El alcohol está presente en el 90% de los policonsumos

La Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol presenta la tercera edición de la ‘Guía Clínica de Alcoholismo’ y alerta de que el consumo excesivo de este provoca más daños a las personas y su entorno que cualquier otra droga ilegal.

Los factores ambientales son muy importantes a la hora de prevenir el alcoholismo, de ahí que los expertos pidan campañas en las que los jóvenes lleguen realmente a darse cuenta de los riesgos de su consumo.

En España el alcohol está presente en el 90% de los policonsumos, una conducta que, según los expertos, se erige como una clara tendencia en nuestro país. «Es especialmente negativo el papel que el alcohol puede desempeñar como facilitador del uso de otras drogas y concretamente de drogas como la cocaína. Sabemos bien, además, que el consumo conjunto de cocaína y alcohol determina la presencia de productos de metabolización, como el cocaetileno, que agravan la toxicidad de las dos sustancias consumidas por separado, con mayores consecuencias negativas a nivel cardíaco, hepático…», ha explicado el doctor César Pereiro, Jefe de Sección del Área de Psiquiatría de la Unidad Asistencial de Drogodependencias de A Coruña y miembro de Socidrogalcohol, la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras toxicomanías, durante la presentación hoy de la tercera edición de la ‘Guía Clínica de Alcoholismo’.

Por este motivo, los miembros de esta sociedad no dudan en alertar de que el consumo excesivo de alcohol provoca más daños a las personas y su entorno que cualquier otra droga ilegal.

Como afirma el doctor Josep Guardia Serecigni, de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona y miembro de la Junta de Socidrogalcohol, «la vulnerabilidad hacia el alcoholismo es el resultado de una compleja interacción entre múltiples factores, pero conviene tener en cuenta también los posibles factores protectores, que pueden neutralizarlos y evitar que una persona con una elevada predisposición hacia el alcoholismo llegue finalmente a desarrollar dicha enfermedad».

Entre los factores de predisposición hacia el consumo excesivo de alcohol, una enfermedad del sistema nervioso central, se deben contemplar tanto factores individuales como ambientales.

Entre los primeros se encuentran los factores genéticos, trastornos mentales y factores de personalidad, factores neurocognitivos, neurobiológicos e inicio precoz del abuso de alcohol. En cuanto a los factores ambientales, se puede distinguir entre los psicosociales –factores socioculturales, familiares, sociodemográficos, accesibilidad y precios del alcohol, legislación, publicidad, percepción de riesgo de su consumo, los iguales y amigos, eventos vitales estresantes, etc.- y la exposición prenatal al alcohol.

«El factor genético es uno de los diversos factores de vulnerabilidad que hay que tener en consideración, pero siempre resulta difícil separarlo de otros como los ambientales que suelen afectar a la misma persona y que son también muy relevantes. Todos los factores ambientales adversos, sufridos en las primeras etapas de la vida, son tanto o más relevantes que el factor genético, y además, se suman a este para determinar la intensidad o el grado de vulnerabilidad hacia el alcoholismo», matiza el doctor Guardia.

Toxidad y consumo

El alcohol es tóxico para la mayoría de los tejidos del organismo y su abuso es una de las principales causas prevenibles de morbi-mortalidad en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 1,6% de la mortalidad y el 6,7% de los años de vida ajustados por discapacidad están producidos por el consumo de alcohol, sin olvidar que en España, este es el segundo factor de riesgo de morbi-mortalidad, solo superado por el tabaco.

Y es que el consumo de alcohol se asocia como causa en más de 60 patologías, según la OMS. Como explica el doctor Francisco Pascual, coordinador de la Unidad de Conductas Adictivas de Alcoi (Alicante) y miembro de la Junta Directiva de la mencionada sociedad científica, «las principales enfermedades orgánicas que provoca o contribuye a desarrollar el alcohol son las hepatopatías (esteatosis, hepatitis y cirrosis), las pancreatitis, las neuropatías, las discrasias sanguíneas, otras enfermedades digestivas, la aparición de impotencia sexual y la correlación de algunos cánceres como el de mama en mujeres, el carcinoma hepático y pancreático y el de laringe cuando hay un uso concomitante de tabaco».

Además, la comorbilidad psiquiátrica es elevada. Por lo menos, un 44% de los pacientes admitidos a tratamiento por un consumo excesivo de alcohol padecen, como mínimo, otro trastorno mental; alternativamente, al menos un 34% de los pacientes con algún trastorno mental tiene problemas derivados del consumo excesivo de alcohol. «Son muy frecuentes los cuadros relacionados, con la ansiedad y la depresión, además el índice de suicidio se multiplica hasta por cuatro en relación con la población general. Asimismo, podemos observar la correlación del consumo de alcohol con trastornos de personalidad, principalmente con el límite, cuadros bipolares y trastornos psicóticos», detalla el doctor Pascual.

Por ello, para este experto las principales medidas que han demostrado ser coste-efectivas tanto en el tratamiento del alcoholismo como en su prevención son, en primer lugar, la detección precoz y la intervención breve y temprana. El tratamiento médico (farmacológico) y la intervención psicosocial y, «sobre todo», la intervención en grupos de ayuda mutua, como soporte y mantenimiento de la abstinencia. «Hay que tratar siempre que se pueda y de forma lo más precoz posible».

Nuevo abordaje terapéutico

«Los modelos de enfoques terapéuticos del pasado iban dirigidos al tratamiento de los pacientes adictos al alcohol más graves. En esta ocasión, y con esta nueva Guía Clínica, se pretende incorporar un paradigma más preventivo y facilitar soluciones al clínico que abarquen a los pacientes menos graves al objeto de tratar de aminorar el daño antes de llegar a situaciones extremas. Por tanto, esta nueva estrategia está basada en un modelo o paradigma más comprensivo y que pretende reducir daños desde los primeros estadios de la adicción al alcohol», explica el profesor Julio Bobes, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo-CIBERSAM y presidente de Socidrogalcohol.

De hecho, y tal y como pone de manifiesto el doctor Guardia, «el alcoholismo es, entre todas las enfermedades adictivas, la que tiene una mejor respuesta al tratamiento. Pero la gran mayoría de personas que sufre alcoholismo no ha seguido un tratamiento especializado, cuyo objetivo principal es la prevención de recaída»”.

Cómo combatir el consumo excesivo de alcohol

La elevada asociación entre consumo de alcohol y problemas de salud «debería de preocuparnos», afirma el doctor Pereiro. Según un reciente estudio conjunto de la OMS y la Comisión Europea, España está en una posición ligeramente superior a la media europea en cuanto a consumo de alcohol/año (13.07 litros), de ahí «la necesidad de poner en marcha acciones preventivas validadas científicamente, dirigidas a promover cambios conductuales con respecto al alcohol».

A lo que el doctor Guardia puntualiza que la experiencia vivida con el tabaco en los últimos años debería servir de ejemplo para la planificación de futuras acciones que frenen el consumo excesivo de alcohol. «Los mensajes claros sobre el tabaco, que se han transmitido a la población general, acompañados por una legislación que limita la disponibilidad y accesibilidad al consumo, han conseguido reducir la epidemia de la adicción a la nicotina. Probablemente, si se consiguiera difundir también mensajes claros a toda la población sobre los graves perjuicios (inmediatos y futuros) que puede causar esta manera de beber que llamamos ‘atracones’ de bebida, junto con una legislación que limite la disponibilidad y la accesibilidad al consumo de alcohol, se habría dado un importante paso hacia delante para reducir la epidemia del alcoholismo».

 

Fuente: diariovasco.com

La esperanza de vida de las personas afectadas por VIH está en 82 años

La esperanza de vida de los pacientes con VIH se acerca a la del resto de la población: 82 años, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE); además de que, hoy en día, la mortalidad directa por VIH es casi cero.”Estos pacientes envejecen y fallecen por otras enfermedades más propias de una edad avanzada que a causa de la propia infección por VIH, por lo que tienen otras necesidades de tratamiento aparte del VIH”, ha señalado el jefe de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor Josep María Gatell.Es por ello que el objetivo de los clínicos es encontrar los mecanismos para ofrecer a cada paciente una fórmula que adapte y combine, sin mermar la calidad de vida, la terapia contra el VIH con los tratamientos para el resto de enfermedades propias del envejecimiento y que también afectan a estas personas.

De este modo, expertos mundiales se reúnen en Sitges- Castelldefels (Cataluña) este fin de semana para participar en el XX Simposio Internacional sobre VIH “Simposio Si 2014” y donde, entre otros aspectos, se abordarán las alternativas para conseguir que los pacientes de VIH tengan una vida más larga y de mejor calidad, individualizando el tratamiento, adaptándolo a sus necesidades.

Actualmente, en España, hay unas 130.000 personas infectadas por VIH, y cada año se diagnostican entre 2.000 y 3.000 nuevos casos, por lo que la prevalencia del VIH lejos de reducirse, va en aumento.

“Estamos pidiendo a los pacientes con VIH que cumplan un tratamiento durante el resto de su vida, por lo que pensamos que éste se debe ceñir lo máximo posible a sus preferencias y forma de vivir; esto incluye también el tener que manejar otras enfermedades. Si individualizamos la elección de la terapia a estas necesidades del paciente nos aseguramos el éxito en el control de la infección y la prolongación de la supervivencia”, ha señalado el doctor Roy M Gulick, catedrático de Medicina y jefe de la División de Enfermedades Infecciosas en el Weill Medical College en la Universidad Cornell, de Nueva York.

Una de las enfermedades, con frecuencia relacionada con el VIH, y con la que por tanto tienen que convivir muchos de los pacientes seropositivo es la hepatitis C, debido a que ambas infecciones comparten el canal parenteral como vía de transmisión.

“Históricamente la infección por el VIH se produjo mayoritariamente por la adicción a drogas por vía venosa, compartiendo jeringuillas, motivo que lleva a que en estos momentos prácticamente el 45% de los pacientes con VIH en nuestro país estén coinfectados VIH/VHC”, ha señalado el jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital General de Valencia, doctor Enrique Ortega.

Dicho esto, ha explicado que “la relación coste-eficacia del tratamiento antirretroviral es la mejor de toda la historia de la medicina, y la relación coste-eficacia a medio plazo del tratamiento de la hepatitis C es también muy buena tanto en pacientes monoinfectados como coinfectados”

 

Fuente: consalud.es

Un informe parlamentario aboga por aumentar el gasto público en atención a las Drogodependencias

El PP rechaza incluir el vacío legal de los clubes de cannabis en un informe parlamentario sobre drogas.

La Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de las Drogas debate y aprueba mañana martes el informe de un grupo de trabajo sobre adicciones legales e ilegales que, entre otras cuestiones, aboga por recuperar las partidas presupuestarias destinadas a la atención a toxicómanos y endurecer la lucha contra el consumo de alcohol en menores, tomando como ejemplo los buenos resultados obtenidos con la Ley antitabaco.

Así lo han confirmado a Europa Press en fuentes parlamentarias, que sin embargo apuntan que previsiblemente el informe no incluirá la reapertura del debate sobre la legalidad de los clubes de cannabis en España, después de que el Grupo Popular rechace abordar el vacío legal que hay actualmente al respecto.

El informe ha sido elaborado a partir de la comparecencia una veintena de expertos en la materia, y entre otras cuestiones recoge la necesidad de recuperar el gasto en materia de atención a toxicómanos, después de que éste haya podido verse afectado en los últimos años con motivo de la crisis y de los recortes en gasto público.

Asimismo, entre sus recomendaciones propone prestar una especial atención a las adicciones en los más jóvenes y adoptar las medidas normativas pertinentes que impidan la banalización de muchos consumos.

Uno de los que ha generado más preocupación es el consumo del alcohol entre los jóvenes españoles ya que, según reflejaba el primer borrador del texto, se trata de la droga más consumida, especialmente en espacios de ocio.

“Se ha señalado, por varios comparecientes, en que quizás, debería pensarse en mecanismos tendentes a su uso racional, teniendo en cuenta modelos como la Ley sobre tabaco, pues el debate en torno a esta norma y, finalmente, la aprobación y aplicación de la misma ha generado un aumento de la percepción del riesgo, así como una disminución de su consumo”, sugiere el informe.

Entre otros puntos este grupo de trabajo propondría también medidas como el aumento del precio de las bebidas alcoholicas, la reducción de los lugares y horarios de venta de alcohol, o la tasa de alcoholemia cero, para prevenir el consumo en menores.

En este punto, el informe resalta el descenso de la edad en que se comienza el uso de drogas en general, tanto en las legales, como en las ilegales, que se empiezan a consumir entre los 13 y los 15 años,  en un periodo de desarrollo de las personas en el que hay una especial vulnerabilidad, teniendo en cuenta, además, que no se tiene un conocimiento cierto de los efectos que unos consumos tempranos puedan tener a largo plazo.

EL DEBATE SOBRE LOS CLUBES DE CANNABIS QUEDARÁ APARCADO

En cambio, en principio el informe de la ponencia no recogerá la preocupación de varios grupos parlamentarios por el vacío legal que rodea a los clubes de fumadores en España, así como el debate internacional que se está produciendo en torno al consumo de esta droga, sobre todo después de que en algunos países de Sudamérica o Estados Unidos se esté planteando su despenalización en determinados casos.

A pesar de las propuestas de varios grupos, las fuentes consultadas por Europa Press lamentan que el PP se muestre contrario a que sendos temas queden finalmente reflejados en el texto de la ponencia que se aprobará mañana, lo que podría propiciar la presentación de votos particulares para incluirlo.

Por contra, el informe sí planteará los problemas que genera el cannabis y la baja percepción del riesgo que se tiene sobre esta sustancia (mucho menor que la que se tiene frente al tabaco); así como que, en muchos casos, se haya incrementado en su composición la cantidad de producto psicoactivo, lo que la hace más tóxica y adictiva.

Este trabajo también hace referencia al peligro del consumo de las drogas ante la manipulación de las sustancias. “Las nuevas drogas están más concentradas, más mezcladas, mas combinadas. En algunas, como la heroína o el cannabis, se meten sustancias que nada tienen que ver con ellas y se aumenta su concentración”, apunta.

ADICCIONES SIN SUSTANCIAS

Finalmente, el texto hace referencia a las nuevas adicciones sin sustancias, como la ludopatía, o aquellas surgidas a partir de las nuevas tecnologías, como Internet, o los juegos ‘on line’, por ejemplo. “Se trata de un trastorno que en un gran número de casos suele ir asociado a otras adicciones, especialmente al alcohol”, apostilla.

Este trabajo, elaborado por 15 parlamentarios, plantea la realización de estudios que permitan avanzar en su conocimiento,  ligar las conclusiones de los mismos a la prevención y organizar, mediante la normativa que en cada caso sea necesaria, la utilización de la publicidad, especialmente en relación con nuevos fenómenos como el juego ‘on line’, en el contexto de una estrategia de juego responsable.

Estas mismas fuentes consideran prioritario igualmente una mención al nuevo anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, ya que éste suprime la alternativa de la rehabilitación a los consumidores habituales para penarles directamente con la cárcel.

Fuente: europapress.es