas hacia este consumo tiene especificidades en razón del género.

Para diseñar programas educativos alrededor del consumo de drogas entre los y las adolescentes, tendremos que incorporar mensajes significativos que favorezcan la concienciación de los valores asignados a la feminidad y a la masculinidad, y propicien otras masculinidades y otras feminidades en los patrones de consumo de drogas.

Con esta Jornada se pretende crear un espacio de reflexión y de formación que ayude a incorporar la perspectiva de género en los programas preventivos.

Más información: Agenda de actividades

Descárgate el programa

La Jornada se realiza en catalan.

 

Fuente: gencat.cat