Cómo evitar malviajes en experiencias psicodélicas (y consejos para convertir la oscuridad en luz)

  • Aunque no creas que el uso de sustancias psicoactivas, enteógenas o psicodélicas es una experiencia deseable para ti, probablemente llegues a encontrarte con alguien que las consumió y que está teniendo el peor día de su vida. Estos pequeños consejos pueden transformar una experiencia infernal en un tránsito rumbo a la conciencia despierta.

  • badtrip3

Las sustancias enteógenas y los químicos psicodélicos forman parte de una de las últimas formas de iniciación disponibles para mucha gente. Utilizar ayahuasca, DMT o peyote en contextos rituales, e incluso utilizar LSD, MDMA o una mezcla de ambas en contextos recreativos, es sin duda una de las experiencias de conciencia más potentes y sanadoras a las que puede tener acceso un ser humano. Sin embargo, estas experiencias implican no sólo momentos de euforia y revelación, sino del encuentro con zonas dolorosas de nuestra vida de las que parece que no podemos escapar.

El malviaje no sólo puede ocurrir dependiendo de la situación emocional y psicológica de los usuarios, sino también debido a la ingesta de psicodélicos en lugares públicos, como fiestas, raves o festivales de música, que puede resultar peor si nos metemos en problemas con las autoridades. En realidad, intoxicarse con enteógenos requiere dosis muy grandes, y es responsabilidad de quien los consume informarse sobre los posibles efectos secundarios, pero el terror, la ansiedad y el miedo resultantes durante la experiencia misma, aunque pasajeros, pueden dar lugar a experiencias negativas.

Linnaw Ponté es la coordinadora de reducción de daños de MAPS (Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos), y su trabajo consiste en realizar campañas de salud orientadas a informar al público y a volver las experiencias de los psiconautas una que sea digna de recordar, en lugar de una que deje secuelas legales o físicas considerables.

badtrip2

“Los psicodélicos son una herramienta increíblemente poderosa”, afirma Ponté. “Son amplificadores no específicos: traen a la superficie lo que sea que esté en las profundidades de tu psique, y en ocasiones no nos damos cuenta cuando ocurre. Y es por ello que el ambiente y la preparación [set and setting] son la clave de las experiencias psicodélicas.”

El Zendo Project viaja con Ponté y un grupo de voluntarios a festivales y raves donde la gente suele utilizar LSD y otros alucinógenos para minimizar las malas experiencias y proveer de un espacio seguro a aquellos que están teniendo un malviaje. Puede considerarse que se trata de un activismo de clase, pero cualquiera que haya tenido una experiencia negativa con enteógenos estará de acuerdo en que alguien que cuide de ti durante ese trance es algo que puede salvarte la vida y la cordura.

“La misión general del proyecto Zendo es proveer un espacio seguro para cualquiera que esté pasando por una experiencia difícil [con psicodélicos] y transformarla en una que pueda ofrecer aprendizajes valiosos y crecimiento personal.”

badtrip

Esto se logra a través de la implementación de los Cuatro Principios de Reducción de Daños, que pueden ayudarte a comprender como desactivar un malviaje (básicamente ayudándote o ayudándole a alguien más a entregarse a él):

Crear un espacio seguro

Se trata de dar a la persona un lugar para relajarse, cerrar los ojos, recostarse o quedarse de pie, según lo que necesite, sin que nadie lo pise ni le hable. Reducir las fuentes de luz y sonido puede ser la diferencia entre una montaña rusa en el infierno y un viaje hacia el interior de la conciencia tranquila.

Apoyar sin guiar

Según Ponté, el trabajo del proyecto Zendo es “mantener la distancia y ser guías no-directivas para la gente”. Durante la experiencia psicodélica, el psiconauta está lidiando con inimaginables cantidades de estímulos simultáneos, por lo que los consejos de los demás (especialmente de los extraños) pueden ser contraproducentes.

No calmarse sino permanecer calmado

Cada malviaje es distinto, pero para quien trata de ayudar, puede ser frustrante la idea de empeorar las cosas en la mente del “malviajado”. Está bien hablarles calmadamente, pero no hay que esperar que alguien que ha consumido, por ejemplo, LSD y marihuana, pueda escuchar a su interlocutor en tiempo real, sino más bien con una especie de “delay” o retraso perceptivo; los consejos en eco estereofónico suenan peor que una parvada de demonios. Puedes intentar repetir una instrucción sencilla, como “respira con calma”, y recordándoles que están en un lugar seguro.

Una experiencia difícil no es lo mismo que una mala experiencia

Como dijo Carl Jung, “No se llega a la conciencia sin dolor. La gente hará cualquier cosa, no importa cuán absurda sea, para evitar confrontar su propia  alma. Uno no se ilumina imaginando figuras de luz, sino haciéndose consciente de la oscuridad.” Sea cual sea la ruta del malviaje, la causa está en la psique del psiconauta; los psicodélicos permiten desenterrar recuerdos dolorosos y verlos con perspectiva y distancia, por lo que constituyen una inapreciable herramienta de conciencia; pero los recuerdos dolorosos estaban enterrados por una razón que, muy probablemente, saldrá a la luz junto con ellos.

Por todo lo dicho, si decides consumir LSD, como mínimo intenta seguir los 4 principios básicos comentados sobre reducción de riesgos.

Fuente: http://pijamasurf.com

El «condón del futuro» más cerca de ser una realidad

  • El proyecto, financiado por Bill Gates busca revolucionar el mercado de la salud

El preservativo será mucho más fino, irrompible y potencialmente más placentero. Esta es la idea con la que se presenta el conocido ya como «condón del futuro», un proyecto financiado por la fundación de Bill Gates y su mujer Melinda a tavés de 100.000 dólares, que ya están siendo invertidos para su desarrollo en la Univerdad de Wollongong, Australia.

 Fabricado con un material llamado hidrogel duro, sus creados afirman de este preservativo que es mucho más resistente que el látex y además ofrecerá al usuario una sensación más natural, parecida a la propia piel, gracias a la base de hidrógeno que conforma este material, siendo un polímero formado por moléculas de agua.

 Tras una extensa investigación, sus creadores se encuentran trabajando para perfeccionar este nuevo preservativo y poder hacerlo más seguro. «Una vez que tengamos perfeccionado un material que sea fuerte, seguro y que sea potencialmente más placentero, vamos a tener que pasar de la situación de «tener que usar» un preservativo a «querer usar uno», aseguran.

 En caso de conseguir su propósito de validar biológicamente estas investigaciones y crear por tanto una nueva generación de condones que revolucionen el mercado de la salud, el proyecto puede llegar a ganar un premio científico de la fundación Bill Gates por valor de 1 millón de dólares, que supondría un gran empujón para la producción a gran escala de este producto.

 La implicación tanto del creador de Microsoft como de su esposa con las causas solidarias siempre ha estado presente a la hora de financiar proyectos importantes, y esta vez han querido volcarse con el mundo de las relaciones sexuales, para «reducir las tasas de embarazos no deseados y las infecciones de transmisión sexual, como el SIDA» especialmente en países en vía de desarrollo donde utilizar preservativo es algo a lo que se resiten muchos hombres y mujeres.

 

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es

‘La píldora del día después no te protege del VIH’

  • La Asociación de Lucha Anti-Sida Balear ALAS, registra un aumento de los casos

14046638703070

«Infectarse de VIH no depende del número de personas con las que has estado, sino de las prácticas de riesgo que has tenido». Así de claro se muestra Joan Viver, coordinador de la prueba rápida de VIH de la Asociación Anti-Sida de las Islas Baleares (ALAS), nacida en 1987 con el fin de dar respuesta a las necesidades de este colectivo.

Desde entonces, ALAS trabaja con dos objetivos principales: atender a las personas afectadas -tanto infectadas como familiares y amigos- con el fin de mejorar su calidad de vida, así como prevenir y sensibilizar a la población general acerca de esta infección.

«ALAS es una entidad generalista. Cualquier persona se puede acercar aquí y le atenderemos, si bien es cierto que la mayoría de nuestros usuarios son hombres que tienen sexo con hombres», explica Viver, al tiempo que detalla que desde sus inicios la asociación viene realizando un importante trabajo con el colectivo de gays, por lo que es uno de los más predispuestos y concienciados a la hora de hacerse la prueba.

En tan sólo 15 minutos una persona puede salir de dudas y saber si está infectada por el virus. Una prueba sencilla, rápida y anónima en la que se extrae una pequeña muestra de sangre que se mezcla con un reactivo para determinar la presencia de anticuerpos contra el VIH. Para que el resultado pueda considerarse fiable deben haber pasado tres meses desde la última práctica de riesgo.

«Para nosotros la base del servicio es la atención al usuario. Siempre tratamos de dar un trato excelente a todo el mundo y en caso de dar positivo, acompañar a la persona y ayudarle a afrontar su nueva situación», remarca el coordinador de la prueba rápida, cuyo porcentaje de usuarios heterosexuales es más bajo de lo que debiera ser. «El virus también les afecta a ellos, aunque algunos todavía no lo crean», advierte.

En 2013, ALAS realizó 406 pruebas rápidas de VIH -288 a hombres y 117 a mujeres-, un 3% de las cuales fueron positivas. Un índice por encima de la media -situada en el 1%-, que en lo que llevamos de año ha aumentado hasta el 5%. «No debemos ser alarmistas. Puede ser que haya más infecciones pero también que la gente esté más concienciada, se haga más la prueba y de ahí este aumento», matiza Joan, quien recuerda a los jóvenes que la píldora del día después no protege del VIH/Sida.

Ángel supo que era seropositivo a través de la prueba rápida de ALAS. Había mantenido prácticas de riesgo y a un amigo íntimo le acababan de comunicar que estaba infectado.

«Era consciente de que yo también tenía muchos puntos para tenerlo y me vine aquí directamente. Confirmar mis sospechas fue duro, pero de mí salió una fuerza que me empujó a seguir adelante», cuenta Ángel, cuyo primer paso fue llamar a su hermana y hablarlo con ella.

La vida sigue

En su hermana encontró un apoyo incondicional. Pero también en Joan Viver, quien se ofreció a acompañarle durante todo el proceso. «Joan me dio el resultado con tanta dulzura, insistió tanto en no dejarme solo, que ha sido todo un ejemplo para mí. Siempre recomiendo a compañeros con dudas que acudan a ALAS», asegura el hombre, además de insistir en que quien da una noticia tan dura como ésta, debe estar preparado para ello y ofrecer una atención tan cercana y cálida como la que él recibió.

Aunque inicialmente el sistema inmunitario de Ángel hizo bajar la carga viral y las defensas subieron sin necesidad de tomar ningún medicamento, encontrar el tratamiento idóneo no está siendo del todo fácil. «Cuando empezaron a medicarme mi cuerpo reaccionó con fiebre. Afortunadamente, cambiando la medicación el problema se está solucionando y en estos momentos tengo una carga viral indetectable», explica.

Usuario de ALAS, rellenando el cuestionario previo a la prueba...Usuario de ALAS, rellenando el cuestionario previo a la prueba rápida.

 

Momento de la extracción de una pequeña muestra de sangre.Momento de la extracción de una pequeña muestra de sangre.

Ángel no duda en animar a todas las personas que hayan mantenido prácticas de riesgo a que se hagan la prueba, tanto por ellas mismas como por su propia salud. «En caso de dar positivo, un seguimiento médico periódico es fundamental para tener controlada la infección», incide.

A nivel sentimental, ser seropositivo no le ha impedido encontrar una pareja estable, que entiende y acepta su situación. Ahora que los médicos han atinado con el tratamiento que requiere, afronta el futuro con optimismo y esperanza. «He conseguido dejar atrás las drogas y físicamente me encuentro bien, dispuesto a luchar por mí y por mi bienestar físico y psicológico», concluye.

Según los datos epidemiológicos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Baleares es una de las comunidades autónomas con mayor tasa de Sida por millón de habitantes.

 

Fuente: http://www.elmundo.es